Saturday, May 25, 2019

Receta para vivir mejor



El mundo es en realidad un lugar hostil para vivir. De hecho, la vida no es fácil y la supervivencia en ocasiones es muy complicada. En regímenes políticos como el nuestro, donde supuestamente el capitalismo es lo que impera, hay que hacerse de recursos para poder salir adelante. Y desde luego, tenemos que luchar cotidianamente contra el aumento de precios en todos los rubros, por ejemplo, cosa que hace la vida más difícil, porque en general los egresos alcanzan a los ingresos y no hay nunca suficiente compensación. En los últimos 40 años en México, por no decir más, la lucha constante es la de evitar que los gobiernos nos quiten el poder adquisitivo, cosa que hacen mediante un sinfín de trucos: inflación y devaluación, son dos de ellos. Cuando estos eventos ocurren, los que vivimos en este país perdemos valor a nuestro trabajo porque sí, nominalmente ganamos lo de siempre, nada más que ahora ya no alcanza para pagar lo que antes pagábamos con nuestro sueldo.

Pero yo creo que aparte de los malos gobiernos, que por años se han servido con la cuchara grande, como por ejemplo Peña, que claramente vivía como un emperador. Y la prueba está en las listas de vinos y licores que se sirvieron en el avión presidencial en sus viajes, o bien, en lo que hicieron cuando el Peje abrió los Pinos y quitó a este inmueble el status de residencia oficial. Vamos, que antes de abrir las puertas de la casa del presidente en turno, se llevaron todo, hasta los cuadros. Dejaron el cascarón. ¿Por qué? Porque no hubiesen podido justificar la ostentación y lujo con el que vivían. Y para muestra un botón: en el mandato de Fox, hubo el "toallagate", porque se aceptó dotar de toallas por unas cantidades bárbaras. Si no lo recuerda, vea aquí.

Pero todo esto es mera consecuencia de un capitalismo brutal, que no piensa más que en el beneficio propio. Y entonces, el capitalismo tiende sus reglas del juego y obviamente impide o hace difícil el compartir las cosas con los demás, que sería una posibilidad razonablemente buena para no vivir tan mal en muchas ocasiones.

Lo que quiero decir es que en el capitalismo el compartir es literalmente ilegal. Si yo me compro un programa de computadora, está prohibido que se lo pase a mis amigos. Si me compro un libro electrónico, no puedo compartir con nadie este contenido. Y entonces, o lo hacen muy difícil de compartir o bien lo hacen ilegal. Y esto pasa con la música y en general con prácticamente todos los contenidos digitales. Pero esta prohibición (real o aparente), para hacer complicado o ilegal el compartir, va en contra de algo natural: nosotros queremos compartir con amigos y familiares lo que sabemos y por qué no, lo que tenemos.  Y el capitalismo nos quiere prohibir esta actitud elemental.

¿Qué hacer? La realidad es que no es tan difícil brincarse esta prohibición. Por ejemplo, el software libre y de código abierto, permite que todo aquel que quiera pueda compartir con propios y extraños el trabajo de software de otros. Esto también puede verse en algunos artistas y escritores, que permiten que sus contenidos se difundan de manera libre y gratuita. Y déjenme ponerles un ejemplo que viene directamente de los Estados Unidos: Embarcadero es quien hace Delphi, un lenguaje de programación para Windows. Hoy en día el lenguaje está más que maduro y permite crear aplicaciones para iOS, Android, Windows y Mac OS (y ya incursionan en Linux de nuevo). Pues bien, en los últimos años Embarcadero vendía muy caro su software y probablemente siempre ha tenido sus clientes que le comprarán todo porque satisface sus necesidades. Pues bien, hace un par de meses anunciaron su "community edition", la cual es casi idéntica aue la versión comercial (que cuesta más de 2 mil dólares), con la restricción que no puede usarse para hacer software comercial que exceda en total unos 5 mil dólares anuales (unos 100 mil pesos al cambio actual).

Y Embarcadero parece haberse dado cuenta que si "regala" parte de su trabajo, poniendo una restricción que no es tan grave y que permite a muchos usar Delphi, probablemente la base instalada de programadores en esta plataforma pueda crecer. Y lo mismo ha hecho Microsoft con su Visual Studio. De acuerdo a una entrevista que hice a un programador de la empresa, cuyo nombre no me acuerdo en este momento, Visual Studio "community edition" es más que suficiente para la mayoría de los programadores.

Pero todo esto no tiene porqué mantenerse en el ámbito del cómputo. Curiosamente Donald Knuth, una "vaca sagrada" del mundo de las ciencias de la computación, nos dice: "Lo que es importante, una vez que uno tiene suficiente para comer y una linda casa, es qué puedes hacer por los demás, que es lo que puedes hacer para contribuir con la comunidad en la que vives" [*].

Así pues, si todos damos y ponemos de nuestra parte, podemos hacer este mundo hostil en muchos sentidos, un poco mejor. Pongo ejemplos: ¿Qué tal que los médicos den una tarde, un par de horas, a la semana, para atender a personas que muchas veces no pueden pagar una consulta con un especialista? ¿Qué tal donar un poco del tiempo libre a enseñar a otros lo que uno sabe? Por ejemplo, cuando he organizado unos cursillos de programación, por cuestiones de espacio sólo hay cinco lugares. Se cobra a cuatro y se da un lugar para un "becario", lo cual es una forma de ayudar, quizás no exageradamente buena, pero seguro ayuda a alguien.

La receta es fácil, pues, y Knuth no lo pudo haber dicho mejor.

_______

[*] Jack Woehr. An interview with Donald Knuth. Dr. Dobb's Journal, pages 16-22 (April 1996).

Sunday, May 19, 2019

La actuación del Peje en estos pocos meses



La nueva administración del gobierno, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, lleva unos seis meses en funciones. Y en este tiempo muchas decisiones han sido muy polémicas. Por ejemplo, decidió que el Nuevo Aeropuerto, que se estaba ya construyendo en Texcoco, se suspendería, a pesar de llevar un 30% de avance y que a cambio, se haría uno en Santa Lucía. Habiendo no sé cuantos contratistas, la decisión del ejecutivo es de dudarse pues hay que indemnizar a todos los que fueron contratados para la obra de Texcoco, pero eso no impidió que el Peje tomase esa decisión.

Otras decisiones como quitar el apoyo a guarderías para darles directamente a los padres de familia el apoyo, fueron malinterpretadas por aquellos que sólo buscan desprestigiar al nuevo gobierno. Y en muchos casos, temas en donde nadie hablaba ahora todos son expertos y evidentemente ninguna decisión de López Obrador les gusta.

Yo les diré qué pienso: que no los entiendo. ¿Querían seguir como cuando estaba el PRI con Peña, en donde éste vivía en los Pinos como un verdadero rey? ¿Querían que todo cambiara mientras a ese grupo que no está ahora contento con el Peje no les afectara en nada? ¿Qué esperaban que pasara? ¿Y en términos reales, cuánto les afecta las decisiones del Peje directamente?

Porque miren, el mexicano es aquel que quiere que haya reglas, orden, regulaciones, leyes, siempre y cuando no le afecten a él. Así, quiere policías honrados, pero no se tentará el corazón si dando una mordida les perdonan una infracción, por ejemplo. Y es por eso que las cosas están así y hay esta absurda polarización. Además, ahora mucha gente ha visto en las redes sociales una forma de sacar toda su frustración, una válvula de escape, y en su desesperación de tener que aguantar al Peje los siguientes seis años, ponen cualquier nota que lo desacredite, aunque ésta sea reciclada o manipulada evidentemente.

En mi opinión, hay que esperar a ver qué pasa. Si el Peje dice: "Me canso ganso" o "lo que diga mi dedito" en sus "homilías mañaneras", me da lo mismo. Pero si empezamos a ver que la economía empieza a verse afectada, lo que inmediatamente notaremos en nuestros bolsillos, entonces habrá que hacer las reconsideraciones del caso.

El asunto es que los memes, los videos falsos, las fake news, las notas y fotos recicladas, como aquella de una marcha fifí contra AMLO en donde en realidad era una foto de la marcha contra la inseguridad de hace unos años, no les hace un favor a nadie y enturbia más el ambiente. Es claro que quien pone una foto reciclada o pone una nota en contra del Peje lo hace por diversos motivos, algunos personales, para sacar su frustración, etcétera, pero habría que revisar qué publicamos y ver las razones por las que así actuamos.

Cabe decir que no me interesa defender al Peje. Tuvimos años y años con personajes de terror en la silla presidencial y ahora el Peje, el que era el Mesías de este país, ahora es más malo que la carne de puerco. ¿Y Peña, apá? ¿Y Fox, apá? par de tipos tontos y nefastos que gobernaron este país y demostraron una gran ineptitud, pero ya los olvidamos, ya no están. Uno es un bocón que habla desde su rancho porque no lo han  medicado y el otro no dice nada porque está más ocupado con su nueva novia en España. Al menos eso dicen en las redes sociales, ¿verdad?

Así pues, ¿qué es falso y qué no? ¿a quién le vamos? ¿por qué no actuamos de forma más inteligente? ¿por qué no actuamos así hace unos años (donde cabe decirlo, ya había redes sociales)? ¿De verdad alguien quiere regresar a los tiempos en donde los ciudadanos de este país son clientes cautivos de una sarta de ladrones que se llevaron miles de millones (y que nadie los atrapa para juzgarlos)? Ahí se los dejo de tarea.

Thursday, April 11, 2019

La UNAM publicará mi libro de Vida Artificial (*)


Hoy fui a Fomento Editorial de la UNAM, en donde desde hace un par de meses trabajaban sobre el dictamen de mi libro sobre vida artificial llamado "Jugando a ser Dios". Es un libro de divulgación sobre cómputo, en donde se hace un largo camino por toda esta "nueva ciencia" de lo que eventualmente se ha llamado como "Alife".

El libro, anteriormente, fue evaluado por el comité editorial de la Facultad de Ciencias de la UNAM, cuyo dictamen fue favorable, pero con la salvedad de que no había dinero para la impresión del mismo. Vamos, este es un problema recurrente en este sentido y no sólo en la Academia.

Anteriormente, había enviado el libro a la parte de divulgación de la ciencia de la UNAM, quien dio el visto bueno y prometió publicarlo. Sin embargo, la colección de libros "Cómo ves", me pidió una serie de cambios para mantener el formato que ellos usan. Hice los cambios y pasó casi un año para que de pronto me mandaran una carta, respondiendo a la mía sobre qué había pasado con mi libro, indicando que no lo editarían ellos, no hoy ni nunca. En fin, un mal momento, un pésimo trato a un autor al cual ya le habían aceptado su obra. Jamás, en ninguna parte y menos en la UNAM, alguien me había tratado de esa manera.

Como sea, todo parece haberse resuelto y Fomento Editorial de la Universidad Nacional me ha dado la buena noticia que a más tardar para el 2020 sale mi libro, pero que podría acelerarse si ocurren algunas cosas favorables. Si tengo más información, se las haré llegar a mis cuatro lectores que aquí me leen.

____
(*) La portada que ven es un boceto de mi hermana Marga,a pedido mío. No sé si esta sea la portada final.

Tuesday, April 02, 2019

Una idea para que el Metro funcione mejor



Desde que vendí el Bachoco (mi Chevy blanco), me transporto en metro, metrobús, peseros, etcétera. Claramente la diferencia entre tener o no coche es básicamente el tiempo que tardo en hacer un traslado. Si por ejemplo, del Toreo a Ciudad Universitaria me llevaba entre 40 minutos a una hora (dependiendo del tráfico -en coche), ahora en el camión "Canal de Chalco", bien podría hacer dos horas o incluso más. Y eso sin contar con la cantidad de gente que a veces atiborra el transporte y es cuando vamos todos cual sardinas. Pero no todo es malo. En el transporte público puedo leer muchas veces, cosa que si voy conduciendo el coche simplemente no puedo. Una cosa por otra, digámoslo con optimismo.

Pero el punto es que el Metro se ha convertido en uno de los transportes que uso con más frecuencia. La línea que va al Rosario, partiendo de Barranca del Muerto es de las que más uso y en los últimos tiempos, ¿seis meses? ¿Un año? he visto el deterioro de toda esa línea. Y eso que Mancera le subió "dos pesitos" al boleto del Metro, pero las cosas realmente no mejoraron.

Se sabe que el Metro es importantísimo en las ciudades donde existe este tipo de transporte. En el Reino Unido es básico y el costo por viaje es de casi una libra (o quizás ahora más), pero no es comparable penique contra centavos mexicanos, porque lo que habría que considerar es ahí el costo de la vida, el salario mínimo de cada país, etcétera. Ahí es donde las comparaciones fallan y donde los gobiernos locales en nuestro país usan para decir cosas como: "¿qué son dos pesos más al metro cuando en Inglaterra el costo del pasaje, por un solo viaje es de 23 pesos? De hecho, el salario mínimo en el Reino Unido (por hora), es de 3.90 libras, lo que es equivalente al Salario Mínimo en México (por ocho horas de trabajo) y ojo, hablamos de ser un aprendiz.

Pues bien, como decía antes, el Metro cada vez se ve más deteriorado y la razón parece ser no muy difícil de entender: el dinero que debería usarse para mantenerlo se ha desviado quién sabe a qué cuestiones, se ha robado, o ambas cosas. Es claro que un sistema como el del Metro requiere de un mantenimiento constante. No basta con hacerlo y que funcione solo. Y el hecho de ver como cada vez está peor en todos los aspectos, habla de que algo está pasando con el dinero para mantenerlo.

Por ejemplo, las escaleras eléctricas en la línea naranja (Barranca-El Rosario), dejaron de funcionar y el Gobierno de la Dra. Sheinbaum dijo que estarían funcionando todas hace un par de semanas, cosa que desde luego no pasó. Y sí, parece ser que cada vez se ponen más escaleras eléctricas en funcionamiento, pero hay algunas que siguen sin funcionar.

Y pensando en todo esto mientras me trasladaba en el Metro, ¡qué grandote, rapidote, qué limpiote! como diría Chava Flores, me doy cuenta que quizás lo que está fallando también es el esquema administrativo de dicho transporte. Por ejemplo, vayan a la estación Revolución (línea azul). Notarán que está muy limpia, nada deteriorada, funcional, etcétera. Como si ahí alguien sí hubiese metido dinero para mantener en muy buen estado la estación. 

Y entonces esta es mi propuesta: que no exista un organismo que decida en qué se usa el dinero para mantener el Metro y que al menos, se divida esta administración en especie de "delegaciones" (ahora llamadas alcaldías), de forma que haya un responsable por mantener una línea completa en buen estado. Desde luego que para ello se requerirán fondos, los cuales se otorgarán de acuerdo al volumen de personas que usan cada línea. Mi idea no es la más novedosa y así, por ejemplo, se supone que funciona la ciudad de México, en donde cada alcaldía (delegación) tiene una cantidad de dinero que le da el gobierno de la ciudad de México, amén del dinero que la propia alcaldía pueda hacerse por ciertos servicios que presta.

Dicho de otra manera, si se asignan responsables de cada línea en el Metro, dependiendo de un previo estudio de cantidad de personas que usan cada línea, posiblemente la administración podría ser mucho más eficiente y cada "alcalde" de cada línea, estaría obligado a rendir cuentas de cómo funciona la línea de la cual es responsable.

Sí, sé que el Metro son palabras mayores, pero el hecho es que en todos los países donde hay los problemas son parecidos y no veo, por ejemplo, que los británicos -que tienen uno de los metros más antiguos del mundo- no mantengan funcional su sistema de transporte colectivo. Pero es cuestión de analizar qué pasa, y la Dra. Claudia Sheinbaum es física, por lo que entiendo que de análisis y de mediciones, ella es una experta. Está entrenada. Me consta.

Tuesday, March 26, 2019

Una idea interesante para mejorar radicalmente su ajedrez




Una interrogante que alguna vez se hacen los ajedrecistas es por qué cuesta tanto trabajo mejorar en ajedrez? Los jugadores del noble juego estudian libros, van a torneos, hacen ejercicios de táctica, se cansan de tratar de entender los terriblemente difíciles finales de torres y peones. Compran información, ven videos, se hacen de libros electrónicos, de monografías de aperturas concretas, etcétera. Gastan una ingente cantidad de tiempo en tratar de desentrañar los secretos del juego ciencia y pocos lo logran. ¿Qué hace falta entonces para mejorar?

Aunque esta nueva idea pudiese no servir para todos he aquí de qué se trata: Lo que debe hacer un jugador para mejorar es intentar el “método del pájaro carpintero”, y este consiste en hacer 1000 ejercicios de táctica en un mes. Descansar unos días y repetir la resolución de los ejercicios, pero en 15 dís máximo. DE nuevo, descansar unos días y repetrir la misma tarea, pero en una  semana y finalmente, después de un descanso de un par de días, realizar una vez más los mismos ejercicios, pero en unas 24 horas, de ser posibles, seguidas.

Suena extraño, pero la idea detrás del método es ésta: el subconsciente de los seres humanos gobierna nuestras acciones automáticas. Si vamos en un auto, conduciéndolo, y de pronto se nos cierra otro vehículo, no tendremos tiempo de dar “el volantazo” para esquivar la posible colisión si es que lo racionalizamos. En ese instante de peligro el subconsciente “toma el control”, por decirlo de alguna manera, y da le volantazo para esquivar el golpe. Este acto “reflejo” es consecuencia de la experiencia que un conductor tiene al volante. Piénsese cuando el lector comenzó a manejar un automóvil. Sus primeras veces deben haber sido complicadas. Habrá incluso pensado que los demás autos iban demasiado rápido. Pero con el tiempo, la práctica constante al conducir, de pronto ya lo hace en forma automática y puede ir escuchando la radio, platicando con el copiloto y hasta comiendo algo.

Y es que el conocimiento ya se introdujo en el subconsciente. Cabe decir que en la medida que uno crece, el acceso al subconsciente empieza a limitarse, hay menos neuroplasticidad y para poder aprender algo hay que trabajar mucho más. Hay que decir que el mecanismo para meter información al subconsciente es simple: se basa en la repetición. Si uno repite por un tiempo determinado una y otra vez los mismos datos, eventualmente el cerebro los procesará y de alguna manera los hará propios, alojándolos en el subconsciente.

Si regresamos al ajedrez, observaremos que los creadores de este método, de Axel Smith y Hans Tikkanen, parecen estar convencidos que de esta manera, en un lapso de unos seis meses, se pueden hacer progresos notables, incluso para llegar a ser grandes maestros.

Hay que decir, sin embargo, que este método no es para todos: requiere de mucho trabajo personal y de mucho tiempo y en la mayoría de los casos, las personas no tienen tiempo o tal vez no tienen ganas de trabajar tantas horas seguidas en ajedrez. Pero bueno, sea como sea, la idea es original y a nadie se le había ocurrido antes. Habrá que ponerla en práctica y verla con la experiencia propia, amén de ver a otros jugadores que hayan puesto en la práctica este esquema. Mientras tanto, ahí está la idea, ahora falta confirmarla.

Sunday, March 24, 2019

De la crítica a la lapidación



Vivimos tiempos interesantes. Hoy todos nos sentimos con derecho a criticar todo lo que hace el gobierno de López Obrador. Gracias a las redes sociales, Facebook, Twitter, parece que todos podemos expresar nuestras opiniones sobre cualquier tema aunque lo desconozcamos en total. Pero pensemos lo que pasó en el sexenio pasado, no muy lejos de éste que lleva poco más de 100 días de gobierno.  Con toda franqueza (y sin buscar en Google, por favor), ¿quién me dice el nombre del titular de Conacyt del sexenio de Peña? ¿Quién me muestra los errores cometidos por el Conacyt en el otorgamiento de apoyos, becas, estímulos, etcétera? Posiblemente nadie, porque se fijaban ciertas reglas de operación y Conacyt tenía un director que mientras medio cumpliera con lo que se esperaba de él, no pasaba nada. No hacía mucho ruido y seguía la máxima de que "calladito se veía más bonito".

López obrador nombró a la Dra. Elena Alvarez Buylla para que fuese la siguiente directora del Conacyt en esta "flamante" cuarta transformación (sea lo que sea lo que significa esto). Y la nueva directora ha tenido que lidiar con problemas que en el pasado simplemente hubiesen sido inexistentes. Por ejemplo, el subdirector de comunicación resultó ser un personaje con carrera trunca pero cursando el tercer semestre de una segunda carrera. Y las críticas no se hicieron esperar logrando que el susodicho renunciara a su puesto.

Pero este no ha sido el único caso. Otra funcionaria del Conacyt tenía una licenciatura en moda (?) y desde luego, fue puesta en la picota de las redes sociales. Hasta donde entiendo, fue removida de su cargo. Hoy aparece el caso de la directora de Comunicación Estratégica del Conacyt, Cristina Pouliot Madero, que fue señalada en redes sociales luego de que se descubriera un blog en el que se dice creyente de la “astrología, revoluciones solares y los tránsitos”.


Cristina Pouliot Madero

Pero analicemos el caso: Cristina Pouliot Madero es doctora en biblioteconomía. Vamos, tiene un doctorado y por ende, se asume, que tiene un rigor de acuerdo a su nivel académico. Es decir, la doctora no tomará (o no debería) tomar decisiones sin meditarlas. Finalmente está en comunicación estratégica de Conacyt y al final del día en su chamba tiene que informar de las estrategias que tomará la institución, es decir, ella no está más que para comunicar dichas estrategias.

Pero además, de esto, si la doctora Pouliot cree en la astrología, está en su derecho. Si tiene una página web, si ha dicho que cree en la astrología académica (sea lo que sea lo que esto significa, muy su problema. Si sus creencias no interfieren con su puesto, ¿por qué criticarla? Y entiendo, se supone que el Conacyt está la gente de ciencia que no cree en esas patrañas como la astrología, sí, pero pensemos un poco. ¿Habrá gente en Conacyt que crea en Dios? ¿Por qué no criticamos con la misma vehemencia a esos funcionarios que trabajando en Conacyt, creen en Dios, que finalmente tampoco se considera en los afanes de la ciencia? ¿Por qué creer en la astrología es reprobable pero en Dios no? ¿Quién decide qué creencia es la válida?

No faltará quien me diga que la astrología está demostrada como una teoría falsa, llena de patrañas y mentiras, y en el caso de Dios, pues simplemente no sabemos. Y yo les diría que si es así, si no tenemos la mínima idea de qué es Dios, ¿nada más por eso entonces vale esa creencia? En mi opinión, cada quien puede creer en lo que mejor le plazca y mientras no interfiera con su trabajo, pues no hay que criticar. Las creencias finalmente, están en un plano privado y no público, aunque haya gente que diga a los cuatro vientos que cree en la astrología, en Dios o en Messi.

Pero entonces observo el siguiente fenómeno: quienes critican la designación de la Sra. Pouliot buscan a toda costa lapidarla. No basta la crítica sino, como dice un amigo: "hay que chingársela". Es decir, critiquemos abiertamente la designación en cuanto medio podamos. Hagamos que la doctora en cuestión se sienta avergonzada y entonces renuncie, y busquemos a alguien a modo para que estemos más contentos todos. Porque en serio, la idea es destrozar a la mujer porque sus creencias son descalificables, aunque las creencias sobre Dios sean indemostrables. Así, erijámonos de jueces supremos y digamos a la gente qué debe creer y qué no. Y definamos creencias que son válidas mientras que descalificamos las que se nos antojen.


Paola Villareal

Y ahí les va un dato para aquellos que quieren seguir criticando al nuevo Conacyt, en lugar de ver la oportunidad de que la institución mejore: la nueva directora de ciencia de datos es Paola Villareal (@Paw en Twitter), que además, conozco en persona. Ella es una programadora sin educación académica formal. Para más de uno esta es una mala elección considerando que habrá más de un doctor que es capaz de lidiar con estos temas. Pero les diré algo más: Paola es una estupenda programadora y además, ha ganado una distinción (y una beca), del MIT. Así que no, no tiene ni la licenciatura pero hasta el MIT ha aplaudido su trabajo y la ha hecho acreedora a un premio. ¿Entonces? Después de saber esto, ¿hay que quitarla de ese puesto? ¿o no?

Ahí se los dejo a la reflexión.

Saturday, March 23, 2019

Los resultados del mal gobierno citadino



Yo tengo que viajar en Metro con mucha más frecuencia que antes. La razón es que hace un par de años vendí el "bachoco", un chevy blanco, y eventualmente empecé a usar la red de transporte público: camiones, metrobús y Metro.

En los últimos años en particular, el deterioro del transporte colectivo por excelencia, el Metro, ha sido evidente. Mancera, si mal no recuerdo, subió a 5 pesos el boleto del Metro y alegó que de esta manera se tendrían recursos para mantenerlo funcionando. Cabe decir que el gobierno de la Ciudad de México siempre ha salido con el dramático anuncio del subsidio al Metro, que para cuando subió "dos pesitos", se suponía que el costo real de cada boleto era de 13 pesos.

Y el deterioro se observa en cada estación: cajas donde venden los boletos que no parecen estar en condiciones óptimas. Oficinas de operadores que se ven semi-abandonadas, sucias, sin suficiente luz y nunca con el eprsonal que ahí debiese estar. Pero no me crean, vayan y súbanse al Metro para que vean ustedes directamente esta realidad.

Y creánme, puedo entender que el Metro es un organismo gigantesco, pero se hacen más de 2 millones de viajes por día, lo que equivale -sólo en boletaje, unos 10 millones de pesos diarios. En un mes son 300 millones. Y sí, es tan grande la red del Metro que probablemente este dinero no sea suficiente, pero parecew evidente que este problema de las escaleras es producto del robo en despoblado y a la corrupción. Hoy, prácticamente todo organismo del gobierno citadino requiere de miles de millones para rescatar todo lo que se ha abandonado por falta de mantenimiento. ¿Por qué ahora pasa esto? Porque claramente los recursos no se han aplicado, porque en los últimos años los gobiernos en todo el país han visto al ciudadano como un cliente y lo han tratado de exprimir para llenarse los bolsillos. No es gratuito el hecho de tanto gobernador ladrón.

De acuerdo con Milenio, las fallas en las escaleras eléctricas se debe a la antigüedad y la falta de mantenimiento, (de acuerdo con el STC). La vida útil de unas escaleras es de aproximadamente de 25 años, en total, el Metro cuenta con 468 escaleras eléctricas aproximadamente. Y notas periodísticas han informado que se requieren unos 800 millons de pesos para restaurar el funcionamiento de todas las escaleres mecánicas del STC Metro. Así las cosas.