Wednesday, May 01, 2013

Sobre la Lady Profeco


Hace unos días se suscitó un episodio típico de este país: una jovencita, hija del Procurador Federal del Consumidor, fue a comer a un restaurante que -aparentemente- es muy chico y que estaba lleno. No tenía reservación, por lo que le dijeron que esperara. Una vez que una mesa se desocupó en la terraza, el restaurante se la dio a un comensal que quería salir a dicha terraza a fumar un puro (y que, aparentemente, le había dicho al personal del restaurante que quería fumar y necesitaba una mesa en la terraza). La niña entonces montó en cólera y amenazó a cuanto personaje halló en el restaurante. "No saben con quién se están metiendo", debe haber dicho, en un clásico del influyentismo mexicano. Así, la puberta se fue y a las dos horas llegaron los inspectores de la PROFECO a clausurar el restaurante, aduciendo irregularidades en el sistema de reservaciones y en la categoría del mezcal que se servía. Pero las cosas no terminaron ahí. Los comensales se dieron cuenta de la situación y sacaron celulares y enfrentaron a la autoridad de la PROFECO, por lo cual, estos inspectores se fueron a refugiar a una camioneta, pero no los dejaron irse. Tuvo que llegar el Jurídico de la Procuraduría y finalmente los dejaron ir. A todo esto, el Procurador estaba convaleciente de una operación en la cadera.

Lady Profeco, como le pusieron a la cretina hija de Humberto Benítez Treviño, se mostró como no sólo la berrinchuda de papi, sino como alguien que a estas alturas del partido piensa que el ser influyente, tener palancas, le puede dar un plus en la vida, ya sea para hacerse de una mesa donde le plazca (aunque no tuviese reservación), o quizás para pasar antes que todos en la sala del cine, o en cualquier otro evento público.

Sin embargo, debo ser franco, justifico perfectamente la actitud de esta babosa. La razón es simple: ha vivido toda la vida en la impunidad, en las prebendas que los políticos tienen, en esa impunidad que a todos nos duele y que seguimos viendo en este país cotidianamente. Aquí en México las leyes son iguales para todos, pero unos somos más iguales que otros, parece ser la realidad. Si la niña estúpida Andrea Benítez actuó de esta manera es porque eso es lo que ha visto desde pequeña. Por ello no se tentó el corazón para satisfacer el berrinche que le hicieron hacer. La justifico plenamente, porque sólo habla de que la clase política no piensa en el pueblo, ni pensará jamás en él. Piensa en sus propios beneficios y Lady Profeco es una prueba viviente de ello. Ella es un reflejo de su educación. Más claro no puede ser.

En mi opinión, el Procurador de la PROFECO debería renunciar, o deberían sacarlo de su cargo, porque no es posible que sigamos permitiendo estos dislates. Y sí, ya salió el señor a decir que ofrecía una disculpa a quienes se hubiesen sentido ofendidos por la actitud de su estúpida hija. Yo creo que es tarde. Sería fenomenal ver la cara de semejante babosa cuando supiera que su papito lo corrieron por su bonita actuación en el terreno de la impunidad. Lo malo es que dudo que esto pase.

5 comments:

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas:

la renuncia también sería poco. Habría que investigar cómo es que llegaron los tres inspectores: si bastó una llamada de la hijita o si pasó por el papá. Porque si fue la hijita, entonces es usurpaciuón de funciones (en el organigrama de la Profeco ella es un cero a la izquierda; no es nada ni nadie). Eso debe conllevar alguna responsabilidad penal.

Luego, al interior de la Preofeco: ¿tres inspectores acatando órdenes de una hijita de su papi? Despido y fincamiento de responsabilidades. ¿Se van sin avisar a nadie dentro de la profeco? ¿No hay planes diarios de trabajo: ustedes van a estos locales y ustedes a estos otros? ¿nadie en la profeco sabía dónde andaban sus inspectores? Mal control entonces. Investigación.

Luego, con el abogado de la profeco que llegó a apoyar a los tres inspectores. Pues algo similar. Si fue enviado por alguien, si respondió el solito a una llamada de alguno de los tres inspectores. Todo se debería investigar y sancionar.

Pero como dices, es dudoso que pase algo. le apuestan al efecto Alka-seltzer: que se diluya en medio de la efervescencia

Un saludote

Morsa said...

De acuerdo con todo tu planteamiento, tocayo.

saludos
Manuel

José María Leyva Cajeme said...

La elite blanca de estas tierras es como una cajita de pandora, contienen todos los males habidos y por haber. Sus abusos de poder son digamos de lo menos llamativo en su colección de sorpresas maléficas, tienes otras más llamativas y elaboradas como neonazismo, que viene al caso porque vsted don Morsa en otra entrada de este su blog me acusaba de "antisemitismo" cuando en realidad ese tipo de intolerancia está albergada en su casta blanca. Pensar en complots neonazis por decir críticas contra quienes dirigen el Estado de Israel o contra personajes como Miguel Sacal Smeke, o por criticar el racismo académico que privilegia a hijos de extranjeros como judíos, sí me parecen teorías de la conspiración, eso no obsta para reconocer que sí parece que hay evidencia para pensar que en estas tierras que llaman “México” hay neonazismo, pero está albergado entre la elite blanca, entre las clases populares no hay la suficiente herencia blanca para apropiarse de las reivindicaciones racistas del nazismo, ligados a grupos ultraderechistas neoliberales “católicos” como los que gobiernan hoy día acá divididos entre los partidos hegemónicos del PRI y del PAN, elite con la cual sin embargo la comunidad “judía” por ejemplo, otrora perseguida por los nazis, tiene muy buena relación, por lo que han llegado a tener tan buen estatus acá pudiendo ser aceptados en la casta hegemónica de estas tierras (ver esta nota: http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/7056687 ), como dice el artículo citado este no es un asunto nuevo, viene desde la época de la segunda guerra mundial, hay que recordar por ejemplo al autor Salvador Borrego que siendo ultra”católico” también simpatizaba con Hitler, además se habla del mismo José Vasconcelos que se dice que esperaba el triunfo de Hitler para pedirle ayuda y establecer acá una dictadura como la de Francisco Franco Bahamonde en España. Y entre los odios de esos individuos nazis a la mexinaca actuales aparentemente no sólo están los judíos sino también los “indios”, a los que yo pertenezco, ver esta nota: http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2013/03/05/pan-el-resurgimiento-de-los-grupos-de-ultraderecha/ , dicen por ejemplo que se nos debe esterilizar, siguen pensando que los "indios" somos la causa del “atraso del país” como en tiempos de los liberales decimonónicos creía el fundador de su partido el sacerdote José María Luis Mora. “Liberales” de “izquierda", o derechistas, todos los amos del capital son pura bola de fascistas.

Itzayana Fernandez said...

Lo corrieron, por fin!!!

Itzayana Fernandez said...

Por fin corrieron al papi de la Lady!!!