Wednesday, February 09, 2011

Mentiras verdaderas


Hoy escuchaba en la radio a algún funcionario de Hacienda, que mencionaba que el aumento a las gasolinas no tenía porqué incidir en la inflación. Según este señor, ya las empresas habrían hecho sus ajustes para esta época del año, porque los incrementos de 8 a 10 cvs. en cada litro de gasolina ya estarían contemplados. Vaya, que a decir de este personaje, cuyo nombre me perdí de saber, el gobierno no está haciendo nada que no hubiese avisado y además, que de acuerdo a su entender, no ve razones para que los aumentos a los combustibles hagan que la inflación suba.

Evidentemente este señor es un clásico empleado del gobierno, que tiene la cara para decir este tipo de mentiras y sin que se le mueva a todo esto, un sólo cabello. La realidad es otra, como cualquiera puede comprobar yendo a alguna tienda y ver lo que cuestan las cosas. De hecho, y en beneficio de la discusión, si todas esas empresas, ya avisadas de los aumentos de la gasolina, habrían incrementado los precios de sus bienes y productos, por lo cual, la inflación, si no se ve en este mes de febrero incrementada, se habría visto cuando esas compañías decidieron subir sus precios.

Yo me pregunto si de verdad estos funcionarios se creen lo que dicen o simplemente asumen que los radioescuchas (y gobernados), somos idiotas. Porque no se puede entender que alguien se crea estos argumentos de una idiotez extrema.

Pero hay más, hoy leo en el Excélsior (ver ilustración de este artículo), una nota sobre el supuesto "superpeso" mexicano, el cual se mantiene menos de 12.50 pesos por dólar, cosa que parece extraordinaria en este país. El artículo empieza con esto:

"Este año la cotización del peso frente al dólar se ha acercado a niveles que no se veían desde la crisis del 2008. Ayer, por ejemplo, tocó los 11.97 pesos. No obstante no todo son buenas noticias.

Cámara de comercio y analistas han alertado que este fenómeno reduce la exportación, pues los compradores tienen que desembolsar más divisas.

Ante esto, han solicitado que, de seguir la revaluación del peso, el gobierno federal intervenga en el mercado cambiario. "

Así, de acuerdo a esta premisa, tener un peso, una moneda fuerte, es mala idea, porque reduce las exportaciones. A ver, pensemos: ¿quién cree esta mentira? Una moneda fuerte, estable, revaluada, es siempre mejor que una moneda débil, inestable y devaluada. ¿O quién puede refutar esto? Los países que tienen monedas estables, tienen menos problemas de inflación, menos problemas con la economía. Entonces... ¿de dónde sacaron esta idiotez? Seguramente del mismo lugar que salió el funcionario que ya mencioné antes, tratando de vendernos una idea por demás estúpida.

Y no creo que sea necesario saber mucho de economía. A ningún país le gusta devaluar su moneda. ¿A nosotros parece que sí nos gusta vivir en estas condiciones de devaluacion? Yo creo que no. De hecho, cada devaluación que hace el gobierno de este país significa estrictamente robarle a la gente su poder adquisitivo de su cartera. Estrictamente, por las razones que sean, esto es un robo, en donde el capital de muchos conciudadanos se va a la basura.


Pero si vamos más allá, veremos (ver gráfica), que eso del "superpeso" es una mentira más. Entre las exageraciones típicas de la prensa y la realidad, es claro que el peso se ha devaluado, del 2008 al 2011, un 20%. ¿Entonces? ¿de cuál superpeso me están hablando?

En breve, las mentiras gubernamentales en este país nos demuestran una vez más que insisten en tratar a los ciudadanos como si todos fuésemos imbéciles. Lo grave es que nadie jamás sale a ponerlos en su lugar.

9 comments:

Jorgeluis said...

Saludos, mi apreciado Morsa, de un recién allegado y (tal es mi propósito) periódico lector, quien disfruta de tu formalmente informal participación en La Oveja Eléctrica.

Lamento que mi primer comentario consista de un franco desacuerdo. Celebro sin embargo que la lectura de algunos posts me haya estimulado al grado de animarme a comentar, al menos, éste.

Corriendo el riesgo de que me tomes por uno de esos ingenuos de los que se creen todo lo que nuestros corruptos gobernantes aseguran, me declaro a favor de la idea del contra en cuanto al tipo de cambio del peso, en lo que a nuestros exportadores concierne. Partiendo de la simplificación (por lo demás válida) de que un exportador mexicano gasta en pesos y gana en dólares, un peso devaluado le favorece y viceversa.

En cuanto a la noción, coherente con el sentido común, de que ningún país desea que su moneda se devalúe, tengo entendido que China representa un excelente contraejemplo. De hecho ha habido quejas de EUA y otros países respecto de la artificial devaluación del yuan. Dado el actual índice de exportaciones de aquel país y en virtud del argumento arriba expuesto, supongo que tiene sentido pensar que los chinos se benefician de una moneda devaluada y que quizá incluso fomenten tal situación.

Sin embargo y pese a lo dicho, estoy contigo en la suspicacia con la que ha de recibirse toda declaración de nuestros funcionarios.

Hasta la próxima.

Morsa said...

Hola JorgeLuis,

No hay que estar de acuerdo con lo que digo yo. Faltaba más.

Ahora bien, asumamos que un peso devaluado ayuda a los exportadores. Muy bien, pero... ¿no es una devaluación robarle a la gente el valor de su dinero así, sin decir agua va? Me explico: si mañana el gobierno decide devaluar el peso a la mitad de su valor (con el beneplácito de los exportadores), hallarás que el gobierno se metió en la cartera de todos y les sacó así, sin decir nada, la mitad de su dinero. Te robaron literalmente y nada se puede hacer. ¿Se vale entonces devaluar para apoyar supuestamente a un sector mientras le robas a toda la población en general? Yo creo que no.

El mercado de los exportadores está sujeto, por su naturaleza, a estas variaciones del peso. Considerado esto, deberán saber cómo actuar, pero no creo que sea un argumento suficiente el ayudar a este sector devaluando el peso y robándole a todo el país por justificar una medida.

Vamos, que es una mentira absoluta decir que tener un peso devaluado nos es útil. En términos generales no lo puede ser. Tener una moneda sujeta a devaluaciones, esporádicas o constantes, es algo que incide en el bolsillo de todos y ningún país puede asumir que devaluar la moneda es una buena medida. Devaluar nunca es una medida acertada, digan lo que digan los economistas o quienes lo digan. Empobrecen al país, roban el esfuerzo de trabajo de todos.

saludos

Armando de la Torre said...

Hola Manuel,
Tampoco estoy de acuerdo con tu comentario.

1. Claro que un peso debil coniene a los exportadores.
2. Por supuesto , dado que importamos mercancía , esto también tiene repercusiones en otras industrias ( exporten o no ).

3. Aqui se puede ver claramente lo genial de la estrategia económica china :

3.1 Con su moneda devaluada, mano de obra barata e industria casi nula, decidieron abrir las puertas a la inversión extranjera.

3.2 Esto les permite adquirir activos ( maquinaria y equipo ) sin tener que desembolsar un solo yuan y producir con costos extremadamente bajos.

3.3 Lo interesante del yuan es que no se está devaluando, simple y sencillamente mantiene su paridad. Es una moneada estable , que simplemente no se ha revaluado.

En el caso de México , el tipo de cambio y la inflación tienen que ir de la mano ... no tengo claro que es lo que sostiene al superpeso ¿son los narcodólares o es parte de la guerra cambiaria de EU?

Armando de la Torre said...

Un impresionante video hecho con muchos fractales

http://www.infinityschild.com/Trailer.html

Economía 131 said...

Que tal Morsa, quisiera pedirte que tus comentarios se limiten a presentarse en temas en los que puedas opinar de manera fundamentada, tu eres un físico, una profesión muy respetable, pero los comentarios y opiniones acerca de la economía, déjaselas a los economistas, por favor.

Yo soy un economista y no me encuentro momentáneamente en la disponibilidad de explicarte los numerosos errores en cuanto a tu análisis económico. Necesitas claras bases de lo que son conceptos macroeconómicos para vertir tus criticas con agudeza. Te invito a limitar tus temas a la física.

Soy un seguidor tuyo pero en estos temas realmente siento que debes ser mas cauteloso, pues tu percepción esta limitada por tu falta de conocimientos en el área.

Morsa said...

A ver, primero no veo nada de malo en externar mis puntos de vista. Si están equivocados, será bueno que me ilustres ya que dices saber tanto de economía. De hecho, no es malo ser ignorante. Lo malo es no querer aprender.

Te diré que de los dos puntos que toco, el aumentar los combustibles tiene que incidir a fuerzas en la inflación. Todo lo que se transporta subirá de precio. No veo que tenga que ser economista para darme cuenta de esa verdad por demás evidente. A ver, atrévete a decir que el incremento en los energéticos no causa inflación. Quiero ver tus argumentos como economista.

Conceptos macroeconómicos más o menos, quisiera saber qué argumentos tienes para decir, por ejemplo, que devaluar la moneda de un país puede ser beneficioso. Es decir, me queda claro que ningún país es feliz devaluando. La devaluación es un robo a todo el poder adquisitivo de un país y eso, por elemental lógica, no puede ser bueno. Si un país devalúa su moneda, le roba a todos sus ciudadanos dinero. Eso, sin importar tus argumentos de macroeconomía, no puede ser bueno. Es lógica elemental.

Si los exportadores se benefician de una devaluación, no quiere decir que por beneficiar a ese sector debas perjudicar a toda la población. Podrás decir misa, pero si no puedes dar argumentos razonables en favor de las devaluaciones, mejor no digas nada. Y si sabes tanto de economía y quieres ilustrarnos, pues está abierto este blog para eso. Así que busca tantito tiempo y explícanos. Te puedo asegurar que no podrás argumentar en favor de una devaluación cuando

Francisco said...

Tuve que partir el mensaje en dos porque era demasiado largo.

Primera Parte
A ver, se percibe en el tono de tu último mensaje cierta molestia. Es cierto que el mensaje de Economía 131 muestra cierta condescendencia, pero le doy oportunidad de respuesta y aguardo los argumentos. En este post tratas muchos temas diferentes, aunque ciertamente relacionados. En algunos de ellos estoy de acuerdo contigo y en otros estaría de acuerdo en que tienes una visión incompleta o demasiado simplificada de las cosas. Por partes.

Primero, evidentemente, el incremento al precio de la gasolina ejerce presión inflacionaria. Casi todos los bienes o materias primas requieren transportarse en algún momento, no siempre pero sí muchas veces usando vehículos movidos por gasolina, por lo que el precio de ésta se convierte en un componente del costo y tenderá a transferirse al precio final. Qué tan importante o grande es este factor con respecto a otras presiones inflacionarias o qué porcentaje del incremento es absorbido por el productor y qué tanto por el consumidor, es otro asunto, pero grande o pequeña, solo hay una dirección del cambio: hacia arriba.

Segundo, el “superpeso” es efectivamente engañoso. Yo veo al menos dos razones. La primera tiene que ver con la escala de tiempo que se analiza. Este por cierto es un truco muy socorrido para presentar datos desde el ángulo adecuado para apoyar un argumento. Si lo miras a partir de marzo de 2009, cuando el dólar americano llegó a estar por allí de los 15 pesos, pues sí, el peso se ve fuerte. Pero si mueves la escala para que inicie apenas unos meses antes, en Agosto de 2008, cuando estuvo arribita de los 10 pesos, ya se ve diferente. Y si te vas más atrás, pues peor. La segunda razón por la que el concepto “superpeso” es engañoso, es que tiene que ver más con la debilidad de la moneda americana que con la fortaleza de la moneda nacional. El dólar americano se ha devaluado con respecto al euro, libra y dólar canadiense.

Francisco said...

Tuve que partir el mensaje porque era demasiado largo.

Segunda Parte

Voy a dejar para los economistas de carrera las explicaciones teóricas (aunque desde hace algunos años trabajo en asuntos financieros y económicos, mi formación académica es en ciencias básicas), pero voy a argumentar el punto de que efectivamente una moneda puede estar “demasiado fuerte”. Aquí en Canadá, donde vivo y trabajo desde hace ya varios años, el fenómeno del “super loonie” (loonie se le llama a la moneda de un dólar canadiense) ha traído bastantes problemas y hay mucha gente que opina que el gobierno debería intervenir para debilitarla un poco. En estos días el loonie está casi a la par que el dólar americano, cuando por ahí el año 2000, cuando llegué a estas tierras, estaba en 1.5 loonies por dólar. Este nivel está causando devastación en algunos sectores de la economía. Vendemos en Estados Unidos, recibimos devaluados dólares americanos, pero cuando convertimos a loonies para pagar la nómina, tenemos muchos menos que antes. El resultado es reducción de nómina, cierre de negocios. En un ejemplo extremo, uno de nuestros proveedores de instrumentos de medición de flujo de gas, cerró su fábrica en Calgary y ahora hace todos los instrumentos en su fábrica de Estados Unidos, donde paga nómina y servicio dólares y muy feliz nos vende en loonies. 700 personas a la calle. La venta de coches cayó dramáticamente (se van a comprarlos a Estados Unidos), el turismo sufre (la gente se va de vacaciones a Estados Unidos, donde el dinero ahora le “rinde” más).

Pero por supuesto, hay gente beneficiada con este nivel de tipo de cambio; las compañías que son importadoras netas. Pero si la moneda se va al otro extremo, perjudicas a estos en beneficio de los otros. Espero entonces que quede claro que hay un punto intermedio “óptimo”, cuya determinación no es asunto fácil. Depende de muchas cosas. El punto que quiero transmitir es que “más” no necesariamente es “mejor”. Efectivamente, a China se la acusa de mantener artificialmente subvaluada su moneda como estrategia para ayudarse a inundar el mundo con sus productos. Nota por favor, que no estoy diciendo que México esté en el punto donde le convenga devaluar, de hecho para empezar, estoy de acuerdo que el “superpeso” es un mito. Todo mundo siempre va a tratar de jalar agua para su molino, y nunca tendrás a todos contentos. Me parece sin embargo, que menosprecias la cantidad de gente a la que no le conviene un peso demasiado fuerte (aunque insisto y estoy de acuerdo en que no parece ser el caso que esté muy fuerete): Pemex, el turismo y las remesas, son tres sectores muy importantes.

Morsa said...

Hola, Francisco,

Por supuesto que tengo cierta molestia, particularmente con "Economía 131", porque no se puede decirle a nadie: "no sabes de esto, no hables de esto" pero no explicar nada y quedarse en "no tengo tiempo para explicarte de variables macroeconómicas, etc."... Es decir, su condescendencia es infame por decir poco. Yo igualmente aguardo sus comentarios, que me temo, jamás llegarán.

Ahora bien, la lógica elemental indica que si suben los combustibles, en general, subirá todo lo que se transporte. Si los productores le cargan el costo al consumidor final o no, podemos discutirlo, pero es evidente que ningún productor quiere perder. En esencia lo que dices es cierto: "el cambio es hacia arriba". Por ende, subir la gasolina genera inflación, aunque el mentiroso gobierno diga que no, aunque salgan los economistas con sus variables macroeconómicas y quieran desmentirlo. Es de una lógica por demás elemental.

No me importa si le llaman "superpeso" o no. El asunto es que devaluar es robarle a la población sus ingresos. El dinero, a todo esto no vale por la cantidad que yo tenga, sino por lo que puede comprar. Así, si con 100 pesos compro X cosas, si me devaluan y entonces mi dinero vale 60 pesos de los de antes, en la devaluación me robaron 40 pesos. No me importa lo que digan los exportadores. Es claro que devaluar no puede ser en términos generales una buena medida. Si los chinos devalúan artificialmente, ellos deben saber que a la población le están robando. Le están quitando poder adquisitivo. No creo que nadie esté contento con eso. De nuevo, es de una lógica por demás elemental.

Una moneda fuerte puede traer a ciertos sectores de la población beneficios o no. Pero repito, no me importa qué me argumentes: devaluar es quitarte poder adquisitivo. Es robarte. Así de simple. No veo cómo quieras justificar ese robo. Puedo entender lo que me dices, pero en esencia te repito: a ningún país le gusta devaluar su moneda, porque es claro que le quita el poder adquisitivo que la gente tenía. Se lo reduces con una medida arbitraria y ladrona. Un mecanismo parecido es la inflación. Las cosas que antes comprabas con 100 pesos ahora cuestan 105, o 110. Te quitan valor a tu dinero, que finalmente representa el valor a tu trabajo y por lo cual percibes ese dinero.

Mira, cada vez que se ha devaluado el peso han salido los economistas a decir que la devaluación no necesariamente es una medida mala. Eso, Francisco, es una mentira absoluta. No se necesita ser un genio para saber que este mecanismo es simplemente una manera de robar, variables macroeconómicas más o menos. Es un insulto pretender explicarle a la gente los "beneficios" de una devaluación. Me molesta en serio que me digan esas mentiras.

saludos
Manuel