Saturday, May 25, 2019

Receta para vivir mejor



El mundo es en realidad un lugar hostil para vivir. De hecho, la vida no es fácil y la supervivencia en ocasiones es muy complicada. En regímenes políticos como el nuestro, donde supuestamente el capitalismo es lo que impera, hay que hacerse de recursos para poder salir adelante. Y desde luego, tenemos que luchar cotidianamente contra el aumento de precios en todos los rubros, por ejemplo, cosa que hace la vida más difícil, porque en general los egresos alcanzan a los ingresos y no hay nunca suficiente compensación. En los últimos 40 años en México, por no decir más, la lucha constante es la de evitar que los gobiernos nos quiten el poder adquisitivo, cosa que hacen mediante un sinfín de trucos: inflación y devaluación, son dos de ellos. Cuando estos eventos ocurren, los que vivimos en este país perdemos valor a nuestro trabajo porque sí, nominalmente ganamos lo de siempre, nada más que ahora ya no alcanza para pagar lo que antes pagábamos con nuestro sueldo.

Pero yo creo que aparte de los malos gobiernos, que por años se han servido con la cuchara grande, como por ejemplo Peña, que claramente vivía como un emperador. Y la prueba está en las listas de vinos y licores que se sirvieron en el avión presidencial en sus viajes, o bien, en lo que hicieron cuando el Peje abrió los Pinos y quitó a este inmueble el status de residencia oficial. Vamos, que antes de abrir las puertas de la casa del presidente en turno, se llevaron todo, hasta los cuadros. Dejaron el cascarón. ¿Por qué? Porque no hubiesen podido justificar la ostentación y lujo con el que vivían. Y para muestra un botón: en el mandato de Fox, hubo el "toallagate", porque se aceptó dotar de toallas por unas cantidades bárbaras. Si no lo recuerda, vea aquí.

Pero todo esto es mera consecuencia de un capitalismo brutal, que no piensa más que en el beneficio propio. Y entonces, el capitalismo tiende sus reglas del juego y obviamente impide o hace difícil el compartir las cosas con los demás, que sería una posibilidad razonablemente buena para no vivir tan mal en muchas ocasiones.

Lo que quiero decir es que en el capitalismo el compartir es literalmente ilegal. Si yo me compro un programa de computadora, está prohibido que se lo pase a mis amigos. Si me compro un libro electrónico, no puedo compartir con nadie este contenido. Y entonces, o lo hacen muy difícil de compartir o bien lo hacen ilegal. Y esto pasa con la música y en general con prácticamente todos los contenidos digitales. Pero esta prohibición (real o aparente), para hacer complicado o ilegal el compartir, va en contra de algo natural: nosotros queremos compartir con amigos y familiares lo que sabemos y por qué no, lo que tenemos.  Y el capitalismo nos quiere prohibir esta actitud elemental.

¿Qué hacer? La realidad es que no es tan difícil brincarse esta prohibición. Por ejemplo, el software libre y de código abierto, permite que todo aquel que quiera pueda compartir con propios y extraños el trabajo de software de otros. Esto también puede verse en algunos artistas y escritores, que permiten que sus contenidos se difundan de manera libre y gratuita. Y déjenme ponerles un ejemplo que viene directamente de los Estados Unidos: Embarcadero es quien hace Delphi, un lenguaje de programación para Windows. Hoy en día el lenguaje está más que maduro y permite crear aplicaciones para iOS, Android, Windows y Mac OS (y ya incursionan en Linux de nuevo). Pues bien, en los últimos años Embarcadero vendía muy caro su software y probablemente siempre ha tenido sus clientes que le comprarán todo porque satisface sus necesidades. Pues bien, hace un par de meses anunciaron su "community edition", la cual es casi idéntica aue la versión comercial (que cuesta más de 2 mil dólares), con la restricción que no puede usarse para hacer software comercial que exceda en total unos 5 mil dólares anuales (unos 100 mil pesos al cambio actual).

Y Embarcadero parece haberse dado cuenta que si "regala" parte de su trabajo, poniendo una restricción que no es tan grave y que permite a muchos usar Delphi, probablemente la base instalada de programadores en esta plataforma pueda crecer. Y lo mismo ha hecho Microsoft con su Visual Studio. De acuerdo a una entrevista que hice a un programador de la empresa, cuyo nombre no me acuerdo en este momento, Visual Studio "community edition" es más que suficiente para la mayoría de los programadores.

Pero todo esto no tiene porqué mantenerse en el ámbito del cómputo. Curiosamente Donald Knuth, una "vaca sagrada" del mundo de las ciencias de la computación, nos dice: "Lo que es importante, una vez que uno tiene suficiente para comer y una linda casa, es qué puedes hacer por los demás, que es lo que puedes hacer para contribuir con la comunidad en la que vives" [*].

Así pues, si todos damos y ponemos de nuestra parte, podemos hacer este mundo hostil en muchos sentidos, un poco mejor. Pongo ejemplos: ¿Qué tal que los médicos den una tarde, un par de horas, a la semana, para atender a personas que muchas veces no pueden pagar una consulta con un especialista? ¿Qué tal donar un poco del tiempo libre a enseñar a otros lo que uno sabe? Por ejemplo, cuando he organizado unos cursillos de programación, por cuestiones de espacio sólo hay cinco lugares. Se cobra a cuatro y se da un lugar para un "becario", lo cual es una forma de ayudar, quizás no exageradamente buena, pero seguro ayuda a alguien.

La receta es fácil, pues, y Knuth no lo pudo haber dicho mejor.

_______

[*] Jack Woehr. An interview with Donald Knuth. Dr. Dobb's Journal, pages 16-22 (April 1996).

Sunday, May 19, 2019

La actuación del Peje en estos pocos meses



La nueva administración del gobierno, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, lleva unos seis meses en funciones. Y en este tiempo muchas decisiones han sido muy polémicas. Por ejemplo, decidió que el Nuevo Aeropuerto, que se estaba ya construyendo en Texcoco, se suspendería, a pesar de llevar un 30% de avance y que a cambio, se haría uno en Santa Lucía. Habiendo no sé cuantos contratistas, la decisión del ejecutivo es de dudarse pues hay que indemnizar a todos los que fueron contratados para la obra de Texcoco, pero eso no impidió que el Peje tomase esa decisión.

Otras decisiones como quitar el apoyo a guarderías para darles directamente a los padres de familia el apoyo, fueron malinterpretadas por aquellos que sólo buscan desprestigiar al nuevo gobierno. Y en muchos casos, temas en donde nadie hablaba ahora todos son expertos y evidentemente ninguna decisión de López Obrador les gusta.

Yo les diré qué pienso: que no los entiendo. ¿Querían seguir como cuando estaba el PRI con Peña, en donde éste vivía en los Pinos como un verdadero rey? ¿Querían que todo cambiara mientras a ese grupo que no está ahora contento con el Peje no les afectara en nada? ¿Qué esperaban que pasara? ¿Y en términos reales, cuánto les afecta las decisiones del Peje directamente?

Porque miren, el mexicano es aquel que quiere que haya reglas, orden, regulaciones, leyes, siempre y cuando no le afecten a él. Así, quiere policías honrados, pero no se tentará el corazón si dando una mordida les perdonan una infracción, por ejemplo. Y es por eso que las cosas están así y hay esta absurda polarización. Además, ahora mucha gente ha visto en las redes sociales una forma de sacar toda su frustración, una válvula de escape, y en su desesperación de tener que aguantar al Peje los siguientes seis años, ponen cualquier nota que lo desacredite, aunque ésta sea reciclada o manipulada evidentemente.

En mi opinión, hay que esperar a ver qué pasa. Si el Peje dice: "Me canso ganso" o "lo que diga mi dedito" en sus "homilías mañaneras", me da lo mismo. Pero si empezamos a ver que la economía empieza a verse afectada, lo que inmediatamente notaremos en nuestros bolsillos, entonces habrá que hacer las reconsideraciones del caso.

El asunto es que los memes, los videos falsos, las fake news, las notas y fotos recicladas, como aquella de una marcha fifí contra AMLO en donde en realidad era una foto de la marcha contra la inseguridad de hace unos años, no les hace un favor a nadie y enturbia más el ambiente. Es claro que quien pone una foto reciclada o pone una nota en contra del Peje lo hace por diversos motivos, algunos personales, para sacar su frustración, etcétera, pero habría que revisar qué publicamos y ver las razones por las que así actuamos.

Cabe decir que no me interesa defender al Peje. Tuvimos años y años con personajes de terror en la silla presidencial y ahora el Peje, el que era el Mesías de este país, ahora es más malo que la carne de puerco. ¿Y Peña, apá? ¿Y Fox, apá? par de tipos tontos y nefastos que gobernaron este país y demostraron una gran ineptitud, pero ya los olvidamos, ya no están. Uno es un bocón que habla desde su rancho porque no lo han  medicado y el otro no dice nada porque está más ocupado con su nueva novia en España. Al menos eso dicen en las redes sociales, ¿verdad?

Así pues, ¿qué es falso y qué no? ¿a quién le vamos? ¿por qué no actuamos de forma más inteligente? ¿por qué no actuamos así hace unos años (donde cabe decirlo, ya había redes sociales)? ¿De verdad alguien quiere regresar a los tiempos en donde los ciudadanos de este país son clientes cautivos de una sarta de ladrones que se llevaron miles de millones (y que nadie los atrapa para juzgarlos)? Ahí se los dejo de tarea.

Thursday, April 11, 2019

La UNAM publicará mi libro de Vida Artificial (*)


Hoy fui a Fomento Editorial de la UNAM, en donde desde hace un par de meses trabajaban sobre el dictamen de mi libro sobre vida artificial llamado "Jugando a ser Dios". Es un libro de divulgación sobre cómputo, en donde se hace un largo camino por toda esta "nueva ciencia" de lo que eventualmente se ha llamado como "Alife".

El libro, anteriormente, fue evaluado por el comité editorial de la Facultad de Ciencias de la UNAM, cuyo dictamen fue favorable, pero con la salvedad de que no había dinero para la impresión del mismo. Vamos, este es un problema recurrente en este sentido y no sólo en la Academia.

Anteriormente, había enviado el libro a la parte de divulgación de la ciencia de la UNAM, quien dio el visto bueno y prometió publicarlo. Sin embargo, la colección de libros "Cómo ves", me pidió una serie de cambios para mantener el formato que ellos usan. Hice los cambios y pasó casi un año para que de pronto me mandaran una carta, respondiendo a la mía sobre qué había pasado con mi libro, indicando que no lo editarían ellos, no hoy ni nunca. En fin, un mal momento, un pésimo trato a un autor al cual ya le habían aceptado su obra. Jamás, en ninguna parte y menos en la UNAM, alguien me había tratado de esa manera.

Como sea, todo parece haberse resuelto y Fomento Editorial de la Universidad Nacional me ha dado la buena noticia que a más tardar para el 2020 sale mi libro, pero que podría acelerarse si ocurren algunas cosas favorables. Si tengo más información, se las haré llegar a mis cuatro lectores que aquí me leen.

____
(*) La portada que ven es un boceto de mi hermana Marga,a pedido mío. No sé si esta sea la portada final.

Tuesday, April 02, 2019

Una idea para que el Metro funcione mejor



Desde que vendí el Bachoco (mi Chevy blanco), me transporto en metro, metrobús, peseros, etcétera. Claramente la diferencia entre tener o no coche es básicamente el tiempo que tardo en hacer un traslado. Si por ejemplo, del Toreo a Ciudad Universitaria me llevaba entre 40 minutos a una hora (dependiendo del tráfico -en coche), ahora en el camión "Canal de Chalco", bien podría hacer dos horas o incluso más. Y eso sin contar con la cantidad de gente que a veces atiborra el transporte y es cuando vamos todos cual sardinas. Pero no todo es malo. En el transporte público puedo leer muchas veces, cosa que si voy conduciendo el coche simplemente no puedo. Una cosa por otra, digámoslo con optimismo.

Pero el punto es que el Metro se ha convertido en uno de los transportes que uso con más frecuencia. La línea que va al Rosario, partiendo de Barranca del Muerto es de las que más uso y en los últimos tiempos, ¿seis meses? ¿Un año? he visto el deterioro de toda esa línea. Y eso que Mancera le subió "dos pesitos" al boleto del Metro, pero las cosas realmente no mejoraron.

Se sabe que el Metro es importantísimo en las ciudades donde existe este tipo de transporte. En el Reino Unido es básico y el costo por viaje es de casi una libra (o quizás ahora más), pero no es comparable penique contra centavos mexicanos, porque lo que habría que considerar es ahí el costo de la vida, el salario mínimo de cada país, etcétera. Ahí es donde las comparaciones fallan y donde los gobiernos locales en nuestro país usan para decir cosas como: "¿qué son dos pesos más al metro cuando en Inglaterra el costo del pasaje, por un solo viaje es de 23 pesos? De hecho, el salario mínimo en el Reino Unido (por hora), es de 3.90 libras, lo que es equivalente al Salario Mínimo en México (por ocho horas de trabajo) y ojo, hablamos de ser un aprendiz.

Pues bien, como decía antes, el Metro cada vez se ve más deteriorado y la razón parece ser no muy difícil de entender: el dinero que debería usarse para mantenerlo se ha desviado quién sabe a qué cuestiones, se ha robado, o ambas cosas. Es claro que un sistema como el del Metro requiere de un mantenimiento constante. No basta con hacerlo y que funcione solo. Y el hecho de ver como cada vez está peor en todos los aspectos, habla de que algo está pasando con el dinero para mantenerlo.

Por ejemplo, las escaleras eléctricas en la línea naranja (Barranca-El Rosario), dejaron de funcionar y el Gobierno de la Dra. Sheinbaum dijo que estarían funcionando todas hace un par de semanas, cosa que desde luego no pasó. Y sí, parece ser que cada vez se ponen más escaleras eléctricas en funcionamiento, pero hay algunas que siguen sin funcionar.

Y pensando en todo esto mientras me trasladaba en el Metro, ¡qué grandote, rapidote, qué limpiote! como diría Chava Flores, me doy cuenta que quizás lo que está fallando también es el esquema administrativo de dicho transporte. Por ejemplo, vayan a la estación Revolución (línea azul). Notarán que está muy limpia, nada deteriorada, funcional, etcétera. Como si ahí alguien sí hubiese metido dinero para mantener en muy buen estado la estación. 

Y entonces esta es mi propuesta: que no exista un organismo que decida en qué se usa el dinero para mantener el Metro y que al menos, se divida esta administración en especie de "delegaciones" (ahora llamadas alcaldías), de forma que haya un responsable por mantener una línea completa en buen estado. Desde luego que para ello se requerirán fondos, los cuales se otorgarán de acuerdo al volumen de personas que usan cada línea. Mi idea no es la más novedosa y así, por ejemplo, se supone que funciona la ciudad de México, en donde cada alcaldía (delegación) tiene una cantidad de dinero que le da el gobierno de la ciudad de México, amén del dinero que la propia alcaldía pueda hacerse por ciertos servicios que presta.

Dicho de otra manera, si se asignan responsables de cada línea en el Metro, dependiendo de un previo estudio de cantidad de personas que usan cada línea, posiblemente la administración podría ser mucho más eficiente y cada "alcalde" de cada línea, estaría obligado a rendir cuentas de cómo funciona la línea de la cual es responsable.

Sí, sé que el Metro son palabras mayores, pero el hecho es que en todos los países donde hay los problemas son parecidos y no veo, por ejemplo, que los británicos -que tienen uno de los metros más antiguos del mundo- no mantengan funcional su sistema de transporte colectivo. Pero es cuestión de analizar qué pasa, y la Dra. Claudia Sheinbaum es física, por lo que entiendo que de análisis y de mediciones, ella es una experta. Está entrenada. Me consta.

Tuesday, March 26, 2019

Una idea interesante para mejorar radicalmente su ajedrez




Una interrogante que alguna vez se hacen los ajedrecistas es por qué cuesta tanto trabajo mejorar en ajedrez? Los jugadores del noble juego estudian libros, van a torneos, hacen ejercicios de táctica, se cansan de tratar de entender los terriblemente difíciles finales de torres y peones. Compran información, ven videos, se hacen de libros electrónicos, de monografías de aperturas concretas, etcétera. Gastan una ingente cantidad de tiempo en tratar de desentrañar los secretos del juego ciencia y pocos lo logran. ¿Qué hace falta entonces para mejorar?

Aunque esta nueva idea pudiese no servir para todos he aquí de qué se trata: Lo que debe hacer un jugador para mejorar es intentar el “método del pájaro carpintero”, y este consiste en hacer 1000 ejercicios de táctica en un mes. Descansar unos días y repetir la resolución de los ejercicios, pero en 15 dís máximo. DE nuevo, descansar unos días y repetrir la misma tarea, pero en una  semana y finalmente, después de un descanso de un par de días, realizar una vez más los mismos ejercicios, pero en unas 24 horas, de ser posibles, seguidas.

Suena extraño, pero la idea detrás del método es ésta: el subconsciente de los seres humanos gobierna nuestras acciones automáticas. Si vamos en un auto, conduciéndolo, y de pronto se nos cierra otro vehículo, no tendremos tiempo de dar “el volantazo” para esquivar la posible colisión si es que lo racionalizamos. En ese instante de peligro el subconsciente “toma el control”, por decirlo de alguna manera, y da le volantazo para esquivar el golpe. Este acto “reflejo” es consecuencia de la experiencia que un conductor tiene al volante. Piénsese cuando el lector comenzó a manejar un automóvil. Sus primeras veces deben haber sido complicadas. Habrá incluso pensado que los demás autos iban demasiado rápido. Pero con el tiempo, la práctica constante al conducir, de pronto ya lo hace en forma automática y puede ir escuchando la radio, platicando con el copiloto y hasta comiendo algo.

Y es que el conocimiento ya se introdujo en el subconsciente. Cabe decir que en la medida que uno crece, el acceso al subconsciente empieza a limitarse, hay menos neuroplasticidad y para poder aprender algo hay que trabajar mucho más. Hay que decir que el mecanismo para meter información al subconsciente es simple: se basa en la repetición. Si uno repite por un tiempo determinado una y otra vez los mismos datos, eventualmente el cerebro los procesará y de alguna manera los hará propios, alojándolos en el subconsciente.

Si regresamos al ajedrez, observaremos que los creadores de este método, de Axel Smith y Hans Tikkanen, parecen estar convencidos que de esta manera, en un lapso de unos seis meses, se pueden hacer progresos notables, incluso para llegar a ser grandes maestros.

Hay que decir, sin embargo, que este método no es para todos: requiere de mucho trabajo personal y de mucho tiempo y en la mayoría de los casos, las personas no tienen tiempo o tal vez no tienen ganas de trabajar tantas horas seguidas en ajedrez. Pero bueno, sea como sea, la idea es original y a nadie se le había ocurrido antes. Habrá que ponerla en práctica y verla con la experiencia propia, amén de ver a otros jugadores que hayan puesto en la práctica este esquema. Mientras tanto, ahí está la idea, ahora falta confirmarla.

Sunday, March 24, 2019

De la crítica a la lapidación



Vivimos tiempos interesantes. Hoy todos nos sentimos con derecho a criticar todo lo que hace el gobierno de López Obrador. Gracias a las redes sociales, Facebook, Twitter, parece que todos podemos expresar nuestras opiniones sobre cualquier tema aunque lo desconozcamos en total. Pero pensemos lo que pasó en el sexenio pasado, no muy lejos de éste que lleva poco más de 100 días de gobierno.  Con toda franqueza (y sin buscar en Google, por favor), ¿quién me dice el nombre del titular de Conacyt del sexenio de Peña? ¿Quién me muestra los errores cometidos por el Conacyt en el otorgamiento de apoyos, becas, estímulos, etcétera? Posiblemente nadie, porque se fijaban ciertas reglas de operación y Conacyt tenía un director que mientras medio cumpliera con lo que se esperaba de él, no pasaba nada. No hacía mucho ruido y seguía la máxima de que "calladito se veía más bonito".

López obrador nombró a la Dra. Elena Alvarez Buylla para que fuese la siguiente directora del Conacyt en esta "flamante" cuarta transformación (sea lo que sea lo que significa esto). Y la nueva directora ha tenido que lidiar con problemas que en el pasado simplemente hubiesen sido inexistentes. Por ejemplo, el subdirector de comunicación resultó ser un personaje con carrera trunca pero cursando el tercer semestre de una segunda carrera. Y las críticas no se hicieron esperar logrando que el susodicho renunciara a su puesto.

Pero este no ha sido el único caso. Otra funcionaria del Conacyt tenía una licenciatura en moda (?) y desde luego, fue puesta en la picota de las redes sociales. Hasta donde entiendo, fue removida de su cargo. Hoy aparece el caso de la directora de Comunicación Estratégica del Conacyt, Cristina Pouliot Madero, que fue señalada en redes sociales luego de que se descubriera un blog en el que se dice creyente de la “astrología, revoluciones solares y los tránsitos”.


Cristina Pouliot Madero

Pero analicemos el caso: Cristina Pouliot Madero es doctora en biblioteconomía. Vamos, tiene un doctorado y por ende, se asume, que tiene un rigor de acuerdo a su nivel académico. Es decir, la doctora no tomará (o no debería) tomar decisiones sin meditarlas. Finalmente está en comunicación estratégica de Conacyt y al final del día en su chamba tiene que informar de las estrategias que tomará la institución, es decir, ella no está más que para comunicar dichas estrategias.

Pero además, de esto, si la doctora Pouliot cree en la astrología, está en su derecho. Si tiene una página web, si ha dicho que cree en la astrología académica (sea lo que sea lo que esto significa, muy su problema. Si sus creencias no interfieren con su puesto, ¿por qué criticarla? Y entiendo, se supone que el Conacyt está la gente de ciencia que no cree en esas patrañas como la astrología, sí, pero pensemos un poco. ¿Habrá gente en Conacyt que crea en Dios? ¿Por qué no criticamos con la misma vehemencia a esos funcionarios que trabajando en Conacyt, creen en Dios, que finalmente tampoco se considera en los afanes de la ciencia? ¿Por qué creer en la astrología es reprobable pero en Dios no? ¿Quién decide qué creencia es la válida?

No faltará quien me diga que la astrología está demostrada como una teoría falsa, llena de patrañas y mentiras, y en el caso de Dios, pues simplemente no sabemos. Y yo les diría que si es así, si no tenemos la mínima idea de qué es Dios, ¿nada más por eso entonces vale esa creencia? En mi opinión, cada quien puede creer en lo que mejor le plazca y mientras no interfiera con su trabajo, pues no hay que criticar. Las creencias finalmente, están en un plano privado y no público, aunque haya gente que diga a los cuatro vientos que cree en la astrología, en Dios o en Messi.

Pero entonces observo el siguiente fenómeno: quienes critican la designación de la Sra. Pouliot buscan a toda costa lapidarla. No basta la crítica sino, como dice un amigo: "hay que chingársela". Es decir, critiquemos abiertamente la designación en cuanto medio podamos. Hagamos que la doctora en cuestión se sienta avergonzada y entonces renuncie, y busquemos a alguien a modo para que estemos más contentos todos. Porque en serio, la idea es destrozar a la mujer porque sus creencias son descalificables, aunque las creencias sobre Dios sean indemostrables. Así, erijámonos de jueces supremos y digamos a la gente qué debe creer y qué no. Y definamos creencias que son válidas mientras que descalificamos las que se nos antojen.


Paola Villareal

Y ahí les va un dato para aquellos que quieren seguir criticando al nuevo Conacyt, en lugar de ver la oportunidad de que la institución mejore: la nueva directora de ciencia de datos es Paola Villareal (@Paw en Twitter), que además, conozco en persona. Ella es una programadora sin educación académica formal. Para más de uno esta es una mala elección considerando que habrá más de un doctor que es capaz de lidiar con estos temas. Pero les diré algo más: Paola es una estupenda programadora y además, ha ganado una distinción (y una beca), del MIT. Así que no, no tiene ni la licenciatura pero hasta el MIT ha aplaudido su trabajo y la ha hecho acreedora a un premio. ¿Entonces? Después de saber esto, ¿hay que quitarla de ese puesto? ¿o no?

Ahí se los dejo a la reflexión.

Saturday, March 23, 2019

Los resultados del mal gobierno citadino



Yo tengo que viajar en Metro con mucha más frecuencia que antes. La razón es que hace un par de años vendí el "bachoco", un chevy blanco, y eventualmente empecé a usar la red de transporte público: camiones, metrobús y Metro.

En los últimos años en particular, el deterioro del transporte colectivo por excelencia, el Metro, ha sido evidente. Mancera, si mal no recuerdo, subió a 5 pesos el boleto del Metro y alegó que de esta manera se tendrían recursos para mantenerlo funcionando. Cabe decir que el gobierno de la Ciudad de México siempre ha salido con el dramático anuncio del subsidio al Metro, que para cuando subió "dos pesitos", se suponía que el costo real de cada boleto era de 13 pesos.

Y el deterioro se observa en cada estación: cajas donde venden los boletos que no parecen estar en condiciones óptimas. Oficinas de operadores que se ven semi-abandonadas, sucias, sin suficiente luz y nunca con el eprsonal que ahí debiese estar. Pero no me crean, vayan y súbanse al Metro para que vean ustedes directamente esta realidad.

Y creánme, puedo entender que el Metro es un organismo gigantesco, pero se hacen más de 2 millones de viajes por día, lo que equivale -sólo en boletaje, unos 10 millones de pesos diarios. En un mes son 300 millones. Y sí, es tan grande la red del Metro que probablemente este dinero no sea suficiente, pero parecew evidente que este problema de las escaleras es producto del robo en despoblado y a la corrupción. Hoy, prácticamente todo organismo del gobierno citadino requiere de miles de millones para rescatar todo lo que se ha abandonado por falta de mantenimiento. ¿Por qué ahora pasa esto? Porque claramente los recursos no se han aplicado, porque en los últimos años los gobiernos en todo el país han visto al ciudadano como un cliente y lo han tratado de exprimir para llenarse los bolsillos. No es gratuito el hecho de tanto gobernador ladrón.

De acuerdo con Milenio, las fallas en las escaleras eléctricas se debe a la antigüedad y la falta de mantenimiento, (de acuerdo con el STC). La vida útil de unas escaleras es de aproximadamente de 25 años, en total, el Metro cuenta con 468 escaleras eléctricas aproximadamente. Y notas periodísticas han informado que se requieren unos 800 millons de pesos para restaurar el funcionamiento de todas las escaleres mecánicas del STC Metro. Así las cosas.

Monday, March 11, 2019

Una sociedad de opiniones, casi siempre desinformadas



Gracias a Internet hoy en día la interacción humana es más cercana, pero la promesa de ser la sociedad de la información parece estar equivocada.

Cuando apareció Internet, los medios empezaron a hablar de lo que iba a ser la “sociedad del conocimiento”. Gracias a las tecnologías de la información, las brechas culturas se minimizarían, se tendría un panorama más amplio del saber, etcétera. Pero todo esto no pasó y quien afirme esto ahora se expone al ridículo. Hoy lo que tenemos es una sociedad de opiniones.

No es la primera vez que se critica esto. Ya Umberto Eco decía que Internet le había dado voz a una sarta de estúpidos. Las redes sociales le dan derecho a hablar a legiones de idiotas -decía- que eran los que hablaban en los bares y reuniones, pero no incidían estas opiniones en las sociedades. Hoy se sienten con derecho a hablar como si fuesen líderes de opinión. Y como Eco diría: “esta es la invasión de los necios”.

Bajo la premisa de que todos debemos ser iguales, las redes sociales y prácticamente el todo en Internet, nos permiten estar al tú por tú con cualquiera. Ahora todos tenemos derecho a opinar aunque esto sólo sirva para llenar las redes de opiniones intrascendentes que simplemente contaminan (o esconden) la información importante.

Dice Manuel Gil Antón, del Colegio de México, en una discusión sobre la reforma educativa de México: “Menos parloteo y más silencio para oír a los que saben”. Y esta frase bien podría aplicarse a muchísimos ámbitos. Por ejemplo, hoy en día hay herramientas para publicar cualquier información incluso escribir libros sin necesidad de pasar por consejos editoriales con los subsecuentes rechazos. Hoy cualquiera puede publicar lo que quiera pero esto implica que no hay calidad en todas estas expresiones publicadas. Vamos, que no hay quien pueda valorar qué tiene valor y qué no, pues las redes inundan todos los temas. Y entonces, no escuchamos al que sabe, porque no guardamos silencio y porque pensamos que debemos expresar nuestra opinión siempre.

Un detalle interesante es cómo las personas se expresan en las redes sociales. Por ejemplo, encuentran un tema que les parece polémico y sin decir más, se lanzan con opiniones antagonistas pero que en la mayoría de los casos no tienen sustento. Y cuando se les pide que den fuentes para apoyar sus dichos, se molestan, indican que ahí está Google si te interesa buscar, etcétera. Vamos, que muchos internautas creen que sus opiniones son la verdad absoluta y por ende, no pueden ponerse en tela de juicio y por eso, la cantidad de malos entendidos.

Curiosamente, muchos internautas -para hacer valer sus argumentos- inventan noticias falsas. Y esto tiene que ver con la vertiente de agredir políticamente al enemigo público para mostrarlo como inepto o incapaz. Y aunque estas notas falsas, estas “fake news”, son descalificadas rápidamente, mucha gente no tiene ni interés ni investiga al respecto. Se queda con la primera opinión que lee.

Y sí, no todas las historias son de una verdad absoluta, pero como no nos embarcamos en una investigación siquiera mínima sobre nada, entonces caemos en la tiranía de la opinión, en donde las redes sociales incluso pueden hacer mofa del que no está de acuerdo con las mayorías. Un ejemplo claro es cuando un personaje público se expresa contra la homosexualidad, por ejemplo. Las redes sociales le caen encima con toda la violencia del mundo, aunque ese personaje haya emitido su opinión a la cual desde luego derecho.

A veces me pregunto para qué sirve tener acceso a la información literalmente en la punta de los dedos (sólo hay que entrar a Google). El grueso de la población no tiene el mínimo interés por cultivarse. Vivimos en esta sociedad “light” donde además de las comidas bajas en grasas y calorías, también tenemos opiniones “light”, sin ninguna clase de sustento, muchas veces apoyadas por las fake news y entonces, entramos en un circulo vicioso: tenemos el gran poder que nos da Internet pero lo usamos solamente para banalidades, para mentir, para sentirnos superiores y perfectos y además, de una ética intachable. Cosa que en el mundo real nos damos cuenta que es una farsa. ¿O no?

Wednesday, February 13, 2019

La miseria humana



Publiqué hace muy poco, la iniciativa que bauticé como "Reto Tiscareño", pues la idea original es de David Tiscareño, un muy buen amigo al que le gusta mucho el ajedrez y con el que trabajamos en el tema.

David, como puse en la entrada original, es un amante de los libros y cuando quiso empezar a deshacerse de muchos de ellos que ya leyó y que no uiere tenerlos más, los quiso vender en la librería de viejo, pero ante el precio que le ofrecían: un peso por libro, decidió no venderlos pero sí regalarlos. Como mencioné, como yo viajo mucho en transporte público, me ofrecía a ayudarle en su iniciativa. Así, yo me llevaría un libro, encontraría a alguien a quien regalárselo y listo, misión cumplida. Entonces David me daría un segundo libro y ejecutaríamos la misma mecánica.

El primer libro se lo llevó un oficial de policía, que está en la estación Olivo del MetroBús. Me tomé una foto con él para dejar constancia que había dejado el libro en nuevas manos y listo. Puse el artículo de mi blog en Facebook y varios aplaudieron la iniciativa, que es de David, y que además, él "patrocina", por decirlo de alguna manera, puesto que los libros los dona él. Yo solamente los entrego en su momento.

Pero no falta el miserable envidioso, que en este caso se llama Pablo Tamayo, cuya página en facebook es https://www.facebook.com/arturo.aguirre.10485 (dice Arturo Aguirre pero la red social muestra la página de este señor Tamayo), quien contestó a mi nota con:


"Pablo Tamayo Regalo un libro, me tomo una foto y me hago publicidad... #soybuenapersonasiono :v"

Y continuó en el siguiente mensaje con:

"Pablo Tamayo Morsa, si quieres regalar libros a personas que lo necesiten, hay varios colectivos que juntan bibliotecas para comunidades necesitadas (e.g. "Brigada para leer en libertad", el grupo FB "El rincón de la cháchara", etc). Pero si lo que realmente quieres es compartir SELFIES y disfrazarlo como altruismo, pues sigue así, vas bien."

Me sorprendió lo miserable de sus comentarios. Si me tomé una selfie con el que se hizo acreedor a ese libro, fue para que quedara constancia, no para mostrarme como el más bueno. Eso simplemente habla de la calidad moral de este señor Tamayo, que supongo, pretende que solamente se puedan hacer buenas acciones a partir de instituciones. Es claro que me tiene envidia por algo, porque miren, criticar hasta la mínima buena obra que uno puede hacer me parece de una miseria personal espantosa.

Y si he decidido exponer a semejante personaje públicamente es porque no se vale esta crítica a todo porque cree, desde su lamentable perspectiva, que todo acto se hace por una razón y que no puede haber bondad de nadie. Seguramente piensa como el león, que cree que todos son de su condición.

Así las cosas.

Monday, February 11, 2019

México, sus políticos y sus declaraciones patrimoniales



Este nuevo gobierno de la cuarta transformación, lo cual es un mero slogan publicitario, ha indicado que los miembros del gabinete del flamante presidente AMLO, estarían obligados a presentar su declaración patrimonial, vamos, qué bienes tienen. En caso de no hacerlo, el peje dijo que sacaría al infractor de su gabinete. Fue una manera casi de obligar a los nuevos personajes de esta administración, a mostrar transparencia.

Pues bien, Olga Sánchez Cordero, magistrada de la Corte Suprema desde 1995 hasta el 2015, tenía que presentar su declaración patrimonial pero se olvidó declarar un departamento que tien en Houston, el cual está valuado en 11 millones de pesos. Aparentemente la señora no tendría ningún problema para justificar esa propiedad, pues en 20 años de ser magistrada de la Suprema Corte, seguramente le dio el dinero para poder comprar dicho inmueble.

Jiménez Espriú, por otro lado, parece que tiene un departamento en Houston, pero ya salió el funcionario a decir que  el departamento en la torre Briar Place, en Houston, Texas, que no incluyó en su declaración patrimonial, era de su esposa y luego cedió a su hijo las acciones del inmueble. Yo quiero suponer que el ingeniero Jiménez Espriú puede justificar esa propiedad sin ningún problema, pues siempre ha sido un profesional exitoso.

Pero estos dos ejemplos narran una historia que en este país se convierte en vergonzosa: tener dinero es casi un delito. Si alguien trabaja y ahorra, si hace negocios bien habidos, si invierte en lo que sea y obtiene buenas utilidades, es justo pues que las reciba, y finalmente, todo eso podría justificarlo. Pero cuando tenemos tantos casos de corrupción, de personajes que se han hecho millonarios de la noche a la mañana, de personas que ostentan un cargo público y de pronto viven en una ostentación desmedida, nos hace pensar que el dinero es producto de chanchullos, de trampas, de corruptelas.

Y se me ocurre pensar en la "Maestra Gordillo", esa guerrera que congeló Enrique Peña Nieto por seis años y de pasar a ser una mujer enferma, que requería de cuidados especiales para así justificar no estar en prisión, de pronto gana las instancias judiciales y ya la tenemos diciendo que "es una guerrera", y piensa regresar con todo. Vamos, que todo lo que se robó -porque recordemos que la Gordillo es maestra de escuela primaria- le dio para propiedades en Polanco y San Diego, sitios nada baratos en realidad. Y no importa que sepamos que es una ladrona de siete suelas, el hecho es que va por la vida consumiendo vestidos y bolsas de marca de 30 mil pesos, fundando partidos políticos que le dejan más dinero. Lo que interesa es que tiene cara para seguir en la nota pública.

Otro personaje nefasto es Romero Deschamps, líder petrolero con una fortuna espantosamente grande. Es un tipo al que le encantan los relojes finos y no le importa mostrarlos públicamente casi en tono de burla. Y así, va por la vida derrochando y viviendo como hiper-rico. Así las cosas.

Por ello, el sospechoso por omisión el tener dinero. Si alguien -como la Gaviota- se compra una casa de 80 millones de pesos, la malograda "casa blanca", hallamos que ella sale a decir que esa propiedad se la ganó con el sudor de su frente al trabajar por 20 o 30 años (qué más da), en la empresa Televisa. Y no importa lo que digan todos los demás artistas, ella, la Gaviota, sí, Angélica Rivero, ganaba millonadas aunque otras actrices de más nombre del Canal de las Estrellas no llegaran a percibir esas cantidades. Y como nadie puede probar que la Gaviota había ganado dinero ilícito, pues no queda más que creerle o bien, pensar mal. Y en este país parece que "piensa mal y acertarás" es el lema que todos seguimos.

Para resumir todo esto podría citar a Confucio (año 550 antes de Cristo), que dijo: "En un país bien gobernado, la pobreza es motivo de vergüenza. Pero en un país mal gobernado, el motivo o de vergüenza es la riqueza".

Regalo un libro



Un amigo mío, David Tiscareño, es un amante de los libros. En su oficina tiene un enorme número de volúmenes de muchos temas, los cuales incluso tiene en alguna parte catalogados con marcas de diversos colores en el lomo de los libros. Muchos de esos libros ya los leyó y en un momento dado decidió deshacerse de ellos. Una primera opción fue llevarlos a las librerías de viejo, pero el resultado fue decepcionante: le daban en promedio un peso por libro.

David entonces decidió mejor regalar sus libros. Se le ocurrió que una idea: regalar sus libros, uno por uno, a los transeúntes. Como yo estoy mucho tiempo en la calle, muchas veces puedo interactuar más fácilmente con otras personas en la vía pública. Así, David me da un libro y yo me encargo de "colocarlo" con algún lector. Una vez realizada la tarea, llega el siguiente libro. El primer lector beneficiado fue un policía de la estación Olivo del Metrobús (ver foto). Es uno de los libros de ciencias ficción de Asimov y esperemos que el oficial disfrute de su lectura.


Así, llamé a esto "el reto Tiscareño" y quien me vea en la calle y quiera un libro, pídamelo y si lo tengo en ese momento, se lo regalo, cortesía del buen David. Desde luego, habrá ocasiones que no tenga libro que regalar y me disculparán por ello, pero cuando lo tenga, bien podrían hacerse de alguna obra interesante y así todos saldríamos beneficiados, pues el libro sigue transmitiendo conocimiento y llega a más personas.

Todo el crédito es de David Tiscareño. Lo único que hago yo en este caso es simple: apoyo y así.

Sunday, February 10, 2019

Del nuevo gobierno y los expertos al vapor



El gobierno que encabeza López Obrador, el Peje, sin duda ha hecho un número de decisiones dudosas, por decir lo menos. Sin embargo, hay ue reconocer que ha empezado a enfrentar con valentía el sinnúmero de situaciones en donde las administraciones pasadas simplemente ni siquiera veían. El ejemplo más notable es el huachicoleo, en donde un número de personas picaban los ductos de Pemex y sacaban la gasolina para venderla en el mercado negro. El costo a la paraestatal es indeterminado pero el hecho de que este gobierno haya decidido enfrentar el fenómeno ya es aplaudible.

Pero las decisiones que se tomaron afectaron el abasto de combustible en el país, y entonc3s, los detractores del Peje salieron con que éste era el primer paso para convertirnos en la nueva Venezuela. Yo sé de la molestia que es levantarse muy, pero muy temprano, esperando que no haya mucha gente para cargar gasolina, pero el fenómeno de desabasto duró unos días. Hoy, los detractores de AMLO ya no dicen nada al respecto pues el abasto se regularizó.

Por otra parte, se han encontrado toda clase de irregularidades en muchas de las actividades en donde el gobierno está presente de alguna manera. Por ejemplo, en Conacyt se tiene a la Dra. Elena Alvarez-Buylla Roces, impecable como académica y que me asombra que haya aceptado el puesto de directora de esta institución, que busca regular y apoyar el quehacer científico.

El análisis de la Dra. Alvarez-Buylla ha mostrado que una serie de programas de apoyo se han dado a trasnacionales, lo cual suena curioso porque, ¿no debería ser al revés? Y también habló de las cátedras Conacyt, donde unos 1500 científicos reciben dinero por no sé qué labores. Y la idea pudo haber sido buena en algún momento pero aparentemente se ha desgastado. En fin, de un presupuesto de 24 mil millones de pesos, que parece abrumador pero que para la ciencia de un país como México es muy poco, mucho de éste se va en outsourcing, es decir, contrataciones externas para desarrollar diferentes áreas, por ejemplo, la de comunicación social. Y ojo, no se habla de unos miles de pesos, sino de cientos de millones.

Pero el punto curioso es que ahora, gracias a las redes sociales, salen los expertos al vapor en cualquier tema. Todos, desde su cómodo asiento y frente a su computadora, ponen en Facebook sus despiadadas críticas y dan sus sabios consejos sobre lo que se debería hacer. Y así, hay expertos en huachicol, en ciencia, en artes, en estancias infantiles, en el tema que uds. gusten y manden, y todos ellos se sienten con la autoridad moral de decir lo que hay que hacer para que este país funcione.

Y yo me pregunto, ¿por qué aparecen ahora? ¿por qué no hablaron antes? ¿de dónde salió tanto experto al vapor? No lo sé, pero les haré una sugerencia: dejen su red social y vayan a Conacyt, a la instancia que quieran, y pónganse en disposición de pedir trabajo para arreglar como sólo uds. saben arreglar las cosas. Porque hablar todos hablan, pero de comprometerse no veo absolutamente nada.

Y antes de que empiecen a acusarme de chairo y no sé cuánta estupidez más, les diré que no creo que AMLO sea el mesías, el salvador de este país que me parece, es inviable. Yo espero que se reduzca esta corrupción que llegó a extremos inimaginables. Nada más echen un vistazo a la cantidad de gobernadores priístas que fueron acusados de robos millonarios al erario. Nada más fíjense cómo estábamos antes y el desastre que se dejó en la administración federal. Al menos el peje da la cara diario y aunque dice mucha burrada, ahí está, al pie del cañón, amén que le está sacando los privilegios a la clase política. Sí, a esa clase que vivía como reyes y que ignoraba y despreciaba al pueblo, y que lo exprimió tanto como pudo. Ahí está Los Pinos, una especie de bunker que cuando se abrió al público se mostró desvalijado. ¿Y por qué se veía así? Porque se llevaron todo, porque en el fondo sabían que mostrar la opulencia presidencial no iba a caer nada bien a nadie. Pero bueno, ahí están los hechos. Vamos a ver quién se anima a pasar de las palabras y las críticas al gobierno, a las acciones.

Sunday, February 03, 2019

¿Por qué sigue habiendo virus en Windows?



Hace un par de días enfrenté un virus ransomware en mi máquina. Miren que me precio de estar bien educado en cómputo: no abro archivos de correos que desconozco, no bajo programas de sitios inseguros, no hago cosas que en general hacen que las máquinas se infecten, pero de alguna manera entró este virus ransomware (“rapid” se llama) en mi máquina y empezó una pequeña pesadilla.

Lo primero que noté es que la máquina parecía estar lenta. Tardaba incluso en refrescar la pantalla rápidamente, como siempre lo hacía. No le di demasiada importancia pero habría que habérsela dado, pues fue un síntoma importante. Pero al día siguiente, al arrancar la máquina, empezó con un comportamiento errático y entonces empecé a sospechar que algo realmente andaba mal. El administrador de tareas se cerraba sin que yo lo hiciese o había un aviso de querer re-arrancar. Y de pronto, apareció un mensaje diciendo que mis archivos estaban encriptados. Escuché entonces que el disco duro tenía una actividad exagerada. Apague la computadora entonces y decidí investigar qué hacer.

Como ya el virus me había dicho que había cifrado mis archivos, sabía de qué se trataba. Encendí la máquina y maté todos los procesos que me parecieron sospechosos. Un archivo llamado info.exe parecía ser el culpable del cifrado. Los archivos comprometidos tenían todos un añadido, que era ".rapid".

Aparentemente el virus había hecho su tarea y se había auto-borrado. La razón de esto es que si alguien puede hacerse del virus, quizás pueda ver cómo cifró la información y así ayudar a los usuarios afectados a descifrar la misma. Desde luego que se me pedía un rescate en bitcoins, el cual no pensaba dar por dos razones: primero, porque está demostrado que una vez que se paga, prácticamente nadie recibe el decodificador de los archivos cifrados y los ciber-criminales en realidad no les importa ayudar. Hicieron lo que quisieron, se salieron con la suya y finalmente ¿quién confía en quien te hace daño?

Revisando los archivos comprometidos, encontré que el virus había cifrado mis carpetas con mi tesis. Cada vez que hacía modificaciones a la misma, copiaba toda la carpeta y las iba numerando. Tenía las últimas cinco o seis versiones de la tesis. El virus cifró las imágenes realmente, pero no mis archivos “.bib” y “.tex”. También el virus cifró una carpeta de archivos públicos con imágenes y un par de carpetas donde tenía mi código fuente de mis programas en Delphi. Parecía pues un desastre.

Pero en realidad, como mencioné al principio de este artículo, fue una pequeña pesadilla, porque tengo respaldo de todo, de mi tesis, de mis imágenes, de mi software, etcétera. Simplemente borré los archivos cifrados y puse los nuevos. Esto me salvó de un feo coraje y de un problema que me hubiese quitado mucho tiempo solucionar.  Vamos, en un par de horas tenía todo de nuevo como estaba originalmente.

Entonces me pregunté ¿por qué Windows sigue teniendo estos problemas de seguridad? ¿Por qué no es como Linux o OS X? Hay muchas razones para ello. La primera es que Windows está construido en un sistema de archivos en donde en una sola carpeta está todo el sistema (C:\Windows). Si eliminamos uno de los archivos de esa carpeta podemos dejar inutilizado el sistema. En Linux no es así, pues hay varias carpetas del sistema, por ejemplo /bin, /usr, /root. Vamos, el sistema está distribuido en muchas carpetas. Una segunda razón es que en Windows los programas tienen la extensión .exe, lo que hace que los criminales y programadores de virus puedan atacar estos archivos. En Linux no se necesita de estas extensiones particulares, pues se pueden crear modos para que los archivos hagan lo que queramos y no necesitamos siquiera ponerle extensión.

Pero quizás lo más importante: Linux tiene un sistema de archivos con permisos, en donde cada archivo puede ejecutarse, leerse o escribirse. Esto puede regularlo el usuario y así, por ejemplo, cualquiera puede meterse a mis archivos, por ejemplo, pero no puede, si no quiero, que los modifique. Los permisos los da cada usuario del sistema. Esto se puede hace también con las carpetas, por lo que un virus podría adentrarse, pero si no tiene los permisos del usuario, no puede modificar ningún archivo de ninguna carpeta.

Esto no quiere decir que Linux no pueda sufrir de virus, pero claramente es más difícil que esto ocurra porque el sistema jerárquico de permisos, por mencionar uno de los puntos importantes, permite controlar quién puede leer, escribir o ejecutar un archivo o meterse en una carpeta determinada.

Así, ¿por qué Windows no crea un sistema de permisos? Lo tiene, pero nadie lo usa y además, es poco efectivo porque hay que pasar por una serie de ventanas para hacer esto. Si Microsoft quisiese, debería hacer una forma mucho más simple para realizar esta tarea, además de hacer una jerarquía real en los usuarios para otorgar y dar permisos. Así, por ejemplo, cuando un programa se quiere instalar, el sistema siempre podría avisarle al usuario que alguien está tratando de instalar un programa en particular y entonces podríamos revisar qué está pasando. Muchos antivirus tienen esto implementado y no entiendo por qué Microsoft no toma las acciones pertinentes.

Sí, Windows ha ido evolucionando con los años y un problema que tiene es que debe mantener muchas cosas del pasado para que los siguientes sistemas puedan trabajar con lo que el usuario tiene. Y esto sin duda tiene un costo. Pero claramente, con esta nueva generación de ransomware, bien podría pensarse que hay que decidir nuevas acciones y quizás incluso, ir modificando el sistema para hacerlo de verdad más seguro.

Sunday, January 27, 2019

Premios Oscar 2019: otra vuelta a lo mismo



Cada cierto tiempo encuentro que en este país el tercermundismo es como una enfermedad incurable. Cada vez que aparecen las nominaciones a la estatuilla Oscar, si hay algún mexicano en ellas, montamos una fiesta mediática bárbara, como si ya hubiésemos ganado. Y para colmo, validando un premio que da la cinematografía gringa y desvalorizando la estatuilla mexicana, el Ariel, que a nadie le importa si existe o no.

El asunto es que Cuarón, quien vive y trabaja en los Estados Unidos, ha sido nominado diez veces diez por su película "Roma", la cual además, es una producción de Netflix, es decir, como ya es costumbre en este caso, México no ha apoyado ni invertido un peso en el trabajo del afamado director.

La Academia de Artes Cinematográficas de los EEUU ha nominado a Roma en las categorías: Mejor director, mejor película, mejor película extranjera, mejor actriz, mejor actriz de reparto, mejor guión original, mejor fotografía, mejor diseño de producción, mejor sonido y mejor mezcla de sonido. Y curiosamente, el día de las nominaciones estaba yo desayunando en una fonda cuando en el programa Hoy, en donde están estos pseudo-locutores que son además solamente importantes para Televisa, como Galilea Montijo o el Burro Van Rankin, hablaban de lo maravilloso que había sido el tener tantas nominaciones... Y pedían entonces para las redes sociales el hashtag: #Todossomosroma... Eso para que vean el nivel de tercermundismo, del supuestamente alegrarse porque hay un mexicano que al final del día la está haciendo en el cine estadounidense aunque repito, Cuarón vive, come, duerme, trabaja y sueña en los Estados Unidos. Aquí no le hace caso nadie. Aquí no le dan un peso para sus filmes. Pero eso sí, lo nominan y se nos hincha el pecho de orgullo ante semejante personaje mexica, que trasciende las fronteras.

Yo no he visto aún Roma y por eso no doy mi opinión al respecto. Hay argumentos encontrados y hay quien dice que es  una joya mientras que otros indican que es un capítulo de la Rosa de Guadalupe pero filmado en blanco y negro. No lo sé, nomás digo sobre lo que he leído. Pero como todo mundo en las redes sociales se sube al tren del mame, entonces vemos como aplauden a rabiar a Cuarón, ese extraordinario mexicano, aunque sólo le hagamos un poquito de caso si es que hace el suficiente ruido por sus películas.

Son diez nominaciones y probablemente gane en más de una. Y si eso pasa, aquí trataremos de nuevo como héroes a los ganadores, hasta que llegue el siguiente show mediático. Y por mí, ojalá que ganen, pero yo no me identifico con Cuarón porque él es mexicano nomás en el papel, porque su trabajo no lo hace aquí, porque vive fuera del país y porque en México muchas veces no es cuestión de talento para recibir apoyo, sino de tener las palancas correctas.

Así las cosas...

Saturday, January 19, 2019

El libro de los Guliev: decepcionante



Hace unas semanas vi un libro que me pareció interesante: "Test your chess skills", de Logman Guliev y Sarhan Guliev. El primero es maestro internacional y el segundo es gran maestro. Tengo la impresión que son hermanos por las fechas de nacimiento (1968 para el GM y 1974 para el MI).

Como otros libros, este es de ejercicios de ajedrez, en ocasiones de táctica, en otras ocasiones de estrategia. Cada diagrama viene con la información sobre quién le toca jugar y una pregunta de opción múltiple, por ejemplo:

Las blancas están:

1. Mejor
2. Igual
3. Peor

Parecía bueno. La portada ayuda porque cuando ésta es atractiva, pareciera que el libro debe valer la pena. Y créanme que esta opinión no es mía, sino un hecho editorial que por ejemplo Selector usa para tratar de vender más. La editorial gasta un buen recurso en crear una portada atractiva y casi siempre tiene relieve, lo que la hace quizás más atractiva al tacto.

La cuestión es que tenía grandes expectativas sobre esta obra. La compré en Amazon pero el gigante de los libros eventualmente me mandó un correo indicando que no podían mandarme el libro en la fecha prometida. Tenía pues la opción de cancelar el pedido, cosa que no hice por el momento. Tampoco me urgía hacerme de dicho libro.

Pero he aquí que los amigos de Forward Chess -que tienen un sistema de libros electrónicos de ajedrez, el cual se parece a PDF pero con la virtud de poder leer el libro y al encontrar la partida, poderla ver en un tablero electrónico e incluso, ayudarse en el análisis con Stockfish- me pidieron que hiciese una revisión de su app y a cambio me dejaron elegir dos libros para usarlos con su programa.

Elegí el libro de los Guliev y el otro día lo empecé a ver con un alumno que tengo, que está muy motivado en ajedrez. Comenzamos desde el ejercicio 1 (el libro tiene 224 ejercicios) y comenzamos a verlos uno por uno en el tablero real.

Empezamos a ver que algunos ejercicios no parecían tener una solución estrictamente correcta y en otros los autores no daban explicaciones a jugadas que, en mi opinión, tendrían que haber comentado. Por ejemplo:

En la partida Tkachenko - Guliev S., Voroshilovgrad 1989, las negras hicieron como su último movimiento 23. ... f5.



En el libro se pregunta:

¿La posición de las blancas es:
A) ganadora
B) desesperada
C) igual ?

Después de analizar por un rato, hallamos que hay dos posibles alternativas importantes para el blanco: 24. Axf5 o 24. Txf5. Y en ambos casos parece estar el blanco con posición ganadora.  La partida siguió 24. Axf5 gxf5 25. Cf6+ Rh8 26. Txe6 y las negras abandonaron 1-0.

¿Pero qué hubiese pasado con 24. Txf5 ? El libro ni siquiera menciona esta posibilidad. Si le ponemos a Stockfish (en ForwardChess) esta posición, indica 24. Txf5 (+3.75) y 24. Axf5 (3.49). Komodo, en la PC dice: 24. Txf5 (3.16) y 24. Axf5 (2.82). De hecho, 24. Txf5 es mejor que la jugada que se hizo en el tablero. En cualquiera de los casos las blancas tienen una posición ganadora (en donde uno de los autores del libro pierde la partida, curiosamente). Yo creo que hubiese sido interesante mencionar qué pasaba con 24. Txf5 al menos. Pero no, lo ignora.

Otro ejemplo:

La siguiente posición se dio en la partida Guliev, S. - Nevednichy, URSS 1991. Juegan las blancas.



Aquí se pregunta en el libro:

¿La posición de las blancas es:

A) ganadora
B) desesperada
C) igual ?

Es claro que las negras tienen un fuerte ataque y Guliev S (el gran maestro), está en problemas. Sin embargo, halló una combinación simplona, que Russek calificaría de "rutinaria" y jugó: 42. Tc8+ Rh7 43. Th8+ y tablas con la dama por jaque perpetuo. Esto claramente es lo único porque las negras tienen un ataque feroz con sus dos piezas. Vamos, que es un ejercicio con una combinación de dos movimientos. Ni difícil ni espectacular.

Por cierto, al final de cada ejercicio viene una frase célebre, un aforismo, etcétera. No me gustó. No tiene mucho sentido cada uno de ellos y sale sobrando, sobre todo si pensamos en jugadores con ambición de competir.

Y en la medida que seguíamos viendo ejercicios notamos que todos son de partidas de los Guliev. ¿Eh? Vamos, que puedo entender que los ajedrecistas quieran mostrar sus éxitos y en ocasiones sus fracasos cuando el rival ha jugado mejor, pero poner 224 ejercicios donde solamente hay posiciones de partidas de los Guliev, me parece absurdo. Digamos que da la impresión de ser un libro más egocéntrico que un libro de ejercicios de ajedrez. Vamos, si por ejemplo, hago un libro así, y pongo 224 fragmentos de partidas de Mijaíl Tal, probablemente sea una buena idea, porque el mago de Riga tenía un ingenio desbordado y centenas de partidas con una imaginación extraordinaria. ¿Pero hacer un libro así con posiciones de los Guliev? No me convenció. El libro busca ser una especie de copia del libro "The Best Move", de Hort y Jansa, un clásico que sin duda está muy bien escrito, con posiciones con variedad de temas tácticos o estratégicos.

Y pensé entonces: bueno, veamos los Elo de los autores: Guliev (Logman), maestro internacional de Azerbayán, tiene 2322 puntos. Sarhan (gran maestro), tiene hoy día 2337. Y que conste, un rating bajo no significa que no sea un buen didacta, pero la realidad es que el libro es decepcionante por varios motivos.

Finalmente, en la bibliografía de la obra se anota que usaron los motores de ajedrez Houdini 6, Komodo 10 y Stockfish 9. Pues no lo parece o al menos deja en duda variantes que deberían mencionarse.

En resumen, si usted es un jugador ocasional, quizás encuentre entretenido el libro. Si busca mejorar porque le interesa el ajedrez de competencia, me parece una obra decepcionante. Fallida.

Friday, January 11, 2019

Cuando Kasparov ignoró el sacrificio griego



La sexta partida del primer match entre Deep Blue y Kasparov, en donde el representante humano venció a la máquina por 4-2, presentó en la sexta partida una posición muy interesante, que no es otra cosa que el patrón del regalo griego, el cual se da cuanedo el alfil blanco ataca h7, la dama está en d1 y un caballo se encuentra en f3. Además, puedeo (o no), existir un peón blanco en e5. Pero veamos la partida. Cabe decir que ésta era la última y la anterior Kasparov había ganado.

Garry Kasparov - Deep Blue IBM
Philadelphia, PA USA (1996.02.17) sexta partida

1. Nf3 d5 2. d4 c6 3. c4 e6 hace su aparición una defensa semieslava 4. Nbd2 Nf6 5. e3 c5 Deep Blue abre el juego en una variante curiosa, en donde las negras han perdido un tiempo jugando antes c6. 6. b3 Nc6 7. Bb2 cxd4 8. exd4 Be7 9. Rc1 O-O 10. Bd3 Bd7 11. O-O Nh5? Deep Blue parece haber perdido el acceso a su libro de aperturas. El caballo se va a una casilla que, además, no está defendida. 12. Re1 Nf4 13. Bb1 Bd6 14. g3 Ng6 15. Ne5 Rc8 16. Nxd7 Qxd7 17. Nf3 Bb4 18. Re3
19. h4!? Kasparov siente que su posición da para un fuerte ataque. -la dama y el alfil en esa maquinita típica, parece darle ventaja. Nge7?  (19... dxc4 20. bxc4 Be7 era la recomendación en esta posición.) 20. a3 Ba5 



21. b4 (Kasparov consideró  21. Bxh7+ Kxh7 22. Ng5+ que es el patrón del sacrificio griego, pero el Campeón humano decidió tomar un enfoque más pragmático debido a que Deep Blue podía calcular 150 millones de jugadas y quizás podría encontrar una defensa al conocido sacrificio. Pudo haber seguido 22...Kg6 (22... Kh6 23. Nxf7+Kg6 24. Nxd8 Rxd8 25. b4 Bc7 26. Qg4+ Kf7 27. Rce1 e5 28. Qxd7 Rxd7 29. dxe5Ke6 30. Rd3 con ventaja ganadora) 23. Qd3+ Nf5 24. g4 dxc4 25. gxf5+ exf5 26. bxc4 con ventaja decisiva) 21... Bc7 22. c5 Kasparov tiene una posición muy cómoda. Tiene espacio y ningún riesgo. Re8 23. Qd3 g6 24. Re2 Nf5 25. Bc3 h5 26. b5 Deep Blue empieza a quedarse con menos espacio. Nce7 27. Bd2 Kg7 28. a4 Ra8? este tipo de jugadasn muestra que Deep Blue no sabe a ciencia cierta cómo seguir. (28... a6 29. bxa6? bxa6 30. Qxa6 Ra8 31. Qb5 Nc6 y las negras tienen ya más acción con sus piezas.) 29. a5 a6? horrible situación para la máquina. 30. b6 Bb8 (30... Bd8 31. Ne5 Qc8 32. c6 Nxc6 33. Nxc6 bxc6 34. Bf4 Qb7 35. Be5+ Kg8 36. Bc2 Rc8 37. Ba4 Rf8 38. Rec2 ganando) 31. Bc2 Nc6 32. Ba4 Re7 33. Bc3 Ne5? un truco táctico pero inútil. 34. dxe5 Qxa4 35. Nd4 Nxd4 36. Qxd4 Qd7 37. Bd2 Re8 38. Bg5 Rc8 39. Bf6+ Kh7 40. c6! Kasparov termina con autoridad la partida.} bxc6 41. Qc5 Kh6 42. Rb2 Qb7 43. Rb4! y la máquina se rindió. (nO 43. Qe7?Qxe7 44. Bxe7 Bxe5 y la torre blanca quedó atacada.) 1-0

Probablemente Kasparov hizo bien al no entrar en el cálculo de variantes. La partida la ganó de manera convincente y la "supremacía humana" aún estaba a salvo.

Sunday, January 06, 2019

Cuando nos hacen creer que somos únicos e irrepetibles



Hoy la tecnología está en toda partes. Los teléfonos celulares inteligentes parecen ser casi cotidianos y el acceso a Internet es casi omnipresente. Y a partir de ahí, las empresas que fabrican teléfonos celulares o que hacen apps, buscan ser parte del consumidor de formas que la mercadotecnia parece dictar.

Por ejemplo, yo tengo una computadora PC con sistema operativo Windows. Es el sistema más usado en el mundo y la base instalada es del 84%, aproximadamente, probablemente más. Hay quien tiene una computadora Macintosh, de Apple, sistema que no rebasa el 16% de base instalada en todo el planeta. Pero la mercadotecnia de Apple les ha hecho creer que cada Macintosh es una especie de máquina portentosa, infalible, hermosa, sin problemas de ninguna clase. Pero más aún, les han hecho creer a esos consumidores que son únicos e irrepetibles y que tienen no una computadora, sino todo un "ecosistema" formidable que nunca falla y que cuando falla, es culpa del usuario.

Y entonces ocurren discusiones casi bizantinas en las redes sociales sobre qué sistema operativo es mejor y en muchas ocasiones se llegan a los insultos. Y mientras unos hablan de que su sistema tiene mucho más software que el del antagonista, este último habla de la calidad de los productos que adquiere que sí, son costosos, pero "yo los valgo", terminan por concluir.

Y así, de pronto, hallamos que estas discusiones sin sentido se trasladan al ámbito de los celulares. Y Apple, por ejemplo, que ha logrado consumidores cautivos a los que se les puede vender todo y que son capaces de hacer cola una semana antes de que se venda el nuevo teléfono en la tienda de la manzana, apelan a que los iPhone son mucho mejores que cualquier otra marca e incluso no falta quien dice que "le puse un teléfono Android a mi hija y a la media hora lo dejó de usar por inservible" y linduras de esta naturaleza. Y todo es parte de esta propaganda que los mercadólogos han trabajado intensamente y que muestran estos resultados.

Y si no lo creen, estimados lectores, vean el siguiente video en donde la empresa Payless, que vende zapatos en Estados Unidos a precios muy económicos, se inventaron una tienda sofisticada, poniendo precios a esos zapatos por precios 1800% más costosos. Invitaron a YouTubers e influencers que cayeron en la trampa, que se creyeron toda la trampa montada. Cuando se les dijo la verdad a los que habían adquirido "sofisticados" zapatos, cuando se trataba de zapatos de bajo costo, no lo podían creer. Los hicieron quedar en ridículo aunque como consolación, les regalaron los zapatos adquiridos.



Y el ejemplo es interesante porque nos muestra cómo actuamos y cómo somos. Y por eso tenemos cines platinum y cines para el peladaje, o colas de banco para los mortales con dinero de los mortales y colas para los clientes premier, en donde su dinero parece que es de otro mundo. Y es por eso que la gente paga no sé cuanto por ir, muchas veces, a la premier de una película,  la alfombra roja, y verla antes que los demás, y con tantita suerte, salir en los medios como "invitado de honor", cuando en el fondo los mercadólogos están vendiendo "status", categoría, exclusividad, que no son más que adjetivos calificativos para que la gente crea que es especial.

Y es por eso que me sigue llamando la atención cuando recibo un mensaje que dice: "Enviado desde mi iPhone", casi marca registrada de Apple, aunque con ese mismo criterio también me han llegado mensajes que dicen: "enviado desde mi Windows 10", cosa que hasta me da más risa. Pero he ahí el punto: ¿en qué momento fue más importante el dispositivo con el que se manda un mensaje que el mensaje mismo? ¿En qué momento nos creímos todas estas babosadas que la mercadotecnia nos hace creer casi a diario? Explíquenme.

Thursday, January 03, 2019

Los pobres millonarios



Ya inició hace 34 días el nuevo gobierno y más allá si llegó el Mesías salvador de México o si nos va a convertir en la nueva Venezuela, me gustaría más bien tratar el tema del matrimonio de Peña con la Gaviota, Angélica Rivera.

Su relación, televisiva y mediática, dejó ver que la Gaviota es una mujer ambiciosa y de pronto hizo una fortuna que nadie más en Televisa pudo hacer. Y me acuerdo de la Gaviota cuando empezó en un programa de videos musicales. Una chica muy guapita que estaba incursionando en la farándula local mexicana. Eventualmente la artista en potencia empezó a destacar y finalmente fue protagonista de algunas novelas. Se casó con el hermano de Verónica Castro, tuvo no sé cuantas hijas y de pronto pasó… Le presentaron a Peña Nieto y ella se enamoró por completo, dejando a su anterior marido. No voy a juzgar esto último pues está en el ámbito de lo privado, pero la cosa es que se divorció e hizo N trámites extraños para poderse casar por la Iglesia Católica, anulando así su anterior matrimonio. Vamos, quería empezar de cero con Peña. Y su boda fue todo un espectáculo. La actriz con el futuro presidente. Linda combinación.

Pero esos tiempos se acabaron y se acabó el sexenio, y se acabó Peña Nieto, personaje al que ahora ni las moscas le hacen el mínimo caso. Si antes era el mandamás, si para cada cosa que decía alguien estaba atento tomando nota, ahora no hay quien le eche un lazo. Su fama, su carisma, su galanura, todo, desapareció porque dejó de ser el presidente. Y pienso que debe ser un golpe terrible que de pronto no te haga caso nadie pero bueno, así pasa con este puesto de presidente de México.

A cambio de esto, Peña Nieto y probablemente la Gaviota, se hicieron de mucho dinero.  No lo sé de cierto pero si los gobernadores robaban, que él y su mujer no lo hicieran no suena como lo más probable. Y ya salió información de TVNotas, un pasquín lamentable, indicando que la Gaviota había comprado una mansión de 63 millones de pesos en California, aunque horas después la propia Gaviota, en alguna de sus redes sociales, desmentía esto, indicando que la casa era rentada por el padre de sus hijas para su trabajo… Vaya usted a saber.

Pero a lo que voy, imaginemos un día en la vida de la Gaviota con Peña, si es que siguen juntos. Imaginemos que se levantan, se bañan y desayunan… ¿Y después? ¿Leerán el periódico? ¿Comentarán las noticias? ¿Verán “Venga la Alegría”, un penoso programa matutino de TV Azteca? ¡O verán a Loret de Mola despotricar acerca del Peje? ¿Qué harán?… Difícil que lean porque a Peña no le gusta leer y eso lo sabemos de cierto. ¿Y la Gaviota leerá? No lo creo, no parece muy interesada en la lectura.
Quizás se ocupen de sus hijos pero no resulta probable, porque ya son casi todos adultos. Entonces ¿qué harán hasta la hora de la comida? ¿Se sentarán a verse las caras? ¿Se conectarán a Internet a las redes sociales para ver memes? Es un misterio.
Llega la hora de la comida y la Gaviota y Peña seguramente comerán algo que le habrán hecho más de una cocinera. Beberán quizás vino, comerán viandas gourmet, no sé de qué podrán hablar. Tal vez la Gaviota le diga que vio un vestido muy bonito en el “mall” en donde vivan. Peña podrá contestarle que vaya y se lo compre. ¿Por qué no? Y entonces la Gaviota podrá disponer de chofer y quizás “guaruras” e irá a comprar la ropa que le gustó. Y tal vez compre joyería, zapatos, qué sé yo, todo lo que algunas mujeres quieren tener en cantidades industriales. Y como puede tenerlo, no tiene que soñar con ello, basta desplazarse a la tienda donde vio lo que quiere y comprarlo.

Y llegará a su casa y le modelará su vestido nuevo al que no es “la señora de la casa”, como una vez dijo Peña Nieto. Y bueno, ya se está haciendo tarde y hace hambre. Cenarán, verán la televisión, acaso una película en Netflix, y se dormirán.

Y es que con todo ese dinero que deben tener, no tienen que preocuparse del futuro ni de ellos ni de las siguientes generaciones. Tienen una especie de lámpara de Aladino, que la frotan y obtienen el deseo que quieren. Van y lo compran. ¿No quisieron las hijas de Peña/Gaviota ponerse un tatuaje y trajeron a través del avión presidencial al mejor tatuador de los Angeles? Todo se puede en el mundo de la Gaviota y Peña. La mujer que ganó tan bien en Televisa y su marido, que ahorró sus pesitos de su sueldo, que no pudo gastar porque el Estado le pagó seis años de mantenimiento para él y su prole.

Y llega el otro día… ¿Qué harán nuestros personajes? Tal vez piensen en viajar pero ¿viajar? ¿con el peladaje? No. Peña debe tener amigos con aviones privados, desde luego. Pero ¿viajar? Si ya viajaron todo lo que quisieron… ¿Entonces? Un misterio de estos pobres millonarios.

Porque miren, yo sé que todos quisiésemos tener el dinero a manos llenas, el futuro asegurado, para poder tal vez dedicarnos sin la problemática del subsistir, al tema que más nos guste. Pudiese ser que a alguno de mis cuatro lectores le gustaría ser pintor, o caricaturista quizás, o ajedrecista, ¿por qué no? Pero hay que trabajar, hay que ganarse la vida. Si tuviésemos tanto dinero como Peña y su Gaviota, bien podría uno dedicarse de tiempo completo a la actividad que más nos gustase, que tal vez podría ser incluso escribir un libro. Pero no estamos en esas condiciones y quienes lo están, como la Gaviota y Peña, viven una vidas anodinas, sin ningún afán intelectual. Ella seguramente siempre se verá despampante y él será el galán que todas las mujeres quieren en su colchón. Pero no van más allá de esa imagen glamorosa, que no tiene esencia, que es un cascarón que no protege nada porque no hay nada internamente.

Por eso, millonarios pobres, pobres millonarios que nada son en realidad más que papel moneda. Que no les interesa nada más que lo superfluo, pero que en el fondo son sólo figuritas bonitas que a la larga a nadie le importan. Y como ya no son nadie en México y en el mundo, viven las vidas más tristes y penosas de la Tierra.

Y en su superficialidad no lo saben, aunque no entiendan por qué tienen ese sentimiento de que algo les falta. De verdad, pobres millonarios.