Friday, July 08, 2011

De Cibernética y Seudo-cibernautas Urbanos (capitulo 4)

Capítulo 4 del micro-libro de Enricco Wizard:

Aún se debate sobre cuál habría sido el invento más 
importante en la historia de la humanidad. Unos 
dicen que la aspirina, otros que el fuego o la bomba 
atómica, otros más que la píldora anticonceptiva, 
otros se inclinan categóricamente por la rueda. 
Yo digo, sin temor a equivocarme, que fue el beso.

El síndrome "Excel"
o
La misma gata pero revolcada

La mal llamada "hoja electrónica", ni es hoja, ni es electrónica, y aquí entre nos, no sirve para un carajo. Alguien tuvo la brillante idea de diseñar este simple equema de cuadriculitas para registrar cifras y otros datos de interés, y si hemos de ser honestos, no sólo resulta inútil, sino que además termina convirtiéndose en una carga administrativa, en ocasiones realmente abrumadora. En primer lugar está el problema de que existen distintos programas en el mercado y distintas versiones. Si uno intenta compartir información con otra persona lo más probable es que el asunto se convierta en una horilble pesadilla donde el floppy fallará, se perderán datos, los viruses harán de las suyas, habrá correcciones de última hora que no estarán en el floppy, lo cual en realidad no es problema pues como se dijo anteriormente, el floppy fallará irremediablemente, y justo cuando resulte más inoportuno, la impresora se negará a escupir renglón alguno. En el mejor de los casos se nos terminará el papel oficio y terminaremos con un pegoste de hojas tamaño carta. Hasta donde tengo memoria, la idea de manejar cuadrículas viene desde las épocas del tercero de primaria. Así de absurdo es el destino, que siendo flamantes profesionistas la tecnología nos da una bofetada con guante blanco y nos regresa, así de sapotazo, a los años mozos. No cabe duda, la hoja electrónica es un juego de niños aunque haya quien opine lo contrario. En más de una ocasión he escuchado a alguien jactarse de ser un portentoso programador sólo porque en su curriculum garrapateó: -Dominio del Quattro Pro Extra Plus Plus for Windows-. Lo más seguro es que el fulano que afirma tener experiencia en ventanas sea tan inepto que en su vida haya limpiado las de su propio automóvil, ya no se diga las de un auto ajeno. Esto último sí que requiere pericia y pulmones de acero. Hay que cuidarse de esta clase de individuos ya que son de naturaleza nefasta e impredecible. El sello típico del flojonazo es llenar su curriculum de aspectos que resultan irrelevantes, tales como: -Dominio del Náhuatl antigüo. Quince años de experiencia en traducción del Chino mandarín al Esperanto. Campeón regional de lanzamiento y captura de frizbee con mascota. Colección de ranas y tortugas pigmeas acreditada oficialmente en el libro Guiness.- Es bueno que la gente posea talentos, pero en ocasiones estos rayan en lo descomunal y se trata más bien de manifestaciones indicativas de una personalidad sicótica. Cuidémonos pues del demente y del que padece el síndrome "Excel", que no son otra cosa que la misma gata pero revolcada.

No comments: