Thursday, October 28, 2010

Apple, mi iPod Touch, la sincronización, los respaldos, decepciones y alegrías


En enero de este año me hice de un iPod Touch (la reseña puede verse aquí). Lo compré porque mi Palm prácticamente dejó de ser funcional a pesar de hasber intentado todo lo humanamente posible para mantenerla trabajando. Después de un proceso de dos cambios de batería (porque se agotaba la carga en unos 5 minutos), tomé la decisión que había de hacerme de otro asistente personal, particularmente para las cuestiones de ajedrez.

El iPod Touch resultó la elección correcta. A pesar de tener solamente 8 gigabytes, es más, mucho más que lo que necesito. Me hice de los programas de ajedrez más importantes (Hiarcs, entre otros), que es como tener un gran maestro en el bolsillo. Con esos 8 GBytes se puede tener toneladas de información, partidas, etc. Eso gracias a aplicaciones como "Cherss Database" y "ChessDb". En fin, que el bonito juguete (que cuesta más que el Wii de Nintendo), sirve para los propósitos encomendados. Como la verdad, me dolía pagar el iPod Touch de un tirón, lo compré a doce meses sin intereses (pago unos 300 pesos por mes), y francamente ni me duele así la compra.

Pero bueno, llegó el momento en que el iPod Touch exigía atención en el sentido de actualizar su sistema operativo. Así, conecté el juguete al iTunes y le pedí me sincronizara todo lo que había en memoria antes de que hiciese la actualización. Pasaron unos 12 minutos y de pronto el iTunes me dijo que había acabado con el asunto, es decir, había actualizado el iOS,  pero me pidió no desconectar el iPod. Hasta aquí todo parecía ir bien... pero de repente... Un mensaje de error diciendo que necesitaba actualizar el iTunes. ¿Por qué no me dijo antes eso el sistema? Así que procedí a instalar el nuevo iTunes para así después, poder recuperar todas las aplicaciones que tenía en el iPod. Se hizo la actualización pero cuando quise sincronizar para recuperar la información al juguete, no había ninguna de las aplicaciones que compré.

Me dio, confieso, mucho coraje y una impotencia especialmente amarga, porque ¿no que Apple era maravilloso? Pues no. No pudo hacer bien las cosas y ahora, para mi desgracia, no tenía mis aplicaciones compradas y pensé: "sólo falta que tenga que comprarlas de nuevo"...

Hallé en el iTunes una forma de hacer una pregunta/reclamo por lo que me pasó y mandé mi solicitud. El sistema me dijo que en 24 horas máximo, tendría una respuesta a mis cuitas.

Y sí, hace rato recibí respuesta de Constancio "junior", que trabaja en soporte al cliente de Apple. Ahí se me indicó que podía tratar de descargar las aplicaciones compradas y que el sistema se daría cuenta que ya la había comprado, y que me mandaría entonces un mensaje indicando que podía hacer la descarga gratuitamente. Y así pasó.

Finalmente Apple salvó el honor dándome una respuesta certera y posible. Ya he recuperado las aplicaciones y en principio, entiendo, no me la cobrarán de nuevo, lo cual sería francamente ridículo.

Así las cosas, procedo entonces a regresar a usar Hiarcs y otros programas de ajedrez en este simpático juguete.

3 comments:

Chochos said...

Lo interesante es cuando pierdes una app que ya quitaron de la tienda (por la razón que sea, porque pueden). No la puedes recomprar ni bajar gratis porque ya no está. Y estoy seguro que no te reembolsan.

Aleks said...

También es bueno hacer un respaldo de la carpeta donde se almacenan los archivos del iTunes en la carpeta del mismo nombre.

En caso de alguna falla o pérdida, los archivos son fácilmente recuperables con solo copiar de nuevo esta carpeta y añadirlas en el iTunes. Esto lo he realizado varias veces para traslados y me a funcionado muy bien.

Muchos saludos.

Morsa said...

Chochos,

Así es, en caso de que la app no esté ya en la tienda, a perdiste junto con tu dinero.

saludos
Manuel