Tuesday, July 27, 2010

¿Cuánto vale una vida?


Diego Fernández de Ceballos, el "jefe Diego", como suelen decirle, fue secuestrado hace unos tres meses. Se encontró su camioneta abandonada, unas tijeras y rastros de sangre. Considerando la importancia política de este personaje la noticia fue difundida de inmediato.

Sin embargo, con el tiempo, la familia de Fernández de Ceballos pidió a las autoridades que se retiraran del caso para poder negociar con los plagiarios. Desde entonces hubo un silencio mediático al respecto y nadie había dicho nada, hasta que el periodista José Cárdenas salió con una columna en El Universal, en donde se hablaba del tema, de lo que se decía, de lo que supuestamente se sabía del caso, etc.

Pero de nuevo hubo silencio, hasta que ayer se rompió porque el propio José Cárdenas puso públicamente una foto del Jefe Diego y una carta presumiblemente de su puño y letra, en donde le pide a su hijo que haga la propuesta económica necesaria para que se pague el rescate y pueda ser liberado.

Se dice, pero nadie lo ha confirmado, que se pedía originalmente 50 millones de dólares por la vida de Diego Fernández de Ceballos. Aparentemente las ambiciones de los secuestradores han bajado esa cifra a 30 millones de los billetes verdes. A 13 pesos por dólar, esto es alrededor de 390 millones de pesos.

Evidentemente los secuestradores buscan que se les pague esa cantidad en efectivo. Yo me pregunto ¿cuánto espacio ocupa esa cantidad de dinero? ¿Cómo podrían darle a los secuestradores semejante cantidad? No parece fácil finalmente una transacción de este tipo.

Pero a reserva de que la familia pague o no, yo me he preguntado ¿cuánto vale una vida? Porque miren, los secuestradores pueden ponerle el precio que sea a la víctima. Si no es el Jefe Diego, digamos alguien más "modesto" en términos económicos y de la vida pública, ¿cuánto se puede pedir? ¿uno, diez, cien millones? No lo sé. Es claro que aquí procede una especie de ley de la oferta y la demanda. Si el secuestrado tiene cien millones en su haber, contando propiedades, autos, etc., ¿cuánto pueden pedir los secuestradores? Digamos que piden cincuenta millones de pesos... ¿cómo les van a dar esa cantidad de billetes a los maleantes? Vaya, ni siquiera veo cómo es que van a conseguir esa cantidad en efectivo. Porque se pueden tener propiedades, mucho dinero acumulado y quizás depositado en cuentas de banco, pero ¿qué pasa si el titular de una cuenta decide sacar 50 millones de pesos? ¿cómo le va a hacer el banco para darle esa cantidad en papel moneda? Misterio.

Así pues, independientemente de las cantidades millonarias que puedan pedir, lo que me queda claro es que muchos secuestradores no tienen ni idea de lo que es pedir estas cantidades por demás absurdas. El "negocio" de secuestrar a alguien quizás le es rentable, pero en el fondo enfrentan un problema para poder "cobrar" cuando ya se han hecho las negociaciones. Si eso pasa con cantidades relativamente menores, no quiero pensar cómo es que le van a hacer los secuestradores del jefe Diego para hacerse de todo ese dinero que pretenden cobrar por la vida de este personaje de la política.

1 comment:

Francisco said...

Pero en este caso particular estás hablando de una familia con contactos al más alto nivel. Estoy seguro que se pueden mover muchos hilos y eliminar muchas de estas barreras prácticas con alguna conversación con la gente adecuada.
Desgraciadamente, de mi círculo de amigos y familiares, tres personas han sido secuestradas: dos estuvieron retenidas dos meses y la otra fue asesinada. Las dos primeras personas son individuos de clase media, tal vez un poco del estrato superior, pero definitivamente no millonarios. En ambos casos, sus familiares cercanos tuvieron que vender sus casas para pagar el rescate. Sí, platiqué con la persona que entregó el dinero en uno de esos casos. Cajas de cartón con dinero al más puro estilo de las películas de gángsters. Pasó un tiempo angustiante, encañonado, mientras los delincuentes contaban y recontaban el dinero, bajo la amenaza de que si faltaba siquiera un peso de lo acordado, lo mataban allí mismo. En este caso estamos hablando de dos millones de pesos, no de 300 como aquí, pero yo creo que te sorprendería saber con que facilidad se sortean estos problemas prácticos, distribuyendo sobornos,o amenazas o ambos, a las personas en los puestos adecuados.