Sunday, July 17, 2011

De Cibernética y Seudo-cibernautas Urbanos (capítulo 13)


Décima tercer entrega del micro libro de Enricco Wizard...

¿Qué cuál es la mejor caricatura en la historia 
de la televisión? La respuesta es sencilla: 
El gato Félix. No hay personaje más encantador 
y buena onda que este simpático minino. 
Nada que ver con las caricaturas actuales, las cuales 
llevan una sobredosis de morbo insaciable y  vacuedad robótica. 
¡Qué santo afán de buscarle tres pies al gato!
El atraco perfecto
o
Fuera de servicio… Intente más tarde por favor

Tengo el plan perfecto para el atraco perfecto. El plan es sencillamente infalibe y fácil de ejecutarse, tanto que a la publicación del presente ejemplar se sucitarán una serie de robos multimillonarios que habrán de quedar sin resolverse si se siguen las instrucciones al pie de la letra. La inversión requerida es mínima y los beneficios se obtienen en cuestión de horas. El primer paso consiste en hacerse de un cajero automático, como esos que pululan en los centros comerciales. Más de un proveedor estará en la mejor disposición de venderle tal artefacto si el precio es el correcto. Otra alternativa más recomendable es armar uno por cuenta propia a fin de no dejar rastro alguno. Si tiene algún conocido que posea una colección de Mecánica Popular y que sea fanático de la construcción de modelos mecánicos, hágalo su socio inmediatamente, él es pieza clave en la fabricación del cajero y en la exitosa consumación del atraco. El cajero no tiene que funcionar al cien porciento, no es un requisito indispensable. Basta con que al introducir una tarjeta por la ranura y una vez que el cliente tecleé su contraseña de acceso, en la pantalla se despliegue un mensaje como “Fuera de servicio… Acuda a la sucursal Centro dentro de 48 horas”. Cualquier programador es capaz de escribir un programa que emule tan rudimentario comportamiento. Es obvio que la tarjeta no deberá ser devuelta al cliente. Se entiende pues que el plan, al menos en teoría, consiste en hacerse de tarjetas de usuarios, y además, adquirir su clave secreta. La fase dos del plan operativo consiste en instalar el cajero en alguna zona de tránsito pesado. Un centro comercial resulta una elección perfecta. Esta operación deberá hacerse en horas mañaneras para no despertar sospecha alguna. Será conveniente adquirir un par de uniformes y rentar una panel debidamente rotulada a fin de dar la impresión de que se trata de empleados de alguna institución bancaria. Para tener mayor impacto puede incluirse una leyenda discreta en el cajero que diga “Estimados Usuarios: Se aceptan todo tipo de tarjetas. No se cobra comisión. Si usted posee una tarjeta de crédito no le cobraremos intereses sobre disposiciones en efectivo hasta Enero del 2015”. La fase tres, y última, consiste en darse vuelo con las tarjetas efectuando los retiros correspondientes. El plazo para cometer el delito es más que sobrado; 48 horas. En un buen día, usted podría hacerse de un centenar de tarjetas y de una verdadera fortuna. Aclaro finalmente, gracias a la juiciosa y oportuna recomendación de mi querida esposa, que si usted decide llevar a cabo el presente plan, se entiende que es bajo su propia y entera responsabilidad. Si todo falla, le sugiero que empiece a fumar; le será de gran utilidad considerando los largos años de condena que le esperan tras las rejas. ¡Buena suerte!

No comments: