Wednesday, January 28, 2015

La imperfecta democracia


Este año habrá elecciones intermedias y creo que los candidatos independientes ya han sido aceptados oficialmente por el Instituto Nacional Electoral (INE). Ya he leído que un payasito, "Lagrimita", se ha lanzado como  candidato independiente a aspirante a la Presidencia Municipal de Guadalajara. Su frase de batalla es "El payaso correcto". Otro más que se ha decidido a lanzarse es el futbolista Cuauhtémoc Blanco, que va por la presidencia municipal de Cuernavaca y cuyo eslogan es "Me la voy a jugar por tu seguridad".

Y parece un mal chiste pero es peor que eso: es verdad. Las sociedades y comunidades se mueven al ritmo de su acontecer cotidiano y ha resultado que los políticos de siempre al no poder con el paquete, pues se ve como alternativa que los ciudadanos busquen estos puesros de elección. La gran caja de Pandora se abrió desde el momento en que el INE ha aceptado las candidaturas independientes, es decir, ya no hay que ser de un partido para poderse nominar como candidato a un puesto popular.

¿Es eso en el fondo bueno o malo? No lo sé. Lo que sí sé de cierto es que todos estos personajes probablemente no estén preparados para poder sentarse en un puesto público y tomar las decisiones correctas para llevar un adecuado desempeño de sus funciones. Porque miren, llevar un puesto como el de presidente municipal implicaría entender un poco de administración pública. Y fíjense en el curriculum del payasito Lagrimita: inició su carrera como Payaso a la edad de 14 años, en el año de 1976, en un Circo Pequeño de nombre Circo Morales . A lo largo de los años, “Lagrimita”participó en programas como: Supervacaciones, la Fiesta de Lagrimita, Vamos a Jugar Jugando y PAN, PIN, PUN. No muy impresionante como para tomarlo en serio ¿verdad?

Y es que pienso que en este país la imperfecta democracia tiene errores espantosos, de bulto. Por ejemplo, ¿qué hago si tengo una fuga de agua? le hablo a un plomero. No le hablo a un doctor en física ¿verdad? Lo que necesito es un plomero. ¿Qué se necesita en lo que se refiere a puestos públicos? Gente que sepa administración pública al menos. Porque sino, ¿cómo le va a hacer para poder desarrollar un trabajo adecuado? Y como en nuestra Constitución tenemos el sagrado derecho de votar y ser votados (como en cualquier país sensato), entonces cualquiera se puede erigir como candidato a un puesto popular.

Esto no es nuevo. En los Estados Unidos Reagan llegó a presidente de ese país y su única carrera era la de actor. Quizás le ayudaron sus habilidades histriónicas para poder mandar en el país más poderoso del planeta, pero aunque lo haya podido hacer, no parece haber sido el más idóneo para ese puesto, ¿o si? Probablemente en Estados Unidos el poder presidencial está acotado, pero en nuestro país por ejemplo, parece que el sentarse en la Silla Presidencial le da el poder a un individuo para hacer y deshacer lo que le venga en gana, para comprarse casas de 80 millones de pesos, para tener un Secretario de Hacienda con otra casita de tan sólo 7.5 millones de pesos en Malinalco, o darle a sus amigos licitaciones por miles de millones de pesos. Si nada acota el poder presidencial, pues estamos fritos. Y esto parece moverse en cascada en la pirámide del poder, y tenemos casos como el del gober precioso de Puebla o el candidato independiente a la presidencia municipal de San Blas (que buscaba ser reelegido), Hilario Ramírez Villanueva que afirmaba que "robó al erario, poquito, pero robó" y que, sorpréndase, ganó las elecciones de para presidente municipal en San Blas, Nayarit, a pesar de sus declaraciones.

La imperfecta democracia es así. Las mayorías no siempre toman la mejor decisión y el hecho de que salgan todos estos personajes populares a contender por un puesto público habla de que todos sabemos que ahí hay sueldazos y que finalmente, no habrá ninguna responsabilidad civil ni penal por nada de lo que hagan mal si llegan a gobernar. Así es el México de hoy.


1 comment:

Juan Llaca said...

Democracia populista describe el fenómeno en mi opinión. No es la primera vez que una figura pública busca o es exhortada a buscar cargos de administración pública. Me parece recordar que la sra. Silvia Pinal en alguna ocasión hizo ruido en ese tema. Acá en Veracruz, se impulsó a un candidato independiente para alcaldía desde la popularidad que como músico, acumulaba en conocido antro. Por su puesto no progresó. No tengo problemas con las candidaturas independientes pero deberían reglamentarse de forma que los sujetos cuenten con la escolaridad y experiencia que reclama el puesto. No es el caso del Payaso Lagrimita y menos aún, del popular futbolista. Zapatero a tus zapatos... reza el igualmente popular y conocido refrán. Pareciera que en el ocaso de sus carreras, los populares pretenden el así llamado hueso. Es patético. Sería trágico si consiguen los puestos. Con todo respeto. Saludos