Monday, October 09, 2017

¿Es el ser humano bueno?



Hoy, como muchos otros días, recibo correos en donde se me indica que se ha bloqueado mi cuenta en el banco X y para desbloquearla debo ir a una página web en donde me pedirán mis datos y mis contraseñas. La página a la que me remiten, en su URL no dice por ejemplo, www.santander.com, sino www.satander.com, en un afán de que lea mal y que crea que estoy en la página oficial del banco en cuestión. A todo esto, lo que veo es una página idéntica al del banco, nada más que con los enlaces a sitios que desde luego, no corresponden a la institución financiera.

Y hoy me llega un correo diciendo que mi cuenta de Netflix tiene problemas. Y sí, debo tenerlos porque ni cuenta de Netflix tengo. O bien, me indican que Amazon me da por ser un gran cliente un bono de 50 dólares, lo cual, al entrar en los enlaces correspondientes, es fácil darse cuenta que esto no tiene nada que ver con la tienda de libros en línea. Es otro sitio falso que quiere que conteste preguntas personales, que le dé datos confidenciales, etcétera...

Pero por si fuera poco, desde hace unos días he empezado a recibir una andanada de correos de hermosas damas rusas que quieren todo conmigo. Algunas incluso me dicen que no saben por qué ya no les contesté. Es raro que pregunten eso porque simplemente nunca les escribí.

No falta, evidentemente la señora en África, que tiene muchos millones, un marido muerto, ella enferma terminal de cáncer, que quiere donarme toda su fortuna a mí, un absoluto desconocido, para que entonces le cumpla su última voluntad y haga un centro para niños pobres además de quedarme con un estupendo bono de muchos millones por mi gran obra. Pero claro, todo esto no puede ser verdad y no lo es.

Y podría seguir en esta lista absurda de mentiras por correo que recibo constantemente. En todos los casos hay un afán de defraudarme de alguna manera. La red Internet está llena de sitios en donde se reportan todos estos fraudes pero la ingenuidad humana parece siempre sobrepasar todas las advertencias. Y no importa que les diga que no, no hay nadie en el mundo que le va a regalar millones de dólares por su linda cara o bien, no, no existe una escultural mujer de ojos azules y sonrisa de dientes blancos, perfectos, con medidas asombrosas de modelo, que quiera ser tu esposa.

Quienes escriben esos correos saben que sus mentiras y sus maquiavélicas ideas para defraudar a los remitentes nunca recibirán castigo. Y por eso son capaces de mentir, de poner fotos falsas, de hacer alusión a sitios web para dar credibilidad a sus falsedades o mandar fotos de alguna anciana en un hospital para supuestamente hacer creíble su trampa (http://la-morsa.blogspot.mx/2017/03/la-tecnologia-contra-el-fraude-nigeriano.html). Y confían en los seres humanos ingenuos, que ante la posibilidad de ganar dinero sin hacer nada, se les nubla el mínimo razonamiento y caen en la trampa.

Pero fuera de todo esto, en este cotidiano acto de borrar a todos estos tramposos (porque nada m's se puede hacer realmente), me pregunto algo: ¿es acaso el hombre un ser bueno? ¿y si la respuesta es afirmativa, por qué hay tanto tramposo que se muestra por Internet? ¿No será finalmente que la naturaleza humana tiene más que ver con la maldad?

No comments: