Wednesday, October 22, 2014

Sobre Ayotzinapa


Enrique Peña Nieto empezó su mandato con unos bríos de alguien que supuestamente buscaba cambiar finalmente a este país. Decenas de reformas estructurales, caída de los viejos principios sobre el petróleo y una supuesta nueva concepción para hacer que México entrase al primer mundo. Pero todas sus cacareadas reformas, toda esa imagen del "salvador de México", como lo puso una revista norteamericana en la portada de la misma, todo su rollo del presidente galán, atractivo, que puede echar rollos todos los días aunque no se haga nada en favor de este país, se ha venido abajo con la desaparición (y probable muerte) de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, amén de que en un extraño enfrentamiento con estos estudiantes, hubo ya seis muertos, todos producto de grupos criminales en conjunto con los policías municipales.

El crimen organizado parece ya haberse infiltrado desde hace años en lugares como Michoacán y Guerrero. Este último estado siempre ha tenido muchas dificultades y los grupos guerrilleros han sido un denominador común. Todos podemos ver que ahora los funcionarios públicos son personas con puestos de alto riesgo y de pronto, quién sabe por qué, se sabe de que asesinaron al alcalde de no sé dónde, o al presidente municipal de quién sabe qué otro lugar. Los móviles nunca se saben, pero bien pueden suponerse: son gente que está coludida con los criminales que al no hacer lo que estos últimos quieren, pagan con su vida. Porque sino, ¿de qué otra manera podemos sino entender estos asesinatos?

Lo que está pasando en Guerrero: la desaparición de 43 normalistas, los estudiantes asesinados, las fosas clandestinas halladas por decenas, muertos sin nombres, sin familias, hablan que este país se lo está llevando el diablo en el mejor de los casos. Las autoridades ante la emergencia nacional, ante la imposibilidad de ya tapar el Sol con un dedo, han salido a decir que "no habrá impunidad", "que irán por quien sea el responsable". El "caiga quien caiga" del gobierno en turno es el mismo de hace años y más años. La gente está fastidiada en serio porque ya el asunto se ha salido de proporción. Que alguien robe en el gobierno bueno, así pasa, pero que ahora salga un cretino a decir: "sí, robé, pero poquito" y que además, salga re-electo, suena por demás absurdo. Y esto es sólo un botón de ejemplo.

Se pide que este sea un país de leyes y que la ley se respete. Pero la ley no sirve, es un instrumento del poderoso contra el que no tiene nada. Hoy lo vemos con esta ridícula y absurda matanza. Hay un alcalde desaparecido, con su mujercita, otra ficha del crimen organizado. Y tenemos al gobernador Aguirre, que es un títere de los criminales pero él, muy digno, ha decidido no pedir licencia ni separarse del cargo porque dice él: "tiene las manos limpias de sangre".

Murillo Karam, el Procurador de Justicia de este país puede tener las mejores intenciones, pero no se puede con este tipo de asociaciones delictivas. Limpiar las policías, jugar a que dizque la ley se cumpla, no pasa precisamente de buenas intenciones, pero nada más. Se acabó para el presidente bonito la luna de miel con este país que iba a sacarlo del tercermundismo para convertirse en un personaje lamentable, por decir lo menos. Sus discursos cotidianos, porque es lo único que hace, no resuelven nada. Su peinado con gel, perfectamente en su sitio, no soluciona nada. Su impecable vestimenta ya no apantalla a nadie.

Son más de tres semanas con 43 estudiantes pobres, normalistas, de un pueblo poco menos que perdido, pero que ha puesto al gobierno de este país en la picota internacional, porque ha demostrado que un país no se hace de bonitos letreros, de imágenes mediáticas sobre lo geniales que somos. No. Se ha mostrado que México se está cayendo a pedazos y que la gente cada día está más cansada y harta de tantos abusos. Todo tiene un límite y si no lo ven los gobernantes es porque son una sarta de imbéciles. Tienen una papa caliente en las manos y parece no importarles. Pero ya veremos. Las cosas en este México son ya muy graves.

3 comments:

José María Leyva Cajeme said...

Independientemente de lo que haya pasado con esos compas eran unos porros, eso es evidente, y cualquiera que haya lidiado con porros sabe de qué son capaces: robar, golpear, intimidar, además de que secuestran los camiones (e no dudo que sean capaces de matar también aunque no me conste). Yo en lo personal más de una vez tuve que caminar de mi vocacional a mi casa porque habiendo subido al camión y haber pagado mi pasaje, a los porros se les ocurría secuetrar el camión y como no tenía más dinero pos tenía que bajarme del autobus e regresar a casa a pie. Y si no me asaltaron es porque nunca traía ropa que les gustase, pero a un compa vide cómo le quitaron su “trapper keeper”, su calculadora científica Casio que hacía gráficas, sus zapatillas deportivas o tenis, creo que eran “Reebok”, su “pants” de marca, creo que era Adidas, e de pilón hasta las calcetas que porque eran de marca también, decían “Fila”, e lo dejaron en pura camiseta y calzones (e de pilón llorando porque le quitaron sus prendas más preciadas según parece), mientras que a mi ni me voltearon a ver por ir humildemente vestido, y qué bueno porque si me esculcan llevaba una calcadora científica también, aunque no como la de ese compa que le relato, la mía sólo hacía operaciones numéricas. La diferencia entre los porros del Poli y los de Ayotzinapa es que los primeros servían e aún hoy sirven al gobierno en turno, igual los de la UNAM, y hasta sacan sus títulos sin estudiar, he sabido de ejemplos tanto del Poli como de la UNAM, y los de Ayotzinapa en cambio se ve que pretendían servir a grupos de poder menos hegemónicos que incluso retaban al gobierno en turno en la entidad, y por eso según parece terminaron quemados por la “sancta Inquisición” de los fascistas ultraderechistas y “católicos” que actualmente controlan al Estado mexinaco (con Enrique “el gavioto” Pena Nieto a la cabeza del PRI, junto con sus secuaces del PAN y del PRD, e los de MORENA también ya se unieron al séquito agora que ya les dieron su registro y su subvención estatal) asegún el tal Solalinde. La neta ni a cuáles irles: tanto los de la perrada mestiza e mulata como la cúpula blanca, todos los mexinacos son iguales, pura boñiga, ¿digame si no?.

Shalim said...

¿Por qué en este post no se menciona que quienes ordenaron la matanza fueron los municipales del PRD, y que ésto se dió en un estado gobernado por el PRD?

Antes que lanzarle excremento a Peña y su bulldog Karam, hay que lanzarle primero a los gobiernos de izquierda en Guerrero.

Morsa said...

Shalim,
cuando se habal de estos temas es fácil politizarlo todo. Es claro que los partidos políticos tienen vla culpa de meter a cada rufián en los gobiernos locales, que no es raro entonces que ocurran estos problemas.

Más allá de los rollos políticos, lo que está pasando en este país es terrible. De verdad.