Tuesday, June 19, 2018

Para eliminar el vulgar grito de "¡Eeeh puto!"



La competencia deportiva -según siempre he entendido- es algo que debiese enaltecer a los que practican algún deporte competitivo. Entre otras cosas, se aprende a ganar y a perder. Se aprende además que no siempre se gana y que en ocasiones -muchas- los contrarios son mejores que uno. Y uno acepta la derrota con inteligencia y respeto al mejor esfuerzo del contrario. A nadie le gusta perder, pero hay muchos ejemplos de comportamientos por demás caballerosos por parte del vencido y eso debería ser la norma. No hay nada más lamentable que un mal perdedor.

En ajedrez, por ejemplo, Kasparov narra en el segundo tomo de "Mis Grandes Predecesores" (página 56 de la versión española), cuando Euwe le quita el título mundial a Alekhine. Escribe Kasparov: "Había lágrimas en los ojos de Alekhine, pero, para deleite de los emocionados espectadores, encontró la fuerza de ánimo necesaria para pronunciar en voz alta: '¡Hurra por el nuevo campeón! ¡Larga vida para el ajedrez holandés!'". Para que vean a un gran deportista cuando justamente perdía el título mundial

Pues si nos trasladamos al fútbol, los aficionados de todos los equipos, en el campeonato que sean, cuando ganan o pierden, hacen la victoria o la derrota parte de ellos mismos y sí, cuando ganan festejan a lo grande, y cuando pierden hay quien llora lágrimas de dolor, y es en serio.

Pero en la cancha, las multitudes que apoyan a un equipo en general buscan denostar al rival. El "¡ole!" cuando un equipo comienza a dominar al adversario y no le presta la pelota o bien, el grito de "¡Eeeeh puto!", el cual es invento mexica para alterar al portero que hace un saque de meta y que la FIFA no ha visto con buenos ojos. De hecho, ya la FIFA había mencionado en algún otro torneo de fútbol que de seguir esa actitud vendrían represalias y ahora, en el partido de México vs. Alemania, volvió a ocurrir el lamentable grito de los aficionados. ¿Qué hizo la FIFA? Ya multó con medio millón de dólares a la Federación Mexicana de Fútbol.

¿Pero qué puede hacer la federación local para evitar que la gente insulte al portero con semejante arenga? Poco. Sin embargo, la FIFA puede hacer algo más contundente: descalificar al equipo seleccionado de México si sus aficionados siguen incurriendo en esta falta.

Así que imaginen el siguiente escenario: México califica en el primer lugar de su grupo y la FIFA decide descalificarlo. Así, simple y llanamente. ¿Qué pasaría entonces? Más allá de las críticas a la FIFA, más allá de que al respetable le parezca injusto, fuera de lugar, excesivo, o algo de unos verdaderos "hijos de puta", se acabaría el problema.

Vamos a ver qué pasa. Por lo pronto creo que la FIFA ya ha hecho algunas recomendaciones a la Federación Mexicana de Fútbol, además de advertir que no se tolerará este comportamiento. De hecho, ya en el 2014 puso el dedo en el asunto. Y no faltará quien quiera ignorarlo y se sienta con el derecho de gritar lo que se le antoje en la tribuna. Lo que puede finalmente pasar sería penoso pero sin embargo, podría considerarse una medida de rajatabla para terminar de una vez con el problema.

No comments: