Thursday, October 04, 2007

La fuerza de la costumbre

No hay duda que la fuerza de la costumbre permea en la vida de las personas. Es algo así coo los reflejos condicionados, asunto estudiado ya hace muchísimos años por Pávlov. Obsérvese esta nota en el Reforma, en donde el ex candidato presidencial Roberto Madrazo, que compitió sin éxito en las elecciones del 2 de julio del 2006, fue acusado por un diario local de ganar con "trampa" el Maratón de Berlín, en la categoría de 55 a 59 años. El "truco" de Madrazo, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó a México por 72 años hasta el 2000 y fue acusado no pocas veces de hacer "fraude" para mantener su hegemonía, fue exhibido en un video difundido en la versión "on line" del diario capitalino Reforma.

El periódico hace notar que Madrazo, increíblemente, registró "el mejor tiempo de su carrera como maratonista": 2 horas 40 minutos, lo que es "una verdadera hazaña deportiva para un hombre de 55 años", si no fuera porque aparentemente se salió de la carrera en un tramo de 15 kilómetros. El rotativo se admira de que Madrazo haya superado con creces su promedio en otros dos maratones de este año, que ha sido de 3 horas 40 minutos.

Otro aspecto increíble según el diario es que Madrazo, que fue presidente del PRI y gobernador del estado sureño de Tabasco, haya obtenido el puesto 146 entre los más de 40 mil competidores, con un tiempo de apenas 36 minutos más que el etíope Haile Gebrselassie, que llegó en primer lugar e hizo trizas la marca mundial.

Según el reporte periodístico, la "epopeya" de Madrazo se va al suelo cuando se observa el registro del prominente político mexicano durante la prueba, en la que se pierde de vista entre los kilómetros 25 y 30, para reaparecer en el 35, a sólo 7km de la meta.

El informe sostiene que en un tramo de 15 kilómetros -donde se le perdió de vista- habría corrido a un ritmo de 7 minutos por cada 5 kilómetros, un promedio superior incluso al del etíope Gebrselassie, la gran estrella mundial de la maratón.

En estas competencias abiertas, la tecnología usada permite llevar los tiempos individuales de cada corredor en el fragmento del camino que se desee. Todos los participantes, para ello, llevan un chip (generalmente atado al zapato tenis), el cual a través de Radio Frecuencia, identifica al corredor en los puntos claves por donde se mide el tiempo de los mismos, pasando por un arco o una alfombra que a través de la electrónica, se entera de qué corredor pasó. Si en algún momento no aparecen esos registros, lo más probable es que el corredor no haya pisado por la alfombra dispuesta para ese propósito. Dicho de otra manera: cortó camino o simplemente abandonó la competencia.

Que Madrazo haga trampa no parece nada nuevo. La pregunta es: ¿qué gana? ¿Cómo puede ser que una actividad deportiva la empañe con sus sucios trucos para hacerle creer a los demás que hizo un tiempo magistral? Es patético este personaje y muy lamentable exhibirse públicamente así.

1 comment:

Gera´s said...

Hola Manuel, efectivamente no gana nada este individuo en hacer ese tipo de cosas...pero...lo tramposo y lo estúpido se lleva hasta la tumba.
un abrazo desde Monterrey