Wednesday, September 29, 2010

Editor de partidas de ajedrez solitario


En el artículo anterior hablamos de un programa que permite jugar una partida de Ajedrez Solitario. La idea es entrenarse para la batalla, intentando encontrar las jugadas correctas de uno de los jugadores de una partida magistral (normalmente quien ganó), y además, recibiendo puntos por jugada acertada, de manera que en alguna medida el ejercicio no sólo nos muestra una partida magistral, sino que además nos da el estímulo de retroalimentación positiva cuando acertamos las jugadas.

El programa mencionado pasado sirve entonces para reproducir la partida de ajedrez solitario, la cual está codificada en un sencillo lenguaje de script, es decir, como un guión que se ejecuta línea por línea y así entonces, se va reproduciendo el encuentro en el tablero electrónico. El sistema tiene instrucciones que permiten añadir puntos al ‘score’ de quien está haciendo la prueba de ajedrez solitario, entre otras cuestiones.

Evidentemente el codificar la partida para que quede en el formato que el programa necesita se hace en un editor de textos como notepad, pues es un texto sin formato que contiene las instrucciones que el programa desplegador simplemente interpreta. Así entonces, lo que tenemos es un intérprete de comandos de un sistema basado en guiones, el cual es muy sencillo de programar, con la ventaja de poder añadir nuevas instrucciones cuando éstas se necesitan. Sin embargo, por simplicidad y porque el sistema de ajedrez de esta naturaleza no lo necesita, no hay ciclos iteractivos, es decir, es un archivo de instrucciones lineal, que se lleva a cabo paso por paso, línea por línea.

Después de haber codificado cuatro o cinco partidas, empecé a fastidiarme en lo repetitivo del asunto y me pregunté si no habría una manera más simple de hacer esto. Y más pronto que tarde me di cuenta que necesitaba un programa para editar las partidas, para que así, por una parte se minimizaran los errores de dedo y por otro lado, la tediosa labor de transcripción fuese más sencilla.


Generador de scripts para ajedrez solitario

El sistema generador de partidas de ajedrez solitario es un editor de textos que contiene todas las instrucciones que el sistema necesita y además, permite jugar en un tablerito electrónico la partida que se quiere codificar, de manera que hace fácil y sencilla la labor de codificación de este tipo de partidas. Cabe señalar que las instrucciones del sistema tienen una sintaxis muy simple y en la medida de lo posible el programa generador automatiza cada una de ellas, indicándole al usuario qué debe poner en un momento dado.

Las instrucciones del sistema empiezan con punto y se escriben en la primera columna de cada línea. Hay instrucciones para mover las piezas, para regresarlas, para asignar puntuaciones, para hacer preguntas al ajedrecista (que está haciendo la prueba) en tiempo real, de manera que se le puedan añadir más puntos si sus respuestas son correctas.

El generador simplemente entra en un “loop” (ciclo iteractivo) y lo termina cuando encuentra la instrucción ‘.end’. Cabe destacar que todas las instrucciones del lenguaje de script están en inglés. La razón es que el trabajo se hizo para una página de ajedrez en Inglaterra (www.improveyourchess.com), y por ende, la codificación de las partidas debía ponérselas de manera fácil a los maestros que en Europa iban a codificar las partidas para el sitio en cuestión. Pero independientemente, la tradición obliga a que los lenguajes de programación, incluso los de scripts, se programen en inglés, pues eso es el estándar y así los que entiendan o tengan bases de programación podrán siempre minimizar la curva de aprendizaje.

El editor está disponible gratuitamente. La única condición es que quien lo use para desarrollar material de ajedrez me mande una copia de sus esfuerzos. He estado pensando en crear un sitio web en donde se puedan subir todos los scripts que quienes usen el editor, escriban. Lo pueden pedir a mi correo: morsa@la-morsa.com.

¿Qué tan bueno es su ajedrez?


Jugar bien al ajedrez no es solamente cosa de tener facultades para el juego. Es claro que la mayoría de los jugadores tienen cierta capacidad, la cual quizás se vislumbró en la mayoría de los casos a tierna edad. Sin embargo, es evidente que el estudio puede hacer maravillas y sustituir en cierta medida lo que la naturaleza se negó a darnos. Así, es claro que el jugador de ajedrez que lo desee puede subir de nivel si su constancia en el estudio es la adecuada y si puede jugar una serie de torneos para ir probando lo que, precisamente, va aprendiendo con el estudio sistemático.

Hoy día, gracias a la computadora, el ajedrez ha cobrado cierta relevancia, la cual se traduce en bases de datos con millones de partidas, sistemas que juegan al ajedrez con un promedio de 2700 puntos de rating (o más, que compiten ya al tú por tú con los campeones del mundo), programas específicos de análisis de alguna variante en particular, etc. Hay de todo y para todos y quien saque provecho de todas estas nuevas herramientas seguramente podrá progresar incluso más rápido que hace apenas unos 10 años. La información está a la orden del día.

Desafortunadamente esto tiene un costo: los programas más poderosos de ajedrez no son gratuitos. Los discos compactos con software especializado para estudiar líneas específicas de apertura o resolver ejercicios de diferente dificultad cuestan sus buenos pesos (traducidos, claro está, a dólares). En vista de eso, se me ocurrió que algo debía hacerse… Así pues, decidí que era hora de escribir mi propio software de entrenamiento…

Entrenamiento Táctico es una herramienta para estudiar ajedrez. Indudablemente son muchos los factores para llegar a jugar bien, empezando por un dominio de lo que se llama táctica, de la posibilidad de calcular largas variantes con precisión. Para ello, no basta con ver jugadas, hay que encontrar las mejores, las que causan más problemas al adversario, las que encierran amenazas más poderosas. Es claro entonces que el aprender el arte de las combinaciones se basa en realizar muchos estudios al respecto. Tenemos algunas decenas de libros con ejercicios de combinación, en donde se repiten los patrones de las piezas en ubicación y poder. Una vez que hayamos resuelto cientos de estos ejercicios empezaremos a acumular estos patrones de ubicación de piezas además de las ideas tácticas como pueden ser la clavada, el ataque doble, el ataque descubierto, etc. Todo jugador, si quiere llegar a jugar medianamente bien, tendrá que hacer muchos ejercicios de esta naturaleza. De eso ni hay duda alguna.

Pero aún  falta el elemento competitivo… ¿Cómo entrenar cuando uno participa en torneos? En este caso el
Ajedrez solitario puede darnos la respuesta. El estudio de cualquier tema exige que quien quiere aprender se involucre, que tenga un interés genuino por comprender lo que se está estudiando. Ir a la escuela, por ejemplo, no es garantía de aprendizaje y el hecho de saber que existe un alto porcentaje de deserción escolar en la enseñanza media superior, simplemente indica que no hay la suficiente motivación para que esa gente siga en la universidad.

En el estudio del ajedrez muchas veces pasa lo mismo, con el agravante de que en la mayoría de los casos, la instrucción es autodidacta, lo cual hace de todo este asunto del aprendizaje algo más difícil y complejo. Los ajedrecistas leemos muchos libros de ajedrez, consultamos bases de datos, hacemos ejercicios de táctica, estudiamos incesantemente las aperturas y, además, participamos en torneos. Mucho de este trabajo lo hacemos solos, sin ayuda de terceros. Frecuentemente nuestros esfuerzos en el estudio no parecen reflejarse en los resultados de las competencias. Esto pasa por muchas razones, aunque quizás la principal sea que enfocamos incorrectamente el trabajo casero de aprendizaje.

En repetidas ocasiones he visto a compañeros ajedrecistas sentarse frente al computador para ver partidas de una variante específica. Ponen la partida y la reproducen en el tablero electrónico en breves minutos, pasan a la siguiente partida y hacen lo mismo. Al final se fastidian y se observa que sólo tratan de recordar algunas de las ideas que pudieron percibir en esa veintena de partidas vistas con celeridad. A la larga (o a la corta), este trabajo es una pérdida de tiempo.

Es fácil darse cuenta que una partida efectuada en cuatro horas no se puede comprender en todos sus aspectos si uno le dedica unos cuantos minutos. Desde luego, podría pensarse que no vamos a estar cuatro horas analizando una sola partida, pues pareciera que eso es también perder el tiempo. Sin embargo, no necesariamente tiene que serlo así. De hecho estoy convencido que es preferible analizar una sola partida usando un par de horas, que viendo dos decenas a velocidad constante.

Ahora bien, es evidente que no todas las partidas merecen un análisis exhaustivo por parte del estudiante. Hay sin embargo muchos modelos de estrategia que vale la pena estudiar con detalle. Es claro que hablamos de las partidas de los grandes maestros del tablero, tanto los clásicos como los modernos. Siempre, desde luego, parece preferible voltear hacia los viejos maestros como Alekhine, Lasker y Capablanca, por ejemplo, porque sus partidas han sido analizadas hasta el hartazgo por muchos jugadores, y ya sabemos que las partidas con buenos comentarios siempre serán mejor que cientos de partidas en bloque sin ninguna nota.

Considérese también que cuando uno participa en un torneo, esas partidas que uno juega, gana, empata o pierda, se conservan mucho más tiempo en nuestra memoria. La razón es que dichos encuentros fueron analizados por uno mismo a profundidad, sin contar, desde luego, con la parte emocional. Por ejemplo, cuando uno ve la posibilidad de un remate brillante y el corazón empieza a palpitar más fuerte. En otras palabras, el recuerdo permanece porque nos involucramos en el problema, en intentar ganar y así resolver la partida de ajedrez a nuestro favor.

Y a partir de estas reflexiones surge la pregunta: ¿cómo poder hacer, en buena medida, de una partida de estudio algo propio, algo tan personal como cuando jugamos un encuentro nosotros mismos y que ponemos todo el interés en dicho momento? Imaginemos que estudio un juego de alguien como, por ejemplo, el excampeón mundial Boris Spassky y quiero que esa experiencia ajena a mí entre dicho personaje y otro gran maestro pase a mi acervo de manera tal que se quede en mi memoria como si fuese una partida que yo hubiese jugado. ¿Qué debo hacer? ¿Se puede experimentar en cabeza ajena?

Podrá sorprender al lector, pero la respuesta es afirmativa y el mecanismo se llama ajedrez solitario. Este esquema de estudio no es nuevo y, de hecho, es común en las revistas especializadas. Curiosamente no parece haberse comprendido el gran valor didáctico que puede ofrecer al estudiante dicho esquema. La idea consiste, primero, en seleccionar una buena colección de partidas. Una vez hecho esto, el método consiste en que el estudiante se imagine jugando hombro con hombro con el maestro que ganó la partida, e intente entonces acertar a las jugadas que en dicho encuentro se produjeron. Si en algún momento no se predice la jugada correcta, se hace la que hizo el maestro así como la respuesta del adversario y de nuevo estamos en el camino de buscar la siguiente jugada que hizo el ganador de la partida.

Existen algunos libros que siguen esta idea [1] pero con un elemento que refuerza la enseñanza: el calificar cada jugada que hace el maestro. Muchas veces en una partida de ajedrez hay más de una buena jugada. Así, si uno estudia un encuentro vía esta técnica del ajedrez solitario, es posible que el autor de los comentarios de dicho encuentro otorgue puntos por más de una jugada y no solamente por la jugada que hizo el maestro. La retroalimentación que significa una calificación positiva en las jugadas que uno hace resultan en un afán más serio, por parte del estudiante, para hallar la jugada que sigue. Al final del encuentro, normalmente el autor del ejercicio califica el desempeño del estudiante. Al principio, probablemente, las jugadas que uno hace estén alejadas de las que el maestro ha realizado. Sin embargo, con práctica y un intenso esfuerzo por comprender lo que está ocurriendo en las partidas con este formato, nos puede hacer mejorar notablemente en nuestro ajedrez.

Es claro que este tipo de ejercicios deben hacerse simulando las condiciones de juego estrictamente, es decir, con el tablero enfrente e incluso, poniéndose un tiempo razonable para el análisis personal. Digamos entre una hora y noventa minutos para el estudio de una sola partida.

Kotov describe en su famoso libro  la manera de entrenarse: “Seleccioné de libros de torneos las partidas en las que habían tenido lugar grandes complicaciones. Luego las veía sobre el tablero, pero cuando se llegaba al punto crucial donde se encontraban dichas combinaciones y el mayor número de variantes posibles, dejaba de leer los comentarios. Colocaba a un lado el libro o cubría la página con una hoja de papel y me ponía la tarea de pensar larga y profundamente, con el fin de analizar todas las posibles variantes. Al mismo tiempo intentaba ponerme en el estado de ánimo que tenía cuando estaba sentado ante el tablero en la sala del torneo”. Y continúa: “cuando había pasado entre media y una hora en este trabajo, algunas veces (especialmente en posiciones muy complejas), escribía las variantes que había examinado, y entonces las comparaba con las del comentarista. Al principio había una gran discrepancia a favor de este último, pero luego aprendí cómo ampliar mi campo y a describir cada variante con considerable exactitud. Naturalmente, analizaba sin mover las piezas para hacerlo igual que en una partida de torneo”.

La descripción del gran maestro ruso es notable, porque precisamente estos ejercicios de ajedrez solitario proveen todo esto que buscó Kotov en su momento para analizar y disciplinar su estudio.


Ventana principal del programa de entrenamiento táctico

Por eso, además de servir Entrenamiento Táctico para, precisamente, el estudiar posiciones de táctica, es factible crear sus propios “libros” electrónicos con posiciones específicas. El sistema se ha diseñado mediante un lenguaje de comandos los cuales se escriben en un archivo de texto (sin caracteres de control o tipos de letras especiales). De esta forma cualquiera que así lo desee puede generar sus propios libros de ejercicios, a los cuales puede incluso dotarlos de una calificación (de acuerdo a la dificultad del ejercicio, por ejemplo), y eso puede servir para ver cuánto progresa quien ejecuta los ejercicios en cuestión.

Como ejemplo de lo que puede hacerse con este software, el cual está en su primerísima versión (le faltarán cosas importantes, como suele pasar con los programas de computadora), se transcribió el primer capítulo del librillo de táctica del MI Guil Russek (Para Ganar en Ajedrez, Ed. Selector).

A quien le interese este programa, mándeme un correo electrónico a morsa@la-morsa.com y a vuelta de correo recibirá el software.

Notas: 

[1] Libros como How Good Is Your Chess?, Daniel King, Ed. Cadogan; How Good Is Your Chess? Leonard Barden, Ed. Dover; (los dos libros son diferentes, aunque el título es exactamente el mismo); Solitaire Chess, I.A. Horowitz, Ed. CornerStone Books o incluso revistas como Chess Life (EEUU) o Jaque (España), Chess (Reino Unido).

Monday, September 27, 2010

El monstruo cobra vida


Este fin de semana pasado, con ayuda de mi hermano Juan, me hice de gabinete, fuente de poder, disco duro de 500 GBytes y unidad DVD, de manera que la máquina AMD de seis procesadores finalmente cobrara vida. Juan armó el numerito: puso el motherboard, las conexiones, el disco duro, el DVD, todo, y listo, sólo faltaba encenderla y ponerle salgún sistema operativo.

Decidí que quería probar Windows 7 para 64 bits. La razón de esta decisión es que una máquina con esta potencia es indudablemente buena para los programas de ajedrez, los cuales están en su mayoría, bajo Windows. Así, Chessbase, las megabases de datos de partidas, los programas como Fritz, Rybka, Nimzo, entre otros, trabajan bajo el sistema operativo de Microsoft.

Pero a todo esto había un problema, no quería comprar el Windows 7, por lo que apelé a la UNAM. Como catedrático de la Máxima Casa de Estudios, hay un acuerdo con Microsoft para que los estudian o trabajan en la Universidad Nacional, puedan hacerse del mejor software de la empresa mencionada, de manera gratuita. Sí, totalmente gratis.

Por supuesto que el acuerdo de Microsoft con la UNAM exige a quienes usen esta facilidad, de ciertas reglamentaciones, las cuales son, finalmente, parecidas a las del software comercial. Me inscribí en www.comunidad.unam.mx,  di de alta un correo y de ahí me registré como me pedían. A los dos días tenía un correo de Microsoft en esa cuenta en donde se me indicaba de dónde acceder y bajar el software que necesitaba.

Ayer en la noche instalé con Juan el Windows 7. Cabe señalar que la instalación es peculiar, en el sentido que de pronto, el sistema no hace nada. La pantalla no cambia y parece que algo ha salido mal. Sin embargo, pasaron unos minutos y de pronto apareció el software de instalación ejecutándose. Procedía a las indicaciones y quizás en una media hora tenía instalado Windows 7.

Este es el juguete que permite conectar el teclado, monitor y ratón, a dos computadoras diferentes. Sin duda un invento estupendo.

Antes tuve que actualizar el BIOS de acuerdo a las indicaciones que tenía por parte del fabricante y bueno, pues todo parece estar funcionando. Sólo me falta cambiar el procesador de 2 núcleos (que viene el em motherboard), por el de seis, que está aún guardado en su caja. No lo hicimos eso ayer porque el CPU de los procesadores AMD se calienta de verdad, e incluso con su enorme ventilador y disipador, uno se puede quemar los dedos si decide apagar la máquina y sacar de inmediato el procesador. Pero no corre prisa. Hoy probablemente tendré el nuevo monstruo ya dando sus primeros pasos.

Juan a todo esto, ya había pensado en un problema potencial. La máquina que normalmente uso funciona bastante bien y aunque con el tiempo, migraré a la nueva plataforma, hay muchísimos programas que uso actualmente en la computadora actual (también donativo de AMD), que es de doble núcleo. Para ello me compró un dispositivo que permite compartir teclado, ratón y monitor. Lo mejor del asunto es que presionando la tecla Ctrl dos veces seguidas, paso de una computadora a la otra. Esto sin duda es muy cómodo.

Hallé que necesito unas bocinas pero las compraré hasta mañana que iré al centro de la ciudad. Por lo demás, estoy contento. El nuevo juguete está funcionando y esperemos que las cosas sigan por este derrotero. Seguiremos informando.

Thursday, September 23, 2010

100 años de la UNAM


La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cumple 100 años de vida. Me siento privilegiado en haber podido estudiar en la Máxima Casa de Estudios. La UNAM da a sus estudiantes mucho más de lo que recibe y creo que por ello el sentimiento generalizado es de agradecimiento a manos llenas. Yo creo que además, México no se podría entender sin la existencia de nuestra universidad. ¡Cómo no te voy a querer! ¡Muchos más años de vida a la UNAM!

¿Por qué aplaudir?


El acto de aplaudir tiene su definición -parece ser- en la idea de abrazar a quien se le otorga el aplauso. Así, cuando aplaudimos -digamos al final de un concierto- estamos indicando a los ejecutantes, que nuestro acto es una manera simbólica de abrazarlos por tal desempeño en la interpretación de alguna obra musical. Es más, si además aplaudimos de pie, entonces estamos reconociendo más aún la labor de quien hace música. No sé dónde escuché esto, o quizás me lo dijo mi papá, pero "el mayor reconocimiento que se le puede hacer a un artista es aplaudirle de pie".

Sin embargo, este acto simbólico se ha desvirtuado en tiempos modernos. A los políticos se les aplaude cuando dan su informe sobre el estado que guarda la administración pública a su cargo. ¿Por qué? es muy extraño si lo pensamos, porque finalmente ¿qué tenemos que aplaudirle? ¿qué haga correctamente su trabajo?

Y esto viene a cuento porque últimamente los políticos mexicanos buscan a toda costa ser aplaudidos como antaño. El Presidente de la República iba antes al Congreso el primero de septiembre de cada año, día al que se le llamó coloquialmente "del presidente", y éste rendía un informe a la nación en donde siempre, la administración en turno había duplicado al menos todo lo que se había hecho en el sexenio anterior, cada años las cifras eran mejores, mayores, fantásticas. Y el presidente entonces era interrumpido por un Congreso sumiso, que aplaudía todo sin preguntarse nada, sin cotejar nada, sin siquiera poner en tela de juicio las cifras dadas.

Con el tiempo hubo voces inconformes y entonces muchas veces el presidente era interrumpido en su informe, pero no para aplaudirle, sino para confrontarlo. Las bancadas políticas a favor entonces gritaban a coro "México" para acallar a los inconformes. Vaya, que los días de los aplausos sin mesura se habían acabado. Y tan se acabaron que ahora el Presidente mexicano entrega su informe por escrito y a otra cosa.

Pero ¿saben? es muy feo que los políticos ya no sean aplaudidos. Son verdaderas instituciones públicas y por supuesto que sus desvelos deberían ser honrados... y aplaudidos. Así, el presidente del Senado, Navarrete, decidió hacer su informe y se gastó medio millón de pesos, que dice él que pagó de su bolsillo, para tener una especie de minidía de presidente. Pero quizás fue dinero gastado en balde, porque ni los medios le hicieron mucho caso.

No suficiente con eso, Marcelo Ebrard, Gobernador de la Ciudad de México, decidió que haría su informe como en las mejores épocas priístas. Obviamente él se dice de izquierda, del partido amarillo, el PRD, pero su informe tuvo todas las connotaciones priístas. Todo se hizo para que la mayoría, el PRD en el Gobierno del DF, le aplaudiera y le interrumpiera en su informe. Ante una bancada pobre del PRI y casi nula del PAN, Ebrard se debe haber sentido el gran político que merece este país, aunque finalmente su informe sólo sea para alimentar su ego exorbitado y lleno de avaricia para ser el candidato por el PRD en el 2012 a la silla presidencial. 

Y al final de su informe, habrá habido el "besamanos", ceremonia en el que todos los funcionarios públicos saludaban y le hacían los honores al que dio su informe. Uno de los actos más lamentablemente sumisos de la clase política mexicana.  Y Ebrard debe haber estado harto feliz, se debe sentir en los cuernos de la Luna.

Esto me recuerda al poema de Mario Bennedetti:

(Seré curioso)

En una exacta
foto del diario
señor ministro
del imposible

vi en pleno gozo
y en plena euforia
y en plena risa
su rostro simple

seré curioso
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe

de su ventana
se ve la playa
pero se ignoran
los cantegriles

tienen sus hijos
ojos de mando
pero otros tienen
mirada triste

aquí en la calle
suceden cosas
que ni siquiera
pueden decirse

los estudiantes
y los obreros
ponen los puntos
sobre las íes

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe

usté conoce
mejor que nadie
la ley amarga
de estos países

ustedes duros
con nuestra gente
por qué con otros
son tan serviles

cómo traicionan
el patrimonio
mientras el gringo
nos cobra el triple

cómo traicionan
usté y los otros
los adulones
y los seniles

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe

aquí en la calle
sus guardias matan
y los que mueren
son gente humilde

y los que quedan
llorando de rabia
seguro piensan
en el desquite

allá en la celda
sus hombres hacen
sufrir al hombre
y eso no sirve

después de todo
usté es el palo
mayor de un barco
que se va a pique

seré curioso
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe.

Sunday, September 19, 2010

¿Es el Coloso Bicentenario, Jeremías Springfield?


Los festejos del Bicentenario fueron (o son aún) para muchos, un auténtico despilfarro. Más de uno coincide conmigo que en este país, en las condiciones actuales, hay poco sino es que nada, para festejar. Sin embargo, 200 años de Independencia y 100 años de Revolución tampoco son para despreciarse. Pepe Gordon me decía que sí, que se imponía un festejo, más sobrio, más de acuerdo a la situación que vivimos y no puedo estar más de acuerdo con él.

La cuestión es que se tiró la casa por la ventana. Hubo conciertos en todo el trayecto de la Avenida Reforma, fuegos artificiales maravillosos, luces danzantes, multimedia a diestra y siniestra y todo esto lo vimos por la televisión. Lamentablemente el tono de los narradores de dicha ceremonia se vieron muy oficialistas, muy pro-gobierno y de nuevo, parece que se perdió una muy buena oportunidad para reflexionar sobre México, su futuro, su presente, hacia dónde vamos y qué deberíamos hacer.

A todo esto, uno de los elementos que llamó la atención fue el Coloso Bicentenario. Una estatua de 20 metros de altura, que se elevó en pleno Zócalo capitalino. De acuerdo a Pablo Moctezuma Barragán, el Coloso Bicentenario representa al contrarrevolucionario y traidor Benjamín Argumedo, quien apoyó el levantamiento reaccionario de Pascual Orozco contra Madero, reconoció al gobierno usurpador de Victoriano Huerta y combatió a los revolucionarios. Argumedo fue feroz enemigo de Pancho Villa en Durango y Coahuila, fue derrotado por Francisco Murguía y murió fusilado por los carrancistas como traidor que era.

Pero para la Secretaría de Educación Pública (SEP), rechazó que el 'Coloso' erigido en el Zócalo capitalino el 15 de septiembre represente a algún personaje en particular y pidió no politizar la creación artística de esa figura. Y de acuerdo con los dichos de la dependencia oficial: "El Coloso es un homenaje a los cientos de miles de mexicanos anónimos, casi todos campesinos pobres, que participaron en el movimiento insurgente y que escribieron un capítulo central de la historia de México".

Los autores de la obra, Jorge Vargas y Juan Carlos Canfield, dijeron que el rostro del Coloso no retrata de ningún personaje en particular y no tiene una identidad específica. No tiene nombre ni apellido. Y agregaron: "se trata de un colosal insurgente anónimo de 20 metros de alto fragmentado en cinco plataformas". Según sus creadores, "el Coloso representa un insurgente, uno de los tantos civiles de la Nueva España que luchó por los principios de la Independencia de México".

Y a lo mejor tienen razón, pero la verdad, a mí me parece -como a otros que ya han apuntado este dato- que dicho Coloso es en realidad Jeremías Springfield, el de los Simpons. ¿A poco no?

El nuevo monstruo


La tecnología progresa significativa y aceleradamente. La Ley de Moore, que decía que el progreso tecnológico se duplicaba cada 18 meses, si mal no recuerdo, ya está perdiendo validez, pues el desarrollo en hardware y software no parece detenerse nunca y hoy más que en ninguna otra época, los adelantos están a la vuelta de la esquina.



Así, de tener una computadora con un procesador, surgieron los que usaban dos núcleos, los "dual core". Sin embargo, los nuevos microprocesadores tienen cuatro, seis e incluso más núcleos ahora. Obviamente el software debe poder sacar ventaja de esto y la consecuencia más evidente es la velocidad de los procesos que corremos contínuamente en nuestras computadoras. Si a esto le añadimos el desarrollo de bloques de memoria, los cuales ahora tienen ahora 2, 4, 8, 16 y más gigabytes, pues la cosa se pone buena. Las limitaciones de los equipos caseros son cada vez menores y podemos disfrutar verdaderamente de equipos de cómputo fantásticos por precios que se antojan accesibles, sin lugar a dudas.

El Ing. David Garza, de AMD, siempre ha sido un fanático de los equipos poderosos y su trabajo en AMD ha mostrado lo que una pequeña empresa, comparada con Intel, puede hacer. Así, en una donación a La Morsa Software Co., AMD me dotó de un "motherboard", dos gigabytes de memoria, tarjeta de video y ¡un procesador AMD de seis núcleos seis!


Para que el nuevo monstruo cobre vida, necesito comprarle un buen disco duro, gabinete con fuente de poder y lector de DVD, lo cual -gracias a mi hermano Juan- podré tener en esta semana, de forma tal que esperemos que en unos siete días arranque la configuración de esta nueva computadora, que probablemente será dedicada en mayor grado al ajedrez, asunto que bien sabe David, me apasiona y que además, con los programas actuales, son la herramienta básica de todo ajedrecista que deseé progresar.

Vaya desde aquí mi agradecimiento enorme por el apoyo para el desarrollo de software que hace AMD para conmigo.

Thursday, September 16, 2010

Sopilandia


En un curso que estoy dando sobre lenguajes funcionales y lógico, se planteó la posibilidad de escribir un programa que hiciese y/o resolviese, los pasatiempos a los cuales se les llama "Sopilandia", o "Sopas de letras". Estos son simplemente una cuadrícula que contiene palabras, las cuales están escondidas en una maraña de letras. Las palabras en la cuadrícula pueden estar en cualquier dirección, arriba a abajo, de izquierda a derecha, en diagonal, etc. Los pasatiempos de esta naturaleza dan una lista de palabras y el lector debe intentar hallarlas dentro de la cuadrícula. Típicamente hay entre 15 o 20 palabras por acertijo, aunque en realidad, no tiene porqué haber un límite definido.

La dificultad de estos pasatiempos quizás resida en que leemos de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Así, si hay palabras colocadas de abajo hacia arriba y/o de derecha a izquierda, puede ser difícil hallar la palabra que se encuentra en esa orientación pues no estamos acostumbrados a leer y a descubrir palabras que no estén en la orientación correcta.

La cuestión es que me decidí hace un par de semanas a escribir mi propio software de "Sopilandia", lo cual me llevó algunos días porque no me pude ocupar con frecuencia del problema.

La teoría de operación de programas de esta naturaleza comienza por colocar -en un arreglo bidimensional de caracteres- las palabras de una lista previamente escrita. Así, hubo que generar una rutina que leyera cada palabra y entonces el sistema me entregara la posición inicial (X,Y) de donde se ubicaría la palabra dentro del arreglo, así como su dirección u orientación dentro del mismo (de arriba a abajo, de derecha a izquierda, de abajo hacia arriba en diagonal, etc.). Hay de hecho ocho direcciones que pueden ser usadas, como puede verse en el siguiente diagrama esquemático:

Este asterisco con 8 terminales representa las posibles direcciones de las palabras.

Una vez teniendo esto, se colocan en el arreglo las palabras de acuerdo con la posición (X,Y) que el sistema haya dado, así como la orientación que se elije también al azar. Sin embargo, hay que tener presente que el algoritmo que genera números al azar es pseudoazaroso, porque es simplemente un polinomio (en principio, la computadora tiene un algoritmo de números pseudoaleatorios, pero cuya secuencia en ocasiones se puede repetir).




Igualmente una vez que se ha puesto la primera palabra, debemos estar ciertos que la siguiente debe ocuparse sin tener conflictos con la primera palabra, por ejemplo. Es decir, que la segunda palabra no debe, en ningún casillero, borrar ya una letra que esté puesta.

Sin embargo, pudiese darse el caso en que la intersección de dos palabras (en una letra), coincidan en ésta y entonces la sopa de letras puede seguir generándose. Por ejemplo, imaginemos que ponemos:

K
R
A
M
N
BOTVINNIK
K



En este caso, el generador de la sopa de letras puede seguir pues el nombre del campeón mundial de ajedrez, "Botvinnik", coincide con el de "Kramnik" en la segunda I del primer nombre. Esto, evidentemente, debe ser verificado y controlado por la computadora.

En caso de que haya conflicto de palabras, lo que hay que hacer es decirle al sistema que genere una nueva posición azarosa y de nuevo, probar que no hay conflictos en esas posiciones dentro del arreglo.

Cuando el pasatiempo está creado, podemos entonces desplegar la solución en un texto. Si queremos ya crear una sopa de letras, hay que crear una rutina extra, que genere en los espacios en blanco, letras al azar, de manera que "escondan" las palabras dentro de la matriz rectangular de caracteres.

Una vez hecho esto, basta con crear las rutinas correspondientes para guardar la Sopa de Letras y/o la Solución, así como las palabras a encontrar.

He aquí un ejemplo generado con mi programa. Se trata de hallar los apellidos de los jugadores de ajedrez que han sido campeones del mundo:

Steinitz
Lasker
Capablanca
Alekhine
Euwe
Botvinnik
Smyslov
Tal
Petrosian
Spassky
Fischer
Karpov
Kasparov
Kramnik
Kasimdzhanov
Ponomariov
Topalov
Anand
Khalifman



Este es la Sopa de Letras (las palabras anteriores están aquí escondidas):

WJSYUAIQYWOUHWMGHLWKZUJDCCMKJYULHCFEZZJSA CQZDBGOWECKANCRLNQCREBQIIHSQQFAROIMKVGQZG JWEMHMUCJHIGTIERUWIWWGWPNNXWVCCYUOSOFPXVM OCLVMSBIQNNMZONXADOCUNCVUUECNLIEZUPQLVOFT VNAISORTEPMRFUICFITIETIAAZKABQOKGRZXRNDLY BIRDTYHOVTAYLAHJLPZOEYOGGFLIIXUQABHCABJRF GOXMYENUKZRERGKPSVGUKFUNMBQONDAKMHNHXHPXK NUEVFKTBIFKJYMEREHCSIFASAMWXUJGWRNZIDMVCQ TAJCLQZGNLVQDSLVYBLBRLGPRSCGAQLCYDTOJTBJW YGQIRXGNNRBVJXABFHSGWRABYZIMFVSJMUAVPAHPC EMWPXCLSIXHREKSALAYNDCLKEEPSMBYIEZOUVFNUI KTBVDISZVDNCPEYHKNDTIXSSJKUXRHSOKIGBBMTBO QZHAJOYGTJTIVKEMSAJZODKHALIFMANWRGLGHRZHU XFNGPUEMOPZNBQKTXNQFVJYAQQBEKNDAQMSMNXFMA CLTNVBKSBUFUIXQZDDVKAPDJWWGKYTMBWRYTTELSH IRZSAHPXCALAZTINIETSGVJTBCMPEOKHCXDYZJRZM PXFAHNVDILATOCWEJNBQOVPYIITWNZQOIEJFFPXEJ VDLFNTCJNGRFUICLSTILMBVEOOYOKEWTPJQLLWDLP CJRLSZHPTMSPASSKYMAXSHBNTUPCQLCZVRVQRBJRY HPXSYFOVKSYMAOJQPPYCYNHUABEHWRHGBYBWXHOWF NVCXFMUBAAESGUOWOZNSFTNCGGLOBWNLGFHCDOVDO TBIELRZHFZSXMAVTVFTILZTILMQTHDVRMKNIJTBJT ZHPKRXFNMEKPSHBEBLZPKOZOSSXZOJAXTRUOPZGQZ FNUQWEMUSKPEANHJHSFUQFVXYYDFTPGDYWAUVGMWF MUAXCJSZYRWKYRNQNXLAXNFDDFILAWMJEEGZCLSCL RZGCJPYFEWCPETOVTERHDSLKKKPRGBSPKLMHHSXIU XFMIOWEMKDIWKZTVYKXMJYRQPQVXLHYUQSSMNYEOD EMSPUBKRPJOBQFZBFPDTPEXWVFBDRNEBWXXTTDKUJ


Y esta es la solución al pasatiempo:


-----------------------------------------
----------K---------E---------A-----V----
----------I---E-----W--------C-----O---V-
----------N---N-----U-------N-----P---O--
-NAISORTEPM---I-----E------A-----R---N---
----------A---H-----------L-----A---A----
--------K-R---K----------B-----K---H-----
--------I-K---EREHCSIF--A---------Z------
--------N-----L--------P---------D-------
--------N-----A-------A---------M--V-----
--------I--REKSALA---C---------I--O------
--------V--------N------------S--I-------
--------T--------A----KHALIFMAN-R--------
--------O--------N----------K--A---------
--------B--------D------------M----------
------------ZTINIETS-V-------O-----------
---------LAT--------O-------N------------
----------------S--L-------O-------------
----------SPASSKYMA-------P--------------
--------K--------PY----------------------
---------A------O--S---------------------
----------S----T----L--------------------
-----------P---------O-------------------
------------A---------V------------------
-------------R---------------------------
--------------O--------------------------
---------------V-------------------------
-----------------------------------------


A quien le interese mi programa, escríbame a morsa@la-morsa.com, y se lo mandaré de forma gratuita a vuelta de correo electrónico.

Wednesday, September 15, 2010

Aumentos a los energéticos


En este país, experto en simulacros, los energéticos suben cada mes. La gasolina, por ejemplo, sube 8 centavos por litro cada primer sábado de mes y Hacienda ha dicho que esta medida es para eliminar el subsidio al combustible y para poner a la gasolina en competencia con los precios internacionales, por ejemplo, Estados Unidos.

Acabo de leer que ya en México la gasolina "magna" es ya más cara que en Estados Unidos. Hacienda a dicho que seguirán los aumentos y yo me pregunto: ¿Hasta cuándo? Porque es claro que mucho muy por encima del precio internacional el combustible no podrá subir, ¿o si?

Pero en este México en donde todo se simula, en donde el gobierno esconde una y otra vez con palabras mentirosas todos sus fallos, nos dicen que los precios de los combustibles tienen que homologarse con los del extranjero. Y a mí me parece muy bien, pero con ese mismo rasero, ¿por qué no homologan los valores de los salarios mínimos para hacerlos igual al de los Estados Unidos? Ahí no dicen nada. Ahí no hay nada que homologar. Cabe recordar que el salario mínimo de los norteamericanos es unas 8 veces el salario mínimo en México. Pero ¿homologar salarios mínimos? ¿A quién se le puede ocurrir semejante burrada?

Así pues, siendo México un país petrolero, hallamos que a pesar de esto, la gasolina no nos sale más barata. Claro, hay que considerar que el país dejó de refinar el petróleo y por ende, estamos hasta importando gasolina al país. Ridículo. Calderón, el presidente de este país, por otra parte, intentó una reforma energética y después de todos los vaivenes políticos, se logró que se echara a andar la construcción de una refinería. Para cuando ésta empiece su construcción quizás no haya ya petróleo que refinar en el mundo.

Pero nada de esto importa: Hoy empiezan los festejos del bicentenario y que nos suban cada mes -hasta que se cansen- los energéticos, que el país viva este clima de matanzas, de narcos, de inseguridad, que finalmente nos mientan con los argumentos más absurdos sobre el uso de los recursos que el Gobierno ha puesto en su petición de ingresos como son, por ejemplo, los programas de combate a la pobreza, bandera que se ha ondeado una y otra vez, asumo que con la intención de llamar a nuestra compasión y así entonces, nos conformemos con los impuestos que nos han obligado y que desde luego, jamás piensan quitar.

Así pues, con todo esto atrás, no entiendo eso de gritar ¡Viva México!

Friday, September 10, 2010

Dos textos para la reflexión


El primero:

Cierto día un periodista llegó a una granja. El dueño de la misma accedió a responderle algunas preguntas:

Periodista: Dígame, si tuviese otra granja, ¿le daría una a su vecino?
Granjero: Sí, si tuviese otra granja le daría una a mi vecino.

Periodista: y si tuviese dos tractores, ¿le daría uno a su vecino?
Granjero: Sí, si tuviese dos tractores, le daría sin problemas uno a mi vecino.

Periodista: Y si tuviese dos caballos, ¿le daría uno a su vecino?
Granjero: No.

Periodista: ¿Por qué?
Granjero: Porque tengo dos caballos.


Segunda historia:

(La anecdota viene de España....)

Una gran lección por sólo 50 euros.

Recientemente le pregunté a la hija de un amigo qué le gustaría ser de mayor. Ella respondió que quería ser presidente, algún día.

Sus padres, ambos del Partido Socialista, estaban presentes, y yo continué preguntando:

"¿Si algún día llegaras a ser presidente, qué sería lo primero que harías? "
Ella respondió sin vacilar: “Daría alimentos y viviendas a todos los pobres."
Sus padres, orgullosos, pelaron los dientes en una radiante sonrisa...

"¡Bravo, que propósito más loable!" le dije. Y continué: "Pero para eso NO tienes que esperar a ser presidente. Puedes venir mañana a mi casa a cortar el césped, sacar las malas hierbas y abonar el jardín, y te pagaré 50 euros por el trabajo. Luego te llevaré al supermercado de mi barrio donde siempre hay un mendigo, y tú podrás darle el billete para que se compre comida y empiece a ahorrar para su casa.”

La chica pensó durante unos segundos; luego, mirándome fijamente a los ojos me preguntó:
“¿Y por qué no va el vagabundo a hacer el trabajo, y le pagas directamente a él?"
“Bienvenida a LA DERECHA ", le contesté.

(sus padres aún no me hablan...)

Ahí se las dejo, para discurrir...

Monday, September 06, 2010

Fotos recursivas en color real

La teoría de la creación de imágenes recursivas, es decir, imágenes que se recurren a sí mismas, (o dicho en otras palabras, imágenes creadas con otras imágenes), es verdaderamente simple. En el caso particular de imágenes creadas con la misma imagen (en tonos de gris), la teoría al respecto puede describirse de la siguiente manera:

  • Tomar una imagen a procesar (la que llamaremos imagen fuente)
  • Pasarla a tonos de gris
  • Copiar esa misma imagen 20 veces pero con diferentes tonos de gris, en un gradiente que va de muy claro a muy oscuro
  • Hacer una rejilla en la foto original. Tomar cada pequeña región (una sección de la rejilla), y calcular el tono de gris de la misma.
  • Sustituir el tono de gris encontrado por la foto con el tono de gris más próximo.

Queda claro que hacer imágenes recursivas con la misma imagen fuente requiere de generar las imágenes que sustituirán regiones de puntos. Para el caso del blanco y negro es relativamente fácil, porque la paleta de tonos de grises no es mayor que 256 tonos de gris. Los componentes en gris para el negro, en RGB son R=0, G=0, B=0. Para un negro menos oscuro, por decirlo de alguna manera será: R=1, G=1, B=1, y así sucesivamente hasta llegar al blanco, el cual tendrá como componentes RGB las siguientes: R=255, G=255, B=255.

En la decisión del diseño del software de fotos recursivas en tonos de gris, la ocurrencia más simplista fue usar 20 fotos con tonos de gris diferentes. Para el efecto deseado fueron suficientes. Sin embargo, si quisiera hacer lo mismo con fotos a color ¿qué habría que hacer?

Sin embargo hay un grave problema de la recursión a color. Básicamente la dificultad reside en que la gama de tonos que hay que tener presentes crece muy rápido en color que en blanco y negro. Mencionamos antes que 256 tonos de gris son más que suficientes para pintar una imagen blanco y negro. Sin embargo, en color, las cosas son muy diferentes.
Si se quisiera tener una gama completa de imágenes (la misma imagen) con diferentes colores, ¿cuántos colores necesitaríamos usar? Una computadora personal puede desplegar actualmente millones de colores. Desde luego, no vamos a poner esa cantidad de imágenes. Quizás un cálculo conservador podría ser 256 para el Rojo, 256 para el verde y 256 para el azul. Eso hace que la cantidad de imágenes a crear sea de 768 mínimo, considerando que dejaríamos muchos colores fuera del espectro de trabajo, las cuales puede ser costoso en tiempo y espacio en disco. ¿qué otra posible solución existe? La solución es verdaderamente simple: usar una paleta de colores disminuída. Esa paleta es con la intención que quien ve en una computadora un color, en otra, de otra marca, vea exactamente los mismos colores. Dicha paleta se llama websafe, y consta de 216 colores y esto da un buen margen para una gama reducida, pero razonablemente completa de los siete colores del arco iris. Desde luego que la paleta de colores websafe ya no es necesaria considerando que las tarjetas de vídeo manejan millones de colores y así, dicha paleta resulta inútil en términos generales, pero para esta aplicación, resulta formidablemente buena. El programa de imágenes recursivas con 216 colores puede verse descrito aquí.

El procedimiento para crear una imagen recursiva de 216 colores, con la webpalette es: Tomar una imagen a procesar (la que llamaremos imagen fuente)
  • Copiar esa misma imagen 216 veces pero filtrando cada imagen con un color websafe diferente. Este filtro es equivalente a poner una mica de un color específico sobre la imagen original.
  • Hacer una rejilla en la foto original. Tomar cada pequeña región (una sección de la rejilla), y calcular el color promedio de la misma.
  • Sustituir la región analizada por la foto con el color más próximo.
Loas resultados obtenidos con este esquema son suficientemente buenos. Sin embargo, me pregunté ¿qué pasaría si pusiese colores reales. Evidentemente no sería buena idea generar 16 millones de tonos de color, como en el caso de las fotos recursivas en 216 colores. En lugar de eso, lo que puede hacerse es leer cada región, sacar el color promedio y entonces generar una foto con ese color promedio.

Si por ejemplo, tengo una imagen de 500x500 pixeles y decido que cada región tiene 10x10 pixeles. Tendré entonces 50x50 imágenes, es decir, un total de 2500 imágenes diferentes, cada una con los colores promedio de cada región. Esa cantidad de imágenes es más de diez veces las 216 imágenes originales, y en un caso poco usual, si cada región tuviese un promedio diferente, tendría que generar esas 2500 imágenes.
Sin embargo, la experiencia dice que muchas regiones repiten el color promedio. Así, podríamos solamente crear las imágenes que solamente tienen un color único. El problema que entonces surge es como no repetir imágenes. Grabar cada imagen con un número diferente (que son las que forman la biblioteca de imágenes, obliga a después a escribir un programa que las compare cada una con todas las demás y entonces se complica el asunto. Así, se me ocurrió que cada imagen de la biblioteca puede llamarse como su equivalente en color en hexadecimal. Así, una imagen prácticamente negra se llamará en el disco "000000.jpg". Una que tuviese un color específico podría ser "FF98CA.jpg".
Así pues, si se le asigna al nombre de cada imagen promedio filtrada con la imagen original, el color en hexadecimal, entonces si ésta se repite, sobreescribiría la imagen que ya estaba en disco. De esta forma en el disco quedarán solamente los colores únicos de la imagen procesada.
Hice pruebas con este criterio y he aquí los resultados:

Dar click en la imagen para hacer zoom

La imagen de la derecha es la imagen a procesar, la original pues. La de la izquierda es el resultado del proceso usando colores reales y la del centro es usando 216 colores. El resultado mejora bastante con respecto a 216 colores.

Dar click en la imagen para hacer zoom

De nuevo, puede verse a la derecha la imagen original, en medio al imagen con 216 colores y a la izquierda, la imagen con colores "reales". De nuevo, aunque no parece muy significativa la diferencia, en realidad el resultado es mejor.

A quien le interese este programa, escríbame a morsa@la-morsa.com y se lo enviaré sin ningún costo a su correo.

Los gastos ridículos del bicentenario


Para muchos de nosotros, los mexicanos, el bicentenario simplemente no debería festejarse, pues en este país no hay realmente nada que festejar. De hecho, parece evidente que hay un Estado fallido, que la delincuencia gobierna y que la inseguridad es cosa cotidiana. Pero todo esto no parece importarle al Gobierno Federal, que ha decidido gastar más de mil trescientos millones de pesos en esta fiesta conmemorativa.

Si somos estrictos, cumplir 100 años, 200 años, 123 años, no tiene mayor diferencia que el tiempo transcurrido. Pero por alguna razón el sistema decimal impone gustos y cumplir 99 años no es lo mismo que 100, o 201 años, lo mismo que 200. Son como cifras emblemáticas, por decirlo de alguna manera, y por ende, se hace más ruido en estos festejos que en números que no resultan cómodos por sencillos, quiero creer.

Así, hemos ya visto algunos desfiguros: la "Canción del Milenio", de Aleks Syntek y Jaime López, que no parece haber gustado mucho al "respetable", a pesar de lo que le habrá costado al Gobierno pagarles por este tema a estos artistas. Si creen que fue poco, solamente tengo el dato de una amiga, que trabaja en estos asuntos de los festejos del bicentenario, y a mi pregunta de ¿cuánto le pagaron a Syntek y López? sólo contestó: "no te puedo decir, morsa".

Otros gastos que rayan en el desperdicio es el que se está haciendo para que en el Zócalo se presenten unas pantallas gigantes, las cuales mostrarán videos alusivos a estas fiestas. Los costos ascienden a unos 400 millones de pesos.

Y por si esto fuera poco, acabo de recibir en el buzón de la casa una bandera mexicana, regalada por quienes organizan estos festejos. Aparentemente todas las casas de este país recibirán una bandera como la que me llegó a mí. ¿Cuánto costará esta puntada del Gobierno? ¿Nos hará mejor mexicanos el tener una bandera de nuestro maltratado país? ¿Nos volverá mejores como ciudadanos? Pero nada de eso importa. Lo que importa es festejar.

Pero más allá de estas reflexiones me queda alguna más grave: ¿habrá habido licitación pública para la confección de tantas banderas? ¿o se habrá dado a un fabricante de manera discrecional? Lo mismo podría preguntarse sobre la canción de Syntek/López. ¿Se hizo licitación para ver quién escribía semejante canción? ¿o se lo dieron -los jefes de este festejo- a los que se les ocurrió en un momento de inspiración? Y estas preguntas son relevantes, porque si se dio de manera discrecional faltan a la ley. Porque favorecen a unos por encima de otros y entonces entramos en el tema de las influencias, de las "palancas", de la corrupción y de todos estos bonitos temas ya añejos de este colorido país.

Yo lo que me pregunto es por qué nadie de los medios, nadie que tiene acceso y que quizás es líder de opinión, pregunta públicamente quién decide y cómo, lo que se va a gastar en el bicentenario. Porque parece que nadie tiene interés en que se sepa el costo de la linda fiestecita que nos están armando los del Gobierno Federal, quizás con la intención de que se nos olviden todas estas plagas que nos persiguen por la falta de control de un gobierno que simplemente no sabe qué hacer en este país.

Saturday, September 04, 2010

México en la piel... ¿la canción del bicentenario?

La polémica causada por la canción de Aleks Syntek/Jaime López de la que ya di mi opinión, ha sido extensa y es evidente que en general no gustó. El hecho de que mucha gente haya opinado adversamente en diferentes medios, en las redes sociales, como Twitter y Facebook tan de moda hoy, hicieron que incluso Syntek decidiera cerrar temporalmente su cuenta en Twitter porque estaba harto de los comentarios negativos a su "Canción del Milenio".

Sergio Zurita publicó su propia opinión en su blog con respecto y desde luego que su punto de vista es muy valioso pero no coincido con él en muchas cosas. En los comentarios a lo que Zurita dijo, en Facebook le di mi opinión. Alguien a quien no le gustó lo que mencioné, me quiso refutar diciendo que si no me gustó la cancioncita, que esperaba que yo hiciese mi canción que superase la pésima canción de Syntek/López. Le contesté que yo no eras compositor y que en todo caso tenía derecho a opinar sobre el trabajo de otros, como puedo opinar sobre si me gusta o no sobre una pintura, aunque no sea pintor.

Sin embargo, encontré una canción que en mi opinión es muy superior a la mencionada canción del milenio: "México en la Piel", cuyo autor es José M. Fernández E.

He aquí dos versiones, la primera con Luis Miguel, obviamente muy bien vestida musicalmente y otra "unplugged", con los Cantores de XCaret.

He aquí la letra:

México en la Piel

Como una mirada hecha en Sonora

Vestida con el mar de Cozumel
Con el color del sol por todo el cuerpo
Así se lleva México en la piel

Como el buen tequila de esta tierra
O como un amigo de Yucatán
Y en Aguascaliente deshilados
O una lana tejida en Teotitlán

Así se siente México, así se siente México,
Así como unos labios por la piel
Así te envuelve México, así te sabe México
Y así se lleva México en la piel

Como ver la sierra de Chihuahua
O artesanía en San Miguel
Remontar el cerro de la silla
Así se lleva Mexico en la piel.

Como acompañarse con mariachi
Para hacer llorar a esa canción
Que en el sur se toca con marimba
Y en el norte con acordeón

Así se siente México, así se siente México,
Así como unos labios por la piel
Así te envuelve México, así te sabe México
Y así se lleva México en la piel

Como un buen sarape de Saltillo
Como bienvenida en Veracruz
Con la emoción de un beso frente a frente
Así se lleva México en la piel

Como contemplar el mar Caribe
Descubrir un bello amanecer
Tener fresca brisa de Morelia
La luna acariciando a una mujer

Así se siente México, así se siente México,
Así como unos labios por la piel
Así te envuelve México, así te sabe Mexico
Y así se lleva México en la piel







Wednesday, September 01, 2010

De los trucos de la mercadotencia


Los que trabajan en mercadotecnia se conocen todos los trucos habidos y por haber. Uno de ellos es la de hacerles creer a los potenciales compradores de algún bien o servicio, que son únicos, irrepetibles, probablemente de una raza en extinción y que debido a ello, son los primeros en poder adquirir el bien o servicio que se les está ofreciendo.

Este esquema se da, por ejemplo, cuando hay "premier" de la nueva película, en donde le venden la idea al público consumidor de cine, que ser el primero en ver la cinta los hace diferentes, mejores, quizás geniales en algunos casos. Todo sin embargo persigue un solo punto, vender más y además, caro. Lo peor es que los seres humanos caemos cotidianamente en estas trampas, en estos trucos de la mercadotecnia.


Pues bien, acabo de leer que la Federación Mexicana de Futbol, junto con la empresa de artículos deportivos Adidas, han sacado una edición "bicentenario" del jersey de la selección mexicana, el cual será de un tiraje de 10,000 ejemplares, numerados e impreso cada número de jersey en la propia playera, de forma tal que quien la compre tendrá un jersey de la selección mexicana que lo hará diferente a todos, porque casi casi será verdaderamente único e irrepetible.

No dudo que la venta de esta camiseta sea un éxito. No importa si el pretexto es el bicentenario, el año de la astronomía o cualquier otro argumento. El chiste es vender y mientras más caro, mejor. ¿Cómo hacer para vender al máximo precio? Póngale el letrero de moda: bicentenario, con todo y logotipo oficial y además, numere e imprima el número sobre la tela y listo, negocio redondo.

A mí me parece que ocurre un extraño fenómeno: o el mexicano tiene una pobre memoria y en escasos dos meses se olvidó ya que la selección mexicana fue un fracaso en el mundial o bien, que la Federación Mexicana de Futbol conoce perfectamente su mercado y sabe que los mexicanos, amantes del deporte de las patadas, comprará todo sin importar si tenemos un nutrido grupo de profesionales del futbol, malísimos, que no puede calificar a la siguiente etapa y que se queda siempre en el ya merito. Una tercera posibilidad es que la Federación de Futbol local antepone el negocio por sobre todo tema, porque en el fondo, estos cretinos que sólo buscan sacar provecho monetario, no tienen jamás llenadera.

La ignorancia de los medios informativos


Uno podría pensar que en la medida de que existan una multitud de medios de información, enriquecen las posibilidades de quienes acceden a ellos. Sin embargo, aunque el argumento parece irrefutable, la realidad nos dice otra cosa. He aquí un ejemplo:

Un periodista que trabajaba en un periódico de circulación nacional, le cortaron su sección de ajedrez, porque la política editorial de la empresa había decidido apoyar al futbol y por ende, el juego ciencia no cabía ya en la sección deportiva del diario en cuestión.

Y si esto pasa con el ajedrez, en donde incluso los medios que aún tienen de pronto alguna nota sobre el mismo, no saben si ponerlo en cultura, pasatiempos o deportes, pasa exactamente lo mismo con la ciencia en México. Aquí solamente cobra relevancia si hay un sismo, entonces los medios se vuelcan a las instituciones educativas, en donde los máximos exponentes del tema hablan de los terremotos, de las mediciones que se hacen, etc. Si no, ni quien se acuerde de ellos.

Entre el oportunismo y la ignorancia se debaten contínuamente los medios de información, tanto impresos como electrónicos, que ante cualquier supuesta información la hacen noticia, aunque en el fondo sea una idiotez. Véase por ejemplo lo que puse aquí.

Así, no me extraña nada que pasen por alto que el Gran Maestro mexicano, Manuel León Hoyos, haya logrado avanzar en su clasificación internacional (rating FIDE), logrando ocupar el más alto rating de la lista nacional con 2579 puntos. Eso es sin duda un logro y Manuel está a unos 21 puntos de pasar la marca de los 2600 puntos Elo, cosa que nadie ha hecho a la fecha en la historia del ajedrez mexicano.

Manuel León Hoyos es el lugar 282 del mundo. Y por supuesto que para los medios eso parece irrelevante por lo cual no harán mención de esto jamás. Considerando que hay más de 80,000 jugadores registrados en la FIDE, la puntuación de Manuel es estupenda. Pero en la ignorancia supina de los medios, no significa nada estar en el lugar 282 o tener 2579 puntos Elo. Si no se es primer, segundo o tercer lugar en una competencia, no se es nada. Como no se entiende qué significa lo que Manuel León Hoyos está haciendo, simplemente lo ignoran.

En este país ansioso de reconocimientos, de triunfos, todo se mide con el mismo rasero. La selección de futbol es -de acuerdo a sus actuaciones- única e irrepetible o de pena y vergüenza ajena. Por eso estamos como estamos.