Thursday, August 30, 2007

Los criterios son subjetivos

Acaba de terminar la carrera de los 400 metros planos en Japón, en el campeonato mundial de Atletismo. Ana Guevara, nuestra mejor representante quedó en cuarto lugar en la final. Su tiempo fue de 50.16 segundos. El triunfo fue para la británica Christine Ohuruogu, quien se impuso con un tiempo de 49.61 segundos. Le siguieron su compatriota, Nicola Sanders, con 49.65 segundos, y la jamaicana, Novlene Williams, con 49.66.

Eso significa que Ana llegó con 45 centésimas de segundo de retraso comparado contra el primer lugar y 50 centésimas con respecto al tercer lugar. Dicho de otra manera, menos de medio segundo con respecto al primer lugar y medio segundo exacto con respecto al tercero. Es un abrir y cerrar de ojos y en este caso, hace la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Los comentaristas deportivos han dicho que esta carrera fue un fracaso para la Guevara. La realidad es que ninguno de ellos entiende el deporte de esta magnitud. ¡Qué fácil es criticar cuando no se gana! Y me parece más grave cuando las diferencias en los tiempos de llegada son francamente pequeños. De hecho, quien quiera saber cuánto es medio segundo, 50 centésimas de segundo, lea la mitad de la palabra "hipopótamo" y ya está.

El deporte a este nivel es una competencia rudísima, pero en este país nos encanta hacer menos cuando no hay el triunfo "esperado" (por los mismos comentaristas). Será una cuestión de criterios, pero no deja de ser lamentable.

Wednesday, August 29, 2007

Mi primer fotoMorsaico comercial

Hace unos años, quizás cinco, tal vez un poco más, alguien se enteró de mi técnica para hacer fotoMorsaicos y me dijo que necesitaba hacer uno para una exposición de fotografía. Nos pusimos de acuerdo en el precio y puse manos a la obra. Aunque pensaba que sería un trabajo sencillo, llevó su tiempo, porque el cliente quería más fotos en el mismo, menos repeticiones y además, que debido a la naturaleza de la foto a procesar, había muchos tonos rojos y mi colección de fotos no tenía tantas con esos tonos. De hecho, me hice un programa para averiguar las tonalidades de las fotos y así elegir las que me convenían. Como sea, el trabajo se hizo a satisfacción del cliente y se publicó como cartel de Comfot, una exposición anual de fotografía, que se lleva a cabo en la ciudad de México.

Ayer en el suplemento del periódico Reforma, "Sale la foto" (así se llama, vaya ridículo nombre), en donde se habla de esta exposición. En la primera página aparecen algunos de los carteles que han sido usados en ediciones anteriores. Y para mi sorpresa, me encontré con el fotoMorsaico que hice para esa ocasión. El Morsaico es precisamente el de los labios femeninos que puede verse en la foto que ilustra este artículo.

Tuesday, August 28, 2007

Los absurdos de esta ciudad

Hace uno par de años inició la construcción del segundo piso del periférico en la ciudad de México. A pesar de las críticas, finalmente se hizo la obra y quedó como una especie de "recordatorio", sobre todo en cuestiones electorales de la gran obra que había hecho la administración del gobierno capitalino, cuya cabeza era en ese entonces López Obrador, "el Peje".

En el transcurso de esta monumental obra, muchos puentes peatonales desaparecieron, pero los trabajadores en la obra pusieron unos temporales, hechos con una estructura tubular. Se acabó la construcción y los puentes peatonales que supuestamente servirían por un tiempo, se convirtieron en simples sustitutos de los originales. Sin embargo, alguien en algún momento nocturno, sacó una placa metálica del piso de uno de esos puentes (es decir, por donde transita la gente). Al día siguiente, a temprana hora (y probablemente aún oscuro), alguien que caminaba por dicho puente no vio el hueco dejado por la remoción de la placa metálica y cayó al periférico. Creo que el pobre accidentado no murió, pero estuvo con más de una fractura. Todo esto sin duda fue un lamentable asunto.

Ante la noticia del accidentado, el gobierno actual del Distrito Federal, encabezado por Marcelo Ebrard ordenó arreglar el problema de los puentes peatonales y justo en donde ocurrió el accidente, aparece ahora el letrero "Cruces Seguros" que puede verse en la foto que ilustra este artículo. Aparentemente ahora tenemos que agradecer al gobierno de la ciudad que nos dé esos "cruces seguros". Me imagino que con este criterio, deberían poner letreros que dijeran "cruces inseguros" o bien, deberíamos tomar como evidente esto si es que el gobierno no nos avisa que ya el puente es seguro. Un absurdo más de la ciudad, de nuestros gobernantes...

Saturday, August 25, 2007

Quien sea el creativo, ¡qué poca!

Quién será el creativo al que se le ocurrió hacer un anuncio de CoNAgua (comisión nacional del agua), poniendo a un niño hablando sobre el agua, a manera de reclamo, porque no la paga la gente, porque los políticos la abaratan para sus campanas políticas, etc. y rematando cada frase con "qué poca". El chavo en un momento dice: "Y ustedes, con tal de conseguir más votos, cobran el agua más barata -o no la cobran- cuando así como está ni alcanza... ¡qué poca!" y yo me pregunto, ¿eso es culpa nuestra? Me parece que es más culpa de esos políticos, ¿no? ¿por qué nos embarran esto a los ciudadanos? Pero no contento con esto, el chavo nos explica que el dinero es para tuberías, para que el agua nos llegue a todos y yo me pregunto: ¿a quién va dirigido el anuncio? respuesta: a los adultos, a los que consumen y no pagan el agua supuestamente. ¿Tiene que venir un cretino niño a decirnos a los adultos para qué sirve pagar el líquido elemento ? De verdad que no se puede creer tanta estupidez del creativo. Ese tipo de anuncios es un insulto a la inteligencia de cualquiera. Yo no sé qué se piensan estos del gobierno. Aquí abajo se muestra el vídeo , copiado del sitio de Conagua. Cabe señalar que ya blogger permite subir vídeos directamente.

video

Friday, August 24, 2007

¿Se le puede ganar fácilmente a Fritz?

Leo en ChessCafe un artículo que revisa un librito llamado How to Fool Fritz: Explorations in Man Assisted Machine Chess (MAMS), by Albert H. Alberts, 2007 Self-Published, Figurine Algebraic Notation, Paperback, 256pp., $29.50. La crónica es de Steve López, que ha escrito ya una buena cantidad sobre Chessbase y los programas que la empresa alemana crea y distribuye. Aunque la revisión del libro no es de lo más halagüeña y deja muy mal parado al autor, curiosamente creo que esta idea de que se puede derrotar al software de ajedrez más poderoso de manera simple permea siempre en algunas mentes por motivos que no alcanzo a entender.

Me explico mejor: Hay personas que creen que porque los programas de computadora no piensan estrictamente, y que como sólo se limitan a seguir las instrucciones, el código que se les exige en memoria, son tan tontas que simplemente no pueden competir con la inteligencia humana. En mi opinión, esto es un prejuicio de los seres humanos, que como nos sentimos los reyes de la creación, pues nos parece inconcebible que la tecnología nos rebase. Sin embargo, ha ocurrido antes y sin duda seguirá ocurriendo. Por ejemplo, desde la invención de los motores de combustión interna, nuestra velocidad como seres humanos (la máxima alcanzada y por poco tiempo es como 10 m/seg o 30 kms/hora), resulta absurdamente lenta. En la natación las lanchas con motor pueden rebasar sin pestañear al más avezado nadador olímpico, etc. Más de uno me dirá que todo esto no tiene que ver con la parte fundamental del hombre, lo que lo hace diferente a los demás animales: su raciocinio. No obstante esto, los programas de ajedrez derrotan prácticamente al 99% de los jugadores en el mundo y los mejores de la especialidad han tenido algunos descalabros. Vaya, la han pasado mal, incluso Kaspárov.

Así, de nuevo, la técnica, el estudio del problema, el análisis sesudo de lo que debe hacer un programa de computadora para jugar bien al ajedrez, ha llevado, después de quizás unos 50 años desde que empezó esta idea a prosperar (con un famoso artículo de Shannon, uno de los pioneros en la teoría de la información), a tener programas que literalmente ponen en jaque a los seres humanos y su tan afamado raciocinio e inteligencia. Sin embargo, hay quienes insisten que los programas de ajedrez pueden ser derrotados fácilmente.

Aparte del libro mencionado al inicio de esta entrada, el cual adolece de un método riguroso (a pesar de que el autor se dice con preparación científica), hace un tiempo (2004) recibí un correo de alguien que decía, a la letra:

Estimado Sr., soy un aficionado anónimo y autodidacta al Ajedrez. Según los Fritz en partidas evaluadas, me dá el título de Campeón del Mundo con un Elo de 3487. Si ésto atrae su interés no tendría inconveniente en mandarle mi Base de Datos. Tengo un ordenador con un procesador de 3 Ghzs, y 512 de memoria Ram Esperando, si tiene a bien, noticias de su parte, un saludo cordiál. Javier.


Le pedí a Javier que me mandara sus partidas, para así echarles un vistazo. Después de un análisis más o menos superficial, le escribí lo siguiente:

Hola, Javier, Ya le eché un rápido vistazo a su base de datos. A reserva de lo que Ud. me indique, veo partidas suyas que gana y que pierde, algunas en pocas jugadas. Hay empates en las primeras jugadas también y hasta hallé un empate en una partida en donde hay un mate en una imparable. Es decir, no le entiendo muy bien cuál es el punto que quiere probar... ¿me quiere hacer creer que el rating que le otorgan los programas de verdad lo hacen a Ud. un jugador de más de 3400? ¿se lo cree Ud. mismo? No dudo que ése sea el rating que le otorgan, pero me parece que si es así, no hay que hacerle mucho caso. Además, da la impresión de que sus partidas todas son rápidas, por lo que el rating que puedan dar los programas, me parece, dice muy poco, y no sólo sobre la fuerza de estos sistemas, sino con respecto a su propia fuerza. El nivel de un jugador se mide en partidas serias. Ya Botvinnik lamentaba el que se jugara ajedrez blitz. Decía que eso simplemente añadía superficialidad a algo que requiere de tanta profundidad. En fin, no me haga mucho caso, es un mero discurrir. Me pareció divertido su mensaje original, pero la verdad, no entiendo a dónde quiere ir o qué quiere probar.

Y esto fue lo que me contestó:

Yo no quiero probar nada, quede bien claro. Si ha habido confusión sobre alguna partida se deberá, sin duda, a qué fué una partida "Nó evaluda". Las partidas qué he ganado o empatado "Si evaluadas" son por el contrario larguisimas cómo puede comprobar. Cómo verá le gano a los Fritz jugando sin talento. Me limito a bloquear y ..esperar. Sinceramente Yo nó "puedo" con las partida de más de diez minutos. No tengo paciencia para esperar... Yo no he estudiado Teoría. Todo lo qué sé, si es qué sé algo, lo he aprendido jugando contra los Fritz estos últimos tres años.
De todas formas si a Kasparov le dieron 500000 E por empatar ocho partidas largas, me parece qué Yo tengo algo de mérito. Aunque sólo me lo conceda el programa.
Tengo curiosidad por saber que resultados caseros han tenido contra los Fritz Gms. o jugadores de élite. Es sólo por curiosidad y..."hombre" tener algo de autoestima...
Un saludo afectuoso. Javier.

Entonces le escribí de nuevo, pero me temo que no le gustó mi respuesta. He aquí lo que puse y lo que me contestó:

Hola, Javier,

Yo la verdad sigo sin entender. No sé qué tanto mérito tenga el jugar así con una máquina. A mí me queda claro que en partidas lentas estos juguetes de software son estúpidamente fuertes. Yo creo que la idea no es si nos ganan o si les ganamos, sino la de sacar provecho de estos mecánicos analíticos que de alguna manera nos ayudan a entender más el ajedrez.

Como sea, agradezco me haya mandado sus partidas, pero no sé qué valor puedan tener. Y una cosa que me dejó pensando: ¿qué tiene que ver todo esto con la autoestima?

Y su respuesta:

Estimado Sr. Manuél, tiene ustéd razón son partidas jugadas sin talento, lo reconozco, y le doy toda la razón . No tiene ningún mérito ganarle de esta manera a una "tonta" máquina
Lo de la autestima, bueno, quizá no he sabido encontrar el término adecuado y me equivocado al elegir éste.
Lo qué he querido decir es qué a Kasparov le diero 500000 Euros por llegar a empatar ocho partidas pensadisimas de dos hora contra uno de estos programas.
Algún mérito tendrá el ganarle de la manera qué sea a éstas máquinas. Por cierto, ¿Qué piensa de los títulos que dan los programas? Tambien me gustaría conocer los resultado de otros ajedrecistas en este mismo sentido. Nada más un saludo afectuoso y muchas gracias por dignarse en mantener esta
correspondencia. Javier.

Después de esto, parece que el buen Javier se cansó un poco del diálogo. A mí me parece curioso que alguien, que dice que no sabe teoría, que no sabe más que lo que ha aprendido en 3 años con la computadora, pueda ganarle tantas veces a Fritz. Suena además extraño que el mejor jugador del mundo no haya encontrado una manera trivial de vencer a estos artefactos ¿o estaré equivocado?

La realidad parece ser muy simple. Como le dije a Javier, estos programas son estúpidamente fuertes. Juegan muy bien y aunque pueden tener errores de apreciación (finalmente son producto de las ideas humanas al respecto), esa idea de "bloquear y esperar" no parece ser tampoco la mejor de las ideas. Tal vez lo que anime a todos estos jugadores sea el seguir probando que la mente humana sigue siendo más poderosa que lo que nos puede dar la Inteligencia Artificial. De hecho, eso yo ya lo sabía, entonces ¿qué ganas de seguir probando lo que ya sabemos de antemano?

Monday, August 20, 2007

Nueva frase y paradójica


Se me ocurrió hoy. La frase dice así: "El lavado de dinero es un negocio sucio". Sólo la consigno, porque después suelo olvidarla.

Saturday, August 18, 2007

Mi visión personal del infierno

Yo no sé si exista el infierno, pero es claro que de alguna manera, la imagen que provoca dicho lugar suele ser por decir poco, muy desagradable. Así, he pensado en diferentes escenarios de lo que el infierno podría ser. Hace años, entonces, llegué a la conclusión de que ir al infierno significa entrar a un cuarto donde hay solamente una silla, una mesa y un teléfono, del cual no se pueden hacer llamadas, sino sólo esperar a que lo llamen a uno. Y entonces el condenado al infierno espera que suene el teléfono... y sigue esperando, y el maldito aparato simplemente no suena. Uno entonces descuelga y hay línea, sí, pero no hay manera de marcar, entonces cuelga el auricular y ha seguir esperando. ¿Esperando exactamente qué? No lo sé, pero la situación por definición me parece desesperante.

De hecho, ayer, meditando sobre esto, encontré que hay una variante que hace aún más terrible este infierno personal: el mismo cuarto, la misma mesa, la misma silla y el mismo teléfono, sólo que en esta ocasión ya se pueden hacer llamadas sin problemas. Curiosamente, uno marca a los teléfonos de conocidos, y sin embargo, o no contestan, o está ocupado. Todavía se le puede dar una vuelta más a la tuerca. Imaginen que ese teléfono también puede mandar y recibir mensajes de texto. Entonces apelamos a este recurso pero de nuevo, nadie no nos contesta ninguno de los mensajes que son mandados.

En estos momentos me pregunto qué diría, estando en esa situación, si alguien me contestara finalmente. ¿Qué le pediría? ¿Le diría que me ayudara a salir de ahí? Pero "ahí" es ¿donde? No tendría referencia del lugar donde estuviese. ¿Cómo me podrían ayudar? Igualmente, me pregunto, ¿cómo habría llegado a ese cuarto? ¿habría aparecido ahí sin más trámite? Muchas dudas de una situación improbable (espero)...

Thursday, August 16, 2007

El software de La_Morsa en LateralTV

Después de mi incursión en el canal 40 (hace ya unas semanas de esto), encontré que en LateralTV un personaje que no conozco hizo la revisión de los programas que llevé al programa Plug de la ocasión mencionada. Aunque hay que reconocer que dicho revisor estudió muy superficialmente la manera de hacer las fotos recursivas, o bien, cómo se usa el bloqueador de mensajeros instantáneos, el resultado final no es para despreciarse. De hecho, el revisor dijo algunas cosas a favor de mi software y bueno, es de agradecerse que se hable bien de los productos que uno genera.

El video, que hasta el momento de escribir esto, ya ha sido visto más de 500 veces, ha generado que la gente me escriba para pedirme los programas. Sin duda esto es muy interesante, porque refleja que hay un nicho de gente muy interesada en todos estos temas.

Tuesday, August 07, 2007

La honradez en el mundo...

Es un hecho, casi inobjetable, que el mundo está de cabeza. Se ven las cosas más insólitas y los absurdos más notables. Sin embargo, lo que he empezado a notar es que el mundo está lleno de gente mentirosa. Por ejemplo, recibo un correo chatarra (spam), en donde al final hay una leyenda que dice más o menos así (ya lo borré): "Este mensaje no puede considerarse spam porque cumple con lo definido por la Procuraduría del Consumidor, en su claúsula 124, párrafo 7". Obviamente esto es una mentira absoluta porque dicha institución no tiene un reglamento que prohíba o que controle el spam. La gente que maquinó este texto sabe que miente, pero sabe que la gente se cree prácticamente todo lo que está escrito. Finalmente, aunque fuese verdad dicha leyenda ¿qué? ¿Se podría hacer algo? Seguramente nada. Igualmente tienen la técnica de indicar cosas como esta: "click aquí y será eliminado de la lista de distribución". Si embargo, si uno hace eso sólo le está indicando al spamer que usted es un lector activo de correos y créame, no lo sacarán de lista alguna.

Un caso notable fue el de Bush, que se metió en Irak dizque para buscar las armas de destrucción masiva que tenía Sadam Hussein. Al final de la historia ya sabemos que nunca hubo tales armas y lo que ha hecho el gobierno de Bush en esa región del planeta no tiene nombre.

Otro caso es el de los correos fraudulentos de supuestos bancos que indican que hay que remandar los datos a algún servidor, porque se perdieron, o por seguridad. El famoso "phising", el cual es otra modalidad de la mentira por Internet.

¿Y qué me dicen de los cientos de powerpoints que pululan por los correos de los usuarios? en donde se platica alguna historia sentimentaloide, una serie de chistes bobos o imágenes pornográficas, indicando siempre al final, que si uno no manda a diez personas el archivo recibido, será condenado a la mala suerte y no sé cuánta tontería más. No se necesita ser un genio para darse cuenta que todas estas cosas son patrañas.

Ocurre, sin embargo, que la mentira parece ser algo inherente en los seres humanos (y es mi explicación para entender el arte de la actuación. Quien sabe actuar es un buen mentiroso ¿no?). Por ejemplo, yo trabajé en una institución de la UNAM en algún momento de mi vida profesional. Cada semana me mandaban un "memo" para recordarme que al día siguiente habría junta. Me hacían firmar una hoja de recibido... ¿por qué? Porque querían evitar que quien faltara a dicha junta después dijera que lo que pasaba es que nadie le había enterado del evento y que por ello no se apareció. Vaya, el mecanismo de los memorandums surge porque la gente es mentirosa, es parte de la humanidad probablemente.

Lo peor del asunto es que hay personas que creen que mentir no está mal. Observen este caso: Escribo un programa (mi bloqueador de messenger), y hago una licencia de uso que indica que si es para uso casero es gratuito. En cambio, si es para empresas, ya sea que se use una computadora o mil, hay que pagarlo. El costo es verdaderamente módico (1000 pesos por la licencia anual, sin importar en cuántas máquinas lo instales). Pues bien, me escribe alguien de una empresa y me dice: "oye, yo tengo el problema del messenger pero sólo con un usuario en la compañía. ¿No me podrías regalar el software?". Le contesto diciéndole que no. Le digo que es una empresa, que entonces pague. Entonces me contesta: "eso me pasa por se honesto". Entonces le contesto con este largo mensaje:

"Gracias por tu honestidad, pero déjame decirte que no me estás haciendo ningún favor siendo honesto, así hay que ser siempre ¿o no? Ahora bien, que seas honesto ¿significa que debo aceptar tu propuesta? Con la misma honestidad te lo digo, agradezco -repito- tu honestidad, pero eso no significa que ahora debo conceder sólo por eso ¿o si?

Ahora bien, fíjate en esto: de las casi 495 personas que me pidieron el bloqueador, sólo dos me dijeron que lo probarían en sus respectivas empresas y que en todo caso lo comprarían. Los demás (de los que quieren la versión completa), me han dicho que es para sus domicilios. Todos tienen un buen pretexto. Yo les creo, la verdad no me causa ningún conflicto regalar mi software, porque asumo que no me mienten, pero ¿sabes? siempre se busca la manera de no pagar los servicios de los demás. Dicho con una analogía: ¿tu vas al cine y dices en taquilla: "sabe, vine solo. Normalmente venimos 10, no podría entrar gratis"? No lo intentarías siquiera porque es un absurdo.


El punto aquí es que tú trabajas en una empresa. Tienes un empleado que abusa del sistema porque se conecta al mensajero para platicar. Muy bien. te daré algunas ideas: ¿por qué no le dices que si no deja de perder el tiempo se le descontará de su sueldo? por ejemplo. O bien, si no puedes controlarlo (porque es claro que lo tienes detectado), pues le dices: "mira, como no haces caso, la empresa compró un programa para bloquear el mensajero, y el costo se descontará de tu salario", digo, nomás como ejemplo. Por otra parte, las empresas que tienen N personas a su cargo cobran sus respectivos salarios, pero esas empresas, a su vez, generan ganancias, las cuales tienen que repartir, al menos proporcionalmente a sus empleados en el reparto de utilidades, pero como sea, su intención es lucrar, hacer dinero y no tengo problema con eso, pero todos los empresarios saben que la gente a la que contratan hay que pagarles. Si por las razones que fueran, solamente hubiese un empleado en el sistema de cómputo, ¿tú dejarías de cobrar porque solamente es uno? Y me pregunto: ¿en la empresa donde trabajas no hay presupuetso para software? ¿Te parecen 1000 pesos (¿cuánto te gastas si sales con tu novia al cine y a cenar?) mucho dinero por un programa que te va a ayudar en tu trabajo? O peor aún: ¿tú contratas a alguien por un trabajo X y después le dices "regálamelo, que es solamente para una persona"? ¿Tú eres el dueño de la empresa en donde trabajas? si la respuesta es no, pues por qué no considerar pedir presupuesto para software. ¿Cuánto crees que cuestan las comidas de representación? ¿Los gastos que las empresas hacen muchas veces porque quieren obtener algún beneficio con alguien?

Y te contaré finalmente una anécdota: una vez escribí un programa que daba tiempo aire gratis en los celulares. El sistema hacía todo el circo de estar generando el número de acceso, etc. La realidad es que no generaba tiempo aire gratis, pero lo puse públicamente porque quería ver si la gente me lo pedía. Escribí un artículito en donde preguntaba "¿es ud honesto? Y la reflexión era que robar tiempo aire con mi programa era equivalente a un crimen sin víctimas, aunque claro, era robar, ¿o no lo crees así? Bueno, pues de la centena de personas que me escribieron (les ganó la avaricia), 99 me dieron todo género de respuestas para justificar su uso: "es que el celular es muy caro", "quitarle a Slim unos pesos no lo van a hacer pobre", "si es para joderse al cerdo de Slim (así me pusieron), me apunto para usarlo", etc... Sólo una persona, de esas 100, me dijo que no lo quería, que buscaba que sus hijos vivieran en un clima alejado de la cotidiana transa mexicana, que agradecía mi oferta pero que no. La moraleja es simple: siempre se buscarán argumentos para justificar estas actitudes dudosas."

Aparentemente entendió y me volvió a escribir diciéndome que en 30 días me indicaría si consiguió que su empresa comprara el software. A ver si es cierto.

Monday, August 06, 2007

Una piedra sobre un coche

Veo en la edición del periódico Reforma la siguiente fotografía, cuyo pie de foto dice: "Me sorprendió ver esta imagen en la calle Xitle del Pedregal, creo que tendremos que ser más cuidadosos cuando escojamos lugar de estacionamiento". La foto es de Pablo Haddad, y lo sorprendente es ¿cómo es que esa piedra gigantesca fue a dar sobre el coche? ¿de dónde salió? Quiero creer que este evento no ocurrió en el Pedregal de San Angel, sino en alguna otra parte y después una grúa trasladó el coche accidentado frente a la casa del dueño. Si no es así, no puedo explicarme cómo pudo ocurrir esto. Insólito, ¿no?

Friday, August 03, 2007

Entre el éxito y su precio... Una joya de la literatura mexicana

Hoy leo el periódico Reforma, y encuentro un anuncio, de plana completa, en donde se advierte que Anel, la ex-esposa del cantante José José, ha escrito un libro sobre su vida con el llamado "Príncipe de la canción". La casa editorial que se ha atrevido a publicar semejante absurdo es Editorial Diana, y quizás hasta les vaya bien en términos comerciales. En este país, los chismes del espectáculo parece que son venta segura. Sin embargo, no estoy muy seguro que en el caso del libro de Anel (cuyo título es "Volcán Apagado"), tenga éxito. Por un lado, Anel es una ¿actriz? de televisión de los años setentas. Que yo sepa, su carrera no es algo extraordinario y ahora para colmo, ha pasado ya sin pena ni gloria. De José José, es de todos conocidos su historial de excesos, de alcohol, de parrandas, etc. Digamos que su vida no es el mejor ejemplo para las siguientes generaciones ¿verdad? pero en fin, Anel, en su historia con José José (¿a quién se le habrá ocurrido decirle así este cantante? ¿cómo es que pegó en el público este nombre artístico tan furris?), y de acuerdo al cartel promocional: "Este es el testimonio de Anel, la eterna compañera de José José, con quien compartió fama, éxito y excesos. Aquí ella habla para romper el mito romántico y cumplir la sentencia: Amor, ten mucho cuidado; amor, que te dolerá.".

Y en letras más pequeñas dice: "
En Volcán Apagado (¿fantástico título, qué nos querrá decir la autora? [la nota es mía]), Anel relata desde la contundencia de los recuerdos imborrables, lo que fue vivir junto a una de las estrellas más importantes de la música popular mexicana, quemar los deseos en el alcohol, en la sala de un hospital, en el refugio de una noche sin caricias. Fotos, cartas, anécdotas, canciones y recuerdos, constituyen el documento vivo de la historia más bella de amor jamás contada: la de Ana Elena Noreña, con su príncipe de la canción, relato que permaneció oculto y que ahora se descubre en sus páginas con una luz de esperanza: "Lo amaba y le disculpaba todo. Mi amor me cegaba. Por aquel entonces no sabía lo que ahora sé: José está de fiesta. Yo condescendía tantito porque pensaba: "Son sus cuates". Y había que aguantarlos. Uno es así: siempre disculpas a quien amas. Hay cariños que matan ¿no? Eso pensaba. Qué tontería".

Éste y otros pasajes se encuentran por primera vez al alcance de los lectores
".

No sé quién redactó el anuncio, pero me gustan algunas frases: "desde la contundencia de los recuerdos imborrables", sin duda es buena, o bien, "Fotos, cartas, anécdotas, canciones y recuerdos, constituyen el documento vivo de la historia más bella de amor jamás contada", aunque creo debería decir: "[...] de la historia más bella de amor antes jamás contada". Digo, porque la historia dichosa ya se está contando finalmente, ¿no?

Como sea, dudo mucho que estas ingeniosas oraciones convenzan al lector menos crítico del planeta. Vaya, no sé qué pueda contar Anel de una historia que incluso en su momento se llevó al cine de la manera más charra. Me queda claro que esta gente, o no sabe cómo hacerse de más dinero, o bien, tiene una imperiosa necesidad de estar en el candelero, aunque para ello tenga que revelar los secretos más íntimos de esta dizque "historia más bella de amor jamás contada".

Todo me parece patético: la portada, las fotos de los protagonistas, que deben al menos tener 40 años de haber sido tomadas, la copa de licor con las argollas matrimoniales en ella. Es de verdad un poema a lo más absurdo de nuestro bananero medio ambiente. Se me queman las ansias por leer este brillante libro! (*)

(*) Por si no lo notaron, quise ser sarcástico, como diría Homero Simpson.