Sunday, July 05, 2015

Efectos de las redes sociales


Las redes sociales son, ya lo he dicho antes, un reflejo de lo que somos, de nuestros miedos, de nuestras capacidades, de lo que somos y de lo que quisiéramos ser. Claro está, en ello nos pintamos de cuerpo entero en la ignorancia pública, la cual podría eliminarse si no fuésemos tan flojos y decidiéramos abrir Google para ver si los datos que se nos presentan en Facebook son reales. Así, vemos que alguien pone un video de un teléfono Samsung, al cual le quita una calcomanía que trae la pila del mismo y embebida en la calcomanía está un chip, y advierte que con ello los gobiernos nos vigilan. Y poca gente se va a investigar a Google en donde aprendería que lo que hay en la pegatina de la batería más bien una antena de proximidad y no un chip que espía nuestras conversaciones.

Cada año, en las redes sociales se promueven un montón de tonterías. Hacen incluso peticiones para que el "piojo" Herrera se presente ante la cámara de Diputados para explicar por qué la selección mexicana de futbol no le gana a ningún equipo, o bien, cientos y cientos de Internautas mandan invitaciones para jugar Candy Crush o cualquier otro juego de moda (parece ser que el juego de la granja ya está perdiendo fuerza). Toda esta tecnología muchas veces se usa de las maneras más banales y que conste, no quiero decir que todo deba de ser solemne, el problema es que nos hemos ido como sociedad al otro extremo, es decir, el de las tonterías, el anti-científico, etcétera.

Pero a pesar de todo, las redes sociales, que las hacemos todos muy bien sentaditos en nuestras sillas frente al monitor de la computadora, de pronto empiezan a permear en ciertas situaciones públicas. Por ejemplo, en los últimos años en Facebook se ha hablado mal de la iniciativa del Teletón, que lleva ya 15 de años de pedirle dinero a la gente cada fin de año sin falta, en donde se recaudan unos 500 millones de pesos. Y hay mucha gente en contra porque por años, Teletón no entregaba recibos por los donativos recibidos. Se ha dicho que Azcárraga y Televisa hacen un pingüe negocio, etcétera. Pero más allá de si es verdad o no todas las cosas que hace mal el Teletón, es claro que el rechazo se debe no a la idea de los centros de rehabilitación, sino a que ya la gente está más que cansada de casas millonarias para el Presidente y su gaviota, o el saber que de nuevo hubo un desfalco a las arcas públicas, etcétera.

Y todo esto permea contínuamente. Por ello, este año pasado teletón tuvo muchos problemas para "alcanzar la meta" propuesta de donativos. Y salieron Carlos Loret de Mola, Eugenio Derbez, entre muchos de los que hablan en el evento Teletón, para pedir dinero y que no liguemos nada de esto con los problemas de los gobernantes porque al fin y al cabo, los que terminan por padecer son los niños con discapacidades. Desde luego que nadie puede creerle a todos los lamebotas de Televisa, digan lo que digan.

Pero ante la dificultad de que la gente done para el sistema teletón, el propio organismo ha lanzado una campaña mediática en espectaculares de la calle que dicen algo así como "Caenos cuando quieras". De pronto, teletón saca una página: teletonabierto.org, con la cual dice, están dispuestos a resolver nuestras dudas e incluso, mostrar sus estados financieros (que una vez pedí y que nunca me quisieron dar). Vamos, el asunto es finalmente que ya a la organización del teletón les pegó lo que en las redes sociales se dice y por ello, se decidieron a hacer algo.

En mi opinión, la idea del teletón puede ser buena, pero choca con lo que el Estado está obligado a hacer, que es dotar de la infraestructura para la salud de sus ciudadanos. Y es una obligación a la cual no se puede renunciar pero que los medios como Televisa, para darse sus baños de pureza, organiza dos días de recolección a modo privado, porque finalmente el Gobierno es inútil para cumplir con sus obligaciones.

Así pues, aunque las redes sociales están llenas de gente pasiva, que no sale ni a la esquina pero que se da el gusto de descalificar a otros por lo que sea, al menos ha tenido influencia para entender que es de vergüenza que televisa y Co. le sigan pidiendo a la gente dinero para sus campañas mediáticas sobre lo bueno que son.

Thursday, June 25, 2015

El imposible laberinto de la corrupción mexicana


Ser mexicano tiene que ver con usos y costumbres. Cómo somos y nos comportamos es parte no sólo de una manera de ser, sino de muchos años en donde el país ha perfilado muchísimas acciones que en el mejor de los casos, nos pintan como somos, que en el fondo, somos simplemente un reflejo de lo permitido y lo prohibido como sociedad que somos. De hecho, todas ls sociedades se comportan de peculiares maneras, cada una como consecuencia de las leyes que se generan en esos lugares, de lo que es permitido, de su particular idiosincracia.

Por ejemplo, si vamos a Estados Unidos, veremos que las leyes parecen funcionar en la cotidianidad. Si un oficial de la policía nos detiene por haber cometido una falta (una vuelta prohibida, pasarnos un alto), que quede claro que ni Dios padre nos salvará de la respectiva multa. Ni se le ocurra sugerirle darle "una lana" al policía para que se haga de la vista gorda. Si lo hace se expone a que lo lleven a la delegación de policía y se le acuso de tratar de sobornar a un agente de la ley. Y sí, quizás alguien que lee esto me diga que hay agentes corruptos en todas partes del mundo, pero en general, no es una buena idea probar -si le toca la situación mencionada- sobornar al oficial. Le puede salir el tiro por la culata.

En México, en cambio, esto es cotidiano. Hace muchos años, un primo me había invitado a una fiesta y ya íbamos retrasados. Un amigo de mi primo iba de copiloto y en algún momento estábamos en una avenida con relativo poco tránsito. El amigo de mi primo le dijo, cuando mi primo frenaba en el alto: "pásatelo, yo te lo pago", lo cual quería decir que si eventualmente nos detenían por pasarnos un alto, él se hacía cargo de darle al oficial la mordida correspondiente. Eso simplemente habla de una acción que se repite todos los días en la ciudad de México y que nos es tan frecuente que es parte de esta corrupción hormiga a la que estamos expuestos constantemente.

Y lo simpático (o curioso) del asunto es que tanto el oficial de policía sabe la parte de su guión como el conductor, atrapado en una falta del reglamento, sabe el suyo. El oficial nos dirá que hemos cometido la infracción X y nos pedirá nuestros papeles. Nosotros le daremos los papeles correspondientes (tarjeta de circulación y licencia), y con esos documentos ya en la mano del agente, estamos a su merced. Hay quien dice que le mostremos a través de la ventanilla los documentos, pero que no se los demos. La realidad es que esto es ponerse en mal plan y probablemente el policía decida "no ayudarnos" en el momento de la inefable corruptela para que el oficial haga como que no vio nada, y por unos doscientos pesos, nos deje ir y "aquí no pasó nada".

Y más de un lector podrá decirme que la culpa es del conductor, que ante la posible multa, prefiere esta "simplificación administrativa". Lo que ocurre es que el oficial, con los documentos del infractor en la mano, se la puede hacer cansada con argumentos: "Me tiene que acompañar a la delegación". "Hay que ir al Ministerio Público", "la falta la tiene que valorar el juez cívico", etcétera. Si le pedimos que nos ponga la multa el oficial dirá: "sí, se la pondré, pero le tendré que quitar puntos a su licencia (supuestamente contamos con 12 puntos que si los perdemos no podremos sacar otra licencia de conducir por tres años). La cantidad puede ser de 6 o más puntos. Vamos, que si no funciona un argumento para que tengamos que buscar decirle al oficial cosas como "écheme la mano", la policía tiene un sinfín de argumentos que puede esgrimir para torcerle la mano al conductor y que éste ofrezca una dádiva. Pero supongamos que el conductor es de disciplina férrea y decide aceptar la multa, que le quiten puntos de su licencia, etcétera. Quizás, si pone de malas al oficial, éste lo remita al MP. Y perderá el heroico conductor las horas que sean porque no quiso entrarle a la mordida respectiva. Así termina, en el peor de los casos, una situación de esta naturaleza.

Sin embargo, los mecanismos de la corrupción tiene una inmensa gama para aplicarse en toda clase de medidas. Por ejemplo, voy al taller mecánico para que afinen el "Bachoco" (el Chevy blanco que tengo), y que lo verifiquen, procedimiento que hay que hacer cada seis meses. Si yo llevo mi auto afinado al verificentro puedo apostar 100 a 1 que mi coche no pasará la verificación (la cual se paga previamente). Entonces deberé regresar al taller, pedir que re-afinen mi auto y lanzarme al siguiente día o dos días después, a verificar. Y puede pasar lo mismo. Mi auto no pasa los controles de contaminación. Ya para ese entonces habré gastado unos 700 pesos (sin incluir la afinación). ¿Qué hacer? Fácil: se le lleva al taller mecánico y se le deja al dueño de dicho taller para que afine y lleve mi coche a la verificación y sorpresa: ¡pasa a la primera! (claro, previa mordida que se convierte en unos 900 pesos de gasto para que mi coche pueda seguir circulando).

Y no faltará quien piense que mi coche no pasa porque es ya viejito (año 1999). Pero no. Un amigo tiene uno 2012, creo, y decidió hacer las cosas derechas. Pues nunca pudo pasar la verificación... Hasta que lo llevó alguien del taller mecánico, que ya sabe cómo acordar el negocio con los que trabajan en el verificentro, y pasó sin mayores dificultades. Vamos, dicho de otra manera, la corrupción cotidiana apela a mecanismos como el tiempo enorme que perderemos los ciudadanos para hacer un trámite con todas las de la ley, cuando es tan fácil evitarse todos estos inconvenientes pagando una sobre-cuota. Así, y sin afán de disculparme, la corrupción del gobierno, de sus mecanismos, es parte esencial para que todos paguemos este dinero que no se reporta en ninguna parte pero que al final del día nos hace seguir nuestra lucha del día a día tratando de sobrellevar a este tipo de gobiernos nefastos que llevan toda la vida.

¿Pero por qué las leyes funcionan así en este país? ¿Por qué la corrupción se impone? Por muchas razones: porque somos un país desorganizado, pobre e ignorante. Por ejemplo, si se le ocurre pasar por PeriCentro, que es un centro comercial que está pegado a lo que fue el Toreo de Cuatro Caminos, podrá ver puestos de todo tipo, garnachas, tacos, fruta y películas en DVD de todo tipo. Ahí pueden encontrar incluso los títulos de películas que se están pasando en este momento en las salas cinematográficas. Todo esto, a la vista de la Autoridad, así, con A mayúscula. ¿Por qué no les quitan la mercancía? Porque los puesteros ya pagaron su "derecho de piso", su "mochada" para que el oficial u oficiales que rondan la zona, no se las hagan de pedo, como dicen coloquialmente. Es decir, gracias a un pago diario o semanal, los policías no ven ni oyen nada. No ven los títulos de las películas piratas. No ven nada. Simple y llanamente se hacen de la vista gorda pero eso sí, recuerden, habiendo pagado cada dueño de puesto para que no les quiten la mercancía.

Y si vamos a otros rubros, el de la construcción, no se le ocurra a usted hacer una modificación en su casa y deje una montañita de grava o arena. De quien sabe bajo qué piedra, aparecerá "un inspector" que le pedirá sus permisos de construcción. ¿No los tiene? No se preocupe: dé una lanita y el inspector en cuestión hará que no vio nada y usted podrá hacer las modificaciones pertinentes. Ahora bien, si es una obra grande, puede estar en problemas, porque tendrá que "untarle la mano" al inspector (o inspectores), para que lo dejen seguir construyendo su obra. Pero ¿qué cree? Que en algún momento no alcanzarán las mordidas y esos mismos inspectores le clausurarán la obra. Y tendrá que lidiar con la corrupción de las oficinas de gobierno. Y me preguntarán: ¿Por qué no sacar los permisos correspondientes antes de empezar la obra? Simple: porque si hace eso, quizás no pueda empezar su obra hasta dentro de dos o tres años, si bien le va y hace las cosas con estricto apego a la ley.

Podría poner más ejemplos de cómo funciona este país. No me estoy disculpando a todo esto, sino que planteo que así no podremos jamás hacer las cosas bien y ser un país de verdad. Un amigo de mis padres, hace quizás unos 40 años, vinieron a México, siendo ellos de Suiza. Cuando iban a regresar al país del personaje Heidi, llevaban sobrepeso. Pero el funcionario de la aerolínea, por una mordida, se hizo de la vista gorda. ¿Y saben qué? Los suizos visitantes estaban encantados lo fácil que era arreglar el asunto en México. De hecho, este mismo amigo de mi padre en algún momento de su vida se compró un coche (en Suiza), y fue a hacer el examen de manejo, que no pasó. Podía hacer un segundo examen seis meses después. Así, con coche nuevo en su garage, el suizo éste no pudo sacar su flamante coche por las calles de Zurich por al menos seis meses.

En México esto simplemente resultaría absurdo. Usos y costumbres, le explicaría yo.

Sunday, June 21, 2015

La invasión de los necios


Umberto Eco, escritor y filósofo italiano, dijo la semana pasada que las herramientas como Twitter y Facebook "dan el derecho de hablar a legiones de idiotas". Censuró incluso que se permita que la opinión de los "necios" tenga la misma relevancia que la de un premio Nobel. Las afirmaciones de Eco pueden ser puestas en tela de juicio, porque de alguna manera todos esperaríamos que la información, el derecho a la misma, así como el derecho a expresar nuestras opiniones, no debería ser coto de poder de nadie. Digamos que en ese sentido Internet libera y democratiza. Sin embargo Eco piensa que por ejemplo, "la televisión ha promovido al tonto del pueblo, con respecto al cual el espectador se siente superior. El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo al nivel del portador de la verdad".

Más aún, Eco, el ganador del premio Príncipe de Asturias afirma: "Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios". Y hay que decir que antes el escritor había ya criticado a Internet, llamándolo "instrumento peligroso" porque no permitía conocer "quién está hablando".

El escritor puede ser criticado por muchos motivos, y pueden hallarse valiosos contra-argumentos a la postura que plantea, pero es claro que esta facilidad para publicar cualquier cosa no ha sido tan productiva como esperaríamos los seres humanos. Sí, Internet es una maravilla en muchos sentidos, pero también es un nido de banalidades, de estupideces, de creencias ridículas, de mentiras por demás evidentes, y de una demostración de que no somos siquiera lo suficientemente responsables cuando publicamos lo que sea en la red.

Creo que si nos remitimos a las redes sociales, Eco tiene toda la razón. Y muchos dirán que las redes sociales no deberían tomarse muy en serio, pero el hecho es que hay tanta gente que se hace de una opinión o apoya un punto de vista a partir de lo que lee en Facebook, por ejemplo, sea correcto o no, que termina por permear en la mente de muchas personas. Por ejemplo, cuando Korenfeld fue captado por un eventual camarógrafo aficionado, montando un helicóptero de CONAGUA para ir al Aeropuerto, la publicación de estas imágenes provocó que el directivo tuviese que renunciar. Y fue quizás un acierto de las redes sociales, pues presionaron lo suficiente, como un monstruo de mil cabezas, para que Korenfeld fuese obligado a tomar esta decisión de dimitir. En otros casos los consensos en las redes sociales pueden ser lamentablemente equivocados, como aquellos que piensan que la vacunación es una mala idea y por ende, no vacunan a sus hijos, exponiéndolos a enfermedades ya prácticamente desaparecidas.

En mi opinión, nadie tiene el derecho de decir quién puede opinar, quién puede publicar y quién no. El hecho de que ahora por ejemplo, cualquiera puedas hacer una página web, un blog, y mostrar sus ideas aunque éstas sean absurdas, debería considerarse una bendición. Recordemos cuando las editoriales decidían mediante quién sabe qué argumentos, qué autor era publicable y cual no. Sin duda las editoriales serias se tomaban su tiempo para concluir si un libro merecía ser publicado. Hoy, nadie tiene que pasar por el control u opinión de terceros. Ahora todos, en Internet, podemos publicar lo que se nos antoje. ¿Que esto generará muchos contenidos basura? Probablemente sí, pero es ahora tarea del propio lector decidir qué lee, a qué le hace caso y en quién confía.

Hoy el acceso a Internet es realmente un milagro tecnológico que deberíamos aprovechar. Parte de lo que nos hace humanos es que nos refleja en la red de redes cómo somos, qué intereses tenemos, de qué pie cojeamos, etcétera. Yo francamente difiero de la opinión de Eco en general, pero en lo que se refiere a las redes sociales, me parece que éstas han demostrado que son absolutamente prescindibles y le concedo una pizca de verdad en sus opiniones.

Internet es lo que queramos que sea. Está en nosotros. Si lo descuidamos, pues terminará siendo absurdamente ridícula su información. Creo que más que censurar las opiniones de nadie, deberíamos hacernos más responsables de lo que decimos en esta red global. ¿O no?

¿Por qué México nunca será campeón mundial en futbol?


Hace un par de días vi parte del partido en el que México perdió ante Ecuador, en la Copa América, que se lleva a cabo en Chile en estos momentos, y aunque era de esperarse un fracaso más de la Selección tricolor, sobre todo porque parece ser que el "piojo" llevó a una serie de seleccionados "B", que no son nuestra selección mayor. Cabe decir que no sólo no calificamos, sino que quedamos en el último lugar del grupo que le tocó.

Pero más allá de eso, remontémonos al pasado y veamos ¿cuándo México ha tenido una actuación sobresaliente en una Copa Mundial, el máximo evento del futbol en el planeta? Respuesta: Nunca. ¿Cuántas veces hemos pasado al quinto partido? Respuesta: Nunca. ¿Hay algún otro equipo de la CONCACAF que haya logrado esto? Respuesta: Sí: Costa Rica y los Estados Unidos. ¿Los Estados Unidos? Respuesta: Sí, los cuales hay que decirlo, acaban de ganarle a Alemania y a Holanda, nada más para que vean de qué están hechos.

¿Por qué México, con mucha más tradición que los Estados Unidos, no puede hacer un papel decoroso en una Copa Mundial? Respuesta: Simple, porque a la FEMEXFUT no le interesa en lo más mínimo si México hace un buen papel o no. Simplemente por calificar a la Copa Mundial, esta Federación, que es un pingüe negocio de unos pocos, se llevan, de utilidades, unos 100 millones de dólares. De ahí que la urgencia siempre sea calificar al mundial, pero no más, porque así como estamos, exhibiendo esta mediocridad lamentable, sacan los directivos de la federación respectiva, una minita de oro.

Pero ¿Por qué pasa esto? Simple: porque el negocio funciona así y funciona muy bien. No hay necesidad de esforzarse ni un poquito más. Pero claro, lo que sí hay que hacer es incentivar al respetable para que se crea que el Tri tiene posibilidades. El Piojo Herrera por ejemplo, se la pasó diciendo que seríamos campeones mundiales, pero Holanda (aunque no haya sido penal), nos sacó de la justa mundialista. Ahora viene la Copa de Oro y seguramente el motivador Herrera saldrá en que ganaremos este evento porque llevaremos al trabuco de selección que tenemos. Pero puedo ya decirles de antemano que México no ganará dicha Copa, y si califica a la siguiente etapa será ya demasiado. Y entonces el respetable y los medios, pondrán al finísimo personaje que es Miguel Herrera en la picota con el subsecuente despido del mismo, pues ya no dio el ancho, (aunque nunca lo dio), y se buscará un nuevo DT que sea la nueva esperanza de un México ansioso de ganar una copa del mundo o al menos, pasar al maldito quinto partido, que no se nos da.

¿Por qué otros países, por ejemplo los Estados Unidos, si han llegado al quinto partido y ahora son el "gigante" de la CONCACAF? Fácil: porque ellos sí trabajan, porque ellos no son divas, porque ellos de ser malísimos han llegado al punto en que las selecciones mexicanas simplemente no pueden ganarles desde hace años. Y lo mismo puede decirse de otras selecciones que tienen mucha menos tradición pero que trabajan en serio. Aquí, en la tranquilidad de que ganan muy bien nuestros futbolistas, nadie se esfuerza. Porque ¿como para qué? se deben preguntar.

México nunca ganará ninguna copa mundial. De esto estoy seguro. Y no ganará porque no se trabaja, porque padecemos de todos los defectos de un país que hace muchas cosas mediocremente. Los federativos saben que cada cuatro años se olvida el fracaso anterior, se renovará la esperanza y entonces viene la vendimia de camisetas, y los contratos de las empresas para anunciar todo tipo de consumibles. Y las grandes compañías se declararán patrocinadores de la nueva selección, que ahora sí, será la campeona mundial. Y mientras haya todo este circo, seguiremos llorando nuestras miserias.

El mexicano tiene creencias arraigadas, como el hecho de la "justicia divina", la cual dice casi a la letra "que ya nos toca ser campeones". ¿Nos toca por...? ¿Nomás porque nunca nos ha tocado y ya no los merecemos? Eso pensamos, pero llega la realidad y nos da en el rostro con toda su crudeza. No, no seremos campeones jamás por muchas razones pero la más importante es porque nos gana nuestro tercermundismo, nuestro "sí se puede" (una de las frases más lamentables que he escuchado). Por eso están las cosas así y no hay quien las cambie de verdad. Por eso este país no sirve.

Tuesday, June 16, 2015

La absurda política mexicana

Acaban de pasar las elecciones intermedias. Hubo de todo, chanchullos, fraudes por doquier, candidatos independientes que se colaron, partidos que perdieron presencia, otros que ganaron adeptos, etcétera. Vamos, una fiesta de una serie de candidatos que ni en su casa los conocen, pero que pronto serán diputados, delegados, presidentes municipales, etcétera.

Y no nos estábamos recuperando de esta jornada electoral cuando de pronto, a menos de tres años del gobierno actual de Peña, tenemos ya una serie de personajes de la vida pública que han decidido auto-destaparse para ir por la presidencia de la República. Parece prematuro porque faltan tres años para que salgan los nuevos candidatos presidenciables ¿o es que ahora van a hacer proselitismo político con toda esta anticipación?


Lo curioso de todo esto son los que se destapan: Mancera, que hace unos pocos días dijo como a ver si era chicle y pegaba: "si me lo piden los ciudadanos, yo le entro a ser candidato a la presidencia". Hoy ya el flamante jefe de gobierno, el cual hace lo que se le da la gana a pesar de su lema para la ciudad: "decidamos juntos", ya dijo que sí, que el quiere ser presidente. Pero no es el único. Andrés Manuel López Obrador aunque no ha dicho nada ya está más que apuntado para ser el candidato de MORENA para el 2018. Y eso de que el Peje le dijo a Aristegui que fuese nombrada la candidata a la presidencia para dentro de tres años es un comentario sin sustento. El Peje no le pondría en bandeja de plata la candidatura que tantos años le llevó hasta consolidarla con MORENA. Así, lo digo desde ahora: en el 18 el Peje se lanzará a la presidencia y él lo sabe bien, quizás sea la última oportunidad que tenga porque en realidad, no nos estamos -nadie- haciéndonos más jóvenes.

¿Y quién más se quiere lanzar? Sorpréndanse: Margarita Zavala, la esposa del expresidente Felipe Calderón. ¿Y esto? ¿En qué momento esa señora pensó que sería genial lanzarse de una vez a la grande aunque su partido, el PAN, no tenga siquiera visos de dar a conocer hoy por hoy quién será su candidatos presidencial para el 2018. Pero la Zavala ya se lanzó, quizás imitando a Fox, que también se autodestapó y terminó siendo el candidato casi porque no le quedó mejor opción al PAN en su momento. Pero ojo, que Calderón no tiene las mejores calificaciones en su sexenio. Así, se ve difícil que pueda superarse esto. Otro punto importante es que ya había el PAN puesto a una candidato mujer, la cual en su campaña dijo todo tipo de dislates como "iPads para todos" o eso de "vota por el PAN o no hay cuchi-cuchi en la noche" cuando arengaba a las mujeres para ganar su voto, y cosas así. Por supuesto que es imposible ganar la presidencia con babosadas como las de Josefina Vázquez Mota. ¿Habrá aprendido la lección el PAN?


Pero hay más. Gracias a las candidaturas independientes, ya muchos se están apuntando y es increíble saber que el Rodolfo Neri Vela, nuestro único astronauta local, se quiere lanzar a la presidencia. Seguramente lo hará por la libre. Y muchos otros le seguirán porque con esta idea de los candidatos independientes habrá muchos que sientan que pueden tener el apoyo del pueblo para cumplir con la cantidad de firmas que le pudiesen dar esta opción de candidatos por la libre.

Desde luego, faltan muchos por decidirse. Ebrard, que por algún motivo hay quien cree que podría llegar a la presidencia, le han puesto N trabas, pero probablemente se lance. ¿Y por qué? Porque ya todos estos personajes saben que qué más da, porque este país no tiene remedio y lo que hagan si bien nos va, serán paliativos. De verdad, ¿quién quiere ganarse la rifa del tigre? Porque eso es finalmente la presidencia de este país, bueno, si quitamos el acceso al dinero público que los hará millonarios en seis años.

Vaya país kafkiano. Como Peña ya de plano ha demostrado una ineficiencia imparable, ya entonces salen los que sí salvarán a México. La realidad , por supuesto, gane quien gane, no será diferente. Pero como dijo un expresidente nefasto, López Portillo: "Este es un país milagroso en donde la esperanza se renueva cada seis años".


Saturday, June 13, 2015

La selfie masiva CDMX: Algo estamos haciendo muy mal


La tecnología nos ha traído un progreso notable en muchos aspectos. Por ejemplo, el otro día un amigo -que vive en Miami- quería hacer una taza con una imagen en particular. Por motivos que no me explicó, no podía ir a una tienda como OfficeMax/Office Depot, a hacerla allá, en el país del norte, por lo que me pedía de favor que hiciese la prueba aquí. Fui a esa tienda y le di al que me atendió la imagen que me había mandado mi amigo. En una media hora la taza estaba hecha y yo le estaba mandando, desde la tienda misma, una foto de dicha taza a través de Facebook y a su correo electrónico. Eso sin duda es una de esas pequeñas maravillas modernas que nos brinda la tecnología actual, la comunicación celular, la red Internet.

También hemos visto cuando los famosos hacen cosas parecidas. Por ejemplo, Ellen Degeneres, en la ceremonia del Oscar ¿hace dos años ya? se hizo una "selfie" con otros artistas, usando creo un teléfono Samsung. La selfie se publicó en Twitter y se retuiteó miles y miles de veces. Esta es la selfie más vista probablemente en el mundo. Con esta foto "selfie" a alguien se le ocurrió que eso de tomarse fotos a sí mismo era lo de hoy y se inventó el palo selfie, el cual permite colocar el celular en el extremo de un tubo delgado de aluminio u otro material, y tomarse la foto a sí mismo. Vamos, a partir de ahí se hizo una extraña industria en donde se venden estos palos para que la gente se tome sus propias fotos selfies.

Esta es sin duda una moda más de Internet, como la de tirarse un balde de agua fría o la de los lápices cruzados, uno encima del otro, invocando al espíritu de un tal Charlie. Y se vuelven virales y la gente los sigue por muchas razones: porque les parece gracioso, porque todo el mundo lo hace y parece divertido, porque se les da la gana, etcétera. Razones por las cuales se siguen estas modas son infinitas, y ahí están plasmadas en las redes sociales.

Pues bien, al gobierno del Distrito Federal, del Dr. Mancera, el del CDMX para que esté contento, se le ocurrió organizar este domingo pasado la selfie más grande del mundo, tratando de romper el récord Guinness. El récord actual lo tiene Georgia, Estados Unidos, logrado en octubre del 2014, donde participaron 2997 personas. Aquí en la ciudad de México tenemos una Organizacón de Cultura Nacional Mexicana (OCNMX), cuyo presidente, Víctor Hugo Rodríguez, dijo que con esta acción se busca promover al DF como destino turístico. Esta extraña organización es quien se encarga de todos los detalles de esta selfie masiva y que dijo que el año pasado se lograron 3 récord Guinness y que ahora se busca llegar a 10. Es más, el presidente de este organismo dijo que en la última década, México logró unos 400 récord Guinness en diferentes categorías, los cuales se seguirán promoviendo con fines sociales y culturales.

El vicepresidente de la OCNMX, Alfonso Valdez, expresó que México es muy activo en estos récords y que es líder en Latinoamérica. Agregó que se busca que esto sea un producto turístico en la ciudad de México. Para esta "LG G4 La Selfie más Grande del Mundo" el objetivo es reunir a más de tres mil personas, indicó Rodríguez, aunque dijo que esperaban más de 5000 participantes.

En esta selfie masiva participan LG, Ópticas Devlin y estudio Virro Borja, quienes son los que patrocinan el evento. Es más se usará el nuevo equipo de LG, G4 -que se lanzó hace unos días a nivel mundial- para la Selfie. Devlin -por su parte- regalará lentes de contacto a los participantes. Había que registrarse en la página del evento y la foto se tomaría en el Monumento de la Revolución este sábado pasado entre las 10 y 11 de la mañana.

Yo me pregunto: ¿No tenemos mejor manera de promover la ciudad que una babosa foto selfie? ¿En serio el que la ciudad de México sea el récord Guinness hará que el turismo florezca en la ciudad? ¿Es que a falta de poder tener récords más inteligentes como premios en ciencias, en las artes, quizás uno que otro Nobel más seguido, tenemos que adherirnos a una convocatoria para una foto que no sirve para nada? ¿Es que somos tan tontos los mexicanos que hacemos nuestras estas iniciativas banales y simplonas por decir lo menos? ¿Es que eso somos en México, una bola de personas que ven muy divertido el tomarse una selfie masiva? ¿Es en serio toda esta convocatoria payasa?

Mi opinión personal es que como país estamos haciendo las cosas muy mal.

Friday, June 05, 2015

El reflejo de lo que somos


Yo creo que México es un país subdesarrollado por una multitud de factores, entre los que destacan esta especie de "dictadura perfecta", en donde el partido en el poder ha hecho muchas cosas mal, entre ellas la educación en este país. En muchos sentidos el tema de los maestros y la enseñanza en México se ha puesto en el ojo del huracán desde que Elba Esther Gordillo fue apresada por una serie de cargos que todo el mundo supone que son evidentemente ciertos. Pero igual podríamos hablar del deporte en nuestro país. Cada vez estamos peor, cada vez llegan muchos menos de nuestros atletas de las Olimpiadas que hayan alcanzado medalla. Cuba, que es minúsculo tiene muchos más deportista de élite y dan más satisfacciones a su país que lo que podemos ver en México con los deportistas mexicanos.

Todo parece indicar que si las cosas no nos salen bien, es porque hay varios factores: se gasta mucho dinero en el deporte (o los maestros), pero se aplica mal. Los ingleses, que por muchos años dominaron a la India decían que para mantener a ese país en la pobreza, se necesitaba mucho dinero. Y los resultados son los que finalmente diagnostican a este país. Vamos, la educación en México es deplorable y el Sindicato correspondiente es un nido de tramposos. Con el deporte confederado, tuvimos a los mismos dirigentes que francamente, jamás les interesó lo que pasara con sus atletas.

Una opción para cualquiera sería olvidarse de los recursos que pueda poner el Estado y pagarse con sus propios medios entrenadores -si se trata del deporte- o ir a escuelas privadas, asumiendo que si pago, seguramente podré contra con mejor nivel educativo. ¿Pero es así? Hallé el siguiente video en donde un reportero se va a la Ibero, que se popularizó por el movimiento #YoSoy132, y les pregunta qué opinan de Enrique Peña Nieto a partir que no pudo citar 3 libros leídos, etcétera.

En ese video, una de las estudiantes de esta universidad califica a Peña de "superpendejazo" (minuto 6:19). Pero el problema fue cuando a esta misma alumna le preguntaron qué libros había leído minuto 8:19). No pudo tampoco, como el presidente que critica, dar tres títulos. Pero no fue la única. Todos estos alumnos, que sin duda tienen muchos más recursos que la mayoría de los estudiantes en este país, se demostraron como una recua de ignorantes. Critican a Peña, que sí, es indefendible y sí, ven la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio.



El video es una demostración palpable de lo que somos como país. Estos estudiantes, con todos los recursos en sus manos tampoco leen, tampoco se informan. Sus opiniones resultan poco menos que lamentable. Pue bien, si esa gente que tiene todo es así, ¿qué podemos esperar de un país cuya materia prima se ha dejado olvidada? Lo dejo a la reflexión.

De los eufemismos


De acuerdo con esta página web, el término eufemismo hace referencia a una manifestación decorosa, cuya expresión más directa y franca sería muy dura o sonaría mal. Se refiere a un concepto que sirve para reemplazar a otro más ofensivo, vulgar o hasta tabú; se considera que el utilizado es el adecuado por ser políticamente correcto. Esto significa que la utilización de un eufemismo impide chocar con el interlocutor al decirle algo que, de otra forma, podría ser intolerable para él.

Ejemplos de eufemismos: “Para garantizar el crecimiento es necesario realizar un ajuste impositivo” en lugar de “Vamos a aumentar los impuestos”. Y en este país al menos, somos muy dados a querer ser políticamente correctos. Por ejemplo, si hablo del tercer mundo no falta quien se sienta ofendido. Debería decir: "países en vías de desarrollo". Un eufemismo para no decirnos país subdesarrollado, pobre, etcétera.

Los eufemismos están en nuestro lenguaje de todos los días. Utilizamos, por ejemplo, “adulto mayor” en lugar de “anciano” o “viejo”.  “Viejo” es ofensivo, la idea de “adulto mayor” sugiere una edad avanzada de manera más sutil que “anciano”. Un ejemplo más de eufemismo puede ser el usar el concepto de “tercera edad” para hacer referencia a la “vejez” o “entretenimiento adulto” para no decir pornografía.

Todos los eufemismos parecen estar arraigados más en las maneras de ser que en lo que dicen las palabras y tal vez es parte de ser políticamente correcto. Por ejemplo, el expresidente Fox decía: "chiquillas y chiquillos" porque no mencionar al género femenino directamente se podía entender como una forma de discriminar. Y por eso en México ya "la rotonda de los hombres ilustres", se llama "la rotonda de las personas ilustres", porque no faltó quien se ofendiera por esta discriminación y por ello, le cambiaron el nombre.

La realidad es que si vamos al propio lenguaje, éste tiene montones de expresiones que podrían alguien considerarlas en contra de las mujeres. Por ejemplo, si se me ocurre decirle a unos amigos y amigas (es decir, están los dos sexos presente), "qué abusados somos", podríamos advertir que en esa frase el género femenino no se usa. No decimos: "qué abusadas somos" (suponiendo que del grupo que hablamos fuese heterogéneo). Y si hablo: "En la historia del hombre sobre la Tierra", no faltará quien me diga que debería poner "En la historia del hombre y la mujer sobre la Tierra", porque sino, para alguien seguro diría que somos machistas por decir lo menos.

Yo creo que hay cosas que deben decirse por su nombre. No, no es "deslizamiento del peso frente al dólar", no, es "devaluación". Así de simple. Y no, las personas no tienen "capacidades diferentes", sino que son "discapacitadas" y desde luego, los que tenemos la suerte de no estar discapacitados, estamos obligados a tratarles de hacer la vida menos complicada y difícil a quienes tienen una dificultad que no les permite ser como las mayorías. Pero no se trata que alguien sin discapacidad tenga el conjunto de capacidades {A, B, ... , Z} y que el discapacitado tenga capacidades {a1, b1, ... , z1}. No, de hecho lo que tiene un discapacitado es un subconjunto menor de capacidades que alguien que nació sin ellas.

Puedo entender la razón de los eufemismos. Vivimos en una sociedad muy competitiva y salvaje en muchos sentidos. No cuesta nada ser amables, por ejemplo, o decir buenos días, o cualquier otra expresión de amabilidad cotidiana. Pero tampoco se trata de que nos engañemos. ¿O no?

Hoy se cumplen nueve años del fallecimiento de mi papá


Hoy se cumplen nueve años de la muerte de mi papá. Me parece increíble que haya pasado tanto tiempo. Me parece insólito que no esté. Pienso mucho en mi papá y la verdad es que el que no esté es como una herida que no sana más. No digo más, pero lo extraño.

Tuesday, June 02, 2015

Murió Flavio Cedillo



Uno de los maestros del Centro Universitario México (preparatoria), el que daba matemáticas, Flavio Cedillo, falleció hace un par de semanas, según entiendo. Tipo interesante, brillante en la enseñanza de esta ciencia y arte que en este país se desdeña y que se ha ganado fama de difícil cuando en realidad es tan complicada como cualquier otra asignatura.

Recuerdo cuando Flavio nos enseño los problemas del estilo

SEND + MORE = MONEY

y procedimos a analizarlo bajo la idea de D + E = Y, N + R = E, E + O = O y S + M = M en donde M, de hecho, tiene que ser 1 a fuerza. Podemos hacer sustitución de algunos valores y eventualmente hallaremos la solución. Es un problema de álgebra elemental realmente.

Cuando estábamos en estos menesteres, creo que fue Arturo Kéller (o Fernando Núñez), dos mejores amigos de ese tiempo, quien salió con uno nuevo:

FLAVIO x 5 = CEDILLO

Se deja de ejercicio a quien quiera intentarlo. El 5 se quedó así porque no pudimos reemplazarlo por alguna letra inicial de los apellidos de Flavio.

Como sea, descanse en paz el buen profesor. Siempre buena onda, siempre amable. Compartimos muchas comidas anuales de la generación del CUM pero ahora hemos perdido un gran hombre.