Tuesday, May 26, 2015

Una serie cuyo protagonista es Richard Feynman


Richard Phillips Feynman (1918 – 1988) fue un físico norteamericano, Premio Nobel de la especialidad en 1965, considerado uno de los más importantes de su país en el siglo XX. Su trabajo en electrodinámica cuántica desarrolló un método para estudiar las interacciones y propiedades de las partículas subatómicas utilizando los denominados diagramas de Feynman. En su juventud participó en el desarrollo de la bomba atómica en el proyecto Manhattan.  Entre sus múltiples contribuciones a la física destacan también sus trabajos exploratorios sobre computación cuántica y los primeros desarrollos de nanotecnología.

Feynman nos sólo era un estupendo físico, sino que también lograba ser un gran maestro de la enseñanza. Escribió una serie de volúmenes llamados “Lectures on Physics” (Vols I, II, III), junto con Robert Leighton y Matthew Sands, los cuales son bilingües (en español y en inglés al mismo tiempo), Estos libros están en línea de forma legal y pueden leerse directamente con el navegador.


Pero más allá de esto, Feynman siempre fue una especie de espíritu rebelde y su goce por la vida le llevó a experimentar en el arte. Por ejemplo, una vez hizo una exposición de sus pinturas en Brasil (bajo un seudónimo, fon relativo éxito). Se burlaba de la sociedad de muchas maneras y para mentes más tradiconalistas, Feynman era una especie de excéntrico. Por ello, el haber encontrado en youtube una serie en donde el autor (o compilador, no lo sé), Reid Gower, rescata el pensamiento del famoso físico es francamente una delicia.

En los videos de esta serie, inspirados en una serie similar que hay sobre Carl Sagan, Feynman habla de la curiosidad, de la clave para hacer ciencia, de pensar como un marciano, de los honores, entre muchos temas. Dice Feynman, por ejemplo, en el video en donde habla de los honores: “estos tienen que ver con el uniforme, con la posición de quien la gente le hace caravanas. Pero este hombre tiene los mismos problemas humanos: come, cena como cualquier otro, va al baño… Es un ser humano, ¿por qué todos se inclinan? Sólo por su nombre y posición. Debido a su uniforme, no por algo en particular que él hiciera”.

Sobre el Premio Nobel, a la pregunta si valió la pena, el afamado científico responde: “No lo sé. No sé nada sobre el premio Nobel. No entiendo lo que tiene que ver o el qué mereció la pena. Si la gente en la Academia Sueca decide si x, y o z gana el premio Nobel, que así sea. No tengo nada que ver con el premio Nobel. Es una molestia.  No me gustan los honores. Lo agradezco por el trabajo que hice y por las personas que lo agradecen. Sé que un montón de físicos utilizan mi trabajo… No necesito nada más. No creo que nada más tenga sentido.No veo que tenga ninguna relevancia el que alguien en la Academia Sueca decida que ese trabajo sea lo suficientemente bueno para recibir un premio. Yo ya tengo el premio: el premio es el placer de descubrir algo”.

Las reflexiones de Feynman de pronto me han puesto a pensar que en el fondo hemos caído en la trampa cotidiana, en el usos y costumbres que nos hacen pensar y creer cosas que en realidad no tienen sentido. Desde luego que ganar un Nobel no es poca cosa, pero el hecho de que un científico de la talla de Feynman nos advierta que el premio es el placer de descubrir algo minimiza todo lo anterior.

Creo que Feynman no es tan conocido como Sagan, pero sin duda fue un personaje en todos los sentidos. Vale la pena ver este canal. No tengo dudas al respecto.



Referencias:

The Feynman Series
Richard Feynman (Wikipedia)

Monday, May 25, 2015

Ser más críticos no nos caería mal


Hoy revisaba Google Plus, cuando encontré una imagen de un supuesto OVNI. La imagen es apantallante pero tiene una explicación lógica y evidente: es una lámpara reflejada en un cristal. El fotógrafo tomó la imagen enfocando hacia la ventana y pareciese que estamos ante un objeto luminoso extraordinario, como diría Maussán, el cual seguramente ya estaría especulando que es una nave madre de plasma o tonterías similares. Hay muchas fotos de esta naturaleza en Internet y hay que haber visto alguna antes quizás para no caer en el truco. La cuestión es que en muchos casos pueden ser fotos que la gente ve y que cree, de buena fe, que se trata de una nave interplanetaria pero que no resiste el más mínimo análisis.

He aquí otras imágenes similares:





Lo que a mí me llama la atención es la credulidad de la gente, sobre todo en las redes sociales. Creen cualquier cosa que aparezca en una imagen. Jamás se toman la molestia ni el interés en averiguar algo más. Miren por ejemplo lo que puso una amiga en las redes sociales, adjunta la siguiente imagen:


Conozcan a estos 5 desgraciados son los q se están robando a l@s niñ@s para vender sus órganos y ayudenme a difundirlo ya q las noticias no dicen nada y ni los policías. No le he agregado ni una coma, ni he corregido cómo está escrito el mensaje, que ya de por sí me parece lamentable. Lo que me interesa en este caso es el mensaje de terror que quiere dar: Hay robachicos, como nos dijeron de pequeños, pero no basta con eso, que es terrible, sino que ahora estos personajes se los roban para sacarle los órganos y venderlos en quién sabe qué mercado negro.

Esto fue lo que le puse a mi amiga y quizás se enojo (si es así, pues lo lamento): A ver, vender órganos no es algo que de entrada pueda hacerse fácilmente. No se puede hacer en la cocina de la casa. Tiene que haber un grupo de médicos y una infraestructura de hospital para quitarle a un niño un órgano, aunque al final decidas quitarle los órganos que quieras y lo mates. Esas historias son leyendas urbanas. No existe un solo caso documentado de tráfico de órganos, que curiosamente se puso de moda la idea desde la película COMA, de hace unos 40 años. 

Yo no sé si esos malhechores lo son realmente, si se roban niños o si son lacras para este país, porque no hay un solo dato más que unas fotos que no tienen siquiera nombre y pudieron ser incluso sacadas de Internet por alguien que no tiene nada mejor que hacer. 

Yo apelaría a más sensatez y no a alarmar por cosas que ni sabemos que son ciertas, que ni están documentadas, pero que en la buena fe que te caracteriza, crees que podría ayudar a proteger a las familias, aunque en el fondo sólo estés promoviendo un pánico irracional sobre algo que te repito, de acuerdo a la Secretaría de Salud, no existe un caso documentado, uno solo, de tráfico de órganos. Y ojo, tampoco se ha demostrado en ninguna parte del mundo. Hay que informarse.

Y fíjense, las fotos presentadas de estos seres tan perversos, no tienen nombres ni apellidos. ¿Cómo sé que son reales? Misterio. ¿Quién las tomó? ¿Quién hizo ese cartel? Más misterio aún. ¿Quién tiene interés en difundir semejantes estupideces? Tampoco lo sé. Lo que sí sé es que deberíamos ser un poquito más cautos con la información que publicamos. No se trata de ser solemne, para aquellos que ya estarán diciendo que estoy exagerando. No, se trata de ser más inteligente, menos emotivo con estas cuestiones que repito, son indemostrables.

Y entiendo, el temor de que le roben a un hijo es algo que puede estar latente en la mente de muchos, y más cuando vivimos en esta sociedad mexicana en donde la inseguridad es de todos los días. Y puedo comprender que no hay mala fe en la actitud de mi amiga al publicar esa nota en su muro, pero seamos francos, la amiga en cuestión es académica, tiene al menos una licenciatura, ha adquirido una serie de principios y conceptos científicos que bien le podrían indicar que esa nota probablemente es falsa, pero no, le gana el sentimiento de defensa al infante y ahí va, a publicar semejante nota absurda.

Vamos, que estoy seguro que todos queremos que se nos dé información veraz, confiable. Nos quejamos de las mentiras que nos dicen los noticieros en la televisión, pero no actuamos en consecuencia Somos a veces, peores que estos dizque informadores.

Mi conclusión, la cual la he dado antes: las redes sociales son reflejo de lo que somos, de nuestros miedos internos, de nuestros complejos, frustraciones e ignorancia. Tan inteligentes que nos creemos. Francamente lo que me muestra la red social es que no avanzamos, no aprendemos. No evolucionamos en nuestras ideas.

Thursday, May 21, 2015

Las leyes en México



Siempre he pensado -y probablemente lo he dicho en este blog más de una vez- que somos el país que tiene el mejor marco jurídico del mundo. Me queda clarísimo que hay códigos para todo tipo de escenarios y quienes han fabricado este tipo de sistemas legales parecen haber contemplado el sinfín de casos que pueden darse. A lo mejor en estos sistemas se aplica el teorema de Gödel, el cual dice que ninguna teoría matemática formal capaz de describir los números naturales y la aritmética con suficiente expresividad, es a la vez consistente y completa. Es decir, si los axiomas de dicha teoría no se contradicen entre sí, entonces existen enunciados que no pueden probarse ni refutarse a partir de ellos. Me declaro incompetente para saber si esto es igual en un sistema de leyes, pero creo que si se puede simbolizar el mismo, estaríamos en ese caso.

Y en cualquier sistema legal, independientemente de si se aplica el teorema Gödeliano, tenemos un número de casos que no estuvieron contemplados y entonces entra lo que en este país nuestro llaman "jurisprudencia". Se analiza un caso que no puede ser resuelto por las leyes vigentes y entonces se genera jurisprudencia, es decir, un antecedente el cual ya da una norma sobre qué hacer si se vuelve a suscitar otro caso parecido.

Pero si hablo de esto es porque a pesar de nuestro extraordinario sistema legal, y de ser casi líderes en el capítulo del "amparo" en el mundo, el la vida real las cosas son diferentes. En México las leyes son letra muerta en general porque nadie las sigue, porque todo el mundo se las salta, porque hay un gigantesco número de cochupos, corruptelas a todos los niveles y por ende, las mejores leyes chocan contra la práctica y el manoseo de las leyes, que finalmente buscan poner orden.

Por ejemplo, ¿quiere construir una casa? ¿O quizás hacer modificaciones que implican llevar a un par de trabajadores? Si requiere de una montañita de grava y arena para lo que quiera hacer, si se trata de una modificación pequeña, no se preocupe, minutos u horas después de que le descarguen la grava y la arena, aparecerá un inspector que habrá salido de debajo de la Tierra y le pedirá sus permisos, que evidentemente usted no tendrá. Una mordida arreglará el asunto hasta la siguiente visita del funcionario. Si quiere hacerse una casa, en México lo que hay que hacer es empezar a construir y después pagar las multas o dar las mordidas correspondientes porque sino, jamás podrá concluirla. ¿La razón? Pedir los permisos para construir puede llevarle años. Y como el tortuguismo asociado a la corrupción van de la mano, usamos la "simplificación administrativa" y le damos una mordida al inspector en su momento.

Otro ejemplo: Hay muchas calles en multitud de colonias de esta ciudad de México (CD MX para que esté feliz Mancera, nuestro gobernador), que tienen en las esquinas estos aparatosos letreros rojos con un letrero que dice ALTO. Esto, en países como Canadá o Estados Unidos significa que al ver ese letrero tenemos que hacer alto total si vamos en nuestros vehículos automotores. En los países desarrollados puede haber cámaras o vigilantes que si lo sorprenden a uno no haciendo un alto total entonces les ponen una severa multa. Y veremos cuántas veces más no te vuelves a detener.  Pero ¿qué pasa en la CD MX? Que nadie se detiene, nadie respeta estos letreros. Y como para nuestra idiosincracia la falta no merece siquiera multa o mordida, entonces los que viven en la zona deciden que respetemos la ley, deteniéndonos casi en alto total, a través de topes magníficos que obligan a cualquier conductor a parar aunque no quiera. Es decir, como no respetamos la ley, entonces la maniobra es poner una traba que nos obligue a respetarla. Y entonces nos limitan en nuestro actuar, pero no nos educan a cómo actuar correctamente.

Y si escribo esto es porque hace rato iba por el periférico de la CD MX y en algunas entradas hacia el segundo piso o incluso, para entrar a los carriles centrales de esa vía, ya hay una serie de marcos metálicos que limitan el acceso a vehículos de cierto tamaño. Ya no caben los autobuses, los camiones materialistas y muchos que son de gran tonelaje. Pero de nuevo, como ni las mordidas funcionan aquí, entonces la autoridad decide bloquear el acceso de la vía "rápida" de esta manera. De nuevo, la lección es: no eduquemos, mejor limitamos a la fuerza.

Un último ejemplo: Veo un video en donde Javier Corral habla en el pleno del Instituto Nacional electoral (INE), pidiendo se dé cause a la protesta pública, conformada además legalmente por este catálogo maravilloso de leyes que gobiernan la creación y labores de los partidos políticos, para que se le quite al Partido Verde Ecologista, su registro por la multitud de violaciones. Les puedo apostar que los dirigentes del Verde dormirán tranquilos. Puedo apostar 10 a 1 a que no le quitarán registro a dicho partido y ¿por qué? Porque repito y hago énfasis: en este país la ley es letra muerta.

Wednesday, May 20, 2015

Reflexiones sobre el concurso de la catafixia de Chabelo


El problema planteado hace un par de artículos ha generado en facebook, particularmente, una interesante discusión. Después de un largo intercambio de bytes me quedo con la idea que todo el problema tiene que ver con el hecho de tomar a todo el concurso como uno solo o bien, dividirlo en dos, uno de tres puertas y después uno nuevo de dos puertas. Paul Erdös, que de matemáticas probablemente sabía más que todos mis lectores y yo juntos, sospechaba que la respuesta de 2/3 de la teoría de juegos estaba equivocada. Sin embargo, Erdös dejó por la paz este problema después de que alguien le mostró una simulación donde este 2/3 se cumplía estadísticamente.

Desde luego que una simulación no es una prueba de nada y sóo marca tendencias. Yo tengo sin embargo algunas cuestiones que los defensores del resultado que da la teoría de juegos no puede responder. Estos son mis razonamientos:

Concurso único: Chabelo me pide decidir sobre 3 posibles puertas donde hay un premio. Elijo la 1. Entonces una vez hecho esto, Chabelo me dice: "voy a abrir la 3, porque ahí no hay premio". Y me pregunta entonces: "¿quieres cambiar la puerta 1 por la 2?". El problema es saber si cambiar me da alguna ventaja. Los resultados mostrados en la teoría de juegos es que sí conviene, pues teniendo 1/3 de la puerta que abrió más el cambio de la puerta a la 2, me da 2/3. Si no cambio, sigo con mi elección inicial y no saco ventaja de que se quitó la puerta 3, por lo que sigo con mi 1/3 de chances de ganar..

Pero éste es el problema. Veamos el siguiente escenario. Chabelo me pide elegir una puerta, elijo la 1. Chabelo entonces me dice: "Vamos a otra parte del estudio". En la otra parte del estudio hay sólo dos puertas. El premio se mantiene en el mismo lugar que en primer concurso. No hay cambios, puede estar en la puerta 2 o 1 como originalmente estaba. Nada ha cambiado con respecto a la configuración inicial. Pero ojo, estamos en un nuevo estudio con sólo dos puertas. Chabelo entonces me dice: "en el concurso anterior decidiste la puerta 1 y ésa es la puerta que voy a decir que decidiste en este nuevo concurso. Te doy chance de que cambies por la puerta 2". ¿Debes cambiar? ¿No es un nuevo concurso en donde sólo hay dos puertas? La diferencia con el ejercicio original es que Chabelo no me dice que quita la puerta 3, sino que se va a otra parte del estudio, donde hay dos nuevas puertas (repito, los premios siguen en el lugar que originalmente estaban) y me pregunta si del concurso anterior, que elegí la puerta 1, me sostengo en esa decisión o cambio. Aquí es un concurso de 50% de probabilidades. Sólo son dos puertas. El otro concurso quedó atrás. Por eso no se "acarrea" o se "hereda "la probabilidad. Yo pregunto ¿dónde está el error en considerar que son dos concursos?

Por otra parte, imaginemos que hay dos concursantes, no 1. Y que el concursante A elige la puerta 1 y el concursante B elige la puerta 2. Chabelo quita la puerta tres y les pregunta a ambos concursantes: "¿quieren cambiar de puerta?". Asumamos que los dos concursantes conocen el resultado de teoría de juegos y ambos deciden cambiar simultáneamente. Entonces, de acuerdo a eso, cada uno de ellos tiene 2/3 de probabilidades de ganar. ¿Cómo puede ser eso? la suma de las probabilidades de los dos concursantes excede la probabilidad total. Explíquenme cómo puede pasar eso?

Pero pongo un escenario más: asumamos que no tengo tres puertas, sino un millón. El concursante elige la 1 y Chabelo me quita 999998 puertas que no tienen premio y me pregunta si quiero cambiar de puerta. ¿si cambio tengo 999999/1000000 de ganar? Finalmente, si hacemos una simulación de esto, en un millón de puertas, puede quedar el premio en la que quieran. Si quito 999998 puertas, quedan dos. Es un volado. Si cambio de puerta, con esa probabilidad estoy en plena certeza de que ganaré. Pero eso es ridículo, porque estoy jugando a que está en la puerta 1 o 2. 50%.

Pero va un planteamiento todavía más escabroso: Cuando Chabelo hace el concurso, él sabe que va a quitar una puerta. No importa la que elija el concursante, Chabelo quitará una puerta del mismo y a priori sabe eso. No tiene importancia qué puerta quita con tal de que quite una que desde luego, no contenga ningún premio. Si Chabelo sabe desde antes que una puerta será eliminada, ¿no estamos ante un concurso de dos puertas, con 50% de acertar correctamente? Y esto plantea algo interesante en sumo grado: para el concursante al elegir la primera vez tiene 1/3 de chances de acertar correctamente, pero Chabelo, que conoce el mecanismo de qué puerta va a quitar a priori, puede verlo como un concurso de dos puertas, porque para él, solamente hay dos puertas en juego. Entonces para Chabelo este es un concurso de 1/2 de probabilidad de acertar o fallar. Y entonces llegamos a la parte complicada ¿es acaso el cálculo de la probabilidad del concursante una maquinación del cerebro para explicarse sus posibilidades de ganar? ¿No será que la probabilidad es un inveto humano para trabajar con el intratable azar? ¿No es finalmente como la matemática, un invento humano? Porque ¿cómo podría ser diferente la probabilidad de Chabelo a la del concursante? ¿porque tiene el conocimiento que quitará una puerta? Esto me parece más asombroso que todo el problema planteado.

Así pues, quien tenga algo que decir explíqueme qué está mal en todos estos razonamientos. No me digan: "es que cambiaron las condiciones", porque no es cierto, siguen siendo las mismas. No me digan: "es que ya lo que dices no es un juego de teoría de juegos". eso no es argumento. Lo interesante en principio es darme la razón lógica atrás del acarreo del resultado anterior, del pensar que sigue siendo el mismo concurso. ¿Estamos?

Para ganar en el reto de los fotomosaicos


El reto de crear un programa de fotomosaicos inició el 11 de mayo y terminará el 11 de junio a las 12 de la noche. Vamos, al día siguiente (12 se junio) ya no aceptaremos ninguna participación. La colección de fotos se ha bajado 51 veces hasta este momento y si quitamos aquellos que quizás bajaron las fotos para tener una buena colección de las mismas, quizás estemos hablando de unos 30 o 35 interesados en desarrollar el software propuesto.

Cabe decir que el video y las explicaciones para hacer un fotomosaico que pueda participar en el reto son las mínimas aceptables, pero desde luego, cada programador bien podría buscar mejorar su algoritmo y hacerlo más sofisticado, más elaborado para así ganar el iPod Touch. Por ejemplo, una imagen de un interesante mosaico puede verse aquí:


Si observamos con detenimiento veremos que el autor no usa una cuadrícula, sino que desfasa los mosaicos como si fuesen tabiques en una pared. Es decir, para construir una pared no apilamos un tabique encima del otro, sino que hacemos una fila de tabiques y en la siguiente línea de tabiques, los desfasamos a la mitad de la fila original. El resultado es éste:


Esto parece ser que mejora la apariencia final del fotomosaico. Nótese en particular que en la imagen de Bobby Fischer hallamos que ciertas imágenes parecieran que tienen las sombras exactamente donde deben tenerlas, por ejemplo en el caso de la nariz, en los costados, aparece la imagen de un tablero que lleva la forma de la nariz por donde respiramos. O el autor puso esa imagen sin querer y le pasó como el burro que tocó la flauta o bien, está haciendo otra cosa.


Me di a la tarea de averiguar esto y me escribí un programa que lo que hace es pasar una imagen a tonos de gris para así poder después calcular un umbral máximo de colores. De los experimentos que hice, me da la impresión que el autor de este fotomosaico usa muy bien el blending sobre la imagen original aunque pareciese que reconoce formas para saber qué tipo de imagen poner. Desde luego es necesario hacer un análisis más cuidadoso.

Pero aparte de este fotomosaico de ejemplo, hay quienes han desarrollado otras técnicas, por ejemplo, éste:


Obsérvese que aquí los mosaicos son de diferente tamaño. Esto hace que el resultado final sea muy diferente a un fotomosaico hecho simplemente colocando una malla cuadriculada.

Nótese por ejemplo este otro y analícese:



Podrá notar que parece un fotomosaico del logotipo de Apple normal, pero cuando nos vamos acercando a los límites de la imagen, se empiezan a poner fotos más chicas. Esta idea de hacer fotomosaicos con una malla irregular suena muy interesante y entiendo que requiere de mayor programación. Uno de los mosaicos más interesantes con esta técnica es el de Steve Jobs, hecho con el programa de Artensoft (ver la ilustración inicial de este artículo).

Una imagen de Ilse con este programa puede verse aquí:


Se usó la misma colección de fotos que los que le entren al reto deben usar. Para probar, descargué la versión gratuita de Artensoft para ver qué tantas opciones me daba. Es una interesante aproximación y vale la pena que la descarguen porque da buenas ideas. Vamos, Artensoft también tiene su propio algoritmo para que no se repitan las imágenes.


Finalmente, es recomendable echarle un ojo a la versión electrónica del artículo del Dr Dobbs Journal (noviembre 2001), en un artículo que escribimos Marcelo Pérez Medel y yo, llamado "Your Own Photomosaic Engine!".

Monday, May 18, 2015

La ventaja posicional en ajedrez



Ayer jugué por ICC (Internet Chess Club - www.chessclub.com), una partida de minuto por jugador. En algún momento llegamos a la siguiente posición, la cual resolví a mi favor de manera simpática. En la posición del diagrama, juegan las negras y quieren ocupar la séptima fila (la segunda del blanco), porque eso asegura casi siempre una cómoda ventaja. Así, podríamos poner el enunciado: "Juegan las negras y ganan un peón".

La solución es: 20. ... Qf3+! 21. Qxf3 Rd2+ 22. Kh3 Rxf3 23. Rad1 Rxb2 24. Rhf1 Rxf1 25. Rxf1 Rxa2, ganando dos peones y la partida. Desde luego se trata de un encuentro a 1 minuto por jugador vía Internet. No es la gran combinación pero me pareció una feliz idea la de 20. ... Qf3+!

Mi contrario usa el sobrenombre de Skif, a todo esto. No tengo más datos sobre él/ella.



Saturday, May 16, 2015

Programación lúdica: más información sobre cómo hacer los fotomosaicos


Luis Marcos Rivera es un ingeniero técnico en topografía, nacido en España, con una maestría en geotecnologías en ingeniería y arquitectura. Aparte de esto, es programador y sin duda un apasionado de la tecnología. Hace un par de días Luis me mandó su programa para hacer fotomosaicos. He aquí lo que me escribió:  “Más que participar (ya que no resido México), simplemente quiero aportar mi idea y mi código como moneda de cambio porque, gracias a la entrada que hiciste hice el programa que te pasé. Sé que no se ciñe estrictamente a las bases, pero principalmente mi propósito es el poder compartir código ;)”.

En su blog comenta lo que hizo y pudiese ser una ayuda a quienes quieren entrar en este reto. Cabe decir que Luis ha donado su código fuente y se vale revisarlo, más no copiarlo, porque por una parte, es fácil que me dé cuenta de ello y por otra, que no se trata de copiar código de terceros, sino de hacer su propio sistema de fotomosaicos, independientemente de poder o no ser el mejor y ganar el premio.

Luis me mandó tres imágenes de Ilse fotomosaiqueadas. La primera (izquierda), la original. La segunda (en medio) con blending y la tercera (derecha), queriendo evitar las repeticiones. Compárese estas imágenes con las mías -de nuevo, izquierda sin blending y derecha con blending. Por otra parte, Luis intenta resolver el problema de las repeticiones de manera ingeniosa, aunque en mi opinión, falta elaborar un poco en este asunto particular.

Imágenes de Luis



Imágenes de La_Morsa

Sugiero bajen las imágenes originales de Luis, que ocupan muchos megas, pero que le dan muy buena resolución a los mosaicos creados. Aquí los he reducido porque no puedo poner imágenes de megabytes. La liga es ésta.

Veamos el video de Luis al respecto de su software:



Cabe decir que un fotomosaico no necesariamente es mejor porque ponga la mejor imagen en cada región de color que tenga que sustituir. Muchos mosaicos. Por ejemplo, dos imágenes que ilustran este artículo demuestran esto. La primera es del payaso de la TV, Brozo (ilustración que encabeza el artículo), cuya foto es muy buena para hacer fotomosaicos porque es muy colorida. Nótese que esta foto tiene muy poco blending. La segunda foto es en mi opinión, un fotomosaico hecho con un algoritmo más sofisticado con respecto a las repeticiones. Se trata del excampeón mundial de ajedrez, Bobby Fischer. El autor del mosaico es Paul Van Scott, de Palm Bay, Florida. Nótese que la foto original es blanco y negro pero el autor del mosaico usa incluso fotos a color. La razón de esto es que -probablemente- cada foto en color puede ser parecida a un tono de gris cuando se ve ya desde muy lejos o habiéndola reducido en tamaño considerablemente. Como sea, claramente este mosaico me parece superior por la variedad y la manera de evitar las repeticiones. Da las impresión de usar blending, pero no puedo asegurarlo. Este es uno de los mejores trabajos que he visto.




Referencias:

Blog de Luis

Friday, May 15, 2015

Problema lógico probabilístico



Imaginen que están en el programa de Chabelo y han llegado hasta la catafixia. El conductor, amigo de todos los niños, les muestra tres puertas, 1, 2 y 3. Y les indica que en una de ellas hay un buen premio, pero que en las otras dos no hay nada. Les pide Chabelo que digan qué puerta eligen. Si somos sensatos, es claro que da lo mismo elegir cualquiera de ellas. Así, tenemos 1/3 de probabilidades de obtener el premio. Supongamos que elegimos la 1. Entonces Chabelo decide abrir la puerta 3 y mostrarnos que ahí no estaba el premio y entonces nos pregunta a bocajarro: ¿Quieres cambiar de elección, o te quedas con la elección original de la puerta 1? ¿Cuál será la mejor decisión?

Esto es un tema que tiene que ver con teoría de juegos y analizando la respuesta que dan a este tema en el libro "Teoría de juegos. Una introducción matemática a la toma de decisiones", de Amster, Pablo y Juan Pablo Pinasco, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (FCE 2014), me parece que es errónea. Los autores indican que cambiar la elección de la puerta 1 a la 2 cuando el conductor lo propone, incrementa a 2/3 la probabilidad de ganar el premio. ¿Pero es así? El argumento parece simple. Si nos quedamos con la puerta 1, la primera elección, habremos decidido con una probabilidad de 1/3, pero si ya Chabelo destapó la puerta 3 y nosotros cambiamos, estamos con una probabilidad de obtener el premio que es de 2/3. O sea, la mejor decisión es hacer la catafixia de la puerta 1 por la puerta 2. En principio parece lógico lo que dicen los autores del libro, pero hagamos el siguiente cambio. Imaginemos que Chabelo nos pide que PENSEMOS, sin decirle, la elección de la puerta que queremos abrir. Y asumamos por un momento que Chabelo abre una puerta que no elegimos y que además, no tiene el premio. Si Chabelo nos pide cambiar la elección QUE PENSAMOS, estamos hablando sobre simplemente elegir entre dos puertas y la probabilidad de ganar es de 1/2, porque nunca le dijimos qué puerta habíamos elegido inicialmente.

Dicho de otra manera, ¿Por qué el hecho de informar sobre qué puerta elegimos cambia las probabilidades? Entiendo que originalmente la apuesta es de 1/3, pero al abrir la puerta 3 el conductor, y mostrarnos que no tiene nada, entonces la apuesta se reduce a acertar en un 50% Digamos que es un espejismo pensar que seguimos hablando de 1/3 por puerta, porque ya Chabelo nos hizo ver que en una no existe el premio y al eliminarla, ¿cuál es la probabilidad de que el premio esté en la puerta 1 o 2? 50%, no 1/3 o 2/3.

¿Pero ustedes qué opinan? ¡Que empiecen los juegos del hambre!... No, digo, la discusión...

Las mentiras de siempre


En esta época de multitud de candidatos a puestos de elección popular uno ve todo género de estupideces. Por una parte, vemos a algunos candidatos que se sienten como paridos por los dioses y creen que por ser del partida A o B, ya tienen el puesto en la bolsa y ante alguna expresión de descontento de alguien son capaces de darles incluso un cabezaso. Otros/otras, tienen mantas que son desplegadas por algunos personajes, probablemente desempleados, que ponen la manta frente a los automovilistas que esperan que se ponga el semáforo en verde. Hay candidatos/as que deciden usar una fotografía en donde salen con López Obrador. Y hay candidatas del PAN, me parece, que ponen consignas como : '" Un día sin agua... renuncio". "Cero corrupción o renuncio", como si de verdad fuesen consignas creíbles. Xochilt Gálvez, que ya estuvo como secretaria de algo en un gobierno panista, dclaró, ahora que quiere no sé qué puesto popular, que "eficiencia sí, burocracia no". Y yo le preguntaría: ¿Por qué hasta ahora? ¿Por qué no se le ocurrió antes?

Y el punto es que veo fotos de una serie de personas que bien me las podría encontrar en la calle y pasarían para mí desapercibidas, pero como ahora son candidatos lucen su mejor sonrisa y en muchos casos su mejor traje. Hay una cantidad de señoras que quieren ahora ser delegadas que salen con frases como "Mi hija me pide un parque para poder jugar sin miedo", apelando precisamente al clima de inseguridad que normalmente tenemos en la ciudad. Esas consignas, que simplemente reflejan parte de la cotidianidad, quieren hacerlas sus lemas de campaña, los cuales probablemente se olvidarán si llegan a ser elegidas. Porque el asunto es simple: Todos sabemos en un alto grado qué hay que hacer para sacar a este país de su eterna crisis, pero a la hora en que ya son elegidos estos candidatos, a la hora de actuar caen en las inercias de la corrupción, de la mordida, de la burocracia infinita, de las prebendas y de los sueldos jugosos para estos funcionarios que quizás una vez se desgañitaron con consignas para mejorar nuestro entorno, pero que se olvidaron pronto de ellas una vez que les dieron un gramo de poder.

Y también me pregunto: ¿por qué hay tanto candidato? ¿Tanto desconocido que tiene tantas propuestas estupendas para este país? Fácil, porque ser político de pronto se ha convertido en un oficio (porque profesión no será nunca) por demás bien pagado. Y ante eso entonces más de uno pensará que así podrán vivir mejor que antes y además, protegidos por ese halo que da el ser político en este bananero país.

Pero no me crean, nomás vean a este cretino, candidato del PRI Tarek Abdala.




Pero la realidad nos regresará pronto y veremos que nada habrá cambiado. Que seguirá la corrupción cotidiana, que los delegados se sentirán de pronto con un poder que nunca tuvieron y por ende, vivirán sin de verdad hacer nada real, porque finalmente hablamos de un puesto político ¿o no? Quien crea que todo este ejército de candidatos va a cambiar algo en este país, o es ingenuo o idiota en extremo.