Saturday, September 23, 2006

Patrones en ajedrez (I)

Se dice que un maestro fuerte de ajedrez tiene en su cabeza alrededor de 50,000 patrones típicos que se dan en el juego. Esto podría explicar por qué un jugador débil no ve con la misma facilidad una buena jugada que su contraparte magistral. Es claro que en muchos sentidos las posiciones tienen características familiares y el hecho de conocer los detalles típicos nos dan la pauta para encontrar la jugada correcta en una partida.

Quienes estudien profundamente la táctica ajedrecística notará que ya muchos autores han hecho la tarea por uno, es decir, han catalogado por temas las posiciones: sacrificios en h7, clavada, combinaciones de empate por ahogo, doble ataque, ataque al descubierto, etc. Los temas son muchos pero finitos y en muchos casos las combinaciones, la táctica en ajedrez, se basa en detalles que describen finalmente una posición y que por ende, no hay ni que analizar qué jugada hacer: puestos todos los elementos en su lugar, la combinación nace por sí misma, casi automáticamente. Por eso la recomendación de estudiar táctica no hay que echarla en saco roto.

Pues bien, a fines de diciembre, casi para empezar el año 2002, me atacó el virus gripal. Me tiró en cama tres días con sus respectivas noches. Quien haya estado con gripa sabrá lo inútil de dicha enfermedad. Pareciera que su único afán es mantenernos en cama por algún tiempo, aburriéndonos con la tele encendida prácticamente todo el día y sonándonos las narices hasta el hartazgo. Pues bien, en esas condiciones deplorables, cuando me hartaba de la TV me ponía a hojear algunos de los libros de ajedrez que tengo a mi alrededor. Dentro de uno de ellos, hallé una partida que le gané al FM Isidro Díaz Lombardo hace algunos años. Ahí ejecuté una bonita combinación con la que obligué a mi rival a rendirse de inmediato. He aquí la mencionada posición crítica:


Díaz Lombardo, I. – López, M.

México 1993
Juegan las negras

1. … Dxf2!! Y las blancas abandonan, ya que después de 2.Txf2 Tc1+ y mate a la siguiente.

Dejé la papeleta para caer dormido durante algún tiempo. Cuando desperté tomé otro libro. Se trataba de The Inner Game of Chess, de A. Soltis. Lo abrí en cualquier página y me encontré con la siguiente posición:


Lee-Sakharov

Campeonato Mundial Juvenil 1963
Juegan las blancas

De pronto caí en la cuenta que era el mismo tema que mi partida contra Díaz Lombardo. Después de 1.Txe7 las negras confiaban en 1…. Txc3 especulando con que la dama blanca está defendiendo la torre de f1, pero las blancas dieron una sorpresa: 2. Dxf7!! Y las negras abandonaron inmediatamente por el inminente mate.

Me pareció curioso encontrar una posición similar casi por azar. Pero eso no fue todo: Más tarde hojeaba la revista holandesa New in Chess 98/2. Encuentro la partida siguiente en donde, no lo podía creer, se repite la combinación de la que estamos hablando:



Barua-Maherramzade

Ubeda (op) 1998

Juegan las negras


El blanco está perdido. Aquí, sin embargo, el conductor de las negras comete un grave error: 1. … Txg2?? Y Barua, ni lerdo ni perezoso contestó: 2. … Dxf7!! Y las negras se rindieron.

Este parecía en final de la historia. Pero unos días después de levantarme finalmente de la cama, hallé en el libro del MI Kopec (Mastering Chess), el siguiente diagrama:



McNab-Mullen
Juegan las blancas

Después de 1.Dxf7!! las negras tienen que rendirse.

Curiosamente, hace poco aquí en Chessbase, Frederic Friedel publicó una serie de combinaciones que se dieron en un fuerte torneo en Turquía. Aquí hallé la misma combinación pero con un nuevo atuendo, es decir, en una posición totalmente diferente a las ya vistas:



Atakisi, U – Ruck, R
4th IECC Estanbul, Turquía 2003
Juegan las blancas

Las negras aquí se equivocaron, pues su última jugada fue 30. ... Tg4-g6 en lugar de la requerida, 30. ... Tg4-g8. Y aquí las blancas sorprendieron sin duda a su rival brillantemente: 31. Df7!! Tf7 32. Th8 Tf8 33. T8f8 mate.

Notará el atento lector que el tema se repite. El patrón es el mismo incluso cuando la posición no lo parece. Si uno ve decenas de situaciones parecidas, si se le presentan en la práctica, es seguro que hallará la combinación ganadora. En muchos sentidos el ajedrez es búsqueda de patrones conocidos. Para conocerlos entonces hay que ejercitarlos. Es decir, en otras palabras, a trabajar esa visión combinatoria.

La pregunta que surge de todo esto es: ¿se puede programar una computadora para que encuentre los patrones típicos? (como los mostrados en este artículo). Sin duda se necesita de un lenguaje que describa el tablero en las patrones que definan las posiciones ganadoras, y cómo actuar en esos momentos. En ese trabajo me he involucrado y ya he comenzado con la codificación de un software específico que defina patrones y jugadas. Apenas empiezo, pero sin duda este tema será motivo de más artículos.







1 comment:

Yixus said...

Acabo de encontrar otra combinación igual en una partida Radjabov vs Denis Kovaljov, Litohoto, 1999. Se puede ver en http://www.wtharvey.com/radj.html