Monday, March 14, 2011

De solidaridad con los países en desgracia


Las noticias de hoy día no hablan de otra cosa que no sea el desastre natural que azota la Japón. No cabe duda que le cayó todo encima al país del sol naciente. Primero un terremoto de 8.9 grados Richter, seguido de un tsunami que fue más dañino que el propio sismo. Ahora varios reactores nucleares tienen problemas. Sin duda que el Japón pasa un momento complicado y difícil.

Los medios están de plácemes. Hoy las noticias son aún más alarmistas. El problema nuclear parece ser una amenaza más sobre la que no tenemos control y que puede ser terrible incluso para el mundo. Ya en otro artículo hablé de esto y es evidente que se está exagerando la nota, porque repito, esto vende. Y ante el lucro todos los valores, toda la ética profesional, se va por la borda.

Pues bien, me entero que ya más de uno propone llevar víveres, medicinas, mantas, a la embajada japonesa en México. Sí, dicen y escriben con gran empuje: "apoyemos a nuestros hermanos en desgracia". De hecho, ya salió un grupo de "topos", estos personajes que se meten en las ruinas buscando rescatar a los sobrevivientes de estos desastres, hacia el Japón, para colaborar en esta nueva problemática que enfrenta el mundo.

Pues bien, a reserva de que se me acuse de insensible, de egoísta, de lo que sea pues, me queda claro que el caso del Japón es diferente en todos sentidos a las desgracias que padecemos en los países latinoamericanos (y muchos de ellos pobres). Por ejemplo, el sismo de 8.9 grados Richter no tiró edificios, o al menos yo no he visto las terribles escenas de edificios colapsados como pasó en la Ciudad de México. ¿Por qué no pasó nada en el sismo? ¿Por qué no se colapsaron edificios? Porque los japoneses saben que viven en una zona proclive a los terremotos y construyen con lineamientos por demás precisos y estrictos. Aquí, cuando el sismo de 1985, se cayeron hartos edificios o quedaron inhabitables, resultado -dicen alguno- de las pocas normas para construir con seguridad. Se dijo que había corrupción en muchos edificios construidos con materiales de menor calidad para bajar los costos. En fin, ésa es otra historia. El caso es que el país nipón sobrevivió al terrible sismo , pero no al tsunami, que arrasó con algunas poblaciones costeras. Para colmo, entre tsunamis y terremotos, Japón, que depende de sus plantas nucleares para dar energía eléctrica al país, tuvo dificultades debido precisamente al movimiento telúrico. Algunos reactores han tenido que ser apagados mientras que otros tienen problemas de derretimiento del núcleo, asunto que repito, no es tan grave como los medios quieren hacer ver.

El asunto es que Japón es una potencia en todos sentidos. Es finalmente un país rico y por ende, no necesita de estos actos solidarios muy del tercer mundo. Para poner un ejemplo, obsérvese el Producto Interno Bruto en el Mundo. ¿en dónde se ubica Japón y dónde México? he aquí las cifras:

Países del mundo ordenados según su producto interno bruto (PIB) a valores de paridad de poder adquisitivo (PPA), la suma de todos los bienes y servicios finales producidos por un país en un año, en relación a su paridad del poder adquisitivo (PPA). Este es un indicador económico introducido a principios de los años noventa por el Fondo Monetario Internacional para comparar de una manera realista el nivel de vida entre distintos países, atendiendo al producto interior bruto per cápita en términos del coste de vida en cada país.

La paridad del poder adquisitivo es una de las medidas más adecuadas para comparar los niveles de vida que el producto interno bruto per cápita, puesto que toma en cuenta las variaciones de precios. Este indicador elimina la ilusión monetaria ligada a la variación de los tipos de cambio, de tal manera que una apreciación o depreciación de una moneda no cambiará la paridad del poder adquisitivo de un país, puesto que los habitantes de ese país reciben sus salarios y hacen sus compras en la misma moneda. Es decir, permite que los tipos de cambio entre las diversas monedas sean tales que se permita que una moneda tenga el mismo poder adquisitivo en cualquier parte del mundo.

Países por PIB (PPA) 
en millones de dólares internacionales

1     Estados Unidos     14.624.184
2     China              10.084.369
3     Japón               4.308.627
4     India               4.001.103
5     Alemania            2.932.036
6     Rusia               2.218.764
7     Brasil              2.181.677
8     Reino Unido         2.181.069
9     Francia             2.146.283
10    Italia              1.771.140
11    México              1.549.671
12    Corea del Sur       1.457.063
13    España              1.364.499
14    Canadá              1.330.106
15    Indonesia           1.027.437
16    Turquía               956 576
17    Australia             882 344
18    Irán                  830 715
19    Taiwán                810 487
20    Polonia               717 537


Puse la lista de los primeros 20 países, pero se puede consultar la lista completa aquí.

Obsérvese. En el equivalente al PIB, Japón produce más del doble que México. Es el país nipón el tercero en el mundo, solamente por debajo de las potencias Estados Unidos y China. Brasil es el mejor país latinoamericano. México, en el lugar 11.

Pero hablemos de pobreza en el planeta: en los países en desarrollo viven 1300 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, más de 100 millones de personas viven en estas condiciones en los países industrializados, y 120 millones en Europa Oriental y Asia Central, (Ver gráfica 1).

Población que vive con un dólar por día
(porcentaje)


Gráfica 1

Las disparidades de la pobreza, realmente alcanzan cifras alarmantes; Asia Meridional concentra la mayor cantidad de población que subsiste con 1 dólar, es decir 515 millones de personas. Seguida por Asia Oriental y Suoriental y el Pacífico donde 446 millones de gentes viven en estas condiciones. 219 millones en África al Sur del Sahara. Y 11 millones en los Estados Arabes. En América Latina y el caribe 110 millones de personas viven con 2 dólares diarios. En Europa Oriental y en los países de Asia Central 120 millones de personas viven con 4 dólares al día.

Por el lado opuesto se encuentran los países industrializados, como los europeos, o Japón o Canadá, que generalmente sus economías sufren una inflación anual muy baja; su línea de pobreza está fijada en 14.4 dólares diarios por persona y su porcentaje de pobres no llega ni a los 15 puntos porcentuales.
En los países pobres, 120 millones de personas carecen de agua potable, 842 millones de adultos son analfabetas, 766 millones no cuentan con servicios de salud, 507 millones cuentan con una esperanza de vida de tan sólo 40 años de edad, 158 millones de niños sufren algún grado de desnutrición y 110 millones en edad escolar no asisten a la escuela. (Ver gráfica 2).

Gráfica 2

Pero ¿por qué menciono todo esto? Pues simplemente para indicar que el ser solidario, el mandar ayuda en víveres, medicinas, ropa, etc., a un país como el Japón es como si un país como Haití nos ayudara a nosotros en una desgracia. El pobre colabora para sacar de la crisis al rico. ¿Cómo puede ser eso? Es por decir lo menos, una mala broma.

De hecho, si vamos a cifras, cálculos tempraneros ponen el desastre natural de Japón en un costo de unos 100,000 millones de dólares.

En una nota del Universal se dice:

Banco de Japón inyecta más de 85 mil mdd


El Banco de Japón (BOJ) anunció hoy que inyectará 7 billones de yenes (85 mil 848 millones de dólares ó 61 mil 557 millones de euros) para garantizar la estabilidad financiera del país tras el grave terremoto del viernes.

La autoridad monetaria central nipona está dispuesta a hacer todo lo que sea necesario para calmar a los mercados y asegurar la liquidez durante la mayor crisis desde la II Guerra Mundial.

Esta nueva inyección de urgencia viene después de que el domingo el gobernador del BOJ, Masaaki Shirakawa, anunciase que la institución emisora japonesa proporcionaría "amplia liquidez" en el sistema bancario del país.

El Banco central de Japón ya señaló que ha inyectado 55 mil millones de yenes (483 millones de euros) a trece instituciones financieras del noreste del país que ha sido devastado por el terremoto del viernes.

Además, la institución emisora nipona mantendrá hoy lunes una reunión para estudiar los tipos de interés, que ha sido recortada a un solo día en lugar de los dos habituales debido al seísmo.

La entidad japonesa ya había avisado en días anteriores de que estaba dispuesta a apoyar a las instituciones financieras del área afectada por el temblor y por el posterior tsunami para que fuesen capaces de responder a las necesidades de retiradas de depósitos "de forma fluida".

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio bajaba hoy el 5% en la primera media hora de sesión, mientras el indicador Topix, que reúne a todos los valores de la primera sección, cedía casi el siete por ciento, en su primera jornada desde el terremoto que devastó parte de la costa noreste del país. 

Dicho de otra manera, Japón no necesita de la ayuda internacional en los términos que estamos acostumbrados a escuchar. No hay que hacer centros de acopio, que a todo esto, en México de pronto nacen de quién sabe dónde y francamente a mí me queda la más legítima duda que toda esa ayuda que se recauda llegue a los afectados.

Pero hay más datos: México mandó a los "topos". ¿Cuántos serán los enviados? ¿10, 20, 100? Los que sean, no podrán hacer gran cosa. Desde luego, si logran salvar una sola vida, habrá valido el esfuerzo, pero que quede claro, mandar topos es una ínfima ayuda que en términos estadísticos ni siquiera pinta.

Aparte de esto, el generoso Papa Benedicto XVI, donó 150,000 dólares. ¿Los donó él o el Vaticano? A saber.  Eso es en términos reales una burla, si es que la cifra que dije antes, de 100,000 millones de dólares es el costo calculado de esta tragedia.

Cabe señalar que se calcula, extraoficialmente el total de víctimas mortales en 10,000. Esto es, la quinta parte de la cantidad de gente que murió en la Ciudad de México en el sismo de 1985, cuyo cálculo conservador estima en unas 50 mil víctimas. Es claro el enfoque de prevención de los japoneses, al grado de que a pesar de que 10 mil personas muertas son muchas, en términos de desastre natural es probablemente uno de los países con tasa más baja en víctimas mortales.

En suma, quien me crea nefasto por decir estas cosas pues lo lamento. Si quieren ayudar entonces hagan un centro de acopio, pero para Haití, que a un año y chachito del peor sismo de su historia sigue en la más terrible pobreza. Si estos personajes, que siempre se quieren sentir solidarios con los países en desgracia, quieren actuar, entonces donen pero a Haití, porque ni crean que ya pasó la emergencia. País más pobre y más jodido de latinoamérica creo que no hay. Ahí se debiese cumplir la lógica de que los países con más riqueza apoyen a los que menos tienen. En el caso que nos ocupa, Japón, es como si los pobres queremos ayudar a los ricos. Repito: pretender solidarizarse con ellos haciendo centros de acopio, mandando víveres, mantas y medicinas, es en el caso más benigno, una broma cruel.

14 comments:

Alfonso said...

Por fin leo algo inteligente. Morsa estoy de acuerdo contigo, voy a recomendar tu blog por que hay mucha basura ahi afuera.

Morsa said...

Gracias, Alfonso.

saludos
Manuel

..::Ernesto GL::.. said...

Al igual que Alfonso es lo primero que leo que lo plantea de esta manera...

Buenos puntos sobre la ayuda

Saludos

Joel said...

Completamente de acuerdo con tu análisis, que a mi juicio es bastante completo, ilustrativo y muy claro. Reaccionamos de manera emotiva, no racional.

Gamer009 said...

Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que mencionas, y es algo que ya me estaba dando cuenta precisamente, ya que en efecto, Japón ni siquiera está pidiendo cualquier ayuda, si no sólo apoyo de "profesionales" para el rescate de cuerpos, entre otros. Y otro punto que diferencia este desastre en Japón, a otros países, es su población, ya que esta es muy organizada y de ética admirable, ya que según he leído no se han reportado incidentes de saqueos, robos, etc.; cosa que incluso ocurrió aquí en Villahermosa, Tabasco en las pasadas inundaciones, y ha ocurrido en muchos otros lugares.

Giskard said...

Manuel, qué tal.

Por razones que no vienen al caso, tuve cierta cercanía (a nivel familiar) con lo que pasó con Nueva Orleans a causa del Katrina.

Si bien, concuerdo con algunos de tus puntos de vista, he aprendido algo: los gringos pueden tener todo el dinero del mundo (y teóricamente lo tienen) pero este es por completo inútil en caso de desgracia; las reglas no son iguales, así de fácil . Lo que faltaba allá no eran recursos, sino gente capacitada para estas cosas. Por difícil que parezca la presencia de los topos es invaluable, aún cuando no logren rescatar a una sola persona con vida.

Alguna vez Héctor coronado (control zape) decía que ayudar a otros era una de las formas de hacer de este mundo un lugar menos pinche para vivir... chance y esté equivocado, pero es una idea interesante.

Leía por ahí que si algo así pasaba en México los muertos hubieran sido más de 50,000. Probablemente sea cierto. ¿Valdría la pena pensar que los guatemaltecos, hondureños y, en general, gente de países más pobres que el nuestro (económicamente hablando, porque jodidos, ya no podemos estar más)no nos ayudaran porque nuestra situación es más privilegiada?

Está de pensarse.

PD. En la FI en CU, me contaban que algunos expertos japoneses visitaron México luego del 85 para dar asesorías a técnicos e investigadores en cuestiones sísmicas en la UNAM. Varias generaciones de ingenieros civiles nos hemos beneficiado directamente con esta aportación.

Saludo.

Morsa said...

Giskard,

No dudo que los topos puedan hacer algo en bien de la tanta desgracia, pero simplemente en términos de personas disponibles contra tamaño del desastre natural, no pintan.

Ahora bien, yo no sé qué les vamos a enseñar a los japoneses de organización, de trabajar en equipo, de hacer las cosas con cuidado y atención.

Por lo demás, entiendo que mi juicio parezca duro, pero de verdad, me parece insólito estas peticiones de ayuda y el hecho de que ahora no falta organización dispuesta a recibir donativos para los damnificados. De hecho, perdón mi incredulidad, pero dudo de todas estas organizaciones, que de la nada, salen a pedir por los damnificados. Me pregunto quién puede controlar esto y si alguna vez llegan lo que se dona a los necesitados.

saludos

L.D.G. Luis Aguilar said...

Comparto la conclusión a la que llega el autor.

1.- Hay demasiada gente e instituciones que estan dispuestas a lucrar con el dolor ajeno; para obtener alguna ganancia económica, o para lavarse las manos y pintarse la cara de "santos".

2.- Japon es un pais autosuficiente, con una infraestructura de primer mundo, y una sociedad educada y organizada; como para rescatar a su nacion del desastre. Al parecer no requiere de ayuda humanitaria (espero no caer en la presuncion) en cuanto a donación de materiales/alimentos y equipamientos de primera necesidad, o al menos no la ha solicitado. Si Japon solicitara apoyo, probablemente sera en maquinaria y personal capacitado para ayudar (no para organizar, tomar el mando, o salvar al Japon del desastre) en labores de rescate, reconstrucción o saneamiento de las areas afectadas.

3.- Por otra parte, no dejo de pensar que encuentro en ciertas partes del artículo una sensación de que proyectaste algun tipo de remordimiento por las injusticias sociales o la lucha de clases, de los pobres contra los ricos, que los ricos se deben a los pobres, y tienen el deber de resolver los problemas de estos. Cuestión que no creo que venga al caso en el tema sobre del desastre japones.

Siempre es bueno tomarse el tiempo y leerte un par de veces Morsa.

Morsa said...

Luis,

lo que dices es interpretación tuya. No veo ni remordimiento ni nada por el estilo.

saludos

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas,

Bueno, si el gobierno de Japón declaró que no necesita apoyo material (mantas, agua embotellada, ropa, tiendas de campaña), supongo que eso va a cuenta de la riqueza material japonesa a la que aludes en tu argumento. Pero si Japón declara casi simultáneamente (estoy pensando en la embajada japonesa en México) que sí requieren ayuda de especialistas en rescate de personas seputladas en escombros, entonces no veo qué pero se le pueda poner a los topos mexicanos. Como tú mismo dijiste, con que rescaten a una persona viva habrá valido la pena.

No vivía en México en 1985, pero leí muchas crónicas de personas desesperadas que escuchaban los gritos y lamentos de sus familiares sepultados. Dos, tres o incluso cuatro días después ya no se escuchaba nada, y lo que se sacaba de ahí eran cadáveres. Y eso que hubo rescatistas extranjeros (recuerdo que hubo una historia con un perro de una brigada francesa que fue robado en México), y nadie dice que hayan salido sobrando, a pesar de que, tomando cada delegación una por una, siempre hubiera sido posible argumentar que frente a la magnitud del desastre, su posible utilidad resultaría insignificante. Estoy casis eguro de alguien que haya recuperado un familiar gracias a alguna brigada de rescatistas extranjeros no estaría de acuerdo con tu análisis al respecto. No estamos hablando de unidades abstractas sujetas de cálculo estadístico, sino de seres humanos.

No está totalmente relacionado, pero algo tendrá nque ver esta anécdota que me llegó a la memoria: francamente no recuerdo por qué, pero el caso es que Stalin le dijo a Churchill con toda frescura que "la muerte de una persona es una tragedia; la de millones es una estadística".

Un saludote

daniel said...

Segun entiendo Mexico ya envio un grupo de especialistas en rescate a Japon, no fueron los topos, por el hecho de qe estan requiriendo grupos CERTIFICADOS, gente experta; y el grupo topos no cumple con los parametros q tiene el gobierno japones, son solamente voluntarios. En twitter hay muchisimos retweets con el numero de cuenta bancaria de los topos pidiendo donaciones para poder viajar a japon, no se a q van si en cuanto lleguen y qieran hacer algo no se los permitiran

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas tocayo, hola Daniel:

Es posible que haya varios grupos que lleven en su nombre la palabra "topos", y que algunos pidan donativos para viajar a donde tal vez nadie ni los invitó ni los esperan (recuerdo ahora eso de "mucho ayuda el que no estorba"), no sé, pero acabo de ver imágenes de rescatistas mexicanos con la leyenda "Grupo 'topos'" en la espalda, al tiempo que la voz en off (o sea, lo acabo de ver en la televisión) declaraba que este grupo logró sus dos primeros rescates de personas vivas sepultadas bajo los escombros.

Lo de juntar mantitas y botellas de agua para Japón sí me parece que sale sobrando (coincido contigo), pero en lo que a los especialistas en rescate incumbe, yo creo que a sepultados o a sus familiares niguno les parece insignificante o o de más.

Un gran saludo

Jorge said...

Hola Manuel:

Cuando me entero de los "centros de acopio" me da de que pensar.

¿Mandar botellas de agua a 10,000 km de distancia?

¡Eso si me parece una reverenda tomada de pelo!

Si de tener agua potable se trata, es mucho mejor mandar plantas portatiles que purifiquen agua, que en unas cuantas horas darian más agua potable que un cargamento de agua mandado desde Mexico.

Obviamente Japon no necesita plantas purificadoras (ellos las construyen) y mucho menos "botellitas de agua".

No lo sé Manuel, será que cuando uno se hace viejo se vuelve uno más escéptico, pero cada vez se me hace más cursi esta idea de los "centros de acopio".

Saludos

Jorge Alberto

Morsa said...

A mí no me parece cursi, Jorge, me parece un lindo negocio de unos cuantos vivales, particularmente en el caso de Japón.

saludos
Manuel