Saturday, February 13, 2016

Sobre las ondas gravitacionales


Después de más de una década de buscar, los científicos dicen que finalmente las ondas gravitacionales han sido detectadas cuando dos agujeros negros se unen para formar uno más grande (y más negro). “Señoras y señores, hemos detectado las ondas gravitacionales. ¡Lo logramos!”, dijo el físico de Caltech, David Reitze, director ejecutivo del LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory). Reitze comparó el resultado con la siguiente frase: “Hemos aterrizado en la Luna”.

Para muchos, este descubrimiento será premiado con el Nobel. Da la mejor confirmación hasta ahora de lo que Einstein predijo hace cien años en su teoría general de la relatividad: las interacciones gravitacionales deberían dar energía en forma de ondulaciones en la tela del espacio-tiempo. Por más de diez años LIGO ha trabajado buscando encontrar estas ondas y para ello ha usado un conjunto de rayos laser vía interferómetros. Los detectores laser están finamente calibrados de forma que pueden medir la distorsión de las dimensiones espaciales que son menores a un milésimo del ancho de un protón.

El año pasado los científicos de LIGO cambiaron partes de LIGO de forma que mejorara su sensibilidad. El nuevo LIGO empezó en septiembre pasado y no pasó mucho tiempo para que empezara la comunidad de físicos a hablar de que se estaban detectando ondas gravitacionales. La detección se hizo el 14 de septiembre del 2015. “En ese entonces no declaramos nada, pero estábamos listos para recibir datos”, comentó Stan Whitcomb, físico y jefe del proyecto LIGO.

Los científicos dicen que las ondas gravitacionales vienen de la conjunción de dos agujeros negros que están a 1.3 mil millones de años de la Tierra, en alguna parte de hemisferio celestial del sur. Los agujeros negros son de entre 29 y 36 veces la masa del Sol. En el curso de su colisión, la masa compartida, de alrededor tres veces la masa del Sol, se convirtió en energía en forma de ondas gravitacionales. “Esta es la primera vez que se ve un fenómeno de esta naturaleza”.

La investigación ya ha sido aceptada para su publicación en Physical Review Letters y posiblemente sus descubridores se conviertan en los siguientes laureados con el Premio Nobel.

Friday, February 12, 2016

¿Y a qué viene el Papa?


Resulta que por enésima ocasión un Papa visita México. La realidad es que la llegada de la cabeza de la Iglesia Católica no significa nada relevante para este país. Sí, se supone que somos el 90% de los mexicanos católicos y que el señor que llaman Papa es el "vicario de Cristo". Esto de "vicario", según la Wikipedia es: la persona que ejerce las funciones de otra, en todo o en parte por delegación y nunca con carácter propio; la sustituye por tiempo indefinido o determinado". O sea, para decirlo pronto y mal, el Papa es como si fuese Dios.

¿Pero lo es? Pensemos por un momento en este escenario. Supongamos que un extraterrestre puede ver un día cómo somos los seres humanos, nuestras costumbres, nuestra cotidianidad. Y en ese contexto, en donde no hay prejuicios de ninguna clase, de pronto ve que en México se hace un ruido enorme por la llegada de un señor, ya entrado en años, que viste en general de blanco y que llama mucho la atención por donde pasa. "¿Y ese señor vestido de blanco?", podrá preguntarse el extraterrestre, "¿Por qué lo sigue tanta gente? ¿Por qué le aplauden y va en un auto de cristales transparentes saludando a la concurrencia? ¿No es un ser humano? ¿Qué méritos tiene?". Y si regresamos a la realidad y nos preguntamos lo mismo nosotros, podremos concluir que de Dios no tiene nada. Es un señor que se viste de banco -suponiendo porque así da la imagen de pureza- que dice puras tonterías y que en el fondo no cambia nada de la realidad. No hace milagros. No salva vidas. No hace mejores países. No acaba con los malvados. ¿Pues no que es el vicario de Cristo? ¿Quién le cree ese ridículo nombre a este personaje? Y ustedes quizás me dirán que eso es una obviedad. Sí, pues sí lo es. Pero entonces explíquenme las razones por las cuales es un personaje importante y hay que recibirlo con bombo y platillos.

El Papa viene a México porque la religión católica sigue siendo mayoritaria en nuestro país y en muchos países de habla hispana del continente americano. Pero ha perdido muchos adeptos y por ejemplo, gracias a las redes sociales, es evidente que no tiene una mayoría a su favor. Es un político de cierto rango de un Estado que no produce nada, que no tiene ningún intercambio comercial y que mantiene cierto status de poder a partir de que la Iglesia es una institución poderosa.

Pero si vamos a la historia, veremos que la Iglesia Católica no es la bonita paloma blanca que nos pintan. Ha sido una institución terrible y sólo como uno de sus tantos dislates podemos citar la Santa Inquisición, que fue espantosa, que asesinó, que quemó, que torturó a todo aquel que no creyera en la Iglesia.  Y bueno, eso paso hace muchos siglos, pero eso no significa que hayan cambiado. Hoy en día se sigue cuestionando la pederastía de los sacerdotes, sus lamentables y bizarras prácticas sexuales con niños, que son una atrocidad amén de ilegales. Pero el Papa no parece ni pestañear ante esto. La Iglesia Católica protege a este tipo de personajes como el Padre Maciel, fundador de los legionarios de Cristo, el cual fue un delincuente sexual que jamás fue llevado ante las autoridades.


Pero bueno, dejémonos de todos estos datos y preguntémonos: ¿A qué viene el Papa? Yo no sé realmente. Viene a promover su Iglesia porque repito, el Vaticano es un país de papel. No produce nada y vamos, ni PIB tiene. De acuerdo de nuevo a la Wikipedia, "La economía de la Ciudad del Vaticano es financiada por contribuciones (conocidas como el óbolo de San Pedro) de católicos romanos de todo el mundo, así como a través de la venta de sellos postales y recuerdos a turistas, entradas a museos y venta de publicaciones. El Vaticano también conduce servicios financieros a nivel global a través del Instituto para las Obras de Religión (conocido popularmente como el Banco del Vaticano)". O sea, todo esto es un cuento porque el Vaticano es uno de los "países" más ricos del planeta y dudo que la riqueza que tiene venga de vender sellos postales o recuerdos a turistas.

¿Entonces? ¿Nada más viene a pasear? ¿Nada más viene a platicar con los políticos de alta jerarquía de este país para tomarse la foto? La verdad, es que la visita del Papa Francisco es absurda, fuera de lugar, que le cuesta a este país mucho dinero y que además, servirá para distraer una y otra vez a las masas que seguramente corearán "el Papa es mexicano", y lindezas de esa naturaleza que harán feliz al respetable público que cree en semejante personaje.

Tuesday, February 09, 2016

Hablar con la verdad


El Doctor Mancera, el gobernador de la ciudad de México, al que ahora qiere llamar CDMX, es un mentiroso desde el día uno de su mandato. Su lema de campaña ers "Decidamos juntos", pero la realidad ha sido que ha tomado una y otra vez decisiones unilaterales. Cambió el prorama No Circula y lo extendió a los autos para que no salieran incluso los cuatro sábados del mes. Hubo protestas y problemas, entonces tuvo que salir a decir que habría un programa de catalizadores que sería financiado por el propio gobierno de la ciudad para que los automovilistas pudiesen cambiar el que tenían por este nuevo y no tenerse que ajustar a la penalización de no poder sacar el coche los cuatro sábados del mes. Desde luego que si uno quiere cambiar el catalizador a cuenta del gobierno, pues espérese, porque no es posible hacerlo ni fácil ni rápido.

Ahora salió con un nuevo reglamento de tránsito, que como ya he dicho, es para una ciudad del primer mundo, no a la que nos tiene acostumbrados Mancera, lleno de agujeros, coladeras destapadas, caminos en mal estado, baches, etcétera. Y con ella salió su brillantísima idea de salvar vidas a través del mecanismo de las fotomultas. Eso es un enorme negocio y para taparle el macho, ahora Mancera ha dicho que quien pague su multa en los primeros diez días de la misma, recibirá una condonación del 80%, "para que vean que no hay un afán recaudatorio". Ajá.

Pero algo sorprendente es que de pronto, toda la ciudad se ha llenado de avisos sobre las fotomultas (como lo ilustra la foto de este artículo). Vamos, el periférico cada 500 metros aproximadamente tiene un letrero de estos. Pero ¿dónde están los aparatos que toman las fotos? Son inexistentes. Pero ahí está la advertencia. Quizás mañana lleguen unos oficiales muy pulcros a tomar fotos con sus dispositivos móviles para aplicar las multas fotográficas. Lo que es claro es que es mentira que haya un aparato para tomar fotomultas en cada señalización que se ve en el periférico.

Y puedo entender que con esto se quiera disuadir al conductor de ir más rápido, pero ¿saben? Nos están mintiendo y eso no puede ser bueno. Un gobierno mentiroso no me parece que sea solución de nada. Los letreros de ls fotomultas deberían estar donde existan estos aparatos, no en un plan de terrorismo con la amenaza de que pudiese haber un aparato ahí que tomara las fotografías correspondientes.

De igual manera, habría que analizar a detalle este asunto de las fotomultas. Sé ya más de un caso de alguien que recibió su fotomulta por ir a 82 kms./hr. donde la velocidad máxima es de 80 kms/hr. Eso es el 2.5% de exceso de velocidad. ¿Cómo sé que los aparatos están calibrados para medir así, con una incertidumbre menor al 2.5%? Porque la verdad, me parece más exceso ser tan puntillosos con estas cifras cuando sabemos de entrada que toda medición tiene incertidumbre asociada y más si se trata de eventos que se miden a distancia.

Estamos acostumbrados por ejemplo, a cargar gasolina y pedir -digamos- 10 litros. La manguera de la bomba de la gasolinería nos surte. Se detiene cuando se supone metió en nuestro tanque esos 10 litros. Pero ¿cuál es la incertidumbre de la medida? ¿Nos habrá servido 10.1 quizás? ¿0 9.9 litros? No lo sabemos, y asumimos que nos sirven en promedio 10 litros, porque no se puede andar contando con tanta precisión. Por ello mismo, si nos llega una multa porque según el gobierno capitalino, íbamos a 82 kms./hr.  mucha gente simplemente le cree sin preguntarse nada.

A mí me parece que no hay información técnica disponible al público. Todas las medidas son para hacer la vida más complicada al conductor y además, con la intención de convertirlo en cliente cautivo de las fotomultas. Es increíble que tengamos a este cretino como gobernador de la Ciudad de México.

Monday, February 08, 2016

México, el país de la transa al nivel que se necesite


Leo en Proceso (en línea), el asunto de la boda de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, quienes se casaron como en los mejores cuentos rosas de "Cachirulo", en una fastuosa boda, en donde la pareja ya estaba literalmente destinada a convertirse, él, en el presidente de México y ella, en la primera dama del país. Era parte de una historia mediática perfectamente armada: la pareja hermosa, él un galán en todos los sentidos. Ella, la actriz de telenovelas. Un idilio de película. Pero todo esto parece tan falso como una moneda de tres pesos (porque de dos pesos sí hay monedas).

Aunque no soy católico, entiendo que ninguna mujer puede casarse por la Iglesia dos veces, a menos que haya una causa justificada para anular por ejemplo, su primer matrimonio o me parece que también cuando uno de los cónyuges fallece, entonces el cónyuge sobreviviente puede casarse de nuevo por la Iglesia. Aristegui y Proceso han señalado el contubernio del gobierno y el Cardenal Norberto Rivera, que es un rufián completo, para generar una "grave" trama eclesiástica política que le permitió a la actriz de Televisa y al entonces gobernador mexiquense concretar su enlace con un sinnúmero de “irregularidades” sacramentales.

Y es que para la señora Rivera -ahora de Peña, el casarse por la Iglesia debe ser algo muy importante. Es uno de esos ritos tan únicos en donde la Iglesia ha impuesto una serie de regulaciones para que este acto no se convierta en pachanga, para decirlo coloquialmente. El problema es que "la Gaviota" ya se había casado con el productor "el Güero" Castro, hermano de Verónica Castro, a todo esto. Cuando Angélica Rivera conoció a su ahora esposo, y quedó deslumbrada ante la figura de semejante personaje, no dudó en deshacerse de su anterior marido. Y la verdad es que tiene derecho: si se le acabó el amor, pues se diluye el vínculo matrimonial, cada quien por su lado y tan tan. Pero de ahí a volverse a poder casar por la Iglesia, como que iba a estar difícil.

El caso, para no hacer el cuento más largo, es que después de truculentas maniobras, este gobierno lleva sus tentáculos de impunidad incluso al Vaticano y siendo la figura quasi-presidencial la que andaba queriendo que le anularan el matrimonio anterior, vía una serie de artilugios, irrregularidades y mentiras, hizo que el Vaticano fallara a favor de los contrayentes y de nuevo, la señora Rivera se casaría de blanco, haciendo de esta historia un inicio idílico.

¿Y por qué cuento todo esto? Porque viene el Papa y con ello ha salido a la luz pública la investigación de Aristegui apoyada por Proceso, para desenmascarar todo el cúmulo de irregularidades, las cuales el Vaticano pasó por alto porque seguro la Gaviota quería casarse de nuevo por la Iglesia y además, era lo recomendable para que la historia de amor no se viese empañada por detalles burocráticos de la sede de la Iglesia católica.

Yo quiero creer que el Vaticano ahora está enterado de todo esto que hicieron los entonces contrayentes para lograr sus aviesos fines, porque esta nota ha salido en el periódico el País y en The Guardian, que no es poca cosa. Porque después de este asqueroso engaño a la Institución que es la Iglesia Católica, ¿no debería el Papa suspender su viaje en protesta por las acciones de esta sarta de tramposos y ponerlos en su lugar a todos ellos? ¿No sería lo digno? La Iglesia requiere de credibilidad, que la gente crea en las acciones que ejecuta, que si el Papa Francisco dice que el gran error de la Iglesia a su cargo han sido los casos de pederastía, pues que de verdad se tomen acciones. Pero no, vendrá y será un evento televisado por las cadenas nacionales que dirán todas las estupideces del caso, todos los lugares comunes y cuanta idiotez se les ocurra porque serán transmisiones largas y eventualmente se les acabará el rollo preparado y al improvisar sabremos el nivel de los locutores contratados para esta visita de Estado.

La lección la resumiría en lo siguiente: Para la impunidad mexicana no hay traba jamás. Harán lo que tengan que hacer para lograr sus objetivos. Hay momentos que no termino por entender que este es el México de la corrupción en pleno. Esta es solamente una de tantas pruebas.

Sunday, February 07, 2016

¿Dedicarse al ajedrez?


Uno de los dilemas que enfrentan los jugadores de ajedrez, en algún momento en sus vidas, es tomar la decisión de dedicarse profesionalmente al juego ciencia o bien, abandonar de alguna manera esta inquietud y buscar caminos más usuales como el estudiar una carrera profesional, por ejemplo. La realidad es que dedicarse profesionalmente al ajedrez requiere de un sesudo análisis.

Para empezar, hay que considerar algunas cuestiones, por ejemplo, si se trata de un joven con mucho interés, en donde se ve que le apasiona el ajedrez, pues es un punto a tomar en consideración. Sin embargo, eso no significa que el ajedrecista vaya a tener éxito en el difícil mundo de los torneos solamente porque le gusta mucho este juego. No. Se requiere de ver si de verdad tiene posibilidades de destacar. ¿Cómo saberlo? Haciendo que juegue torneos de primera categoría y que vaya viendo su desempeño. Vale la pena ver cómo enfrenta las derrotas y si finalmente esto es un acicate para trabajar más o lo desmoraliza y lo hace quizás abandonar incluso los torneos, buscando mejores resultados para otra ocasión.

Ser un gran maestro, o un maestro internacional, requiere de mucho trabajo en casa, de analizar muchas horas por día, de estudiar constantemente las partidas de los grandes jugadores. No se puede llegar a destacar si no se pone un esfuerzo deliberado y decidido para mejorar en ajedrez. Aún así, esto tampoco es garantía de nada. Se requiere también de una pasión desbordada, de motivación, de "hambre de ajedrez", porque si esto no existe, entonces el potencial prospecto para dedicarse profesionalmente a este arte debería de olvidarse y hacer que se dedique a otras cuestiones.

Pongamos un caso hipotético a modo de ejemplo. Supongamos que tenemos a un muchacho recién salido de la preparatoria, con unos 18 años, que lleva quizás 5 o 6 años ya jugando y que es de los "juveniles" más fuertes del país. ¿Debe entonces olvidarse de una carrera universitaria y dedicar sus esfuerzos al ajedrez? Probablemente no pueda saberse con certeza, pero... ¿qué tal darle y darse la oportunidad -si así lo desea el joven- de intentar dos años, hasta tres quizás, este camino. Un jugador talentoso podría probablemente en tres años mostrar si tiene las facultades necesarias para dedicarse a dar jaques en el tablero escaqueado como modus vivendi. Si en esos tres años el prospecto encuentra que no obtiene los resultados adecuados, que no gana los torneos que debiese ganar, que no lucha por los premios en los torneos importantes en el país, quizás sea conveniente entonces regresar a estudiar en la Universidad. Salir con un título con 25 o 26 años de edad tampoco es algo que deba considerarse malo. Lo importante es que el ajedrecista lo intentó y si falló, pues puede regresar a buscar alguna actividad menos azarosa como es el vivir de los torneos de ajedrez.

Cabe decir que el juego ciencia, que tanto nos apasiona -estoy convencido- vale dedicarle la vida. Contaba el GM Kotov en su libro "Piense como un Gran Maestro" la siguiente anécdota: Un director de orquesta le preguntó a un gran maestro "¿tiene usted alguna profesión?", a lo que el gran maestro replicó: ¿"la tiene usted?". El director se dio cuenta de su poca sensibilidad y se disculpó. Botvinnik, el patriarca del ajedrez soviético decía: "tenemos violinistas profesionales... ¿por qué no podemos tener ajedrecistas profesionales?" y ojo, Botvinnik era ingeniero electrónico.

Yo creo que lo más complicado, al tomar la decisión de vivir del ajedrez, es mantener el deseo de jugar, la motivación, porque sin eso, la empresa es inútil. Y la pregunta es: ¿Puede un jugador mantener esa motivación por cuánto tiempo? Un amigo español, por ejemplo, me contaba que su sueño era ser gran maestro y me preguntaba si creía yo que pudiese lograrlo en unos 10 años. Le dije que probablemente la meta de gran maestro es asequible, sin importar demasiado la edad, aunque tener más años hace la labor más compleja porque cuando uno tiene pocos años, muchas veces no tiene que preocuparse por un trabajo y las obligaciones que como adulto de pronto llegan. Pero que el punto que me preocupaba más es: ¿Puedes mantener esta motivación que tienes ahora? Mi amigo trabaja muchas horas en ajedrez y probablemente en un par de años logre ser maestro internacional o un fuerte maestro FIDE. De ahí a ser gran maestro, probablemente requerirá jugar muchos torneos, viajar, costearse muchos viajes y trabajar más arduamente. Si en unos diez años, quizás menos, se puede mantener viva la llama de la motivación por la competencia ajedrecística, probablemente el resultado sea que logre su sueño.

Pero aún así, creo que el ajedrecista debe ser quien sopese sus propias posibilidades. Es una decisión complicada y en este mundo real muchas veces el ser "ajedrecista" no parece ser compatible con lo que la gente piensa que la gente tiene que hacer de sus vidas. Y más allá de lo que puedan decir los demás, es cada quien, personalmente, quien debe hacer un análisis para tomar la decisión. Y como mencioné antes: quizás se puede probar y ver qué pasa. Siempre, en el peor de los casos, se puede dar una vuelta de timón y dedicarse a otra cosa.

Tuesday, February 02, 2016

Nueva sabiduría tuitera, un experimento en "donationware".



Hoy acabo de terminar de formar el siguiente librito de la Sabiduría Tuitera, que viene a ser una segunda obra sobre las frases ingeniosas que la gente pone en Twitter. El primer librito tuvo buena aceptación y alrededor de unas 300 personas se hicieron de él. Creo que para ser una compilación de frases es todo un éxito. Así entonces, a partir del primer librito, seguí recolectando más frases y ahora he llegado a tener unas 950 aproximadamente.

Considerando la bonhomía de los lectores de este blog, pongo a disposición de los mismos esta segunda obra llamada "Más sabiduría tuitera", esperando que sea una buena segunda parte, tratando de refutar aquello de que "segundas partes nunca fueron buenas". Sin embargo, se me ha ocurrido lo siguiente: si aproximadamente unas 300 personas, poco menos, descargaron el primer libro de la sabiduría tuitera, ¿qué tal hacer esta segunda entrega bajo el esquema de "donationware"? ¿Qué quiero decir con esto? Que esta vez el librito no es gratuito sino que se pide una colaboración, un donativo, el cual es -desde luego- opcional. Propongo pues que a quien le interese tener la obra y cooperar, me deposite 50 pesos mínimo, de forma que si logramos que 300 personas cooperen, entonces se lograría tener unos 15,000 pesos. Todo el dinero que se junte, todo, se daría a una obra de caridad y evidentemente, se dará reporte a quién se le dio ese donativo en total.

Ahora bien, quien no quiera donar y aún así quiera el librito, pues pídamelo y se lo mando sin problemas. Apelo simplemente a la posibilidad de tratar de ayudar en alguna medida desde este nicho. Vamos, que 50 pesos es menos de lo que cuesta una entrada al cine hoy en día. Aclaro de una buena vez que no es un negocio mío, ni me voy a quedar con el dinero de nadie. Por razones que no viene al caso comentar aquí, muchas veces tengo la oportunidad, si así pueder decirse, de ver muchas deficiencias básicas en el propio entorno. Es cuando de pronto uno se da cuenta de la buena vida que finalmente llevamos, pero no todos están en estas condiciones.

A quien le interese, escríbame a morsa@la-morsa.com y le mando detalles de cómo depositar y del enlace para bajar el nuevo libro de la saga.

Monday, January 25, 2016

Sabiduría tuitera - con regalo incluido



Este mundo moderno, de computadoras en un sinfín de actividades humanas, de Internet hasta en la sopa, es una demostración que el mundo ha cambiado considerablemente. Hoy en día la red de redes se acerca a la omnipresencia y es claro que su influencia y alcance no nos es ajeno. Las redes sociales han tomado por asalto la vida cotidiana y diariamente millones de personas se conectan a estos sitios de Internet y los “enriquecen” con sus propias ideas y argumentos.

Desde luego que esto tiene pros y contras. Umberto Eco, escritor y filósofo italiano, dijo ya que las herramientas como Twitter y Facebook “dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”. Y es cierto que más que nunca, hay que ser mucho más cuidadoso con lo que leemos en nuestros monitores de computadoras. Hay demasiados sitios de noticias falsas, irrelevantes, que buscan que la gente entre a ellos porque viven en base a las visitas y clicks de los usuarios de la red. Hay sí, mucha gente ingenua y tonta que cree cuanta cosa lee por Internet pero aún así, me parece que los pros de la red sobrepasan por mucho a los contras que podamos hallar.

Así entonces, a pesar de lo que diga Eco, Internet, las redes sociales y la multitud de servicios que ahora tenemos literalmente al alcance de los dedos, han hecho un mundo más comunicado, más informado y quizás poco a poco, más democrático. Hoy en día podemos plasmar nuestras ideas directamente en blogs, en foros de discusión, en los comentarios de los portales y en las redes sociales prácticamente de inmediato y sin ningún tipo de censura. Y eso es de agradecerse, porque eso hace que el mundo sea un poquito más justo.

Precisamente gracias a las redes sociales, Facebook y Twitter, tenemos la posibilidad de leer a mucha gente que tiene cosas que decir. Hace ya tiempo descubrí entonces que había una serie de cápsulas de sabiduría –por decirlo de alguna manera, que muchas veces sus autores ponían en estas redes sociales. Y de pronto se me ocurrió que sería interesante ir copiando las mismas y publicarlas en mi cuenta de Twitter (@morsa). Poco a poco el acervo de frases inteligentes, simpáticas, irónicas, sarcásticas, empezó a crecer en mi “línea de tiempo” (timeline), de Twitter. Noté que empezó a subir la gente que seguía mi cuenta y me percaté entonces precisamente de la bondad de un sitio de “microblogging” como lo es Twitter, pues en apenas 140 símbolos, letras, se puede colocar una idea que nos haga reflexionar a quienes la leemos o nos saque al menos una carcajada.

Pasaron un par de años y noté que el cúmulo de frases que había copiado de otros sitios, de portales, de redes sociales, etcétera, daba ya suficiente material para armar un pequeño librito que son estas cápsulas de sabiduría por Internet, sabiduría tuitera. Podemos encontrar frases irónicas como “Hace un mes compré en Internet el ‘Manual del Estafador’, recopila las mejores técnicas para engañar incautos. No me ha llegado”, que sin duda dice más que lo que dicen las palabras o bien, reflexionar sobre la muerte: “Morir es como dormir, pero sin levantarse a orinar”, que desde luego busca ser graciosa.

En esta obra podemos pues hallar muchas frases, las cuales no tienen un autor, sino que son producto de una reflexión, de un chiste, de una gracejada de alguien y que se empezó a transmitir en las redes sociales. Hay otras que sí tienen autor y cuando se ha podido identificar al mismo, se ha puesto su nombre. No obstante, en alguna medida esta recopilación de frases tuiteras es parte de este conglomerado que somos los usuarios de Internet. Si alguien piensa que no se le dio su crédito, por supuesto puede escribirme para que en siguientes ediciones de esta obra –si las hay– se le dé el crédito a quien lo merece.

Es importante también aclarar que las frases recolectadas no están por temas, sino que simplemente se han colocado en la medida que han ido apareciendo en la red, es decir, no están catalogadas de ninguna manera. Aparecen en el orden que han sido copiadas, en donde las primeras que va a leer son las más recientes. Las últimas páginas del libro contienen las primeras frases recopiladas.

Cabe decir que aunque la mayoría de las frases caben en 140 caracteres, en algunos casos he decidido poner por ejemplo, signos de admiración o de interrogación que abren, que muchas veces omitimos por la restricción precisamente de estos 140 símbolos. La intención es que la idea quede no sólo clara sino bien escrita.

Finalmente, si quien lee este librito encuentra frases que le hagan esbozar una sonrisa, será suficiente premio para este autor que se le ocurrió esto de recopilar esta sabiduría tuitera sin pensar que llevaría a la postre a una interesante y simpática colección de frases, las cuales nos pintan de alguna manera en cómo somos los seres humanos en este mundo lleno de tanta tecnología que no hace muchos años era impensable.

Pueden descargarlo de este enlace (100 descargas o hasta el 1 de febrero del 2016): https://www.hightail.com/download/ZWJVT2pPd0E5NVc1eDhUQw