Saturday, March 31, 2007

Portada de un potencial nuevo libro

A fines del año pasado estaba terminando un libro sobre los niños prodigio del ajedrez. Me interesaba realmente el saber cómo es que un pequeñín puede llegar a jugar magistralmente cuando difícilmente tiene siquiera los años de estudio que un jugador llega a alcanzar y que no son garantía de jugar bien. ¿Qué es lo que hacen estos prodigios para jugar bien? ¿Cómo es que llegan a entender en tan poco tiempo cuáles son las buenas jugadas? Ejemplos como el de las Polgar o Carlsen son fascinantes, el primero porque las hermanas húngaras fueron entrenadas desde pequeñas para convertirse en ajedrecistas de elite. El segundo es porque Carlsen, a los 8 años empezó y a los 10 ya era un jugador de primera fuerza. A los 13 (solamente 5 años después), ya era gran maestro. ¿Cómo puede lograrse esa excelencia en tan poco tiempo? ¿Es una cuestión de talento? ¿de trabajo constante? ¿o de ambas situaciones?

Así, me di a la tarea de investigar y encontré datos por demás interesantes. Hallé que hay una escuela ucraniana, de donde han salido muchos nuevos talentos: Karjakin, Ponomariov, Lahno, entre otros. Igualmente, conseguí información sobre cómo han progresado los cubanos en estos últimos 20 años. El capítulo Polgar mereció una investigación más profunda pero solamente pude bosquejar de información hallada aquí y allá, qué es lo que hicieron desde niñas. Al final, incluí 100 combinaciones de estos prodigios para el deleite de los aficionados.

No sé si Selector acepte el libro para se publicado, pero en el interín, Gabriel Martínez Valois se prestó para ayudarme con la posible portada del libro. Usando sus habilidades en las herramientas en tres dimensiones, logró una portada fotorrealista que ojalá, si aceptan la obra, también la acepten los de la editorial, porque es un trabajo muy fino.

6 comments:

Raziel said...

Bien,espero que si acepten tu nuevo trabajo. y bien, lo único que lei al respecto de las hermanas polgar en un articulo de la revista jaque(españa) es muy interesante, recuerdo que decia que judit polgar, se levantaba por las noches,diciendo que las piezas no le dejaban dormir.

Morsa said...

La anécdota que mencionas no es exactamente así. Se supone que de pronto, a medianoche el papá Polgar se levanta y ve que su hija Sofía está en el baño, con un tablero entre las piernas. El papá le dice que por qué no deja las piezas y se va a dormir, y ella responde: "¡es que las piezas no me dejan a mí!". Palabras más, palabras menos, ésa es la historia que yo conozco.
saludos

TocoTutut said...

La portada me parece bastante buena, eso del "fotorrealismo" es muy interesante, pero que onda con la posición en el tablero que al parecer es totalmente aleatoria o ¿tiene un significado en especial?.

Morsa said...

Según me dijo el autor de la portada (Bowman, se lee en los cubos), la posición es de la partida más larga registrada (pero creo, que con los colores cambiados).
saludos
Manuel

Maria del Rocío said...

Hola

La portada de tu libro está muy mona y muy original, pero no entiendo porqué dices que es "fotorrealista"?. La foto que tomaron para hacer la portada es en un cuarto real con cosas reales, creo que todas las fotos que se toman así son fotorrealistas o no? Los cubitos de juguete estan lindos, me podrías decir a donde los mandaron hacer? les quiero regalar unos a mis sobrinitos con sus nombres.

felicidades por tu libro!

Marisol

Morsa said...

El punto es que no existe ningún objeto real. Todo fue generado por computadora. No existe nada en la realidad, son modelos de cubos, esferas y piezas de ajedrez creados en la maquina. por ello es fotorrealista.

saludos