Friday, March 06, 2009

Sobre el impuesto de la tenencia

En México, en 1968, se creó un impuesto para los automóviles, el cual se denominó "tenencia", y se aplicaba a aquel que precisamente tuviese un automotor. Es decir, el hecho de hacerse de un coche lo obligaba a uno a pagar este impuesto. Dicho gravamen se creó para financiar las olimpiadas de 1968 y su duración sería solamente de dos años.

Casi 42 años después el impuesto de la tenencia sigue vigente. En los últimos años, con la apertura política muchos se han quejado de lo injusto de dicho impuesto y además, insignes abogados han indicado que el impuesto es ilegal, pues ya se pagan impuestos por adquirir un automóvil y por ende, este impuesto no se debería aplicar. Para darle la vuelta al asunto, el Gobierno del DF ha indicado que el impuesto de la tenencia es realmente por el uso de las calles. También se equivocan, porque si así fuese, entonces debería costar lo mismo para todos los automóviles y la tenencia se paga de acuerdo al valor de la unidad que uno adquiera. Asi que por ahí tampoco va.

Cuando el actual presidente de la República hacía campaña proselitista para llegar a la primera magistratura, prometió quitar este impuesto. Y sí, aparentemente lo hará para el 2012, justo cuando acabe su sexenio, qué simpático y original el señor ¿verdad?


Ahora, en esta crisis financiera mundial, en donde los despidos están a la orden del día un diputado, Gerardo Buganza, presentó una propuesta para derogar inmediatamente el impuesto de la tenencia vehicular en beneficio de los que utilizan un automóvil. Cabe señalar que en este gobierno se han tomado -supuestamente- medidas para paliar la crisis, como congelar, por ejemplo, el costo de la gasolina. Sí, es cierto, pero no dicen nunca que subieron la gasolina e incluso está por encima que el precio que se encuentra en los Estados Unidos. En pocas palabras, en una idea perversa, los aumentos a la gasolina se hacían semana a semana y después de que estaba tan alta como pudieron sale el presidente con un paquete de medidas en beneficio de la población, en donde el congelar el precio de las gasolinas está presente, pero eso sí, al precio que la dejaron. Altísima y repito, por encima del valor del combustible en los EEUU.

Se votó la propuesta y estos fueron los resultados:



De los 500 diputados hubo presentes 412 y en la votación fueron ellos mayoría, aunque no alcanzaron la mayoría nominal (la mitad del total más uno). Consecuentemente la propuesta no pasó. Yo no sé por qué faltaron a sus trabajos 88 diputados a esa sesión. Si alguien me explica, por favor.

Ahora bien, los medios han dado argumentos verdaderamente ridículos. En Radio Fórmula, en un programa nocturno llamado Fórmula Financiera indicaron los economistas que ahí desfilan que quitar la tenencia implicaría quitar un impuesto que sólo favorece a los ricos, pues ellos son los que compran coches lujosos. Dichos geniales economistas se les olvida que la proporción de ricos en México no da como para que salgan los 33,000 millones de pesos que salen de este impuesto por demás abusivo e ilegal.

Así el estado de las cosas. Los diputados que ganan en total alrededor de 170,000 pesos libres no tendrán problemas económicos, pero a la población en general le dan este sablazo año con año a pesar de que el impuesto debería haberse abolido en 1970. Milagros de vivir en este país bananero.

3 comments:

Yixus said...

Ciertamente, el quitar el impuesto no beneficiaría sólo a los "ricos" que afortunadamente poseemos un auto. Quizás, sólo quizás, pienso, algunos "pobres" podrían adquirir y mantener un auto si esos impuestos por tenerlos no existieran.

Viviendo said...

Hola, no todos los que tienen un carro pagan tenencia, algunos se amparan porque el impuesto es anticonstitucional. Pero creo que los "pobres" no son de los que se amparan :(. Los pobres conocen a los abogados sólo cuando les van a quitar la casa por tanta deuda.

_akin0 said...

viejo,

es nuestro "México Mágico" ...