Wednesday, March 25, 2009

Mecanismos contra la piratería

Los creadores de contenidos han tenido que considerar, en estos tiempos, que la piratería es un problema enorme, sobre todo considerando que antes ganaban grandes cantidades de dinero que ya no se ven con facilidad. Hay varias razones para ello: en primera instancia el acceso a la tecnología ha permitido a cualquiera copiar discos compactos de música y DVDs con películas. Incluso hay posibilidades de hacerse de aparatos para copiar cartuchos de juegos para las diferentes plataformas que los usan.

¿Qué hacer? Yo era de la opinión de que estábamos en el momento de cambiar de modelo de negocios. Las empresas que crean contenidos estaban siendo orilladas a pensar otra manera de hacer dinero pues ya la música está disponible en N sitios, todo gracias a la revolución en la compresión de datos conocida comúnmente como mp3.

Sin embargo, dos tecnologías que han emergido aparentemente están inmunes a la piratería: el Kindle de Amazon.com y Zeebo, una nueva consola de videojuegos. Por ejemplo, el Kindle es un dispositivo que permite leer libros en formato electrónico propietario de Amazon. El lector electrónico, que tiene una pantalla de alta resolución en blanco y negro, permite a los usuarios (en EEUU), comprar libros en ese formato y recibirlos por una red inalámbrica propietaria. Así entonces, uno compra el libro que le interesa y en un par de minutos ya puede leerlo en el Kindle, que a todo esto, acepta cientos de libros en su memoria. Fascinante idea pero más fascinante aún es que no hay manera de copiar esos libros a ningún otro dispositivo. Amazon ha pensado muy bien su juguete lector y me parece, ha encontrado -al menos temporalmente- la solución a la piratería que es no transportar los contenidos en ningún medio físico. El contenido ahora se transmite por una red inalámbrica al aparato directamente y no se puede copiar ni pasar a ningún otro medio. Es claro que parte del éxito es en que nadie sabe a ciencia cierta cuál es el formato interno que usa el libro electrónico dentro del Kindle. Probablemente tarde o temprano alguien lo descubra y hackeé los libros a otros medios. Pero por el momento nadie ha podido hacer esto.

Por otra parte, la consola de juegos Zeebo acaba de salir, la cual tampoco tiene CDs, DVDs o cartuchos para cargar los juegos. Ahora quien quiera jugar compra el juego y se lo mandan a la memoria del dispositivo lúdico vía la red inalámbrica 3G. De nuevo, el juego, el software pues, está almacenado en la memoria de la consola pero no se puede copiar a medio físico, llámese cinta, CD, DVD, disco duro, etc. De esta manera -quiero creer- las empresas están encontrando un mecanismo que los libra de la piratería.

Desde luego que estos "mecanismos" antipiratería no podrán durar mucho. Recuerdo cuando Philips presentó su tecnología anticopia en los DVDs y antes de que terminara de explicarla ya había un hacker que había crackeado el esquema, haciendo posible copiar los discos digitales.

Me llama la atención por dónde se está moviendo la tecnología para combatir la piratería. Por un tiempo funcionará, sin duda, y será un buen momento para que muchos fabricantes se adhieran a estos esquemas. Sigo pensando, sin embargo, que tarde o temprano esta solución será temporal porque finalmente, cuando alguien se hace de algún contenido digital, éste se encuentra almacenado (inevitablemente), en memoria física y sí ahí está, entonces seguramente se puede copiar. Sólo falta un ingenioso con mucho tiempo libre para que dé con la solución.

1 comment:

Mofletes said...

En el Wii tambien se pueden bajar juegos por medio de la tienda en línea y quedan almacenados en la memoria de la consola donde no s pueden copiar.

Lo bueno es que un juego te puede salir en USD 5. Mas barato que cuando lo compré original en 1992