Friday, August 12, 2016

Murió Ricardo Ramírez Honey


En México los clubes de ajedrez siempre han escaseado. Cuando empecé a jugar probablemente el club más popular era el "Pomona", en donde iban una buena cantidad de jugadores fuertes. Pero a mí el Pomona me quedaba relativamente lejos y el problema era muchas veces regresarme a casa porque siempre se jugaba después de las 8 de la noche, si mal no recuerdo, los martes y los viernes. Pero he aquí que encontré un pequeño Club, que creo el dueño le había puesto "Capablanca" pero quizás aquí ya me falla la memoria. En este club cabían probablemente unas 20 mesas de ajedrez y era en realidad el garaje acondicionado como club, en donde se podía jugar prácticamente todas las noches, porque la entrada de la cochera no interfería con la entrada de la casa.

El dueño del club se llamaba Ricardo Ramírez Honey, que siempre fue un entusiasta ajedrecista y que cuyo mejor rating, de acuerdo con Chessgames.com, fue de 2080 puntos. Ahí se afincó el club en donde empecé a jugar, llamado "Club Mercenarios", que no era otra cosa que un grupo de amigos aficionados al ajedrez. Lo encabezaba Héctor García Barragán. Ahí conocí a Luis Vaca y a muchos de mis amigos más entrañables. La sede del club era la calle de Mercaderes, literalmente pegado al Teatro de los Insurgentes. Hoy la casa y el primer club donde jugué ya no existen. Se vendieron a algún inversionista y hay ahora un restaurante Vips, entre otros negocios.

Ricardo nos permitió jugar en su local por años y hasta donde recuerdo jamás cobró cuota alguna. Su pequeño club era por amor al ajedrez. Los primeros años, el torneo cerrado del club Mercenarios era una batalla muy dura entre algunos jugadores ya adultos y algunos jóvenes que como yo, esperábamos ganar esa competencia y convertirnos en el campeón de nuestro club. Ricardo Ramírez Honey al principio me apaleaba pero con el transcurso de los años, llegó un día en que me tocaba jugar con él. Preparé alguna variante para luchar contra su ajedrez pero mi rival jugó una Pirc. La jugó fatal y le gané en menos de 25 jugadas. No fue la defensa Pirc, sino que de pronto yo había dado un salto en mi nivel y me sorprendí la facilidad con la que vencí a Ricardo. Después de eso habremos jugado dos o tres partidas más, pero se revirtieron los papeles. Ahora le vencía y francamente me daba mucho orgullo porque este ajedrecista fue "mi coco" los primeros años de competencias.

Ricardo Ramírez Honey organizó alguna vez un Nacional Abierto y fue también dirigente de la Asociación del DF. Como muchos ajedrecistas, nuestro juego le hacía feliz. Hoy me he enterado que Ricardo falleció. Supe primero que tenía cáncer en la tiroides, pero después se me informó que tenía cáncer en la garganta (me parece que esto fue producto de tantos años de fumador). El club Mercenarios está organizando un evento especial y Ricardo se había apuntado, condicionando su presencia al tratamiento que le estarían dando. Pero ahora sé que no pudo ser. Es muy triste su fallecimiento porque fue un amigo del ajedrez, fue el que hizo que el club Mercenarios se consolidara y fue, desde luego, un apasionado del juego. Descanse en paz.

No comments: