Tuesday, November 19, 2013

El defecto de la democracia


Resulta que el otro día tenía una dificultad con el automóvil. Sonaba muy feo. Resultó ser el mofle. Lo cambié en una "moflerería" y listo, se acabó el ruido a carcacha y el Bachoco (mi chevy blanco), retomó su conocido sonido del motor. Pero ¿quién hizo el cambio? Un tío que sabe de esto en un changarro que se dedica a esto. Vamos, que saben mecánica, lo básico al menos para cambiar la parte afectada.

¿Y qué hacemos cuando tenemos otro tipo de averías, por ejemplo, una cañería rota? Pues llamamos al plomero. ¿Y si el problema que nos agobia en casa es eléctrico ¿a quién llamamos? Seguramente a un electricista. Y me parece que con estos ejemplos he dado en el punto principal de mi argumento: ¿si queremos a un presidente de un país, a quién recurrimos? ¿A un abogado, a un actor, a un físico, a un administrador, a quién? A mí no me cabe duda que el presidente de un país debe ser en esencia un administrador, el cual tendrá una cantidad de recursos que habrá de destinar a las diferentes necesidades del país. Pero resulta que no hay administradores de empresas en la silla presidencial, si acaso abogados. Y que conste, no tengo nada en contra de ellos. Simplemente no me parecen los idóneos para llegar a la primera magistratura de un país.

El punto es que en las democracias todos pueden votar y ser votados... Por eso Ronald Reagan fue presidente de los Estados Unidos, a pesar de que su carrera era la de actor. Arnold Schwarzeneger fue gobernador de California, si la memoria no me falla. Muchos presidentes mexicanos han sido egresados de la carrera de derecho, casi todos -sino es que todos- de la UNAM. Y en esto de la democracia pareciera decirnos que sin importar el nivel de preparación, cualquier podría tener derecho a buscar la silla presidencial. ¿Pero es así? Yo, por ejemplo, soy mexicano de nacimiento, pero no puedo aspirar a ser presidente por una simple razón: mis padres no son mexicanos por nacimiento. Y aunque sea lógico, se me ha vetado esa posibilidad. Entonces, con ese mismo criterio, y en beneficio de este país, ¿qué tal exigir una licenciatura en administración de empresas como obligatoria para optar por ese puesto de elección? ¿Es injusto pedir esto? Yo no lo creo. Es más, me parece imprescindible que el presidente sea una persona que entienda de estos temas administrativos, pues gran parte de su labor está en precisamente, administrar estos bienes del país en beneficio de los mexicanos.

¿Cuál es el problema de permitir que cualquiera pueda, en una democracia, ser candidato a la presidencia de un país? Pues no vayamos muy lejos: Chávez en Venezuela (ya fallecido), seguido del baboso de Maduro, que duerme pegado a la tumba de su líder espiritual y dice absurdos como que Hugo Chávez lo visitó en forma de pajarito en el balcón de su ventana. O bien, la presidenta argentina, Cristina Kischner, que para muchos es una arribista, aunque de qué nos sorprendemos, si a Evita Perón la hicieron casi una santa en su momento en ese país.

El mundo está lleno de ineptos en las presidencias de los países. No me extraña que el planeta esté como esté.

8 comments:

El Cid said...

No estoy muy de acuerdo en que un administrador de empresas de profesión sea presidente de un país. ¿Por qué razón? Simple: Las carreras de administración de empresas están hechas para darle una visión de empresarial y de liderazgo a sus estudiantes. Dicho de otra forma, los forman para hacer y ganar dinero.

Lamentablemente en este mundo neoliberal, todos quieren hacer negocio de todo. En México y, en general en toda iberoamérica, se da la pésima costumbre de los políticos de literalmente saquear económicamente a la sociedad. Esta gentuza ya ve al gobierno como un gran negocio para saciar sus propios intereses. En este punto ya no es necesario que ellos se formen como administradores.

En cuanto al tema de las licenciaturas en derecho, se supone que en una carrera de abogacía a los licenciados se les enseña en profundidad el estudio de las leyes, sus aplicaciones y, hasta quizás, sus excepciones. Es por eso que con una gran inocencia, creemos que esta clase de personajes son los más indicados para dichos puestos de servicio publico.

En fin, yo no sé cómo anden los planes de estudio en las carreras de administración, pero al menos en la DGEST (que es la que yo conozco) a los administradores no se les enseña materias de optimización y no ven investigación de operaciones. Dicho esto, me parece que bien podría ser que los matemáticos puedan ser buenos en esto de la administración. Pero he aquí una paradoja: Normalmente las personas de ciencias exactas no son muy buenas tratando con personas, muchas veces son socialmente torpes en un puesto en el tu primer mandado es, precisamente, tratar con la sociedad muy, muy de cerca.

La verdad que esto este tema es algo complejo y que podriamos extendernos mucho más, pero por el momento ay la dejo. ¡Saludos morsa, buen blog! (Y)

Morsa said...

Coincido con el Cid en muchos aspectos. Creía -y quizás aún creo- que un administrador de empresas tendría más elementos para tomar las decisiones acertadas. El Cide me ha hecho reflexionar más sobre este asunto. Gracias.

Ernesto said...

Pienso que un administrador de empresas no sería lo mejor. Sin embargo si debe ser alguien con conocimientos de administración. ¿Administración pública?

El problema es que un país no se maneja ni es igual a una empresa. Fundamentalmente una empresa está para servir a sus accionistas. Y los directivos de la empresa tienen la obligación de buscar el beneficio de los accionistas sobretodo.

En el caso del país, los gobernantes tienen la obligación de buscar el beneficio de los ciudadanos.

La diferencia radica, es que las empresas no pueden someter a sus accionistas y los gobiernos si pueden someter a los ciudadanos a través de las leyes.

La justificación es que los gobiernos tienen que garantizar su propia existencia, para cumplir su misión de buscar el beneficio de la mayoría de sus ciudadanos.

En todo caso, el problema de México no es de administración, sino de corrupción, que es derivado de un problema de educación y ética.

Rex Medina said...

Haria mi comentario sobre este tema, pero realmente no sería más que un mal resumen de la siguiente recomendación.

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras14/rese2/sec_1.html

Saludos.

Miguel E. Rguez. Hdez. said...

Un punto a favor de los abogados es que conocen de leyes, (se supone), y por ende sabrán qué se podrá mejorar en la sociedad, que se maneja por leyes...
Y por ejemplo sabrán que para llegar a presidentes hay que cambiar las leyes, como por ejemplo el favor que le hizo Salinas a Fox, al cambiar el requisito que comentas de ser hijo de padres mexicanos por nacimiento, a hijo de padres mexicanos. Así con sólo quitar dos palabritas le abrió la posibilidad (Cosa que da en qué pensar...) a Fox para llegar a presidente (pues Fox estaba en tu misma situación).
En fin, la buena noticia es que SÍ TIENES la posibilidad de ser elegido, pues sólo se requiere ser hijo de padres mexicanos (según entendí tus padres son mexicanos no por nacimiento, pero son mexicanos).
Saludos, maestro! Regresé al recordar que aquí podría encontrar análisis de las partidas entre Carlsen y Anand, pero creo aún no lo ha hecho.

Israel A said...

Estoy de acuerdo en todo lo dice don Morsa, pero esto no debería ser aplicado solamente a la presidencia, sino a todos puestos de elección popular, no es justo para nosotros (el pueblo) que el país sea administrado por un círculo de amiguetes que ni siquiera saben (casi) leer.
Creo que en estos tiempos con los alcances en la educación se puede exigir, para los diputados federales y locales, senadores, gobernadores, etc, licenciatura en algo relacionado a la administracion o el derecho, y a quienes sean de comunidades muy apartadas les den algún curso para que sepan lo que deben hacer.
Además de exigirles resultados, como en cualquier trabajo se exige, esto es algo de lo que deberían ser concientes, ya que con esos sueldos se debería esperar el mejor de los desempeños.

José María Leyva Cajeme said...

A mi me parecen tan “babosos”, como llama usted a Maduro, los que creen que la “democracia” sólo requiere de “reparaciones”, porque más bien las organizaciones de la manada “humana” sons fascistas, autoritarias, totalitarias por naturaleza, eso se ve hasta en los antropoides de especies de simios primos del "humano", viene de la animalidad quizá, y la “democracia” sólo es un tonto sueño que nunca se hace realidad, sólo sirve de discurso demagógico legitimador de las elites para engañar a los súbditos “güenas gentes”.

emiliano said...

Chaz, un administrador de empresas por definicion tiene que obtener un rendimiento, pero no unicamente monetario. Puede ser productividad, posicionamiento de marca, reconocimiento de la empresa, reducidri tiempo, maximizar algo, implementar mejores procesos y un largooooooo ETC.

El cid, me apena decirte que tu opinion es como la de los millones de personas que NO SABEN nada de administracion, o que por leer un solo libro ya se creen expertos y te lo digo en buena onda.

Algo esta fallando en general en todos ambitos y paises, ya que los que llegan al poder son personas con conexiones muy buenas no importan en absoluto sus estudios previos si los tienen.