Thursday, March 31, 2011

Ahora todos se sienten presidenciables


Hace muchos años, cuando el Partido Revolucionario Institucional (no entiendo cómo puede ser "revolucionario" e "institucional" al mismo tiempo, pero en fin), dominaba la política nacional y que incluso el ahora Premio Nobel, Vargas Llosa, calificaba a México como la "dictadura perfecta", el candidato oficial a la presidencia era elegido por el dedo del presidente en turno. El control presidencial que se tenía en ese entonces parece haber desaparecido o menguado de forma considerable. Aparentemente fue una combinación de muchos factores: más libertad, menos caciques, menos líderes charros quizás, tal vez más democracia, qué sé yo. El caso es que de pronto ya el candidato del presidente, el elegido por "el dedo de dios", dejó de serlo para dar paso a esta circunstancia actual, en donde ya cualquier politico, aunque sea nefasto, se siente presidenciable.

Yo realmente no entiendo quién en términos reales quiere ser presidente. Este país tiene tantos problemas, tantas dificultades, que me parece que convertirse en presidente significa ganarse "la rifa del tigre", aunque claro, sé que quien tiene estas aspiraciones piensa que la silla presidencial es el acceso al poder, a las prebendas, al dinero, a la vanidad incluso. Y esto justifica las pretensiones de tantos candidatos que se "destapan" porque quieren ir a la "grande".

Las cosas en este país están por el momento así: El candidato del PRI es Peña Nieto; el del PAN ni siquiera se conoce; el del PRD es probablemente Ebrard y con el PT (partido del trabajo), tenemos al Peje Andrés Manuel López Obrador, que francamente me parece que tiene una plataforma pobre si pretende ganar la presidencia desde dicho partido.

El caso del PAN es bastante absurdo. Ya hay algunos candidateables pero nadie, fuera del idiota de Santiago Creel, ha dicho que quiere ser el candidato a la presidencia por parte del partido en el poder. Creel, desde luego, es uno de los políticos más bobos, mediocres e idiotas que México haya conocido. Si él es la mejor carta del PAN, pueden ir haciendo las maletas para irse de Los Pinos (la sede de la Presidencia, para quienes no viven en México y me leen).

El PRD, por su parte, tiene que tomar una decisión importante: o apoya al Jefe de Gobierno actual del DF, Marcelo Ebrard, que claramente ha dicho que quiere ser presidente, o bien, se inclina en favor del Peje López Obrador. El problema es que políticamente el Peje tiene muchos seguidores, pero ha perdido mucho capital político y mucha gente piensa que no podrá lograr la votación que logró en los comicios pasados. Es decir, lo más probable es que si es el Peje el candidato, el PRD no pueda hacerse de la presidencia. Por ello, es muy probable que busquen en Ebrard al candidato a apoyar, aunque éste haya demostrado una y otra vez su avaricia y ganas de tener el poder presidencial a costa de lo que sea, porque me es claro que sus baterías las tiene enfocadas a ese puesto.

Finalmente el PRI tiene a Peña Nieto, actual Gobernador del Estado de México. En los últimos años lo han visto como el más víable candidato del PRI para recuperar la presidencia. Atrás del "astroboy" Peña Nieto, como solía decirle Germán Dehesa, hay una campaña de publicidad para promover su imagen en los medios que no puede pasarse por alto. Hay muchas críticas de los otros partidos y de muchos medios que indican que Peña Nieto ha gastado cientos de millones para promoverse en la Televisión. De hecho, no parece haber día que no aparezca en los medios el niño bonito del PRI. Inaugurando algún centro deportivo, repartiendo despensas, poniendo la primera piedra de no sé qué instituto, sembrando árboles en no sé qué parte del Estado de México, etc. En fin, todo este movimiento mediático lo hacen EL CANDIDATO DEL PRI a la presidencia, de eso creo que nadie tiene duda.

No obstante esto, Manlio Fabio Beltrones, un priísta que se siente algo así como parido por los dioses, se acaba de autodestapar, indicando que él sí desea competir por convertirse en el candidato del PRI para los siguientes comicios presidenciables. Aquí hay sólo de dos sopas, o a Beltrones le gana la avaricia, la vanidad del politico mexica, las ganas de hacerse del poder o bien, es meramente un asunto planeado por el propio PRI para hacer la pantalla que la elección del candidato priísta será un evento democrático. Vaya, hasta Beatriz Paredes ya alguna vez indicó que quizás se destaparía, pretendiendo así empujar una discusión en el seno del PRI para elegir finalmente al mejor candidato. No tengo que esperar al futuro porque es clarísimo que no importa qué candidatos compitan contra Peña Nieto. Es un hecho que este último será el candidato. No hay otro.

Con respecto al PAN, aparte de Creel, sé que se destapó Josefina Vázquez Mota, la cual -sea dicho con la mayor de las franquezas- es una de las personas más grises dentro de la política del país. No le conozco una postura. Cada vez que la entrevistan le da vueltas a todo y no toma ninguna decisión, nada. Siempre se queda al margen. No quiere equivocarse ni ganarse enemistades por sus posiciones políticas. Aún así, ella quiere ser presidente de la república mexicana, y para ello esgrime el argumento de que México ya está preparado para que lo gobierne una mujer. ¿De verdad estaremos preparado para ello? ¿Quién le habrá dicho eso a la señora en cuestión? ¿Las encuestas? Porque de verdad, no veo de dónde puede salir semejante conclusión.

El chiste es que en todas estas cabecitas locas con intenciones presidenciables es evidente su afán de protagonismo, de mostrar que él/ella es EL INDISPENSABLE, el que ahora sí, sacará a México de la miseria, de la inseguridad, de todos estos males que le aquejan ya cotidianamente. La realidad es que en toda esta "camada" de presidenciables no se ve nadie que pueda con el paquete llamado México.

4 comments:

Ernesto said...

Manuel, El PRI es Revolucionario e Institucional, porque se originó fiel a los ideales y objetivos que dieron pie a la revolución de 1910 (preferencia al bien común sobre los intereses individuales), y es institucional, porque busca crear instituciones fuertes que den sustento al desarrollo de México. No se contraponen.

Al menos eso es en papel, si lo cumple o no es otra cosa.

Durante los 70 años del PR, se crearon la mayoría de las instituciones del país. (SHCP, IMSS, SEP, SCT, CFE, FN, etc.)

Jorge said...

Hola Manuel

Recuerdo que hubo un tiempo en el cual ningún aspirante a la Presidencia debía hablar ya que el Presidente debía nominar a su sucesor.

Había que espera al "dedazo" para postular al "tapado".

Y entonces comenzaba la "gira triunfal" disfrazada de campaña política.

Campaña en la cual la ostentación era la norma.

Recuerdo en que los tiempos de Miguel de La Madrid él se movía en un Boeing 737 y su esposa en un 727.

Obviamente los aviones eran rentados, pero al verlos y al ver su logo de campaña pintados en ellos, se veía como su arrogancia era insultante.

Ahora cuando menos deben hacer circo para tratar de ganar "La Presidencia".

Y no andar como "Nuevo Rey" mostrándose a su pueblo.

Como siempre un saludo

Jorge Alberto.

Morsa said...

Jorge,

no me sabía el asunto de loa aviones que mencionas. Como sea, las cosas sin duda han cambiado.

un abrazo
Manuel

Morsa said...

Ernesto,

Yo entiendo que "revolucionario" e "institucional" son como términos antagónicos uno del otro. Comprendo lo que dices, pero siempre me deja una sombra de duda ese nombre.

saludos