Saturday, February 24, 2018

¿Denuncias por acoso sexual?



Hace unos pocos días, Karla Souza, una actriz popular en México en los últimos años, denunció en el programa de radio de Carmen Aristegui, que había sido violada por un productor de cine, cuyo nombre decidió no mencionar. La denuncia se presenta unos 10 años después de que ocurrió el evento y yo no soy nadie para calificar las razones por las cuales decidió ahora hacer estas declaraciones y no hace una década.

A los dos días, la comediante Sofía Niño de Rivera dijo haber sido acosada por el periodista Ricardo Rocha. Vi la entrevista a la que hace referencia la comediante y la realidad es que no veo en donde está el acoso. Vamos, pareciese que ahora cualquier mujer puede denunciar a algún personaje del sexo opuesto nomás porque "se siente incómoda" (en cierta situación).

A mí me parece que la cuestión se ha salido de proporción y que sin querer defender a nadie, que quede claro, las mujeres se sienten siempre con el derecho de denunciar todo tipo de situaciones en donde quizás simplemente algo no les parece, y como está de moda las denuncias por acoso sexual, entonces el asunto se vuelve más grave.

De acuerdo con la Wikipedia, "El acoso sexual es la intimidación o coerción de naturaleza sexual, o la promesa no deseada o inapropiada de recompensas a cambio de favores sexuales". Yo creo que en el caso de Niño de Rivera, sus dichos no tienen sustento aunque como se dice popularmente: "difama, que algo quedará". Y parece que todas estas denuncias públicas se están dando porque "empodera" a las mujeres y a los hombres nos ponen ciertamente a nivel de animales depredadores sexuales, porque parece que los hombres son para muchas mujeres simplemente malos.

Yo creo que es momento de poner las cosas en su lugar. Si Karla Souza fue violada por un productor, que diga su nombre y que además, lo acuse penalmente, porque la violación es un acto punible. Decir: "un productor me violó pero no voy a dar su nombre", no parece ser muy lógico.

Recuerdo que Roman Polansky fue acusado de violación por Samantha Geimer, cuando ella contaba 13 años, en 1977 (que finalmente quedó en una sentencia de culpabilidad de tener relaciones ilícitas con una menor), simplemente le impide al director de cine ir a EEUU porque podría ser detenido. Otro director, Woody Allen,  tiene un episodio de abuso sexual contra una menor (Dylan Farrow) aunque se duda que haya ocurrido. Toda la historia aquí. Sin embargo, este tipo de acusaciones puede destrozar al acusado aunque éste a la larga salga libre de toda culpa.

Sé del hermano de un amigo al que una joven le acusó de haberla violado. Entonces el acusado fue a parar al reclusorio por unos meses y salió libre cuando la acusadora se desdijo de la acusación. Es decir, basta que alguien te acuse para convertirte en delincuente sexual según parece.

En otras palabras: Internet, las redes sociales, youtube, Facebook y demás posibilidades tecnológicas permiten ahora difundir la noticia que sea con una velocidad pasmosa. La verdad o falsedad de los hechos mencionados (o de las noticias que se plasman en este mundo de Internet), puede pasar a segundo término porque claramente la noticia por sí misma puede tener un peso importante y entonces, nadie se pone a pensar en la veracidad de la nota. Aparentemente Karla Souza fue sexualmente agredida. Aparentemente Sofía Niño de Rivera decidió denunciar porque está de moda, aunque la entrevista no demuestre nada de sus dichos. El asunto es que ahora Rocha tiene que salir a defender su pellejo, no vaya a ser que lo lapiden públicamente y en el caso Souza el supuesto productor ha tenido que declarar que él no es culpable de nada, y la Souza no aclara quién fue el violador. ¿Por qué no lo hace?

Así las cosas en este mundo moderno en donde se ve claramente como las Fake News están haciendo su agosto todos los días del año.

2 comments:

Jonacito said...

Hola, creo que cuando aceptas este tipo de situaciones con tal de salir en la película y ser famoso, eres parte del problema no la solución, no puedes decir que te acosaron a violaron si estas aceptando las condiciones.

Evodio Torrescano said...

Fuera de que se puede suponer como moda hay que tener en cuenta una cosa: el acoso existe.
Mas sin embargo pareciera que del otro lado del charco nos marca los patrones a seguir cayendo en la mal interpretación de que es una moda. Pareciera que en todos los ámbitos de la sociedad se da alguna clase de acoso pero el que más llama la atención es en el ámbito de los medios de comunicación, principalmente en lo que sucede a los actores y actrices.
Seguramente más de una vez ha llegado a nuestros historias oscuras que se dan, sobre todo entre los “castings”. Si hondamos en los andares de la historia televisiva, recordaremos casos “curiosos” como el de Sasha y Luis de Llano que tuvieron una “relación” cuando ella era menor de edad. O el treviescandalo con la “supuesta red” de jovencitas que eran “rentadas” para favores sexuales.
Estos casos creo que son mucho más importantes de lo que circula hoy en día en las redes sociales –aunque no por eso no dejan de ser importantes-; pero tienen una connotación un tanto diferente; esos casos tienen nombre y apellido.
Los casos de Karla Souza y Niño de Rivera pudieron ser relevantes y de importancia, mas allá de la mediática; pero se han venido desvirtuando a tal grado que, en vez de ser un contra peso al sistema que ellas –junto con Carmen Aristegui- quieren exponer, están pareciendo un chisme o una telenovela mal contada.
El caso de Karla Souza, al cual televisa se subió al tren culpando directamente al productor Gustavo Loza-aunque la actriz nunca menciono el nombre de su atacante-; dejo en entre dicho lo señalado por la actriz, cuando el producto haciendo uso de su derecho de réplica dio a conocer que tuvo años atrás una relación sentimental con ella. Podríamos dudar de la versión del productor, que lo hace para “zafarse” fácilmente; pero el hecho de que Karla Souza hasta la fecha no aclare si fue el productor al que señala televisa o no, y si también tomamos en cuenta que ella había declarado -con anterioridad en otra entrevista-, que se ha valido de, digamos, “sus encantos femeninos” para tener un papel o un casting y no precisamente de su “talento”; nos hace pensar, ¿hasta qué punto puedes aceptar el acoso como algo normal sin ser cómplice?, más aun, ¿Cuál es la línea para que el acoso no sea subjetivo si no un hecho real y comprobable?.
¿Por qué surge la subjetividad en todo esto?. Vayamos a lo dicho por Niño de Rivera, el cual si señala el momento exacto y la persona que la acoso, el “periodista” Ricardo Rocha. Ella dice que en una entrevista de un programa que se transmitió, Rocha se acercaba de cierta manera que la incómodo y que no se le hacía apropiada. Cabe señalar que el “humor” de la standupera es ciertamente acido, y varios de sus chistes son de índole sexual. No debería de importar, hasta que ves el video y uno no ve nada de lo que ella dijo. Se pone uno entonces a tratar de darle una explicación a todo y resulta que la srta. se expresa mucho peor que el acoso que señala, y vemos que hasta la tachan a ella de acosadora.
El problema al que esta cayendo Carmen Aristegui, en mi opinión, no está verificando sus fuentes. Si van a dar ese tipo de declaraciones, al ser todo “mediatico”, deben de ser lo más detallada posible; evitando así que se pueda desbaratar lo señalado en una réplica de los señalados

Creo que esta clase de errores no deberían ocurrir si es que quieren darle una voz real a las víctimas. Lejos de ayudar perjudican a su causa.