Thursday, October 30, 2014

La fama instantánea y efímera

Internet se ha polarizado a las redes sociales. Todo el mundo está en Facebook y/o Twitter. Se dirimen puntos de vista en batallas campales de comentarios, muchas veces incluso demasiado agresivos, groseros y vulgares. Mucho de esto se basa en el relativo anonimato que da la red. Pero amén de esto, las redes sociales de pronto se han convertido en hacedores de fama instantánea. Podemos ver, por ejemplo, a un niño que toca la batería y sin importar si lo hace bien o mal, surgen una infinidad de comentarios sobre el nuevo prodigio que vemos en un video sacado con el celular.

Y esta fama rebasa las fronteras, porque mucha veces el video sale de YouTube y se populariza al grado tal, que el artista o personaje en cuestión, se vuelve la sensación del momento (recordemos a Gangnam style, por ejemplo, con 2 mil millones d vistas de su video). Localmente se observa también este fenómeno. Tenemos ahora un catálogo interminable de jóvenes (y no tan jóvenes), que se ponen frente a su camarita de video y hacen un sketch dizque cómico, o platican de las cotidianidades, muchas veces actuándolas. Así tenemos a Werevertumorro, Soy Germán, Yuya, Yostop y una infinidad de personas que quieren vivir como comediantes. Tienen millones de visitas y de verdad, en muchos casos son lamentables en sus contenidos pero claro, muchos chavos y chavas los han tomado como modelos a seguir, les parecen simpáticos y bueno, lo que el público pida, ¿no?

Y en otro ámbito sabemos de nuevo, por las redes sociales (en el ámbito local), que en México ahora tenemos una generación de jóvenes ajedrecistas todos sensacionales. Y aparecen recibiendo premios, medallas, trofeos, computadoras, etcétera. Y sí, es bueno motivar a los niños y jóvenes en el ajedrez, pero tampoco se vale andar poniendo por las nubes a jugadores que de verdad, les falta mucho para dar el ancho. Porque miren, de pronto aparece un niño de 10 años que ganó un torneo X o fue primer lugar en la Olimpiada Nacional de Ajedrez. Y resulta después que ese mismo niño va a competir a eventos internacionales, que no son otra cosa que festivales infantiles y juveniles. Y oh sorpresa, nuestra naciente estrella choca contra la realidad: Niños de su edad no juegan como él, 1700 puntos de rating, sino que tienen ya al menos 2100 puntos Elo. Y entonces no hay competencia posible y frustra al ensalzado niño, porque no puede entender que él, siendo tan buen jugador en México, esté jugando en las últimas mesas, luchando por no quedar último en el torneo o festival internacional.

Yo diría pues que habría que hacer un alto y sopesar contra la realidad las cosas. Un niño de diez años que gana la Olimpiada Nacional debería -antes de ser enviado como carne de cañón a un torneo al extranjero- la posibilidad de poder trabajar con entrenadores o al menos, que tenga una guía de ellos. Y lo que se gastan muchos padres en mandar a sus hijos a esos torneos frustrantes, bien podrían invertirlo contratando a un fuerte jugador que ayudara a guiar los pasos de esta promesa local.

Y no se me malinterprete. No es que no me guste que los niños salgan al extranjero a jugar ajedrez, sino que en términos reales no es una buena idea porque no están preparados, porque otros niños de otros países, con las mismas edades que los nuestros, ya juegan a un nivel muy superior. El fogueo es importante pero no hay tal cuando la diferencia de fuerzas es insalvable. No sirve y sólo causa frustración. Y solamente en términos comparativos y para ilustrar el asunto, a las Olimpiadas de verano mundiales (los juegos olímpicos que vemos en la televisión), los atletas que van por México se tienen que ganar su lugar. Pueden ser el mejor en su especialidad en nuestro país, pero si no logran la marca mínima pedida para esa prueba por el COI simplemente no van, aunque sean lo mejor que tenemos aquí.

Por eso hay que ser más cuidadosos con estas expresiones de júbilo, en donde se ponen fotos en las redes sociales de los éxitos de un atleta primerizo, o bien, videos de alguien que sí, toca para su edad un instrumento de manera razonablemente buena, pero que finalmente, de ahí a convertirse en un prodigio que hay que apoyar y seguir, pues como que todavía falta mucho camino por andar.

Hoy, gracias a las redes sociales todos podemos de pronto tener fama instantánea... y efímera, que se acaba al primer descalabro del ajedrecista ensalzado, o al intérprete novato que de pronto crece y entonces deja de ser simpático y entonces regresa a ser alguien más, y no un prodigio inventado por la inmediatez de Facebook.

Wednesday, October 29, 2014

Programación lúdica: avances en el filtro de erosión


Prometo que este será el último artículo sobre la idea de filtrar una imagen para poderla hacer más legible. El problema parte de una tesis que está microfilmada, pasada a pdf (hoja x hoja como si fuesen imágenes), las cuales se ven como si estuviesen impresas en supernegritas. Hay varias cosas interesantes que pueden mencionarse aquí. Una de ellas es que el cerebro tiene un maravilloso sistema de filtrado que hace que podamos leer la tesis en cuestión, a pesar de cómo se ven las letras  y palabras que casi parecen manchones.

Pero ahora lo que quiero mostrarles es unos pequeños avances en el problema a resolver. Las soluciones de los lectores binarios fueron interesantes, pero algunas de ellas inaplicables. Alguno indicaba que usara una red neuronal. Otro, que hiciese un análisis de cada manchón, lo asociara a la letra correspondiente y entonces pasara por cada línea analizando manchones. Ambas ideas sin duda se pueden hacer, pero se requiere mucho tiempo para implementarlas. ¿No podría haber una solución más simple y automática?

Decidí ver qué filtros podían servirme. Alguien me había dicho que el filtro "mediano", que toma de la vecindad que queramos (3x3, 5x5), los pixeles y que los ordenara y tomara el de la mitad. En realidad este filtro sirve para limpiar imágenes con ruido, con "artefactos", como se dice en el argot del proceso digital de imágenes. Lo probé directamente en Photoshop, pero no sirvió. No mejoró nada el asunto y por eso decidí no implementarlo en mi programa.

Hoy en mi clase de proceso digital de imágenes, hablé del problema y comenté que usando la matriz de 3x3 había obtenido cierto resultado interesante, pero que el filtro máximo (también llamado de erosión), estaba usando la mínima vecindad posible (radio = 1 pixel) y por ende, no podía mejorar el asunto.
"Si pudiese usar una vecindad de la mitad del pixel", dije casi sin pensarlo y un alumno, que de programación sabe bastante, me indicó una posibilidad para "simular", una vecindad de medio pixel de radio (recuérdese que el pixel es "la menor unidad homogénea en color que forma parte de una imagen digital" (Wikipedia). Su sugerencia fue: "¿qué tal duplicar de tamaño la imagen original y entonces aplicar el filtro erosión con radio 1? Eso sería equivalente a tener una vecindad de medio pixel, ¿no?". Quizás tenía razón. Le dije que lo probaría.


Fragmento del texto duplicado en tamaño (arriba) y el texto original (abajo)



Y heme aquí haciendo pruebas. Aunque no resuelve el problema de manera completa, me quedó claro que la idea tiene muchas virtudes. Al duplicar la imagen y usar el filtro con una vecindad de 3x3 (radio=1) significa básicamente estar haciendo el filtro erosión con radio=0.5.



Filtro erosión, aplicado a la image original (arriba) y aplicado a la imagen duplicada (abajo)

Estos son los resultados. ¿Qué piensan ustedes, estimados lectores? ¿Ven mejoras sustanciales en este asunto?

Todo tiempo futuro: El Cuarto Paradigma



Hoy recibí de la UAM la revista que publican, "Casa del Tiempo", la cual puso el texto que leí en la presentación del libro El Cuarto Paradigma" a manera de pequeño articulito, el cual se titula: "Todo tiempo futuro: El Cuarto Paradigma". Agradezco desde aquí la deferencia para la publicación del mismo. El texto en cuestión lo puse en mi blog y puede leerse aquí.

Tuesday, October 28, 2014

De concursos fraudulentos: la realidad


Los concursos, promociones, sorteos, que se hagan en este país, o en cualquier otro país decente, están sancionados por las autoridades locales. Por ejemplo, aquí la Secretaría de Gobernación da un permiso a las empresas o particulares que quieren promover un concurso, sorteo o rifa pública. Haqy ciertas reglas que se contemplan para otorgar el permiso. Por ejemplo, Gobernación no exige pero apela a que si los premios son viajes, se den para centros turísticos del territorio nacional. Es decir, prefieren que los ganadores vayan a Cancún que a Disneylandia, por ejemplo. Igualmente, entre las reglas existentes, los premios se tienen que dar. No se vale que queden desiertos (a menos que haya alguna claúsula específica en la naturaleza de un concurso particular). Si por alguna razón los premios no se entregan, pasan a ser propiedad de Gobernación, al menos para el caso de México.

Las regulaciones de los concursos -al menos en México- permiten protegernos de alguna manera de promociones falsas o fraudulentas. Uno puede, si un concurso tiene permiso de Gobernación, reclamar si considera que las cosas no han sido justas o de acuerdo a las bases. Les recuerdo mi caso con Nestlé y la empresa de mercadotecnia que organizó una promoción fallida, por ejemplo.

Pues bien, hace unos días hablé de un fraudulento concurso en Facebook, en donde supuestamente darían de regalo a los usuarios de esta red social 170 iPhones. Había que dar "me gusta" y compartir el enlace no sé cuantas veces para así poder concursar. Hoy se supone, era el concurso de los iPhones, promovido en Internet. Entré a la página de Facebook de estos personajes en donde se decía que había ya una lista de ganadores, seleccionados al azar y daban el enlace. Entonces entré a dicha liga esperando hallar una lista con 170 nombres, pero no. Lo que hay es una imagen con fotos del iPhone, sus características y con una caja de diálogo en donde me piden que dé mi nombre en Facebook para ver si soy un ganador de esta promoción. ¿Por qué no ponen la lista de nombre? ¿Por qué hay que darles información? Curioso en cualquier caso.

Como todo huele mal, puse cualquier nombre, "Jorge Pérez"... ¡Y oh, prodigio! me gané un iPhone. Desde luego, no se puede pasar de esta ventana. Y los enlaces piden que uno dé su número de teléfono celular para descargar contenido (apps). Todo es ilegal, ruin, nefasto, que demuestra que hay gente que no tiene la mínima ética y es capaz de engañar -y seguir engañando- para hacerse de los datos de terceros. Probablemente los que hayan puesto su nombre en la caja de diálogo tendrán entonces que aguantar una andanada de propaganda no solicitada a sus cuentas de Facebook.

El punto es pues ganar o no ganar en un concurso, sino el abuso de la buena fe de las personas. El punto es que los defraudadores quedan sin castigo alguno. No hay dirección, teléfono, razón social, nada. Son unos farsantes de los cuales nadie puede enorgullecerse. Lamentable de principio a fin.

De la hipocresía en las redes sociales


Facebook y Twitter, dos de las redes sociales más usadas en el planeta, están llenas de seres humanos hipócritas, en donde dicen ser defensores de la vida, de sostener los valores que nos enaltecen como raza pero, en realidad, son tan falsos como una moneda de tres pesos (porque sí hay monedas de dos pesos). Vemos, por ejemplo, imágenes de perros abandonados que buscan que alguien los adopte y entiendo el sentimiento, es feo ver a un animal desamparado dependiendo de la posibilidad de que alguien lo cuide en su hogar. El exceso de animales callejeros, particularmente perros y gatos, es un problema que lleva muchos años en la Ciudad de México, por ejemplo.

E igualmente, vemos que se enardecen los ánimos contra los que les gusta la tauromaquia. Debo reconocer que a mí no me hace feliz que a un animal como un toro, con más de 500 kilos de peso, sea vapuleado, disminuído a base de arponazos en su lomo, que le van quitando fuerza, todo para que un personaje vestido de manera extraña, demuestre su hombría, haga una faena y como premio mate al toro y corte orejas y rabo del animal a manera de trofeo. Y sí, a muchos nos parece deleznable esa práctica, pero jamás pensamos en cómo matan a los animales en los rastros. Se supone que son expertos en matar a los animales que nos comemos, sin dolor. Pero la realidad en los rastros mexicanos es atroz. Pero de eso mejor no hablamos, porque es feo. Ahí los derechos de los animales simplemente no existen y tampoco se ven seres humanos defendiéndolos. Vamos, que si vemos un video de cómo matan un animal en un rastro nos alarmaremos, y entonces saldremos con una virulenta andanada de comentarios contra semejante salvajada… que ocurre diariamente y de la cual jamás decimos nada. ¿Y por qué no decimos nada? Porque en el fondo nos comemos a los animales que matamos. Es la ley de la vida. ¿Que le vamos a hacer? Sí, no es deseable que mueran con sufrimiento, pero nos olvidamos de eso cuando nos zampamos un rico filete con papas, ¿verdad?

Y podemos ir más lejos. Podemos reclamar que se usen animales para la investigación de cosméticos. Suena ridículo en algún sentido que les echemos a conejos y ratones toda clase de polvos y líquidos a ver qué les pasa en la piel, pues de esos resultados dependerá la fabricación de algún producto de belleza para las mujeres. Y podremos decir misa y renegar de esta práctica, pero podrá más la vanidad humana antes que la protección de ¿los derechos? de los animales. ¿O no?

Y puedo ir más lejos. Leo el caso de un entomólogo, Piotr Naskrecki, que trabaja para el Museo de Zoología Comparativa de Harvard. Su última expedición lo llevó a la selva de Guyana, donde se encontró con una araña, la Theraphosa blondi, conocida como “araña Goliat”. Sus patas se extienden casi 30 cms. y pesa unos 170 gramos, casi tanto como un cachorro pequeño. Naskrecki tomó un especimen, lo sometió a un proceso de eutanasia y lo preparó para ser preservado y exhibido en un museo de Guyana. Pero fue probablemente la desafortunada metáfora con el cachorro lo que convirtió el blog de Naskrecki en un campo de batalla durante las últimas semanas.

Y los comentarios en su blog siguen llegando, a pesar de que el entomólogo ha explicado una y otra vez lo que hizo y porqué lo hizo. Tal vez fue la comparación con lo del cachorro lo que encendió los ánimos. Los que entran a su blog le piden que no mate animales, sino que haga versiones tridimensionales de ellos. Otros esperan que miembros de la familia del científico deberían ser asesinados y exhibidos en museos, y cosas por el estilo. En otras palabras, se trata de un caso perfecto para ver la dinámica del Internet en acción: un montón de gente preocupada súbitamente, que sólo espera el siguiente escándalo para ejercer el comentarismo virulento e ignorante de siempre, ignorando metodologías de estudio científico, experiencia de campo, e incluso la más elemental gramática.

Y Naskrecki se defiende diciendo: “Matamos miles de organismos sin darnos cuenta. Mira las instalaciones eléctricas y lámparas de tu casa o el radiador de tu auto, llenos de insectos y arañas muertas. Esa autopista por la que vas a trabajar: cada milla equivale a millones de animales y plantas que fueron exterminados durante su construcción (y si vives en un área altamente endémica, como California o Nueva Zelanda, su construcción probablemente contribuyó a llevar a ciertas especies al borde de la extinción). El tofú que comes porque comer carne es asesinato: probablemente viene de Brasil, donde gigantescas plantaciones de soya extendiéndose de un horizonte a otro han reemplazado las selvas y llevado a la desaparición a miles de especies”.

Y el científico concluye: “Es muy sencillo estacionarse en el caso individual de un organismo sometido deliberadamente a eutanasia. Lo hacemos porque es emocionalmente conveniente –es mucho más fácil sentirse superior cuando podemos señalar con el dedo a alguien que lo hace concientemente, incluso por una razón buena, justificable, pero no queremos pensar en esos trillones de animales y plantas que matamos en virtud simplemente de ir a la tienda.”

Ahí está pues ilustrada la hipocresía en la red. Díganme que me equivoco.

Friday, October 24, 2014

El mundo de las mentiras


Hace tiempo leí de un tipo en la India, que demandaba a la empresa que hace el desodorante Axe porque de acuerdo a la publicidad en televisión, al usarlo, le caerían encima las mujeres más guapas que uno pudiese imaginar. El amigo en cuestión se había llevado una decepción porque las cosas no parecían funcionarle. Y más de uno podrá esbozar una ligera sonrisa pensando que el de la India o es tonto o demasiado ingenuo, porque es claro que es simplemente publicidad, en donde sabemos todos, se exageran las bondades de los productos al grado tal que se convierten en ficción.



Pero pienso que el personaje que demandaba satisfacción por parte de Axe, le asistía un punto: le habían dado publicidad engañosa. Y eso estaba claro, porque no se morían por él las mujeres más atractivas y probablemente lo ignoraban como antes. El punto es que nos hemos acostumbrado a las mentiras porque pareciera que no le hacen daño a nadie y que además, todos sabemos que lo son. Pero el asunto no es saber que es una mentira, sino el hecho de ponerla como si fuese una verdad, con el afán de engañar al respetable público.

Veo, por ejemplo, en Facebook, que una empresa X tiene 170 iPhone 6 que va a regalar en una rifa. Para poder entrar en la misma hay que dar "me gusta" y compartir el artículo de la empresa promotora. Mucha gente lo hace porque piensa: "¿y qué tal que es cieto?". Pero esa manera de pensar es ingenua. Nadie da nada por nada y menos por recibir "me gusta" o compartir un artículo. No sé exactamente la razón por la cual quieren tener tantos "likes" y aparecer replicados tantas veces en facebook, pero es evidente que no habrá rifa alguna. No hay ninguna seriedad en un concurso donde no hay bases, no hay permiso de Gobernación, no hay dirección física de la empresa que dizque promueve el concurso, etcétera. Pero eso sí, te ponen una bonita foto con un montón de iPhones para que te la creas. Estos concursos son para empezar -si fuesen ciertos- serían ilegales, porque no están sancionados por la Autoridad. Dicho de otra manera, esto es mentir con dolo, de mala fe. Y no es primero que veo así.



Pero ya que hablamos de mala fe, en facebook también, una empresa que hace artículos de limpieza bucal pone un artículo dicendo: "ve a Shakira hacer un strip". Y da el enlace al video. Pero este video, que muestra a Shakira como muy sensual, como muy dispuesta a quitarse la ropa, no es más que una payasada para anunciar las tiras que se ponen en los dientes para blanquearlos. Es decir, el anunciante quiere jugar con las palabras "strip" de quitarse la ropa y "strip", que es el nombre de su producto. Eso es mentir porque incita a la gente a darle click al video para ver una cosa y encontrarse con otra.



Y esto se ve en muchísimos sitios de phishing, en donde nos llega un correo diciendo que se ha bloqueado nuestra cuenta de banco y que tenemos que actualizar nuestros datos. Viene un enlace que es apócrifo y que nos lleva, por ejemplo, en lugar de la página www.santander.com, a la página www.satander.com. Una letra de menos, que es fácil que no la veamos. Aquí el dolo es mayor aún, porque lo que quieren estos tipos -que duplican una página exactamente como la original- es sacarle a la gente sus números de tarjeta, robarles su identidad y su dinero, etcétera. Es francamente increíble.

Y podemos alejarnos un poco de los ambientes computacionales y veremos que la expresión de la mentira se observa cuando recibimos una llamada que nos saca de nuestra tranquilidad porque alguien lloroso y gritando nos dice: "Pásame a mi mamá". O bien, contesta una señora y la voz llorosa le indica que es su hija secuestrada, etcétera. El clásico llamado de extorsión en que mucha gente -curiosamente- ha caído. Una mentira obva, ¿verdad? Pero se sigue haciendo en este país y no hay castigo por ello.

Y ahora que México está en una situación tan delicada con el problema de los estudiantes desaparecidos, vemos notas en las redes sociales donde se dice que ya se capturó a los probables culpables. Y las notas dan pelos y señales sobre cómo los atraparon, donde fueronc apturados, dando información que parece mostrar que es una nota verídica. Y nos hallamos más tarde que fue toda una mentira. ¿quién tiene el tiempo para escribr toda una nota mentirosa? ¿a cuenta de qué?

Yo no sé por qué permitimos que nos mientan, ya sea en la publicidad, con concursos apócrifos o de la manera en que ya he descrito. No se vale y la verdad, esto habla del pésimo uso que damos a estos fantásticos recursos como Internet. De verdad la raza humana es en algunas ocasiones vergonzosa, por decir lo menos.

Wednesday, October 22, 2014

Sobre Ayotzinapa


Enrique Peña Nieto empezó su mandato con unos bríos de alguien que supuestamente buscaba cambiar finalmente a este país. Decenas de reformas estructurales, caída de los viejos principios sobre el petróleo y una supuesta nueva concepción para hacer que México entrase al primer mundo. Pero todas sus cacareadas reformas, toda esa imagen del "salvador de México", como lo puso una revista norteamericana en la portada de la misma, todo su rollo del presidente galán, atractivo, que puede echar rollos todos los días aunque no se haga nada en favor de este país, se ha venido abajo con la desaparición (y probable muerte) de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, amén de que en un extraño enfrentamiento con estos estudiantes, hubo ya seis muertos, todos producto de grupos criminales en conjunto con los policías municipales.

El crimen organizado parece ya haberse infiltrado desde hace años en lugares como Michoacán y Guerrero. Este último estado siempre ha tenido muchas dificultades y los grupos guerrilleros han sido un denominador común. Todos podemos ver que ahora los funcionarios públicos son personas con puestos de alto riesgo y de pronto, quién sabe por qué, se sabe de que asesinaron al alcalde de no sé dónde, o al presidente municipal de quién sabe qué otro lugar. Los móviles nunca se saben, pero bien pueden suponerse: son gente que está coludida con los criminales que al no hacer lo que estos últimos quieren, pagan con su vida. Porque sino, ¿de qué otra manera podemos sino entender estos asesinatos?

Lo que está pasando en Guerrero: la desaparición de 43 normalistas, los estudiantes asesinados, las fosas clandestinas halladas por decenas, muertos sin nombres, sin familias, hablan que este país se lo está llevando el diablo en el mejor de los casos. Las autoridades ante la emergencia nacional, ante la imposibilidad de ya tapar el Sol con un dedo, han salido a decir que "no habrá impunidad", "que irán por quien sea el responsable". El "caiga quien caiga" del gobierno en turno es el mismo de hace años y más años. La gente está fastidiada en serio porque ya el asunto se ha salido de proporción. Que alguien robe en el gobierno bueno, así pasa, pero que ahora salga un cretino a decir: "sí, robé, pero poquito" y que además, salga re-electo, suena por demás absurdo. Y esto es sólo un botón de ejemplo.

Se pide que este sea un país de leyes y que la ley se respete. Pero la ley no sirve, es un instrumento del poderoso contra el que no tiene nada. Hoy lo vemos con esta ridícula y absurda matanza. Hay un alcalde desaparecido, con su mujercita, otra ficha del crimen organizado. Y tenemos al gobernador Aguirre, que es un títere de los criminales pero él, muy digno, ha decidido no pedir licencia ni separarse del cargo porque dice él: "tiene las manos limpias de sangre".

Murillo Karam, el Procurador de Justicia de este país puede tener las mejores intenciones, pero no se puede con este tipo de asociaciones delictivas. Limpiar las policías, jugar a que dizque la ley se cumpla, no pasa precisamente de buenas intenciones, pero nada más. Se acabó para el presidente bonito la luna de miel con este país que iba a sacarlo del tercermundismo para convertirse en un personaje lamentable, por decir lo menos. Sus discursos cotidianos, porque es lo único que hace, no resuelven nada. Su peinado con gel, perfectamente en su sitio, no soluciona nada. Su impecable vestimenta ya no apantalla a nadie.

Son más de tres semanas con 43 estudiantes pobres, normalistas, de un pueblo poco menos que perdido, pero que ha puesto al gobierno de este país en la picota internacional, porque ha demostrado que un país no se hace de bonitos letreros, de imágenes mediáticas sobre lo geniales que somos. No. Se ha mostrado que México se está cayendo a pedazos y que la gente cada día está más cansada y harta de tantos abusos. Todo tiene un límite y si no lo ven los gobernantes es porque son una sarta de imbéciles. Tienen una papa caliente en las manos y parece no importarles. Pero ya veremos. Las cosas en este México son ya muy graves.

Tuesday, October 21, 2014

Programación lúdica: más sobre el filtro "Máximo"


En el artículo pasado platiqué la idea de hacer un programa que limpiara, de alguna manera, un documento que me interesa, pero que viene como escrito en súper-negritas. Usé el filtro "máximo" (Federico Mena, uno de los que han trabajado en Gimp, si la memoria no me falla), me dijo que usara el filtro "erosión", pero es el mismo que usé. Federico sugirió bajarle el radio de la vecindad. Estaba usando uno de 5x5 (véase la siguiente imagen):


Así que reduje al mínimo la vecindad del filtro y así "erosionar" menos la imagen. Usé el filtro 3x3 (ver siguiente imagen):



Hice una prueba con ambos filtros, con la página 13 del documento y esto fue lo que hallé (presento las tres versiones, un fragmento de la imagen original, la del filtro 5x5 y la del filtro 3x3, de arriba a abajo).



Como puede verse, usando el filtro con su mínima vecindad, hallé que la imagen era más legible aunque de todas maneras, la lectura es complicada de hacer.

En un afán por resolver esto, decidí pasar el archivo a PDF y procesarlo con un reconoceedor de caracteres óptico (OCR) en línea (http://www.onlineocr.net/). El resultado fue éste (se muestra sólo un fragmento):



Como puede verse, el resultado de la conversión es desastroso. Meditando sobre el asunto, probablemente haya que usar diversos filtros para procesar la imagen y uno solo, como este filtro, que "erosiona" la imagen, no es suficiente.

Sin embargo, Vivaldi González (así se llama, es verdad), uno de los mejores estudiantes que he tenido, amén de ser un tipo muy abusado, me esribió por Facebook indicándome lo siguiente, lo cito:

De tu problema con las imágenes en super negrita, imagina una letra "t", la línea vertical y horizontal deberán abarcar 3 pixeles de ancho normalmente (por decir algo). Cuando están remarcadas en negrita estas proporciones se modifican (duplican) por sugerir algo. Lo que yo sugiero que hagas es algo así como: Imprimir 5 veces en un acetato el texto, cada acetato recorrerlo ciertos pixeles, uno en cada dirección uno lo dejas sin mover.  Habrá una especie de intersección en algún punto, aquellos pixeles que no intersectan se volverán blancos. Eso dará una apariencia de adelgazar las letras (creo yo).

¿Cómo ven esta idea? La he meditado pero no me parece funcional. Pongo un fragmento de una de las cuartillas originales (con zoom), para ue vean cómo se ven las palabras de forma original.


Se aceptan sugerencias...

Monday, October 20, 2014

Programación lúdica: Un experimento fallido


Recientemente conseguí una tesis de maestría, de la Universidad de Alberta, en Canadá, la cual habla de un tema que estoy investigando. La tesis se puede descargar directamente en formato PDF del sitio de la mencionada institución. Descubrí que en realidad el PDF es una colección de imágenes, es decir, no es un texto convertido a PDF sino que pareciera que alguien escaneo -quizás página por página- la tesis original y la hace accesible como PDF, aunque investigando un poco más, hallé que no se escaneó, sino que es una imagen microfilmada y pasada a PDF de alguna manera.

La cuestión es que el escaneo de la tesis permite leerla pero, por alguna razón, quedó muy oscura, es decir, cada página muestra las palabras como si estuviesen en “súper-negritas”. Se puede leer, pero cansa, resulta de alguna manera incómodo. Como que el cerebro tiene que esforzarse para entender algunas palabras. Como me empezó a fastidiar esto, pensé que algo se podría hacer, y considerando que de procesamiento de imágenes algo sé, pues he dado este curso por algunos semestres en la Facultad de Ciencias de la UNAM, empecé a buscar qué filtro podría usar para hacer más legible el documento en cuestión.

Se me ocurrió entonces la siguiente idea: tomar cada página del texto, como una imagen JPG y procesarla con un filtro aún por determinar. El primer problema era cómo pasar un archivo PDF a imágenes. Sorpresivamente hallé que más de uno ha tenido esta necesidad y hay algunos programas que funcionan de manera gratuita, en línea, que hacen esta tarea. El que hallé muy conveniente es éste, el cual puede procesar un archivo PDF hasta de 25 megabytes. Suficiente, mi archivo era de 3 megas, aproximadamente.

El convertidor me presenta cada una de las hojas procesadas como imágenes, las cuales puedo descargar una por una, pero el propio sistema en línea me crea un archivo comprimido con todas las imágenes creadas. Así me ahorro el dar unos 102 clics para descargar cada imagen (la tesis en cuestión contiene 102 páginas de principio a fin). Una vez con las páginas convertidas a imágenes JPG, me puse a ver qué filtro podía ser el más adecuado. Hallé que probablemente el filtro “máximo” podría hacer la tarea. Este filtro toma una vecindad de 5 x 5 pixeles y calcula los colores en cada uno de ellos. Se halla el más brillante y ése se coloca en el punto de interés, es decir, en el centro de la vecindad de 5 x 5. Esto es básicamente un filtro llamado de “convolución”, el cual permite hacer filtros como los siguientes: hallar bordes, hacer la imagen más difusa, hacerla más precisa, etcétera.

Como todas las imágenes las tenía en una carpeta, escribí un pequeño programa que lee imagen por imagen (de la carpeta que yo especifico), las procesa y me entrega cada una de las imágenes convertidas. Cuando se tienen todas las imágenes convertidas, entonces se hace el proceso inverso, es decir, se suben a una página todas ellas y un programa en línea las convierte en un archivo PDF (también de forma gratuita).


Hice una prueba usando la imagen que venía en donde leí sobre el filtro máximo y parecía convincente. Entonces tomé las imágenes y las empecé a procesar… El proceso es lento, pues cada una de ellas es de unos 1275 x 1650 pixeles. Además, en un afán de ser más eficiente, antes de procesar cada imagen la pasaba a blanco y negro. Hice un par de pruebas ya con las primeras páginas de la tesis a ver cómo funcionaba el asunto y hallé estos resultados: No funcionó. No fue el filtro adecuado… Habrá que buscar otro. Quizás el filtro “Sharpen” sea el correcto. Fue todo este trabajo fue experimento fallido, pero aprendí bastante al programarlo. Esta es otra de las virtudes de la programación lúdica.