Thursday, October 08, 2009

¿Combate a la pobreza?

Hace ya unas semanas, el Gobierno federal mandó su paquete de ingresos/egresos para el año que viene para su aprobación en la Cámara de Diputados. En la propuesta hay un aumento de impuestos que -desde luego- no hace a nadie feliz, a menos que se esté dentro de la nómina gubernamental. Se pretende, por ejemplo, un impuesto del 2% a todo el consumo. Así, los bienes que ya se gravan con 15% de IVA, ahora se gravarían en un 17%. Se supone que para que la propuesta tenga cierto atractivo para ser aprobada, Hacienda ha dicho que ese dinero irá directamente al programa Oportunidades, y los beneficiados serán los más pobres del país, los cuales, cabe destacar, también tendrían que pagar ese 2% a todo lo que consuman. Según Hacienda, que para mentir no escatiman, sí, los pobres pagarían ese 2% también pero recibirían ayuda por 13 veces la cantidad pagada. Yo no sé de dónde sacan sus números pero todo me parece artificioso y groseramente injusto.

Para empezar, al contrario de lo que Hacienda dice sobre el impuesto al consumo, aunque suena el más democrático, es el más injusto. Según Hacienda, mientras más consumes, más pagas de impuestos. Por ello es muy democrático. El problema es que en este país de riqueza tan mal repartida, si alguien gana -digamos- 100,000 pesos al mes, el 2% no le incide realmente en sus gastos, mientras que quien gana 1,500 pesos por mes, aproximadamente el sueldo mínimo, pues como que ese 2% le pega más, considerando además lo apretado que está su presupuesto. Pero además, si consideramos que todos tenemos que pagar vivienda y alimentos, el impuesto al consumo se hace aún más injusto, puesto que los que menos tienen están obligados a pagar por lo mismo que los que tienen mucho, pero en presupuestos radicalmente diferentes.

El Gobierno Federal ha puesto en los medios anuncios indicando que de aprobarse el 2% de impuesto al consumo, cada vez que los mexicanos consumamos cualquier cosa, estaremos ayudando a los más pobres de país, porque esos recursos, por primera vez en la historia de este país, irán transparentemente al programa oportunidades. Cálculos de Hacienda indican que darán unos 900 pesos por familia, de los seis millones de más pobres que hay en México.

Según el gobierno de Calderón, esto es lo que llaman el combate a la pobreza. ¿De verdad con 900 pesos al mes por familia, para 6 millones de éstas, los sacará de la pobreza? ¿Qué clase de concepción es ésa para combatir la pobreza? ¿A poco dando esa 'limosna' sacará adelante a esas seis millones de familias? En mi opinión nada de eso ocurrirá. No pienso que se pueda sacar a nadie de la pobreza de esa manera. La única forma que se me ocurre es -precisamente- dando oportunidades a los ciudadanos del país. Dando fuentes de trabajo, oportunidades de estudiar, otorgando créditos para infraestructura, etc. Un país no sale de la pobreza mediante un pago a los que menos tienen. Quien así crea se equivoca rotundamente.

La pobreza se puede medir, a todo esto, y los elementos básicos son:
  • Probabilidad al nacer de no sobrevivir la edad 60 (%)
  • Tasa de analfabetismo adulto (%)
  • Desempleo de largo plazo (%)
  • Población por debajo del 50% de la mediana del ingreso (%)
Así, si se quiere eliminar o combatir la pobreza hay que enfocar los ingresos del gobierno a programas que bajen radicalmente el analfabetismo, que los servicios de salud e higiene (acceso al agua, por ejemplo), se incrementen considerablemente, que haya trabajo para todos, que la oferta de empleo sea amplia y por ende, los ingresos per cápita terminarán por incrementarse cuando estos elementos mejoren. Desde luego hay otros factores como bajar los niveles de corrupción, un esquema de justicia eficiente, legal, que baje los niveles de impunidad que vivimos, etc. Esto sí sería algo más razonable que la medida de Hacienda para convencer de la necesidad de este nuevo impuesto.

Dicho de otra manera, dar 900 pesos a cada familia de pobres y no hacer nada es más o menos lo mismo. Eso no sacará a este país de la pobreza.

El paquete de Hacienda no contempla, desde luego y evidentemente, el dispendio que hace el Gobierno de los recursos que percibe. Por ejemplo, se ha calculado que la industria tiene una serie de tratamientos especiales de impuestos y que si estos se eliminaran, el gobierno podría contar con unos 450 mil millones de pesos más. Pero no, ¿cómo vamos a quitarle las prebendas a la industria? Igualmente, el gasto corriente del Gobierno Federal es gigantesco, particularmente en los mandos medios y superiores, que no sólo ganan grandes sueldos, sino que tienen una serie de canonjías que indignan en este país con 50 millones de pobres: vales de gasolina, autos de lujo, teléfono celular pagado por el Gobierno, viajes, etc. El aparato burocrático de este país se come una cantidad gigantesca de millones de pesos, pero no, eso no está previsto adelgazarlo.

El problema -aparte de los planteados aquí- es que de aprobarse ese impuesto no se extrañen que el año que viene quieran, no el 2% del consumo, sino el 4%, o más. Es decir, una vez aceptado ese impuesto se abre la puerta para que desde ahí, el gobierno pida más, porque todos sabemos que nunca habrá suficiente dinero que alcance.

3 comments:

Francisco said...

Me llama la atención que las medidas anti-crisis tomadas en México van exactamente en la dirección opuesta de las tomadas en otros países, como Estados Unidos y Canadá. En tiempos de recesión bajas los impuestos o creas incentivos fiscales para impulsar el consumo y la producción, no al revés.

Sabes cuánto es el IVA federal(el GST como se le dice aquí)en Canadá? 5%. A eso hay que sumarle el provincial, pero a lo mejor te sorprende saber cuánto es el impuesto provincial en Alberta: 0%.
Pero claro, supongo que las situaciones son muy diferentes y no comparables. La base impositiva es mucho más amplia y las desigualdades menos agudas.

Mi padre fue recientemente presidente municipal en Hidalgo así que tuve información de primera mano del efecto de este programa oportunidades. En mi opinión es un poco como aquel adagio, creo que chino, de que "dale pescado a un hombre y le quitas el hambre un día..." pero si quieres una solución duradera tienes más bien que enseñarlo a pescar. Y eso no veo que lo estamos haciendo.

Javo said...

En mi opinion el principal problema es la costumbre de "papa gobierno" de acostumbrar al pueblo a depender de ellos, en vez de independizarlos. Darles el pescado, en vez de enseñarlos a pescar, como dice el post anterior.
Eso es parte de la cultura mexicana bien enraizada, del gobernante o candidato que regala dinero, tortas, etc al pueblo, y del pueblo que espera que el gobierno lo ayude, alimente, de casa, etc en vez de buscarse la vida por si mismo. Tanto el gobierno como el pueblo alimentan esta costumbre y por eso nada avanza.
El gobierno debe cortar todas esas ayudas, merjorar la educacion y dar incentivos a creacion de empresas que creen empleos.
Pero a que le tiras cuando sueñas mexicano...

Cyberprimo ® said...

jaja a que le tiras cuando sueñas mexicano la frase preferida de mi abuelo en paz descanse y es que todo lo que se comenta aqui es cierto "Papa Gobierno" nos quiere resolver la vida o es lo que en apariencia quiere hacer pero termina por provocar todo lo contrario.

NO dudo que si se aprueba el dichoso 2% de aca a 10 años por cada kilo de tortillas que compremos tengamos que pagar el precio de otro para mantener al "Papa Gobierno" despues de todo quien se preocupa por uno :P (ironia)