Tuesday, October 14, 2008

El país sigue sin servir

Elba Esther Gordillo, la dueña a perpetuidad del sindicato de maestros de la educación, la cual vive como reina, gasta miles de dólares en bolsas Prada, vestidos de diseñador así como zapatos, decidió hace un par de días regalar 59 vehículos Hummer a los líderes locales de su gremio. Con un costo de alrededor de 500,000 pesos por vehículo todo terreno Hummer, prácticamente un tanque citadino, que consume gasolina a razón de 1 litro por cada 5 kms, la lideresa sabe que la frase (¿de Pancho Villa?), aquella de que nadie aguanta un cañonazo de 50,000 pesos, es válida aún y consintiendo a los líderes de las diversas localidades sabe que los tiene en un puño, para manejarlos a su antojo.

Desde que la prensa se enteró, esto se volvió un escándalo. En las épocas priístas nadie decía nada y seguramente un acto así habría acabado siendo incluso hasta festejado por el partido en el poder. Pero ahora, que la sociedad está tan polarizada, este tipo de actos resultan poco menos que absurdos, además de una afrenta a todos los mexicanos.

Queda claro que la nefasta Gordillo sabe que tiene inmunidad e impunidad con el gobierno de Calderón. Parece ser que el presidente de este país tiene que rendirse a la lideresa y agradecerle de N maneras los votos que -aparentemente- le sirvieron para ganar la elección. Así, no se ha visto que el presidente Calderón tome acciones para poner orden a gente tan nefasta como la mencionada señora.

Ante el escándalo, de ser un regalo de la lideresa a los líderes locales del SNTE, se convirtió en una rifa, la cual -supuestamente- permitirá a los maestros hacerse de recursos y se espera que cada Hummer permita ganar en la rifa hasta 900,000 pesos. Aunque no se ha dicho si la rifa será abierta al público en general o solamente a miembros del SNTE, me parece de una obviedad cristalina que si un maestro se gana un Hummer no lo beneficiará en nada, porque simplemente se convertirá en la rifa del tigre. Con los costos de la tenencia y el consumo de gasolina ¿qué maestro puede acceder a semejante vehículo?

Curiosamente, la sra. Gordillo -antes de que se aclarara que estas Hummer no eran regalos sino que su idea era rifarlas- declaró que no no no, no eran regalos. Simplemente se darían a los líderes locales en comodato, palabreja que se puso de moda cuando se le pidió a Fox que regresara, precisamente, un Hummer que tenía en esa condición con el Gobierno Federal. La Gordillo agregó que si fuese por ella, los hubiese blindado porque también los maestros sufren de violencia.

En mi opinión, el problema no son en el fondo los Hummer, ni la indignación que naturalmente esto causa. La peor dificultad es que dichos vehículos solamente representan que la sra. Gordillo puede hacer lo que se le hinchen sus narices en este bananero país. Mientras nadie decida poner orden en esto, estaremos teniendo un país inservible. Elba Esther Gordillo nos demuestra que ella hace lo que quiere y ni el presidente en funciones la puede detener.

Con todo esto, ninguna acción de este gobierno me convence. Nada de lo que haga me parece siquiera válido mientras tengamos que tolerar esta impunidad que no parece tener límites.

1 comment:

yo said...

El abuso en el botox ocasionó que las circunvoluciones cerebrales de la ticher también se hayan desarrugado, es decir, médicamente existe atrofia cerebral lo cual es irreversible y una daga constante y permanente para Mexico