Wednesday, April 09, 2008

Ser y la manera de ser...

Recuerdo que de niño -en la escuela- me mostraban imágenes de personas en diferentes oficios: el médico portaba una bata blanca, el ingeniero traía probablemente un casco de esos que se usan en la construcción. El sacerdote presentaba la tradicional sotana, etc. Con el tiempo me olvidé de esto, pero cuando me recibí de físico me di cuenta de algo asombroso: no teníamos un arquetipo en la vestimenta, aunque eso sí, nuestro estereotipo era el que Einstein había hecho popular, despeinado, con ropa informal y siempre como en las nubes.

Así las cosas, veo hoy que en el Reforma, hay un artículo sobre una perra que detecta drogas y que se está usando en las escuelas para evitar que los alumnos introduzcan mariguana y cocaína, entre otros estupefacientes. Este operativo se supone, se aplica en 83 escuelas secundarias y preparatorias públicas (¿a qué hora la perra y su entrenador irán a cada escuela?).

Lo simpático es que parece ser que el entrenador de "Bonita", jefe de la policía de Atizapán, se siente que está persiguiendo narcos a un nivel de guerra frontal al mejor estilo del ejército. Sino, ¿a cuenta de qué trae ese uniforme característico para el camouflage? Vaya, que entiendo que el uniforme, nos han enseñado desde la primaria, da en cierta medida la autoridad a quien lo porta. Por ello, por ejemplo, los policías y los militares usan uniforme. Incluso, de acuerdo al rango del militar, éste tiene uniforme diferente al del soldado raso, por mencionar el rango más bajo de la milicia. En el caso del entrenador de la perra Bonita, su uniforme, sus botas, su estilo por demás militar, me parece un exceso.

No comments: