Sunday, March 23, 2014

Un giro de tuerca más con los Sudoku


En este blog he hablado muchas veces sobre el pasatiempo del Sudoku. La primera vez que lo vi y me apliqué a entender de qué se trataba fue por conducto de mi alumna ucraniana, Marianna, la cual tenía un libro lleno de este pasatiempo. Enseguida me di cuenta que los sudokus podían ser una estupenda herramienta para enseñar programación y otro alumno de la Ibero, José Luis Calderón, tomando código fuente de un alemán, hizo un programa para generar sudokus.

Pero una vez resuelto el problema, pensé que no había mucho más que hacer al respecto. Pero he aquí que llegó Natalia y me trajo una serie de hojas de un Calendario que aparentemente se llama "Ultimate Sudoku", y que su abuela paterna hacía. Ella le dijo que yo tenía algunos libritos de Sudoku y la abuela se interesó. Le dije a Natalia que le daría los libritos que hice en la primera oportunidad que la viera.

Lo interesante es aue alguien hizo algo más con los sudokus. Hizo desaparecer las cajas y las puso en diferentes formas dentro del recuadro de 9x9 casillas (véase la foto que ilustra este artículo). Las cajas de 3x3 dejaron de existir y sin embargo, se sigue manteniendo el hecho de que todas las líneas y renglones deben contener una sola vez los nueve números. Estoy un poco sorprendido con la idea y no sé cómo hacer para generar un programa que solucione este tipo de sudokus "ultimate". Vamos, que si hay muchas conformaciones que se pueden dar, ¿cómo codificarlas para que mi programa las reconozca y pueda lidiar con ellas? No parece un asunto trivial.

Lo más interesante es como hasta lo que ya parece que no se puede hacerle nada, es posible darle un nuevo giro de tuerca. Sorprendente.

2 comments:

Anjirus said...

Lo que veo es que cada figura tiene siempre los mismos números en orden distinto. pera entre las esquinas de cada figura se encuentra un numero de la siguiente figura.

Algunos de los números de la figura central depende la la sumatoria de ciertos números que se encuentran en las figuras de los lados izquierdo y derecho.

Alfil Capablanca said...

A mi me encanta resolver sudokus, de hecho forma parte de mi trilogía de ejercicio cerebral (ajedrez-crucigrama-sudoku), a mi hijo lo persuadí hace tiempo de resolverlos y aunque al principio se mostró reticente -qué chico no, verdad?- ahora lo hace como parte de una disciplina complementaria a sus tareas (decidió dejar el ajedrez de competencia en el que participó de los 7 a los 10 años). En el colegio donde laboro, eventualmente se los he dado a mis alumnos para que lo resuelvan, explicándoles desde luego la mecánica para hacerlo, lo intentan sin conseguir acertar en la mayoría de las veces, pero para mi el hecho de que lo conozcan ya es algo positivo. Actualmente hay una epidemia entre chicos y grandes que se deriva del uso excesivo de la tecnología virtual, emintemente táctil e intuitiva, y es la pereza mental.