Friday, November 15, 2013

La frágil memoria del mexicano


El miércoles pasado la selección nacional de futbol venció a Nueva Zelanda 5 a 1. Fue el partido de ida en un repechaje al que México tuvo la fortuna de entrar, para poder hacerse de un boleto para participar en la Copa Mundial, que se llevará a cabo en Brasil en el 2014. Los cronistas de los medios, TV Azteca y Televisa en la televisión, se deshicieron en halagos por el desempeño. El "piojo" Herrera sacó al buey de la barranca, como se dice coloquialmente y México parece ya calificado, pues se asume que Nueva Zelanda, un equipo que no trae realmente nada, no podrá remontar este espantoso marcador en su contra.

Y pensemos que es así, que México califica y "nos vamos al Mundial". ¿Y a qué vamos? ¿Ya se nos olvidó el lamentable desempeño de la selección en la eliminatoria mundialista, jugando con unos equipitos que francamente no tienen nada que hacer en un mundial? ¿Ya se nos olvidó que pasamos a la repesca de milagro? ¿Ya no nos acordamos de todas las pifias, del futbol lamentable, de todo lo que este deporte le debe a la fiel afición al hacer uno de sus más penosos papeles? Ya pasó todo ¿verdad? Ahora, como el Ave Fénix el TRI se levanta y todos son aplausos y éxitos.

Señores, no ha cambiado nada. Si México califica al Mundial es porque Nueva Zelanda es un equipo malísimo, mucho más malo probablemente que Panamá, que Honduras, que Costa Rica. Y si consideramos que ningún equipo de la eliminatoria jamás ha hecho nada relevante en el Mundial, entonces ¿qué esperamos que haga México?

El asunto era de fundamental importancia porque la Federación Mexicana de Futbol sabía que se le estaba yendo un gran negocio de las manos, porque esto es un negocio y lo que menos importa es si México pasa del cuarto partido. No, porque siendo de la mediocridad que somos como futbol a nivel internacional, este mundial les podrá dejar utilidades a la FMF por unos 100 millones de dólares, nada despreciables.

Pero nadie se acuerda de eso. Ahora la felicidad nos embarga y se nos olvida casi de inmediato la calidad penosa de estos profesionales del balón. El país está de plácemes porque vamos al Mundial, aunque para ello hallamos tenido que pasar por este repechaje que francamente la afición no merecía, porque miren que el aficionado al deporte de las patadas aguanta todo. La FMF en verdad siempre le queda a deber a la afición, aunque en el fondo no les importa un ápice lo que piensen. Sólo ven sus pesos y centavos en cada gol, en cada "triunfo" del tricolor.

Así es la memoria del mexicano. Frágil, muy frágil. Pero ya nos acordaremos de todo esto cuando en el Mundial nos metan un par de golizas y nos regresen a nuestra lamentable realidad futbolera. Y ya saldrán los jerarcas del futbol mexica a dar explicaciones, a decir que ahora sí se va a trabajar para el siguiente mundial, porque creen que hay una maldición de la cual somos víctimas, que no nos permite ser campeones del mundo. Pero "ya nos habrá de tocar", porque creen que esto es de designio divino y no de trabajo constante.

Pero si todo esto fuera poco, el twitter oficial de Enrique Peña Nieto puso una foto que parece casi actuada, al supuesto momento de que México anota algún gol contra Nueva Zelanda. Esto es parte de lo mismo. El presidente en turno no tiene empacho en que se vea que es un mexicano más que aplaude el "gran triunfo"  de la selección. Todo esto es de pena ajena, de verdad.

Así las cosas.

1 comment:

emiliano said...

Morsa: Usted habla desde un punto de vista LOGICO, las televisoras y demas medios de idiotizacion mediatica lo hacen desde el punto EMOCIONAL. Era obvio que iban a lograr calificar, fifa no puede permitirse que Mexico no participe, seria un desastre economico.

Y los borregos, pues creo que ya sabe el resto: unas chelas viendo al "tri" empatando y adios.