Friday, August 19, 2011

Mi teoría del por qué nunca hay nada en la televisión


Es frase común y corriente decir: "2000 canales y no hay nada en la tele". Y a veces no nos falta razón. En serio que por alguna razón no parece que se transmita nada interesante. Por supuesto que ante este hecho he diseñado mi propia teoría (porque habrán notado, tengo una teoría prácticamente para todo).

Antes de explicar por qué jamás no hay nada que ver en la televisión, debo decir que los medios electrónicos son como monstruos voraces que comen contenidos. Todo se lo comen y por ende, hay que crear más "comida", más contenidos cotidianamente, para llenar horas y horas de programación. Para colmo, los contenidos que muestran los medios son fáciles de recordar. Por ejemplo, yo vi muchos capítulos de la Isla de Gilligan cuando era niño. Si ahora me pasan algún capítulo que vi en esos años seguramente diré: "este capítulo ya lo vi". Es increíble quizás pero muy común y la mayoría podrá tener experiencias parecidas a estas. Por ejemplo, el cómico uruguayo Verdaguer, que tenía un humor muy ácido y sarcástico, decía que hacer reír era cada vez más difícil, porque después de haber contado un chiste gracioso, la gente lo puede recordar por años. Y entonces, pasa que los contenidos no se pueden reciclar fácilmente.

Y es aquí esto lo que pasa con los medios electrónicos, particularmente la TV. Si pasan series pasadas, ya las vimos y las recordamos... y entonces, en muchos casos nos aburrimos. Si pasan películas por la televisión, es probable que la mayoría las hallamos visto cuando se pusieron en las salas cinematográficas y desde luego, recordaremos esas películas con más o menos detalles, pero la trama será tan evidente que de nuevo, buscaremos otro canal para ver algo novedoso.

En el caso de los deportes las cosas cambian, porque si no son repeticiones, si son partidos en vivo, la gente los ve -si les interesan esos deportes- con atención. Entonces, muchas veces detenemos el "zapping" del control remoto en donde hay deporte y ahí, como el partido es en vivo y no es algo que hayamos visto, pues lo vemos con cierto interés. Es difícil, por ejemplo, que nos interese un partido de futbol que ya vimos y que están repitiendo. Quizás nos pueda interesar ver los goles pero si no es así, diremos "qué aburrido..." y buscaremos otro canal.

Si durante nuestra existencia frente a la "caja boba", la TV, ya vimos los contenidos fundamentales, los temas más manoseados y usados por este medio, llegaremos a entender que es difícil ser original, y lo que se copia en general en los medios, aunque le quieran dar una nueva vuelta de tuerca, es más pan con lo mismo y por ende, llegamos a la conclusión que tenemos cientos de canales y por eso, NO HAY NADA QUE VER.

¿Quedó claro?

3 comments:

Ernest said...

Otro de los pilares de la TV es la prensa rosa. En los últimos tiempos los programas dedicados a la vida de los "famosillos" se han multiplicado de forma casi exponencial. El motivo es muy simple, son extremadamente baratos de producir. El formato simple, un vídeo/foto en que se especula y cuatro parajarracos/as que lo comentan durante horas, llegando a los insultos.
En España tenemos un canal que se dedica casi las 24 horas a estas tonterías; su máximo exponente es una mujer famosa por tener una hija con un torero. Es vulgar, maleducada y en su vida habrá leído un libro; sin embargo tiene audiencia y cobra miles de euros.

Saludos

Ernest

PD: "famosillos" = personas que se han acostado (o dicen haberlo hecho) con otros "famosillos" o con hijos de cantantes, arquitectos...

emiliano said...

Nunca habia pensado desde esa perspectiva, pero yo tengo una teoria totalmente diferente, creo que por el tipo de vida que llevamos CON MUCHO ESTRESS de todo tipo, una alimentacion muy desbalanceada basada en producto procesados, y sobre todo un exceso de informacion de todo tipo por: TV, Internet, revistas, radio, peliculas, celular, periodicos, etc creo que ya hemos perdido la capacidad de asombrarnos; y muchos programas nos pones a languidecer mentalmente asi que es indiferente lo que se vea por que el estimulo es tan pequeño que se recibe y de ahi que nunca hay nada que en verdad nos interese.

Francisco said...

Ya tengo varios años que dejé de ver televisión. En casa solo hay un aparato y está en el sótano. No es porque dedique mi tiempo a otras cosas más provechosas, lo que hago ahora con ese tiempo es al fin de cuentas finalmente ocio y distracción. Tampoco es pose. Lo que pasó es que simplemente dejó de interesarme. Lo único que me sigue gustando ver es eventos deportivos internacionales: olimpiadas, copas del mundo y cosas así. La television aquí en Canadá no es mucho mejor que la que recuerdo de México.

A veces me asalta la duda. Me estoy volviendo un viejo amargado? Qué piensan los jóvenes de digamos alrededor de 20 años: hay algo que valga la pena en la tele? Porque a veces pienso que simplemente me encuentro en un grupo demográfico que ya no le importa al negocio de la televisión, que no se preocupan por pasar programas que me podrían interesar a mí porque "no soy mercado", y se concentran en otro grupo demográfico mas redituable.

Como sea, no la extraño. Hay muchas maneras de perder el tiempo. Ultimamente me ha dado por escribir programas para resolver problemas de ingeniería química en calculadoras programables. Mi hijo mira mis hojas llenas de ecuaciones y se espanta, no puede creer que haga eso "for fun". En términos prácticos, ambas cosas son igual de inútiles, pero sí, es más divertido ver como meto un algoritmo complicado en una calculadora de bolsillo que mirar las babosadas que pasan en la tele.