Wednesday, July 22, 2009

Breve reflexión sobre la televisión

Hoy día estaba pensando en cómo ha cambiado la televisión. Desde su invención a la fecha, han pasado probablemente más de 80 años y hemos visto como el desarrollo de la tecnología nos ha permitido ir de un "milagro" a otro. Desde el tubo de rayos catódicos a las televisiones a color, hoy vemos que finalmente la alta definición se está apoderando del mercado cotidiano y ya no es un asunto raro o escaso ver en las casas televisores planos "listos para HD", en los mejores lugares de la casa.

Pero aquí mi punto no es hablar de la televisión como esa caja "boba" como muchos le han dado en llamar al aparato que permite mandar sonidos e imágenes en movimiento por el aire (y en ocasiones por cable), sino cómo es que la televisión ha sido quizás el mayor fracaso de la tecnología en el ámbito educativo. Me explico.

Cuando la televisión nació formalmente a más de uno se le ocurrió que la educación ahora podría liberarse de las cadenas de las fronteras, del tener que desplazarse de un sitio a otro para poder estudiar. Con la televisión la información podría estar disponible de inmediato en cualquier parte del globo terráqueo y por ende tendríamos acceso a cualquier dato, podríamos dar clases a distancia y podríamos incluso tener a los mejores profesores.

La realidad es que todas estos pronósticos fallaron. ¿Por qué? Muy fácil: porque la televisión adolece de interacción con quien la ve. Dicho de otra manera, uno es un ser pasivo frente a las imágenes que la televisión nos presenta. Podemos observar muchas cosas, aprender incluso, pero no hay retroalimentación, el televidente es un sujeto pasivo e inerme. De hecho, tan lo es y tan lo saben los que generan contenidos televisivos, que muchas veces apelan al auditorio para que se comunique con ellos a través de cartas (ahora correo electrónico y página web).

Por eso, cuando Internet nació se vio como el posible sustituto de la televisión en el sentido educativo. Si el problema era la interacción directa con el usuario, Internet resuelve ese problema de tajo y ahora no hay pretexto: la información y el conocimiento, la cultura, todo eso, se puede dar de manera que cumpla con la promesa fallida de la televisión.

Sin embargo, veo un problema. Por una parte sí, Internet es un medio interesante para poder promover el conocimiento a todos los niveles, pero con la llegada de la red de redes también tenemos que lidiar con todos los vicios que se generan. Citaré algunos de ellos: las populares salas de chateo, en donde la gente puede platicar con otros conocidos o desconocidos sobre el tema que sea; las redes sociales, que cada día me parecen más tontas en algunos aspectos. Sí, son útiles muchas veces para encontrar viejos amigos a los que les hemos perdido la pista, o para mantener contacto con nuestros amigos y familiares, pero por otro lado, están llenas de opciones por demás idiotas. Como ejemplo nada más: hoy recibo la invitación de Facebook al grupo: "No a la visa a Canadá". Cuando leí esa petición pensé... "supongo que al unirme y formar una masa crítica entonces saldremos a la embajada de Canadá a protestar", o "haremos un plantón frente a la sede diplomática canadiense para exigir la derogación del trámite". Pero no, una vez unido en ese grupo nada pasa y ya nos olvidaremos del mismo, cuando la incomodidad pase.

Incluso el correo electrónico es un arma de doble filo. Aunque su utilidad no la niega nadie, el spam, los correos con geniales powerpoints o videos que jamás solicité, o peticiones de ayuda de unos nigerianos millonarios que me requieren para millones de dólares y en donde recibiré una buena tajada casi por darles mis datos personales, o el desafortunado spam, que llena consistentemente todos los buzones a su alcance, etc.

Pero regresando al tema, por eso habrá que analizar si Internet cumple con lo que la televisión no pudo. Hace unos años pensaba que era la herramienta adecuada. Hoy ya no sé, tengo mis dudas debido a toda esta serie de servicios que no son más que mero entetenimiento para los ratos de verdadero ocio.

7 comments:

J.M. Velazquez said...

Mi estimado tocayo, pues yo creo que el problema esta en el planteamiento. Internet no debe pensarse como la solución al problema de la educación a distancia o hacia la disponibilidad de cualquier tipo de información, ya que como bien dices, está plagada de problemas. Se deben pensar únicamente como un medio soble el cual se brinda un servicio. El éxito o fracaso de la educación a distancia se debe juzgar por la calidad de los programas y servicios destinados a ello, y no por el medio utilizado, que a fin de cuentas y pese a la cantidad de basura que hay, cumple su objetivo.

Saludos.

Morsa said...

J.M. Velázquez,

Yo pienso que -independientemente de la calidad de la calidad d elos programas educativos- hay que resolver el problema de cómo dotar de educación a todo el globo terráqueo con el menor gasto de recursos. La educación a distancia se debe basar en buenos contenidos, como apuntas, perotambién una manera de que los alumnos interactúen con lo que están aprendiendo, puedan hacer preguntas, puedan indagar más. en mi opinión la clave de la educación a distancia es la interacción. De hecho, creo que es por ello que los programas de telesecundaria fracasan porque -aparte de ser malísimos, poco interesantes, con presupuetso menos que mínimo- el esquema no va a ning;un lado por esa falta de interacción. Quien expone un tema lo hace a la nada. No sabe quién lo recibe y si está aprendiendo o entendiendo algo. A mí me parece que el medio en este caso es fundamental en el tema educativo a distancia.

saludos
Manuel

Oscar RT said...

Yo apuesto a la integración de todos los servicios de comunicación basados en internet a muy, realmente muy corto plazo. Es un hecho que será más barato, tendrá más opciones y quizás mejor calidad el/la radio/TV/comunicación móvil/y redes sociales. ¿Consideraremos eso llanamente internet y que todo lo demás desapareció o será una nueva forma de presentar y aprovechar los servicios que ya existen?

Me acuerdo de la caricatura donde echaban la culpa al automóvil de los accidentes y al final descubrían ¡qué llevaban personas adentro manejando! Ningún medio garantiza buena calidad en su contenido, pero, aún con sus vicios y sus problemas (siempre seremos pendejos, es un hecho), es una auténtica bendición que tengamos acceso a ellos, sobre todo ahora que son las personas las encargadas de generar la mayor parte del contenido.

Creo que perdí mi punto...

Un saludo.

Joel said...

Por supuesto que internet es un medio por demás calificado para hacer educación a distancia. No un sustituto de la educación prescencial, pero si una gran alternativa. Juzgar internet por una red social (de las muchas que puede haber) es equivalente a hacerlo por cualquier página web (la que sea, por ej. una de revista sacionalista o una página porno). Es como juzgar a toda la industria del cine por una película de Adam Sandler.

Volviendo al caso de internet, ésta ha llegado a generar todo un mercado de posgrados en línea, que si bien muchos no son muy buenos, ya han superado lo que la televisón ha llegado hacer en esos 80 años que mencionas.

Una cosa es el POTENCIAL del medio y otra la forma en que lo utilicen las grandes masas. Ahí radica la importancia de que los ya calificados en el "mundo real" para educar sean quienes sepan como utilizar este gran potencial del "nuevo" medio para su fin de siempre.

Saludos.

Joel said...

Era presencial. Una disculpa.

Saludos.

Akheron said...

Considero que el principal problema no radica en la manera de transmitir el conocimiento, si no en la manera en como se percibe y el como se pone en practica. ¿La tele?, definitivamente es para poder manipular cuestiones politicas industriales. y la internet seguira creciendo el numero de personas que no sepan como hacer uso de las fuentes que consultan, tal es el grado que solo se dedican al C&P y terminan por que se le olvide todo de un solo chasquido. =D

Ernesto said...

Creo que el concepto de la educación a distancia está mal fundamentalmente.

Uno puede aprender a distancia, de la misma forma que aprendes leyendo un libro. El autor puedes estar a kilómetros de distancia.

Pero educar y aprender son cosas diferentes.

Educar es un proceso. Y normalmente se aprende mejor haciendo que viendo.

El hecho que sea a distancia, elimina las sensaciones como el gusto, el olfato y el tacto, que son fundamentales para aprender, sobretodo en las primeras etapas.