Friday, February 09, 2007

Ponte la verde... o de cómo funciona la indiscriminada propaganda

La mercadotecnia no tiene límites. Antes, mucho antes del Campeonato Mundial de futbol, en Alemania, en el 2006, nos vendieron la idea de que México tenía con qué para llegar a ser campeones del mundo. Aunque el futbol no me apasiona, no pude estar al margen de tanta promoción en los medios. Así, salían futbolistas anunciando todo género de productos e incluso, me parece que el "Kikín" Fonseca promovía la imagen de Felipe Calderón, asunto que le llevó algunas críticas. Recuerdo que después de que la selección tricolor ganara su primer partido en el Mundial, al día siguiente, apareció un anuncio de plana completa en donde se decía algo como "Sólo faltan seis", refiriéndose a que solamente faltaban seis partidos más para ser campeones del mundo.

No obstante las buenas intenciones, porque de buenas intenciones está empedrado el infierno, los ratones verdes no pasaron a la siguiente ronda. Después de clasificar, fueron derrotados por Argentina. Eso finalmente es lo de menos, pues siempre he pensado que no se gana un partido en base a una imagen específica de "ganadores", como los de la mercadotecnia futbolística nos hicieron ver. Quién sabe qué haga falta, pero es claro que el pentapichichi, Hugo Sánchez, ya empezó con la venta de la imagen de la selección. En "la era de Hugo", el flamante nuevo director técnico del seleccionado mexicano ya nos prometió prácticamente que llegará a ser México campeón del mundo, en el evento del 2010 en Sudáfrica.

Y claro, ya empezaron las congojas. En un partido amistoso, frente a EEUU, Hugo debutó con una franca derrota de 2-0. Para mí tampoco es importante eso, es más, francamente me importa muy poco la selección nacional y los avatares de Hugo Sánchez. Lo que me nace al escribir sobre este particular es un anuncio en una pared por la lateral del periférico, a la altura del Estadio Azteca que contiene una serie de frases como estas: "olvidémonos de los errores", "olvidémonos de los octavos de final", "olvidémonos de los penales fallados", etc. y entonces anuncian la nueva camiseta del tricolor, a 899 pesos, una ganga, ¿no?

Lo interesante de todo este asunto es cómo se renueva la esperanza sobre el bananero equipo de futbol que supuestamente nos representa. Llama la atención poderosamente que de nuevo, venderán camisetas de la selección renovada y actualizada, con un director técnico de primer mundo, con mentalidad ganadora, etc., aunque en la cancha no puedan anotar goles.

No comments: