Sunday, October 14, 2012

¿Dios está con nosotros?


ADVERTENCIA: Lo que sigue es una reflexión personal: no pretende ser la verdad en ningún caso y no está a discusión. No me meteré pues a discutir con nadie del tema. Todo mundo es libre de creer lo que le venga en gana. Así pues, es mi punto de vista y nada más.

Resulta que hace tiempo me pregunté si rezar servía para algo. Puse la pregunta en Facebook y hubo todo tipo de respuestas. Alguien hasta me dijo que rezar sí servía y estaba incluso "comprobado científicamente". Cuando alguien enferma, o se tiene que someter a una operación médica, mucha gente pide que recen por el afectado. ¿Se dará cuenta Dios, en caso de existir, de nuestras plegarias? ¿o será parecido al juntar firmas por una causa (o ahora "likes" en Facebook)? Muchas veces juntar firmas no sirve de nada. En mi experiencia jamás ha servido. Puede más una opinión mediática que miles y miles de firmas. De eso estoy seguro.

Lo curioso es que si el afectado sale, por ejemplo, bien de la operación, entonces Dios nos escuchó. Si las cosas salen mal, entonces pensamos que los caminos de Dios son inescrutables. En mi opinión el problema es que para muchos Dios es algo demasiado humano, nada más que con súperpoderes. Yo creo que somos demasiado egocentristas. A mí me parece que si Dios existe, y si es el creador del Universo, pues creó una serie de reglas inmutables, que son las que denominamos las leyes naturales, las leyes que descubren y que estudian los físicos. Vamos, que Dios simplemente puso las reglas del juego y entonces literalmente delegó esa responsabilidad del curso del Universo a esas leyes.

Hay pruebas de que no se necesita un designio divino para crear comportamientos complejos. Los autómatas celulares pueden emerger como una teoría que traduce reglas simples, perfectamente definidas, en situaciones por demás complejas, que de alguna manera llegan a la conclusión que un sistema complejo bien puede ser creado por un esquema de reglas ciegas, simplistas. Por ello, argumentando como haría Richard Dawkins en "El Relojero Ciego", no se necesita un sistema complejo para hacer cosas complejas. No se necesita, para decirlo en términos coloquiales, un relojero que haya construido un reloj. Éste último puede construirse a través de reglas ciegas.

Por ello, desde mi punto de vista, Dios ni siquiera nos observa. Él delegó la responsabilidad a las leyes que regulan el mundo y que no tienen moral. Las reglas funcionan siempre. Por ejemplo, si alguien le dispara a otro ser humano, la bala seguirá las leyes de la física sin preguntarse si dará blanco en una persona buena o mala. Por ello pienso que las leyes de la física no tienen moral. No hay como en las leyes humanas, antecedentes sobre casos similares, en donde las decisiones de los jueces pueden cambiar.

Por ello el vivir no es fácil, porque las reglas naturales se siguen ciegamente. Dios, pienso, debe estar ocupado -si es que existe- en cosas más importantes que en las acciones humanas.

______
(*) Me decía Guil Russek que esto es la visión aristotélica de Dios.

4 comments:

Sergio Garcia said...

Esto ya se ha estudiado científicamente. Un estudio famoso es http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16569567.

Un meta-estudio es http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19370557.

Conclusión políticamente correcta: no hay evidencia de que la oración tenga algún efecto...

Aunque, desde luego, podría ser que le estuviéramos rezando al dios equivocado... o a dios no le gusta participar en estudios científicos serios... nunca se sabe...

Francisco said...

Comprendo que no desees entrar en discusiones sobre estos temas. La gente ha estado discutiendolos por literalmente miles de años sin llegar a un consenso. Además muchas personas se apasionan rápidamente y llevan la discusión al campo de los insultos y descalificaciones con notoria rapidez.
Así que como tú, solamente puedo ofrecer mis particulares ideas al respecto.
Sobre el valor de la oración. A mí me parece difícil de creer que haya quien piense sinceramente que sus oraciones puedan influir el curso de los acontecimientos. Sin embargo los hay. Además, hay varias posturas sobre lo que constituye una oración: hay quien en efecto pide a dios que sus propios y particulares deseos se cumplan (que me den el trabajo, que me cure de esta enfermedad, etc), y hay quien pide más bien por fortaleza y resignación dejando a dios que decida que es lo más conveniente. Personalmente, he encontrando, por experiencia con personas muy cercanas a mí, que la oración puede ser una herramienta muy útil para ayudar a encontrar una calma interior, a ver las cosas con una perspectiva mas optimista, ante una tragedia personal.
Sobre la intervención de dios en el mundo. Encontrarás una gran variedad de posturas. Van desde quien piensa que "no se cae una hoja del árbol sin la voluntad de dios", hasta posturas más parecidas a la tuya, de que dios hizo el mundo y con él las leyes que lo rigen, "le dió cuerda al reloj" y de allí lo dejó con mínima si es que acaso alguna intervención. Esta postura creo que se llama "deismo" y se hizo muy popular entre los pensadores y filósofos cuando empezó a surgir una visión mecanista del mundo. Un problema de fondo es el papel de la libre voluntad del ser humano. Cuando alguien mata o viola a alguien o comete actos de crueldad indecible, es la voluntad de dios?

Y por supuesto, hay quien piensa que estos problemas no tienen ninguna relevancia porque para empezar dios ni existe.

Me gusta mucho la filosofía y he pasado algún tiempo leyendo sobre estos temas, pero al final, siempre me quedo con la impresión de que es una disciplina inconcluyente, que de dos posturas que suenan razonables, al final no hay manera de definir cual tiene la razón.

Fabian Huerta said...

Es sencillo y también está comprobado. Hay cosas que la ciencia no cura y la fe si. Un ejemplo claro son los AA. Sin la sugestión o fe a su dios, esas personas terminan muertas, encarceladas o en manicomios. Y la ciencia no ha podido hacer nada por ellos. Algunas veces se les recomienda el psicoanálisis o algún otro cuento chino, pero eso funciona en contadas ocasiones. El ejercicio de la oración es muy poderoso y no necesariamente significa plegaria a un ser no terrenal. La oración es entrar en contacto con uno mismo y su entorno. Es escucharnos, es tomar conciencia del ahora, de uno mismo.

oso said...

Hola Manuel,

En el Tao Te King original dice:
Tao ke Tao, fei hun Tao
Significa:
El Dios que se apoya en Dios, no es el Dios conectado a tu corazón.

Es decir que si se habla de Dios se usan palabras, se acaba incluyendo lo definido en la definición. Y esto no te lleva a la conexión con Dios en tu corazón.

El verdadero Dios no se puede expresar con palabras, sino que más bien se le encuentra en una experiencia en el interior de tu ser, y ésta no es fácil, puede venir por una practica contemplativa profunda, o cuando no se lleva una vida fácil, sino una en la que el sufrimiento te desgarra en lo más profundo de tu ser.

Te dejo con un cuento de Chuang Tzu, sobre lo que no servir para nada, a lo que no se le ve sentido, pero la cosa cambia cuando estás en el desierto, y el sol achicharra tu alma.

Saludos
Raúl


http://es.groups.yahoo.com/group/Elpueblognostico/message/1250

EL ARBOL INUTIL

Hui tzu le dijo a Chuang:
"Tengo un árbol grande,
de los que llaman árboles apestosos.
El tronco está tán retorcido,
tan lleno de nudos,
que nadie podría obtener una tabla derecha
de su madera. Las ramas están tan retorcidas
que no se pueden cortar en forma alguna
que tenga sentido.

Ahí está junto al camino.
Ni un solo carpintero se dignaría siquiera
mirarlo.

Iguales son tus enseñanzas,
grandes e inútiles."


Chuang Tzu replicó:
"Has observado alguna vez al gato salvaje?
Agazapado, vigilando a su presa,
salta en ésta y aquella dirección,
arriba y abajo, y finalmente
aterriza en la trampa.

Pero ¿has visto al yak?
Enorme como una nube de tormenta,
firme en su poderío.
¿Qué es grande? Desde luego.
¡No puede cazar ratones!

Igual ocurre con tu gran árbol.¿Inútil?
Entonces plántalo en las tierras áridas.
En solitario.
Pasea apaciblemente por debajo,
descansa bajo su sombra;
ningún hacha ni decreto preparan su fin.
Nadie lo cortará jamás.

¿Inútil? ¡Eres tú el que debería preocuparse!"

CHUANG TSE