Sunday, October 12, 2008

¿Qué le pasó a Larsen?

Alguna vez leí que el GM Bent Larsen comentó que él ya no tenía “ego” en el ajedrez. No le molestaba en lo más mínimo perder y agregaba, no le quitaba el sueño la derrota. Siempre pensé que eso era una declaración que rayaba quizás en la ingenuidad. A nadie le gusta perder y dudo que incluso Larsen, que ha enfrentado a los mejores del mundo, no le duela, ni tantito así, cuando eventualmente pierde. Sin embargo, quizás el gran maestro danés tiene razón. Sólo tomen nota: La semana pasada se jugó un torneo internacional en Buenos Aires. Participó, después de cuatro años de su último torneo, el veterano gran maestro danés Bent Larsen, que vive en la República Argentina con su mujer (nacida allá), desde hace décadas. Larsen, de 73 años, fue por muchos años el mejor jugador de occidente. Los rusos dominaban la escena y el danés fue un peligroso rival por el campeonato mundial hasta que apareció Fischer en la escena.

Bent Larsen fue campéon de Dinamarca seis veces y en cuatro ocasiones fue candidato a campeón del mundo (1965, 1968, 1971 y 1977). Ganó tres torneos interzonales y numerosos torneos internacionales. En 1967 se le otorgó el primer “Oscar del Ajedrez”. Desde 1970 vive en Argentina y desde el año 2000 ha jugado solamente un par de torneos.

El último torneo en el que participó parece ser una triste historia. Larsen perdió todas sus partidas. Nueve en total. Un desempeño tan malo le pasó al mismo danés en 1971 cuando Fischer le venció por 6-0 en su match final por el campeonato del mundo. Desde luego que el norteamericano era un genio y en ese momento –no cabe duda– el jugador más fuerte del planeta. Muchos se sorprendieron que el gran Larsen perdiera por semejante marcador, pues además, tuvo partidas en donde estuvo en mejor posición que Bobby Fischer. No obstante esto, ya el norteamericano se veía imparable.

No podemos achacar las nueve derrotas de Larsen a falta de entendimiento de ajedrez o bien a su edad. Aunque es claro que el nivel de un jugador merma con los años, no es concebible el nulo desempeño del gran danés en un torneo en el cual era el segundo en rating. Si uno observa las partidas del gran maestro de 73 años, observará que evitó las líneas teóricas, haciendo jugadas calificadas por la teoría como malas, como 1.g4. Algo está pasando con Larsen, pues tan es así, que incluso el GM argentino Carlos García Palermo le ofreció el empate después de siete jugadas y Larsen no las aceptó y más adelante perdió terriblemente.

Algunos dicen que el danés está muy enfermo. Otros indican que quizás ya se aburrió del ajedrez tradicional y decidió pasar un torneo buscando ser ingenioso e inventivo, aunque en esta época de tanta computadora y conocimientos, jugar como lo hizo Larsen parece ser una muy mala idea para obtener puntos.

Sea cual sea la verdad, la nota sobre Larsen, prácticamente retirado del ambiente ajedrecístico, resulta increíble. No importa la edad que tenga, un jugador de ese calibre no podría estar jugando un nivel tan inferior como se observó en este torneo argentino. Lo único que todos esperamos es que el danés se encuentre bien de salud (sufre de diabetes, según se ha informado) y que la explicación de todo esto es que Larsen está cansado del ajedrez tradicional, en donde cada vez hay más conocimientos, más estudios, más computadoras y más precisión, quizás como nunca antes.

No comments: