Wednesday, December 05, 2018

Un bonito corto de "stop motion" de Abraham Dueñas



El canal de ajedrez en youtube (buscar "manuel morsa"), ya acumula unos 124 mil suscriptores al momento de escribir esto. Me sorprende un poco pues nunca esperé tener tanta gente suscrita interesada en el arte de las 64 casillas.

Normalmente recibo decenas de correos de personas que me saludan, me piden consejos, clases, jugar conmigo, etcétera y en la medida de lo posible, contesto a todo aquel que se molesta en escribirme a mi correo electrónico.

También recibo peticiones y comentarios tanto en Facebook como en Twitter y en esta última red social recibí el siguiente mensaje:


El video al que hace referencia es el siguiente:


Fue una interesante y linda idea, la cual agradezco. Me siento halagado y sé que Pontón (con quien grabamos el canal de ajedrez), también lo considera un video estupendo. Agradezco a Abraham su esfuerzo y esperemos que la gente lo siga y haga más de estas joyitas.

Tuesday, December 04, 2018

La identificación más inútil en nuestro país





México se cuece aparte. En este país ocurren las cosas más extrañas y por ello quizás se dice que Kafka debía haber nacido aquí, y que las costumbres, que rayan en lo kafkiano serían básicamente "costumbristas". He aquí un ejemplo cotidiano: yo tengo una licencia de conducir, la cual se usó por muchos años como una manera de identificarse, pues viene mi fotografía, mis datos personales básicos, etcétera. Pero he aquí que al gobierno se le ocurre crear la "credencial de elector con fotografía", con un sinfín de candados para que sea infalsificable  y entonces, para que el respetable se haga de ella, se decide decirle a las instituciones oficiales, a los bancos, a todo lugar donde los ciudadanos deben identificarse, que no acepten ya la licencia de conducir.

Y esto fue hace años, pero la orden parece que se toma a pie juntillas. De hecho, el otro día fui a Telcel porque el teléfono de Pilar no reconocía el chip. Nos comentaron que el cambio de chip costaba unos cincuenta pesos. Accedimos al pago y entonces la que nos atendía nos pidió una identificación. Pilar sacó su licencia de manejo... ¡Mala idea! porque de inmediato la señorita nos indicó que ya no estaban aceptando esta identificación. Entonces protesté. Le dije que la licencia de manejo no se saca en un estanquillo o en la tienda Soriana, sino que la otorga la autoridad, la policía. Pilar interrumpió mi perorata diciéndole a la encargada que la ayudara, que no podía quedarse sin teléfono. Yo me callé y la que nos atendía le fue a preguntar a sus superiores que aceptaron que se identificara con la licencia de manejo. Finalmente nos dieron el chip, el cual funcionó correctamente y asunto solucionado. Quizás, y como me dijo Pilar después, si no me hubiese interrumpido y hablado ella, habríamos salido del centro de Atención sin chip ni teléfono funcionando.

Pero no entiendo, ¿qué criterios son los que hacen una identificación aceptable? ¿Quién decide qué documento es válido y cuál no? Misterio. Una vez en un banco pregunté si llegaba el hermano de Salinas de Gortari con un pasaporte falso, le pagarían un cheque a ese nombre. El empleado me dijo: "si eso dice el documento, aunque yo supiese que ese señor tiene un pasaporte falso, le pagaría el cheque". 

Así las cosas, en cualquier lugar del mundo civilizado la policía es "la autoridad" y los documentos de identificación que generan son más que aceptables y suficientemente fieles a la verdad para sustentar que la persona que porta una identificación es quien dice que es, pero en México no...

Sunday, November 25, 2018

Del como nos manipulan constantemente



El mundo moderno es complejo y para lidiar con él nos informamos, leemos, usamos Internet ahora, revisamos periódicos y revistas, vemos la televisión, "chismeamos" con terceros, etcétera, y todos estos datos nos hacen tener al menos una opinión sobre una serie de temas sensibles. Así, podemos saber que Javier Duarte, el exgobernador de Veracruz, se le está imponiendo una pena relativamente mínima, a pesar de las cantidades ingentes de dinero que robó, o bien, que la "maestra" Elba Esther Gordillo, líder del sindicato de maestros, ya salió libre y que está más fuerte que nunca. Podemos pues hacernos juicios de valor de lo que ocurre en nuestro entorno y más allá.

Quienes estudian mercadotecnia saben perfectamente del poder de los medios y evidentemente esta es la razón por la cual están estos llenos de publicidad. "Quien no enseña no vende" y es por eso que muchas compañías muestran sus productos en anuncios en donde solamente nos hablan de las virtudes de los mismos. Y desde luego, con la llegada de Internet tenemos también que muchos sitios se llenan de anuncios y en donde -aparentemente- muchas empresas -medianas y pequeñas- subsisten con banners, por ejemplo. Las redes sociales, por su parte, hacen muy buen trabajo de mercadotecnia e incluso han sido las depositarias de muchas noticias falsas, "fake news", pues se conoce el poder e influencia de estas plataformas.

Y así, buscan manipularnos constantemente. Las modas, por ejemplo, son para mí uno de los fenómenos más interesantes que existen y que, además, son producto de las empresas que quieren vender sus productos de alguna manera con más frecuencia. Por ejemplo, las compañías que hacen lentes buscan denodadamente de cambiar los estilos de los anteojos. Hoy pueden ser al mejor estilo RayBan, para en unos meses ser los más populares si el estilo es más "millenial" (sea lo que signifique esto). Y no se hable de la ropa, que cambia de acuerdo al momento o el calzado -particularmente en mujeres- en donde hoy un tipo de zapato es favorecido por las personas y después aparece otro, más estilizado, con un tacón más o menos ancho, abierto o cerrado, etcétera, que hace que nuestros gustos ahora cambien para acomodarnos a la moda. Y ese dicho de dice: "de la moda lo que te acomoda" es más que falso, porque en realidad es "de la moda lo que se te imponga".

Pero toda esta reflexión viene a cuento porque hace un par de semanas apareció en cartelera la película Bohemian Rhapsody, que narra la vida del vocalista del grupo Queen, Freddy Mercury, quien falleciera hace unos 27 años a causa del SIDA. La película -que aún no he visto- habla de la historia de la vida del mencionado músico y evidentemente las canciones de Queen aparecen en el transcurso del filme. Hasta ahí todo bien. Lo curioso es entonces como de pronto la mercadotecnia nos vuelve a hacer consumir a Queen. El siguiente ejemplo me parece notable: voy caminando por la calle y en un local donde hacen análisis clínicos (de sangre, mastografías, etcétera), hay una bocina que toca ¿qué cosa? La música de alguno de los discos de Queen. No sé quién decidió sacar la bocina pero probablemente esta persona vio la película e influenciado por la misma, decidió recordar las canciones de la mencionada banda.

Y mi punto es este: no ignoremos o hagamos menos el poder de la mercadotecnia. La realidad de las cosas nos venden todo lo que se les antoja, desde posturas políticas hasta artículos por demás inútiles, pasando por modas musicales, de actividades como digamos salir a correr o ir al gimnasio, entre muchas otras. Y así nos venden coches, viajes de avión, visitas a ciertos lugares, etcétera. Tengo la impresión que nos manipulan más de la cuenta. Y el primer punto para luchar contra eso es el darse cuenta de ello.

Llegó la placa de los 100 mil suscriptores de YouTube



Hace poco más de un año, José Antonio Pontón, buen amigo y artífice de mucho del trabajo que se hace en unocero, me sugirió iniciar un canal de videos en YouTube. Aunque en ese momento no sabía muy bien cómo iba la cosa le dije que sí, y empezamos a grabar. Los primeros videos hablaban de ajedrez pero también discutía sobre lo que pasaba en la ciudad y en mi entorno cotidiano.
Grabábamos de manera que salieran los videos al menos una vez a la semana, pero era en realidad un experimento. Hubo algún momento en que quedamos grabar y no llegué a la oficina o Pontón no llegó y aunque no pasaba nada, se empezaron a espaciar los videos. Sin embargo, Pontón me volvió a decir que reiniciaramos el canal y empezamos a hablar de ajedrez nada más, en donde Pontón se demuestra como un amante del juego y sé que le gusta mucho.

Y así, empezamos a grabar con más asiduidad. Obviamente el asunto era relativamente artesanal a pesar de que ya Pontón grababa con una buena cámara. En algún momento pensé que era necesaria una cortinilla inicial y le mandé un video del logo de La Morsa, el cual es creación de mi hermano Pedro, que por mucho tiempo trabajó con los programas de animación 3D.

Poco a poco las cosas se conjuntaron y empezaron a crecer las visitas. Cada semana nos asombrábamos que se suscribiesen entre 100 y 200 personas diariamente y de tener 4 o 5 mil suscritos, empezamos a crecer. Llegamos a la primera marca personal de 50 mil suscriptores y pensábamos que quizás empezarían a bajar, pero en lugar de eso seguían subiendo. Tuvimos meses con más de 10 mil nuevos suscriptores y poco a poco nos acercamos a los 100,000, meta a la que llegamos hace un par de semanas.

Pontón me dijo que YouTube entonces le mandaría de pronto un correo informándonos de "una sorpresa" que tenían para nosotros, que era la placa de 100 mil suscriptores, pero no llegaba nada. Eventualmente supimos que teníamos que entrar a una página y pedirla. YouTube prometió enviarla en alrededor de un mes, pero llegó en menos de una semana.

La placa contiene además una carta de la CEO de YouTube, Susan Wojcicki, en donde básicamente nos dice que nos felicita y que no perdamos la sensatez, que apenas es un primer paso. Es una linda carta.



La placa puede verse al inicio de este artículo.

Desde aquí tengo que agradeces a mucha gente, porque  "de gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe", como diría Cervantes. Y agradezco a José Antonio Pontón, que más allá de grabar siempre tiene nuevas ideas para hacer más atractivo el canal y en realidad hace un gran trabajo. Sin él los 100 mil suscriptores serían aún una mera especulación. Por supuesto, debo agradecer a Javier Matuk, el creador del sitio UnoCero (antes Matuk.com), que siempre se ha portado como el gran amigo que es y que está siempre dispuesto a escuchar nuevas ideas. Su apoyo ha sido irrestricto a este proyecto. También hay que agradecer a los que ven el canal, a los que se suscriben, a los que ponen comentarios, que sabemos aman como nosotros el juego ciencia y que hay en ellos siempre afán de colaborar. Lo sé de cierto. Agradezco en particular a Pilar, que es la que finalmente me deja ser en todos sentidos.



Gracias mil y vamos por ese millón, ¿por qué no?

Tuesday, November 20, 2018

Otras maneras de hacer dithering: ordenado y disperso




El tema de dithering es importante porque lo usamos cotidianamente aunque no nos demos cuenta. Llamaos dithering, o tramado, a una técnica usada en computación gráfica para crear la ilusión de profundidad de color en imágenes con una paleta de colores limitada (reducción de color) (https://es.wikipedia.org/wiki/Tramado). Cuando se trata de imágenes en tonos de gris, entonces las convertimos en general en pequeños patrones (tramados), de puntos en blancos y negros.

Una idea para hacer dithering es usar una de las siguientes matrices:

8  3  4                       1  7  4
6  1  2          y            5  8  3
7  5  9                       6  2  9

La primera matriz se le llama "clustered" u ordenada, mientras que a la segunda se le denomina matriz dispersa. Para usar cada una de estas matrices, tomamos una región de 9 pixeles (en una caja de 3x3) y usamos los valores de la matriz como umbrales de los valores de los pixeles que leímos, los cuales deben estar dentro del rango del 1 al 9. S dividimos los valores de 255 en diez posibles elementos, tendremos simplemente 255/9 = 28.333...

Entonces, para cada pixel leído, dividimos de forma entera entre 28 y comparamos ese valor con el del umbral.  Si el valor de la imagen, el pixel pues (escalado en el rango de 0 a 9), es menor que el número que corresponde al valor de la matriz, entonces ponemos ese pixel en 0 (negro) y en caso contrario en 255 (blanco).

Hagamos unas pruebas con imágenes en tonos de gris.

Por ejemplo, esta es la imagen de Ilse en tonos de gris:



Y esta es la imagen procesada con el dithering ordenado



y con el dithering disperso.



¿Cuál le parece mejor?

Hice un par de manipulación y puse una región de cada ditherizado para comparar mejor y ver cuál queda más satisfactoriamente.


Otro ejemplo es el de la imagen de Benjamín Franklin (ver el inicio del artículo). A la izquierda aparece la imagen original, en medio al imagen con dithering ordenado y a la derecha la imagen con dithering disperso. ¿Cuál les parece mejor?

El código de este esquema de dithering ordenado o disperso me lo pueden pedir a mi correo y a vuelta del mismo recibirán un enlace para instalar el programa, el cual contiene otros filtros e ideas.

Monday, November 19, 2018

El Gran Fin y la ética del mexicano



Cada fin de año se organiza un evento que llaman "el gran fin", en donde por tres o cuatro días los comercios -se supone- harán rebajas monumentales en beneficio de los consumidores, alentando así al movimiento económico. Hay siempre sospechas sobre los comerciantes, que suben artificialmente los productos unas semanas antes para después ponerlos a precios "de oferta" cuando en realidad estos eran los precios originales de venta. Lo que es cierto es que la derrama económica de los consumidores es evidente y en estos días del buen fin se han visto abarrotadas tiendas y comercios de todo tipo, en donde parece ser que literalmente, regalan las cosas.

Sin embargo, todo esto ha llevado de pronto a notas curiosas, como ésta, en donde en un negocio ubicado en Cancún, alguien etiquetó unas televisiones así: "$8.990 pesos", y como esto en matemáticas es menos de 9 pesos, los consumidores quisieron llevarse televisiones inteligentes de unos 9 mil pesos en menos de 9 pesos cada una.

La PROFECO intervino para que el precio que se había puesto en dichas televisiones fuese respetado, pues es la ley, y después de incómodas discusiones y molestias de la tienda como de los consumidores, tuvieron que ceder los del comercio y vendieron unas 26 televisiones a 9 pesos.

La anécdota habla de algunas situaciones interesantes: es claro que el precio de la televisión estaba mal y que el comercio que etiqueta mal un producto debe respetar el precio que puso aunque esté equivocado. Sin embargo, es muy evidente el error y quiero creer quien tiene una mínima ética podría entender que la tienda erró. Sin embargo, ante la posibilidad de hacerse de un beneficio por tan poco, los quejosos sienten que están en su derecho de llevarse televisiones regaladas por un error tipográfico.


Yo sé que más de uno dirá que hicieron bien, que es error de la tienda, que en este capitalismo salvaje, así como nos cobran que paguen sus errores, etcétera, pero sigo pensando que más allá de eso hay algo que se llama educación, que nos enseñan a desde niños (y no hablo de la escuela), en donde nos enseñan qué está bien y qué está mal.

Recuerdo lo que me dijo un amigo por Internet. Creo vive o vivía en Alemania y con su mujer nacida en dicho país. Mi amigo se encontró un reloj en el piso y llegó contento a su casa diciéndole a su mujer del hallazgo. Ella lo primero que hizo fue preguntarle por qué no lo regresó... En su defensa mi amigo dijo que lo encontró tirado. Ella entonces le dijo: "Pero es que no es tuyo".

Me parece que como sociedad no iremos muy lejos con estas actitudes. Mientras no haya la ética, tanto de los comercios como de los consumidores, este tipo de "anécdotas" nos pueden parecer hasta simpáticas, cuando en realidad pienso que quienes se aprovecharon de este error, tienen una ética lamentable.

Sunday, November 18, 2018

Sobre el periodismo



Siempre he pensado que la profesión (¿u oficio?) de periodista supone estar detrás de la noticia y además, tener que ser objetivo cuando manda la nota al medio para que el que trabaja. Y sí, ese tipo de periodismo es muy complicado porque en ocasiones, a pesar de todas las facilidades que puede dar la tecnología actualmente, quizás no es fácil enviar el reporte al periódico o bien, el evento que se está reportando aún no ha concluido y hay que esperar hasta que esto ocurra. El problema finalmente con este tipo de periodismo es que es "para ayer". Y esto obliga a entregar muchas veces una nota mal redactada, mal fundamentada, sin la suficiente prolijidad. Aquí quizás -como me dijo Guil Russek una vez- "el periodismo es un género menor".

Hay, desde luego, otro tipo de periodismo, que es el de investigación, en donde el periodista decide ir a buscar las fuentes de algún conflicto para hacer su nota. Entrevista a los involucrados y eventualmente hace un artículo en donde se plantean una serie de situaciones, además de las posibles conclusiones. Quien trabaja en este tipo de notas tiene tiempo de redactar y de corregir lo que se necesario para que el resultado final sea mejor.

Pero hoy en día el periodismo que impera es el de la nota exagerada, el de la nota que se hace para vender. Así, si por ejemplo, las ventas de autos bajan, se reporta así: "se desploma el mercado automotriz". ¿Se desploma? ¿En serio? Los periodistas que están en este tres de acción son expertos en adjetivos calificativos con los que llenan sus notas, pero que llevan en el fondo un afán de vender a como dé lugar la noticia. Regresando al ejemplo, quizás sí, bajaron las ventas de autos pero ¿se desplomó el mercado? ¿Por qué la exageración? Y en ese mismo tenor, si el peso se devalúa 20 centavos no faltará el periodista que pone: "el peso en caída libre", etcétera.

Hace unos días, para no ir más lejos, apareció la siguiente nota: "Un misterioso huracán de materia oscura se acerca al sistema solar". ¿Debería preocuparme? Obviamente no, porque por más huracán universal que sea, está a millones de años luz... Pero claro, hay que vender la nota. Y si no me creen lean solamente el primer párrafo: "Diez mil millones de masas solares de materia oscura se están moviendo a lo largo de los restos de una pequeña galaxia enana, devorada por la Vía Láctea hace millones de años, y vienen directamente hacia nuestro sistema solar, ha descubierto una investigación liderada por Ciaran A.J. O’Hare, de la Universidad de Zaragoza (España), y publicada en la revista Physical Review D.". Cabe decir que no se sabe aún qué es la materia oscura, nadie la ha visto y en el mejor de los casos es una especulación que no ha sido probada. Pero ya la "Redacción" de ese pasquín electrónico (porque no se atreven a poner los nombres de quienes redactan semejante nota, ya habla de la materia oscura como una realidad).

Va otro ejemplo: dice la BBC "Adiós al kilo, larga vida al kilogramo: cómo funciona el nuevo sistema que redefine el peso tal y como lo conocíamos". Y aunque la nota es más mesurada, lean las primeras líneas:

 "El Gran Kilo, el prototipo utilizado durante 129 años para calcular el peso, pasó este viernes a la historia. 

Los científicos alertaron hace algunos años de que el kilogramo original, el gran referente para todas las mediciones de masa, había cambiado y pesaba menos de un kilo.

Por qué en 2019 un kilo ya no pesará un kilo

Concretamente, unos 50 microgramos menos, el equivalente a un pequeño grano de arena, imperceptible para la vida cotidiana pero problemático para el mundo de la ciencia.

El Comité Internacional de Pesos y Medidas decidió este viernes que el estándar del peso ya no será un objeto físico sino que se redefinirá mediante una constante matemática altamente precisa".

¿Y que pese 50 microgramos menos es noticia? ¿Sabe alguno de mis cuatro lectores cuánto es esta cantidad? Para no errarle, consulté la Wikipedia, la cual dice: "El microgramo es una unidad de masa del Sistema Internacional de Unidades que equivale a la milmillonésima parte de un kilogramo (10-9 kg) o a la millonésima parte de un gramo (10-6 g); su símbolo es µg.". Voy a ponerlo en negritas: un microgramo es una milmillonésima parte de un kilogramo o la millonésima parte de un  gramo. ¿Cambia algo esto? ¿No es querer vender una noticia que en términos cotidianos no tiene relevancia? A todo esto, que la medida del kilogramo sea ahora medida no a través de un objeto que se guarda celosamente en una oficina de pesas y medidas, creo en París, hay una serie de medidas que ya son la longitud de onda de no sé qué material incandescente a una cantidad de grados, etcétera. Es decir, no es la primera vez que la ciencia busca mediciones más certeras, pero hacer una nota de esto como si nos afectara a los seres humanos, raya en la estupidez.

Mi conclusión es que finalmente el periodismo lo hacen los periodistas y claramente estas manifestaciones de notas que tienen como objetivo alarmar innecesariamente, escandalizar colocando adjetivos calificativos aquí y allá, les hace un pobre favor a todos los que se dedican a este oficio (¿o profesión?). ¿Así quieren credibilidad? ¿Así se supone que registran el paso de la historia? Ahí lo dejo a la reflexión.

Saturday, November 17, 2018

Dithering: su fundamento


Hoy en día contamos con tarjetas gráficas que pueden mostrar luminosos colores en la pantalla de la computadora. Vamos, hasta los teléfonos ya tienen resoluciones de alta definición en muchos casos y pueden desplegar millones de diferentes colores. Considerando esto, resulta quizás para algún lector un poco absurdo que alguien quiera pasar una imagen en tonos de grises a blanco y negro, pero esto es un proceso que se hace continuamente cuando, por ejemplo, queremos imprimir una fotografía (en color o tonos de grises), teniendo solamente un dispositivo que imprime con tinta negra.

Es decir, tenemos dos posibles colores: puntos negros (tinta) y puntos blancos (sin tinta). Con ello debemos poder representar la imagen de la mejor manera, intentando no perder información o al menos, perder lo menos posible. Ya aquí hemos hablado de algunos procesos interesantes para hacer esto. Uno de ellos es el “dithering al azar” (o random), o bien, el usar la técnica de los semitonos. Los resultados con ambos procedimientos pueden ser mejores o peores, de acuerdo muchas veces a la imagen a procesar.

Sin embargo, el tema no se ha agotado. El dithering finalmente se basa en algo fundamental, que es la difusión del error de un punto al siguiente. Por ejemplo, consideremos que en una imagen en tonos de gris (donde cada punto tiene el mismo valor en rojo, verde y azul), en RGB, y veamos una de las coordenadas, por ejemplo el ROJO. Supongamos que en una línea de pixeles tenemos los valores 0, 96, 96, …, etcétera. Veamos cómo podemos hacer dithering usando esta difusión de error de punto a punto.

Si vemos el primer pixel, hallaremos que el primer valor es cero, que es negro, por lo que mandaremos a la impresora para que pinte en el papel un punto negro. Pasamos al siguiente y vemos que es un 96. ¿Este valor está más cerca o más lejos del negro? La respuesta es simple: si tenemos valores del 0 (negro) al 255 (blanco), entonces el 96 está más cerca del negro que del blanco. ¿Cuál es el error en este caso? 96 pasos, es decir, el tono de gris 96 está precisamente a 96 pasos del cero y esto es el error. Ahora tomemos el valor del siguiente ROJO. Hallamos que de nuevo es un tono de gris 96. Entonces vamos a hacer la difusión de error que acarreamos (96) al nuevo valor, que es 96. la suma de ambos da 192. Ahora nos preguntamos: ¿Este valor está más cerca o menos cerca del blanco? 192 está a 63 pasos del blanco. este es el error. Como es hacia el blanco, vamos a decir que está a -63 pasos. Pintaremos un punto blanco y el error se sumará al siguiente pixel.

Este elemental algoritmo, escrito en Delphi, se ve así:



Vayamos a las pruebas. Tomemos la foto de Ilse y pasémosla a tonos de gris:



Y procesémosla con este algoritmo. El resultado es éste:



Puede verse que el resultado no queda mal pero se ven algunos “artefactos”, es decir, ruido en la imagen o puntos indeseables. Tomemos ahora la imagen de Abraham Lincoln y observemos los resultados:



y el resultado:



Aquí las cosas mejoraron. La razón es que este método de difusión simple tiene dificultades cuando tiene que ir de blanco a negro y viceversa. Sin embargo, el asunto es que al hacer esta difusión del error, estamos aplicando le principio básico de todos estos mecanismos para hacer dithering.

En próximos artículo hablaremos de dithering más sofisticado, como el creado por Floyd-Steinberg.