Monday, May 22, 2006

Cundo vive uno en la selva de asfalto...

... se da uno cuenta de que la Naturaleza, en muchos sentidos, se ha alejado de nosotros. En muchos casos para bien, pues muchísimos animales e insectos no podrían convivir directamente con los seres humanos. Pero ya no hablemos de especies grandes, como los tigres y leones, o los elefantes. Pensemos en las ratas. En realidad están en las ciudades y una que otra vez alcanzamos a verlas salir de alguna coladera o peor tantito, meterse en la casa y entonces hay que empezar a combatirlas hasta eliminarlas.

Hay otras especies que nos hacen gracia, sin embargo. Una de ellas son las ardillas, que aunque son roedores, no les tenemos la fobia que nos causan las ratas, por ejemplo, pero que conste, no por ello las vamos a dejar entrar a la casa para que convivan con los seres humanos, como lo hacen los perros y los gatos, por ejemplo. En mi opinión, a las ardillas les tenemos simpatía porque el bombardeo mediático de toda la vida las ha puesto en plan de simpáticas, divertidas y agradables, particularmente el "culpable" bien podría ser Walt Disney. Igualmente, durante quizás unos veinte años, sino es que aún más, los tiburones han pasado a ser la especie maldita, con fama de comehombres, etc., producto sin duda de la película taquillera de Spielberg, Tiburón.
Como sea, hoy veo en el árbol del jardín de la casa a dos ardillas comiendo. No resistí la tentación de tomarles un par de fotos. Aparentemente una de ellas me vio y se subió a la primera rama del árbol. La otra me vio y me ignoró.

Paso entonces a registrar el acontecimiento, como algo particularmente curioso, porque en la vida citadina estas escenas son poco frecuentes.

No comments: