Friday, July 24, 2015

Esos revolucionarios de sillón, los nuevos jueces

Las redes sociales, en particular Facebook, se han convertido de pronto en protagonistas de todas las causas justas. Por ejemplo, muchos están en contra de los experimentos con animales, pero si les mordiese un perro del cual no pudiesen saber si tiene rabia, el procedimiento médico sería inyectarle a un ratón parte de la saliva del animal (que se encuentra en la herida que provocó). Si el ratón muere, entonces el galeno procederá a inyectar los antirrábicos al paciente humano. Y ahí no diremos nada.

Si hablamos de zoológicos, pues muchos dirán que es inhumano tener a los animales encerrados y probablemente lo es, pero en muchos casos, los zoológicos son los santuarios y la última esperanza de muchos animales. Y pasa lo mismo con los acuarios, particularmente en donde hay ballenas "asesinas", orcas. Dichos centros de diversión (y de investigación animal), están en la picota de las redes sociales después del documental Black Fish, en donde se denuncia el maltrato a esos animales marinos y las consecuencias que esto ha tenido. No importa y tampoco les interesa a estos jueces de sillón de Facebook si esos centros han estudiado a dichos animales y si se ha aprendido algo de ellos. Simplemente es inadmisible que en pleno siglo 21 existan estos dizque acuarios en donde se explota a los animales.

Buscamos que los seres humanos sean nobles, amables con los demás animales. Es claro que no somos los reyes de la creación y de alguna manera los otros animales merecen vivir. Pero no decimos nada de ello cuando nos zampamos un filete con papas, ¿verdad? Porque pues sí, tenemos que alimentarnos ¿o no? Y no hablamos de cómo se manejan los animales en un rastro porque les aseguro, no quieren ver cómo se tratan a los animales en esos lugares. Ignoramos a propósito lo que nos parece vergonzoso pero que hacemos cotidianamente. Como obviamente cuando vamos al supermercado no vemos cómo han matado al animal, entonces compramos parte del mismo ya empacado y listo para ser cocinado. Y no nos sentimos mal por ello.

Y si vamos a otros ámbitos, resulta que si la Selección Mexicana de futbol gana de manera mañosa frente a un rival de pena ajena como Panamá, entonces hay quien le quiere reclamar a Guardado por no fallar el penal, como esperando que su ética le dé para que arroje la pelota afuera. Y sí, es claro que nadie quiere ganar haciendo trampa, pero un profesional tiene que hacer su trabajo. Cuando el holandés se tiró en la Copa Mundial contra México, y le marcaron penal, nos desgarramos las vestiduras con eso de #NoFuePenal, pero el que cobró el tiro de castigo hizo lo que tenía que hacer. El futbol es muy injusto en esos términos. Muchas decisiones equivocadas de un árbitro pueden cambiar la suerte de un partido y los jugadores profesionales tienen que sacar ventaja de si lo que marca el árbitro los favorece. En ajedrez, si el rival comete un error burdo pierde. Nadie anda perdonándoles los errores a los contrarios. El deporte es así. Asúmase y listo.

Pero no, lo que pasa es que en las redes sociales todos los que escriben sobre el tema que sea se sienten perfectos, sin mancha alguna. Son modelos de rol y todo lo que dicen parece venir de una lógica y ética intachable. Aunque esos mismos personajes en el mundo real no se comporten como quieren hacernos creer cuando escriben en Facebook. En fin, cada vez las redes sociales me parecen más lamentables.

Wednesday, July 22, 2015

Derechos humanos y readaptación social a la mexicana


La fuga del chapo Guzmán demuestra simplemente que las instituciones de este país están corrompidas hasta la médula. No es posible que alguien haga un túnel y que éste llegue exactamente a la celda donde está el capo que busca escapar. Para ello se requieren estudios de suelos, ingeniería, y planos de cómo está construida esta supuesta cárcel de máxima seguridad. Podemos especular si se tardaron un año en hacer el túnel en cuestión, o si los vigilantes estuvieron en un punto ciego de la celda y por eso tardaron 18 minutos en darse cuenta del problema que enfrentaban. No importa. La realidad es que esto sólo pasa en México. Pero pasa porque el nivel de corrupción de este país ya sobrepasó todas las medidas.

Y vayamos a lo que son los Centros de Readaptación Social (CERESOs), los cuales son los reclusorios con ese pomposo nombre que es una vez más un eufemismo porque decirles cárceles suena siempre feo y ya sabemos que al mexicano no le gusta decir las cosas por su nombre. Se supone que se buscaría que los internos (decirles presos resulta feo) precisamente se readaptaran, pero la realidad es que la corrupción en todos estos penales simplemente sirve para hacer que estos CERESOs sean en realidad escuelas del crimen. Y si nos remontamos cómo los juzgados actúan y cómo manipulan la ley, podemos hallar que el sistema de justicia mexicano es por decir lo menos lamentable y patético.

Pero ahora que nos hemos enterado de todo lo que ocurrió en la fuga del chapo, en donde conocemos incluso la rutina de la cárcel de máxima seguridad de donde huyó este personaje, nos enteramos que el recluso pasaba 23 horas dentro de su celda, es decir, una hora era para salir y tomar el Sol. las otras 23 horas estaba encerrado. ¿Y los derechos humanos, apá? Porque puedo entender que sea un reo de alta peligrosidad, pero mantener a alguien 23 horas en una celda por día resulta inhumano en todos sentidos. Pero eso sí, tenía una pared que llegaba a la altura de la cintura para que cuando el recluso hiciese sus necesidades fisiológicas no se le vieran sus partes nobles. ¿Es en serio que así funcionan los derechos humanos en nuestro país? Y ahora que la palabra de moda por parte de los funcionarios de seguridad, "protocolo", se usa para describir las acciones programadas que debiesen haber hecho los vigilantes cuando se percataron de la fuga del delincuente, me pregunto: ¿que los derechos humanos no tienen una serie de protocolos sobre lo que significa que a un recluso se le respeten sus derechos humanos? Porque como están las cosas, parece que estos son derechos humanos a la mexicana.

Friday, July 17, 2015

El libro de León Lederman: "La partícula divina"

Después de quizás un mes, terminé de leer el estupendo libro del Premio Nobel de física, León Lederman. Es un volumen (en un libro supuestamente de bolsillo), de unas seiscientas páginas. El autor hace un trabajo notable. No presupone nada en particular y nos lleva a través de sus páginas por toda la historia de la física moderna. Tiene además partes excepcionales, como el diálogo que tiene con el mismísimo Demócrito. Eso sólo lme parece, lo hace un libro excepcional.

Lederman nos lleva por el duro y doloroso camino para tratar de encontrar porqué el Universo es como es. Sus características, cuáles son las partículas elementales y la investigación que se hace y se sigue haciendo, en los súper-colisionadores de hadrones, como en el del CERN.

El autor intenta que el lector se adentre en las dificultades para hallar la verdad de la naturaleza de los protones, neutrones, neutrinos, electrones, fotones, etcétera, a través del estudio que hacen los físicos de analizar las colisiones entre particular. Nos enseña que muchísimos descubrimientos "modernos" son casi la entrada a la premiación Nobel porque sin duda se está llegando a tener un modelo cada vez más exacto de lo que es la Naturaleza, sí, con N mayúscula.

León Lederman de pronto se olvida del lector y se vuelve más técnico, no necesariamente mucho, pero empieza a borrarse un poco la claridad de sus argumentos porque hay que seguir su análisis de las partículas. Si en ese momento ya el lector cree que no está entendiendo, parece que es claro que es así. Empieza a ser de hecho complicado comprender los términos que Lederman emplea con una facilidad que pareciese que nos está hablando de una cotidianidad por demás elemental, pero hay que reconocer que el tema es complejo. Simplemente empecemos por entender de partículas que ni siquiera se ven, que acaso dejan un rastro en una cámara de burbujas o en un conjunto de detectores, pero de ahí a comprender exactamente qué está pasando, parece ser incluso difícil para el propio Lederman.

No hay que preocuparse demasiado, sin embargo. Lo que creo que vale mucho la pena es como el autor nos da un gran panorama de la mecánica cuántica, de las partículas subatómicas y de si hay esperanza aún de que éste no sea el final, sino que simplemente lleguemos a encontrar partículas por debajo de las sub-partículas. Igualmente, nos pone a reflexionar sobre el Modelo Estándar en la física, el cual parece ser la mejor aproximación que tenemos de cómo es la Naturaleza.

Lederman ha escrito un gran libro (el cual lo hallé aquí), aunque no sé si quienes han puesto el libro electrónico lo hacen legalmente, es decir, el lector actúa bajo su propio riesgo. El autor salpica con buenos chistes y anécdotas toda la narración. Es un ejemplo de un libro que, a pesar de que quizás la complejidad, puede dar un panorama bastante aceptable de las cosas en la física moderna, considerando que se escribió antes de 1996.

Es un libro que no se lee en una sentada, pero sin duda es una obra imprescindible si al lector le interesan estos temas modernos de la ciencia y en particular, de la física.

Thursday, July 16, 2015

Por vivir en quinto patio


Hay un libro de Sealtiel Alatriste llamado "Por vivir en quinto patio", el cual es muy recomendable. Es una novela divertida de principio a fin. El título del libro me recordó lo que pasa cuando se vive en el tercer mundo y de ahí el título del artículo. Y lo que pasa es simple: en nuestro país las cosas se hacen muchas veces mal o a medias. La tecnología funciona mal o a medias. Se puede caer tu conexión de Internet sin previo aviso y la empresa con la que hayas contratado el servicio,si bien te va, te pedirá una disculpa, pero no hará nada para compensarte por los problemas que hayas tenido por haber perdido acceso a la red de redes. Por ejemplo, Cablevisión -ahora izzi- te puede dejar sin señal de TV por cuatro o cinco horas sin que te compense por eso. Para que haya algún tipo de compensación, tienen que pasar más de 24 horas y además, tienes que hacer la reclamación porque si no la haces, ni quien se acuerde de lo que pasó.

Y con respecto a tratar de usar la tecnología para pagar en línea, por ejemplo, las cosas no han mejorado realmente. Poniendo el mismo ejemplo de izzi, supuestamente, es algo así como Cablevisión "recargado". Han modificado su página web (la de cablevisión no soportaba correos electrónicos con símbolos como el guión -háganme el favor). Supuestamente han hecho todo lo posible por hacer que los pagos en línea, con tarjeta de crédito, se hagan expeditos pero ¡ay! algo falla siempre. Quise pagar este mes a través de este medio pero no pude. Todos mis datos están bien, pero cuando le doy click al botón "PAGAR", aparece un mensaje que dice algo como esto: "Favor de validar el correo de quien hace la compra". Es un misterio qué significa ese mensaje y dónde debo acceder en la página de dicha empresa para validar mi correo.

Entonces me conecto al chat de izzi y el operador me pide una copia de la pantalla del error. Vamos, no le basta con que le diga yo las palabras que aparecen en el mensaje de error. Lo hago, copio el pedazo de la pantalla y se lo mando. La solución tarda, pero el operador me dice: "Ponga por favor su correo en mayúsculas". Lo intento. No funcionó. Le digo que quiero hablar con un "ejecutivo" para hacer el pago. Le advierto de su patético sistema y de la inútil ayuda brindada. Se disculpa, cosa que no soluciona nada. Y entonces me pide mis datos y me dice que me hablarán en menos de 20 minutos. Llevo 50 minutos esperándolos. Ninguna llamada ha sido recibida.

Así que hablo al número 1800 de izzi y me tengo que soplar toda la retahíla de su sistema para que de pronto me pongan un mensaje en inglés que dice un gringo con pronunciación perfecta: "Our system is having technical difficulties for the moment. Please call back later". Es decir, "Houston, tenemos problemas. Llámenos más tarde".

Pero no es de extrañarse. Así funciona el tercer mundo. Fíjense por ejemplo, la experiencia con Amazon antes de que llegara a México. No sé si habrá cambiado o no después de esto, pero observen: quería comprar un libro electrónico. Entré a la tienda virtual de libros. Lo encontré. Costaba unos 10 dólares. Me lo mandan directamente. No hay gastos de envío. Hay un botón para hacer la compra con un click, pues Amazon tiene mi información de mis métodos de pago, etcétera. Doy click y el libro ya está en mi computadora. Entro a la aplicación Kindle y ya lo puedo leer.

Otro ejemplo: estoy suscrito al Internet Chess Club, un sitio virtual para jugar al ajedrez. Cuando por algún motivo sus servidores fallan, cosa que no ocurre con frecuencia pero ocurre, mandan un correo indicando que a los usuarios que padecieron la dificultad les han abonado una semana extra a la suscripción que tenga uno. No hay que reclamar. Eso es servicio y ganas de tener contentos a los clientes. Pero eso sólo pasa en el primer mundo.

Así pues, vaya diferencia. De hacerte la vida miserable como en izzi, a cobrarte casi instantáneamente, asunto en el que los vecinos del norte son expertos. Y bueno, puse estas dos experiencias pero seguro que los lectores binarios de unocero pueden contar otras historias de terror. Vamos, que ni para pagar te ponen las cosas fáciles. Es increíble.

Monday, July 13, 2015

¿Cárceles de máxima seguridad?


El escape del narcotraficante denominado popularmente como el "chapo" Guzmán, ha puesto en tela de juicio a todo este gobierno. Para la mayoría de los mexicanos esta fuga es increíble, es francamente imposible de creer. Vamos, hay muchas dudas sobre cómo se puede construir un túnel de 1.5 kms. sin que nadie se dé cuenta, el cual aparentemente, pasa por debajo de la cárcel y que según entiendo, llegaba hasta la propia celda del delincuente. ¿Puede de verdad construirse una obra de eta naturaleza sin que nadie escuche nada en una cárcel de alta seguridad, la máxima que hay en este país?

Pero más allá de todas estas dudas y "sospechosismo" ya cotidiano de los mexicanos, es claro que con la tecnología podría -si se quisiese- controlar a los delincuentes. Hoy en día con cámaras de video, con dispositivos que deberían llevar los delincuentes en sus cuerpos sin podérselos quitar, podrían tener control de todos los movimientos de los internos. Hoy en día, con toda esta electrónica digital, con todos estos sistemas RF, por ejemplo, con los sensores de movimiento, etcétera, un sistema de control de reclusos es más que factible y aún lo es más si se trata de estos personajes que se consideran los más violentos criminales que hay en el país.

La cuestión, queda claro, es que el Chapo supuestamente se fue por un túnel (que habrá que ver si de verdad existe), el cual se construyó poco a poco (¿con cucharitas, o cómo?) y nadie alrededor de la cárcel de máxima seguridad se dio cuenta ni de llegada de camiones que se llevaran la tierra desplazada (al menos unos 300 camiones, según cálculos de algún periodista), ni de movimientos sospechosos y menos de posibles ruidos extraños que bien se habrían generado por trabajadores haciendo el supuesto túnel.

Las preguntas se agolpan y mientras Peña Nieto sigue paseando por Francia y recibiendo condecoraciones ridículas, es evidente que su gobierno es lamentable y se cae a pedazos. No es fácil ya parar el descontento, el cual en las redes sociales es más que evidente, pero que desde luego, tiene que tener nerviosos a los políticos de este país. México está pasando a un grado mayor del surrealismo que ni Kafka habría concebido. La fuga por sí misma es imperdonable (palabras del mismísmo Peña), pero ¿de qué nos extrañamos? En este escape hubo toda clase de complicidades y mucho dinero de por medio. No existe otra explicación a este evento y es claro que este vergonzoso gobierno lo que hará es hacer mutis o decir, "ya me cansé", porque dudo siquiera que den la cara.

Saturday, July 11, 2015

Para la comodidad del revolucionario de escritorio


Los países, todos, tienen sus propias políticas. En algunos de ellos son de rajatabla y quien se sale de las normas consideradas puede sufrir serios problemas. Vamos, si ponemos el peor de los ejemplos, en Corea del Norte, el dictador de ese país puede mandar matar a su Secretario de la Defensa si se queda dormido en un acto público. En otros países, las reglas no son tan salvajes y la gente busca de alguna manera protestar ante lo que le causa alguna dificultad en su cotidiano vivir. En Estados Unidos vemos, por ejemplo, que los que protestan por algo salen a la calle con sus pancartas y cartulinas, y giran alrededor del edificio donde se encuentran los funcionarios que han dictado una norma que les afecta. Jamás se les ve bloqueando las calles o causando problemas de tránsito.

En México las cosas son diferentes: como los funcionarios públicos hacen normas muchas veces injustas, tomadas desde las rodillas, sin el más mínimo análisis, la gente sale a la calle a protestar. Como no le hacen caso, entonces deciden tomar calles y avenidas. Y entonces un grupo de unas 30 o 50 personas son capaces de bloquear por horas una vía rápida o de alta concentración de automóviles, con la consecuente molestia y pérdida de tiempo para los capitalinos, porque esto afecta muchas veces otras zonas de la capital, por ejemplo.

Pero hay alternativas en Internet: las redes sociales, en donde una serie de revolucionarios e inconformes se quejan amargamente de algún tópico. Todos ellos son perfectos que jamás cometen ningún error, son ciudadanos maravillosos que saben todo lo que hay que hacer en este país y entonces, a través de Twitter y Facebook deciden "tomar acción" y protestan por las cosas que pasan en nuestro país y que son cada vez menos tolerables. Son estos personajes de sillón los que creen que con poner "me gusta" o hacer una denuncia por Twitter o Facebook están haciendo algo.

Pero más allá de esto, muchos apelan al sitio Change.org, donde estos ejemplares ciudadanos proponen iniciativas para ser firmadas por otros para que, de alguna manera, se haga presión sobre los funcionarios y gobernantes y se limiten las normas o leyes que nos afectan y que quizás con firmas acumuladas de internautas puedan tener un resultado final favorable a sus causas.

Pero... ¿funciona esto? La realidad es que para entender el asunto, habría que entrar a change.org y ver qué clase de propuestas hay y cuáles han sido resueltas favorablemente para los quejosos. Por ejemplo, hay una iniciativa: "Castiguen al "Piojo" Herrera por promocionar al Partido Verde", que busca 50 mil firmas y que ya tiene 37,996 participantes. Otra: "Que Cinépolis baje precios en alimentos y bebidas", que busca 150 mil firmas y tiene 99,346 participantes. La verdad es que estas iniciativas suenan lamentables, pero en fin. Veamos otras: "#CarmenSeQueda. A que juntamos 100 mil firmas #EnDefensaDeAristegui", que busca 300,000 firmas y tiene 225,997 participantes. Pero ojo, no se quedará Aristegui en MVS Radio porque al ser una empresa privada, no tienen que restituirla en su puesto. Le tendrán que pagar su liquidación si bien le va, pero Aristegui no regresa a MVS. Los Vargas no la quieren. Así, es una iniciativa que puede ser muy loable, pero que choca ante algo muy simple: un empleador puede decidir quién trabaja en su empresa y quién no. Ninguna ley le puede obligar a tener a un elemento que no quiera.

Hay peticiones ridículas, como "¡Cursos de Derechos Humanos y Teoría de Género para el Instituto Cumbres y su última generación!", la cual se dio a partir del video que hicieron unos estudiantes de dicha institución escolar. Hay 21,586 participantes y se busca que sean 25,000. Una más: "Consorcio Unicode: Incluyan emojis gay / Include gay emojis". Ya no la pienso comentar. Francamente me parecen peticiones absurdas en el mejor de los casos.

Yo creí siempre que change.org era un sitio que buscaba algo más sustancial e importante para beneficiar a las sociedades. Pero no, es un cúmulo de peticiones por demás ingenuas que no llevan a ningún lado porque por ejemplo, imaginemos que se juntan las firmas para que el 'Piojo' sea castigado... ¿y será castigado? ¿La presión de las firmas hará algo? No. No pasará nada.

Pero veamos, por ejemplo, las iniciativas que llegaron a buen fin y que por las firmas de los internautas, la presión fue tal que se logró un cambio:  "Eliminen los estados de "Me siento gorda" y "Me siento fea""(de Facebook). ¡Victoria confirmada! dice el sitio en cuestión. Es decir, ¿para eso sirve change.org? Yo esperaría que influyera en asuntos de verdadera importancia. No si el costo de las golosinas en Cinépolis es exagerado, porque finalmente, así es el mercado libre. ¿No te gustan los precios que ponen? No vayas al cine. No hay iniciativa a base de firmas que vaya a cambiar esto, por favor.

Todo esto es parte probablemente de esta idea de que podemos incidir en las decisiones que se toman en nuestras comunidades, pero la realidad es que los gobiernos no toman decisiones a partir de peticiones con apoyo de firmas. Es una manera de que los comodinos revolucionarios de sillón desde sus casas, sientan que hacen algo, porque francamente, no tengo otra explicación.

De la medicina privada y pública



Después del evento que tuve el lunes pasado, en donde terminé en el Hospital Angeles por dos días, saliendo de éste temporalmente para ver cómo evoluciona el problema del cálculo renal, se me ocurren algunas reflexiones sobre la medicina privada en general. Es claro que este tipo de servicios médicos tienen todos los recursos a la mano. Quizás no pasó ni una hora desde que había llegado a Urgencias para que decidieran hacerme una tomografía y diagnosticarme con el cálculo en menos de 5 minutos. ¿El costo de este estudio? No lo tengo a la mano, pero barato no fue. A la mañana siguiente, temprano, 6 am, me hicieron un ultrasonido de riñones y vejiga. ¿Costo? No lo tengo aquí, pero tampoco fue económico, por decirlo coloquialmente. Vamos, menos de dos días de hospitalización más la -digamos- intervención que me hicieron, salió como ya dije, en unos 100 mil pesos (ya incluyendo los honorarios de los médicos). Por suerte el seguro lo pagó, pero la pregunta es, ¿y si uno no tiene seguro qué hace? ¿se muere de dolor? ¿está proclive a que la falta de atención o la falta de atención oportuna agrave el problema?

Los hospitales privados son una máquina de hacer dinero, sin duda. Y sí, hay que reconocer que tienen un equipo bárbaro de personas que trabajan en él. Dejando lo administrativo, tienen un ejército de médicos, enfermeras, ayudantes, limpieza, seguridad, etcétera. Igualmente, tienen equipos para diagnosticar que son carísimos. ¿Cuánto costará un tomógrafo? No quiero ni pensarlo. Igualmente, hay todo un protocolo de trabajo. Hay una central de enfermeras que verdaderamente está atendiendo contínuamente a los pacientes las 24 horas. Hay médicos de guardia. Hay todo lo que se necesita para cualquier emergencia eventual, pero eso sí, tiene un alto costo para el enfermo.

La medicina pública en nuestro país, en cambio, es inaceptable, es insuficiente, está sobrepasada. Con todos los recursos de este país, no se tiene un sistema de salud que pueda resolver las necesidades de sus habitantes. Una amiga mía me contó que operaron a su hermano en un hospital público y que de pronto salió alguien del quirófano para decirle que necesitaban no sé qué elementos y que la familia tenía que ir a comprarlos ¡ya! ¿Se puede trabajar en esa condiciones? Se ve complicado, pero claramente la culpa no es de los médicos, sino de este sistema lamentable que ha gobernado por tantos años y que solamente hace las cosas a medias en el mejor de los casos. ¿De qué sirve una medicina "barata" si no puede satisfacer la problemática nacional? Como colofón, sé del caso de un señor que estuvo una semana en los pasillos de un hospital público hasta que le pudieron asignar cuarto. En serio eso es infame.

Y regresando a la medicina privada, es sin duda de abuso. Por ejemplo, al entrar al cuarto hay un frasco cerrado con un antiséptico. La enfermera llega y nos dice: "Todos los que entran y salen de este cuarto deben limpiarse las manos con este anstiséptico. ¿Lo abro o traen ustedes el suyo?". Pues que lo abra. Una botellita de quizás 350 ml con costo, de acuerdo al hospital, de casi 400 pesos. Muchas de las cosas que están en el cuarto ya el hospital se encargó de ponerlas en nuestra factura, las usemos o no. Es un abuso, como si no ganaran lo suficiente. Pero entiendo, así es la medicina privada. ¿no me gusta? Pues la alternativa es la medicina pública.

Y es que en la medicina privada según el sapo es la pedrada, o peor aún, aquí nomás se dan pedradas de un tamaño específico para arriba, sin importar el tamaño del sapo. Y entonces las cuentas son impresionantemente altas. Y como un negocio privado tienen todo el derecho de poner los precios que quieran a sus "clientes". Si hay quien se los compre, pues elección de cada quien.

Curiosamente, también entró una enfermera indicándome que como había tenido diarrea, el gobierno federal estaba pidiendo la posibilidad de que se me hiciese un estudio (que yo tendría que pagar), para ver si no tenía cólera. Porque el gobierno quiere erradicar esta enfermedad. Por suerte el estudio es voluntario pero... ¿por qué el gobierno no absorbe el costo? ¿por qué lo tiene que pagar el enfermo? ¿así buscan erradicar este problema? ¿es en serio?

México es un país complejo pero para colmo pobre. Con miles de necesidades que no se atienden, pero eso sí, tenemos pareja presidencial que viaja a Inglaterra con 200 invitados y ahora a Francia con 400 "colados", que realmente a qué diablos irán. Los políticos en este país seguirán en su simulación de país y seguirán sacando todo lo que puedan, y así, no hay país que sobreviva.

Reconozco pues que a como están las cosas, no queda más que irse a la iniciativa privada, cueste lo que cueste. Mientras este país esté gobernado por estos ladrones, no tenemos salida.

Friday, July 10, 2015

Nuevo esfuerzo editorial de Fidel Soto



Hace tiempo escribí una pequeña reseña del libro de ajedrez del Maestro FIDE Fidel Soto, el cual es un libro para iniciarse en el ajedrez. Está pensado para niños y francamente me parece un trabajo importante. Hace unos pocos días recibí, sin embargo, una nueva versión de su libro, el cual está en dos idiomas, es decir, es un libro bilingüe. En la parte izquierda de cada hoja está el texto del libro original de Fidel. En la parte derecha de la hoja está en una lengua indígena, llamada hñäñho, de la cual encontré referencias en Google hasta que pude escribir las letras del idioma con sus tildes correctamente.

No sé si esta lengua se habla en los lugares cercanos a Querétaro, pero lo importante no es eso, sino la posibilidad de llevar el ajedrez en un libro en esa lengua, para que los niños cuyo lenguaje materno fue ése, puedan introducirse al maravilloso mundo del ajedrez. Desafortunadamente Fidel no me mandó ninguna explicación sobre cómo nació su libro, pero claramente demuestra que su interés en el ajedrez y en la enseñanza del mismo, lo ha llevado a incursionar en otros ambiente sy nichos, promoviendo su trabajo. En mi opinión, necesitamos más personas como Fidel Soto, porque amén de jugar muy bien al ajedrez, refleja que con amor al juego se pueden "convertir" a las nuevas generaciones, haciendo que utilicen su tiempo en un pasatiempo que ya está recontra-probado, mejora las capacidades de quienes los estudian y juegan.


Felicito a Fidel Soto y espero que esto sea el inicio de una serie de volúmenes de ajedrez en ambos lenguajes. Todo sea en favor de la niñez, de la juventud, y del propio ajedrez en nuestro país. ¡Enhorabuena!