Monday, July 30, 2018

Ajedreces que tengo


Debe haber sido en 1978 que me hice de un ajedrez de los que fabricaba el ingeniero Ferriz cuando quedé en tercer lugar del torneo de la facultad de ciencias, allá por 1978. Este ajedrez está hecho de plástico de alto impacto y las piezas tienen un buen peso, pues en la parte inferior el ingeniero hizo poner unos balines sellados con una plasta acríclica que olía intensamente pero que con el tiempo se quitaba. No sé cuántos ajedreces habrá hecho el ingeniero pero lo hacía de manera casi artesanal. Uno iba a su club, el "Club México", y si uno quería un juego de estos y el ingeniero no tenía, le decía a uno de sus "chalanes" y al rato, o en el peor de los casos, al día siguiente, avisaba que ya estaba todo listo para recogerlo. En su momento debe haber costado unos 250 pesos, quizás 300 pesos, no más.

Cuando murió el ingeniero los moldes de este ajedrez parece que desaparecieron, o se perdieron. Hoy -de hecho- no existe más el Club México. Los nietos del ingeniero, que siguen su tradición de ajedrez, hacen modelos pero nin guno coomo éste. Le he escrito a Andrés y a Rodrígo Ferriz, apelando a que regresen a este modelo (este es su sitio web). Sé que los moldes son costosos pero quizás en un sistema como Kickstarter se pudiesen rehacer y revivir este modelo que siempre fue muy práctico para los torneos abiertos en donde había que llevar el ajedrez.

Por cierto, el rey mide unos 3.4 pulgadas, poco menos que el 3.75 oficial. Sin embargo, éste es uno de mis ajedreces favoritos.

(Dar click a la imagen  para verla más grande).

1 comment:

VICTOR JAVIER PINTO CONCHAS said...

Si me acuerdo de ese modelo de Ajedrez; pues todavía tengo el mío y es uno de mis favoritos, pues no he vuelto a ver ningún juego con la calidad de ese plástico ni siquiera en los Estados Unidos. Yo creo que lo compré como por 1978 y efectivamente creo que me costó como $250.00 con un proveedor que frecuentaba la Casa del Lago en el viejo Chapultepec. En esa época el proveedor también vendía piezas sueltas de ese modelo y logré comprarle un par de Damas ()una blanca y una negra) para tener un juego más completo. Cuando tuve que cambiarles el paño de las bases porque el que tenían no era de buena calidad, me pude dar cuenta que las piezas estaban rellenas de postas de plomo como del número 7 (de las más pequeñas que se usaban para las fabricación de los cartuchos de escopeta). Este relleno de postas iba acompañado de una resina transparente y muy fuerte porque hasta la fecha aún se conserva intacta y hace que este juego de ajedrez sea muy pesado (unos 1,163 gramos el juego completo).