Friday, April 24, 2009

Temor irracional


Ayer en la noche nos enteramos que el Gobierno de este país decidió tomar algunas acciones contra la influenza, provocada en este caso por un virus porcino y que ya lleva una veintena de muertos y miles de hospitalizados. Para ello, decidió nuestro ejemplar gobierno a dar vacaciones obligadas en todos los centros escolares, desde pre-escolar hasta universitario. Hoy fue un día de asueto obligatorio pues, debido a la contingencia sanitaria.

Aparentemente el virus es más peligroso de lo que se cree, a pesar de que es una enfermedad estacional (es decir, ocurre en esta estación del año), y los síntomas asociados de la influenza son dolor de cabeza, fiebres muy altas, tos seca, etc. Es muy parecida en síntomas a la gripe pero aquí el cuadro, si no se cuida el enfermo, podría agravarse y en casos extremos provocarle la muerte.

Cada año el virus que genera lo que se llama la influeza cambia, así las vacunas del año anterior no sirven. Hoy nos dicen que para este virus no hay suficientes vacunas y por ende, primero se aplicarán a los trabajadores de la industria médica, pues ellos son los que podrían estar en principio más próximos al virus porcino. Según el secretario de salud, si se toman las medidas correspondientes, la influenza no pasará de ser una gripe para los afectados, pero en vista de la morbilidad presente, es necesario tomar acciones. Sugieren nuestras diligentes autoridades sanitarias que no estemos en lugares en donde haya mucha gente (¿qué hará la gente que tiene que viajar en metro a horas pico? Misterio).

El asunto ha cobrado la suficiente relevancia para que en las noticias, en los medios electrónicos, en todas partes, no se habla de otra cosa. Si hay otras noticias ya éstas se olvidaron o se pasan por alto. Hoy salí a cortarme el cabello y descubrí que mucha gente lleva cubrebocas pues quizás así les parece que están protegidos contra el virus. De hecho, las farmacias reportan desabasto en cubrebocas.

El punto aquí es que el gobierno mexicano informa y está muy atento para que esta epidemia no pase a mayores. Sin embargo, en alguna medida -a pesar de querer ser cautos- provocan en la población un temor irracional. Porque ¿qué se puede realmente hacer para no contagiarse? Si la transmisión se puede dar por lo que respiramos, ¿cómo protegerse?

Ahora bien, para hacer el asunto más dramático, ¿por qué no hay suficiente "vacuna" para la población? ¿Si México no la tiene no se puede comprar? Porque ojo, si ya existe, ¿cuánto podrá costar tener las dosis necesarias para que estemos protegidos?

Así las cosas. En este país donde todos sospechamos que en cualquier actividad gubernamental hay siempre algo oscuro, no podemos dejar de considerar el hecho de que generar todo este temor en la población pareciera que se hace para distraernos de algunos otros hechos. Quizás es deformación mía, pero me parece demasiado puntual el seguimiento y las explicaciones de nuestras autoridades sanitarias respecto a esta supuesta epidemia.

3 comments:

yo said...

¿para qué el cubrebocanariz?
¿El tamaño de sus poros es menor que el tamaño de los virus?
¿puro efecto placebo?
¿tranquilidad psicológica para quienes lo usan y para quienes los vemos usar?
¿medicina psicosomática?
Es bueno ese manejo, en la guerra vs el virus del moquillo de los puercos todo se vale

Morsa said...

A mí no me queda claro si la medida del tapabocas funciona. No sé si el virus puede pasar por la tela de dicho tapabocas. No sé y no entiendo si la medida funciona o no.
saludos
Manuel

yo said...

indudablemente que las partículas virales son mucho, pero mucho más pequeñas que los poros del cubrebocanariz y por lo mismo entran y salen como en su casa, a reserva de revisar detenidamente el asunto.

En algunos quirófanos existen filtros de porcelana para evitar el paso de particulas virales, o sea que no cualquier pedazo de tela 'yes' usado como cubreboca evitará la entrada y salida de esos microorganismos a las vías respiratorias.