Monday, April 13, 2020

El futuro de la cuarentena



Estamos a 13 de abril del 2020 cuando escribo esto. He seguido de cerca el asunto del covid-19, de la pandemia que tiene prácticamente al mundo en cuarentena. En México se decidió empezar el 19 de marzo la misma, cerrando escuelas. Se supone que esto duraría hasta el 19 de abril y el ingenuo e incompetente del presidente de nuestro país así creía que iba a ser. Sin embargo, en la medida que se acercaba la fecha, los datos hacían indicar otra cosa. Y entonces el subsecretario López Gattell (sigo sin entender por qué el Secretario de Salud sale nomás esporádicamente), dijo que se aumentarían dos semanas más la cuarentena, vamos, ni siquiera eso, serían apenas 11 días más.

En el transcurso de las conferencias de las 7 de la noche, en donde se informa de la problemática del coronavirus, se ha visto que pronto nos encontraremos en esa fase 3, que es imposible de evitar. La cosa es hacer que sea lo menos exponencial posible, o como le dicen, "aplanar la curva de contagio". La razón -más allá del contagio- es que si crece masivamente la cantidad de infectados, los servicios de salud serán insuficientes, aunque ya lo son desde hace muchos años. Y de hecho, supuestamente para paliar esto, el gobierno ya pactó con los hospitales privados, para que "cedan" camas para cuando se presente la fase 3. Pero que quede claro, los hospitales privados no lo hacen porque son filántropos. Lo hacen porque hay un fondo del gobierno de 40 mil millones de pesos, para la crisis del coronavirus. Así, e llegó a un acuerdo con la iniciativa privada en el rubro de hospitales.

He leído que López Gattell indica que la tercera semana de abril será la de más alto contagios, y estaremos en la inevitable fase 3 de la pandemia. Y si esto es así, ni crean que la cuarentena va a acabar el 30 de abril. En mi opinión, lo que va a pasar es que habrá un poco más de movilidad para que empiece a moverse la economía, pero la cuarentena probablemente va a seguir, para la mayoría de los mexicanos, todo mayo. Y después de ahí quizás empecemos a ver el regreso escalonado y gradual a las actividades cotidianas, aunque probablemente habrá restricciones en ciertos ámbitos.

La cuestión es que pandemia o no, detener la economía del país no puede hacerse por muchos meses. La gente tiene que sobrevivir y ganarse el sustento. Algunas empresas han decidido que pagarán sueldos como si nada pasara, como Liverpool, por ejemplo, pero otras, como Alsea, que controla un montón de negocios de comida: Burger King, Italiannis´s entre otros, ha dicho que si no se labora pues no se pagan sueldos. Y quizás el gobierno pueda presionarlos pero esto no puede hacerlo por mucho más tiempo, es decir, hay un límite porque la economía no perdona.

Las medidas sanitarias sólo son para paliar el problema, pero el mundo actualmente no puede pararse N meses para que pase la dificultad. Habrá que regresar a las actividades, sí, gradualmente, pero imposible que sea posible mantener eternamente la cuarentena. Sin embargo, el panorama es pues, seguir enclaustrados al menos por todo mayo. Dijo el ignorante del Peje, que no se entera de nada, que piensa que ya el 10 de mayo se podrá ir incorporando al mundo económico a muchas empresas pero la realidad es más simple: el peje no entiende la o por redonda. Ya verán que seguiremos en cuarentena hasta el 31 de mayo. Y como dicen algunos: "guarden este post". Ya verán que no me equivoco.

Saturday, April 11, 2020

¿Eliminar los títulos del ajedrez?



Daniel Gormally ha escrito un curioso libro: "Insanity, passion and addiction, A year inside the chess world", de la Editorial Chess Evolution. Es una narración muchas veces deprimente, sobre la vida de un gran maestro el cual, en su propia perspectiva cada vez es más mediocre en su juego, sufriendo el ajedrez moderno el cual, además, parece ser para los jóvenes en donde él, Gormally, con casi 40 años, parece ser ya un "viejo". El libro tiene muchas partidas, análisis y anécdotas de este gran maestro que más que deprimente en ocasiones parece sarcástico, como buen británico.

En una parte de la obra, Gormally dice lo que él cree hay que hacer cambiar el ajedrez de competencia, hacerlo más atractivo e interesante para las masas. En un punto indica:

Desaparecer los títulos

El concepto de los títulos [en ajedrez] es obsoleto. Regrese en el tiempo unos 50 años y notará que el título de GM significaba algo, ahora los GMs valen dos peniques (incluso siendo yo GM). El sistema de rating es tan preciso que no pienso que se requieran ya de títulos. El rating será suficiente para demostrar la fuerza de un jugador".

Es cierto lo que dice Gormally. Hoy en día el rating es bastante preciso como para no necesitar los títulos en ajedrez, pero claramente dan una idea del nivel de un torneo sin, por ejemplo, tener que revisar los ratings de los jugadores, por ejemplo. Además, si lo pensamos, los requisitos para hacer el título de MI y GM son muy claras y es como cuando uno va a la universidad: aprobar una serie de asignaturas que prueban que uno sabe lo suficiente como para que se le otorgue el título profesional.

La analogía, sin embargo, es débil -lo sé- porque en una licenciatura no se tiene "rating", es decir, la única medida es aprobar las asignaturas que se le requieren, por lo que, al final de unos cuantos años, se supone que el estudiante que las ha aprobado califica profesionalmente en el área que haya estudiado.


GM Danny Gormally


Gormally, por ejemplo, plática cuando Jonathan Hawking venció a M. Marin, en la última ronda de un torneo, para asegurarse su norma final para que se le otorgase el título de gran maestro. Gormally escribe: "Y cuando su oponente se rindió y dejó el tablero, Jonathan descansó en la mesa por unos momento, su cabeza en sus manos, tal vez abrumado por algo que había buscado tan duramente, en donde había puesto tantas largas y frías horas estudiando para ello, finalmente le pertenecía".

Y yo creo que esa experiencia es muy valiosa, es motivante y no debería perderse porque sí, el sistema de rating es muy preciso. De hecho, los títulos en ajedrez incentivan alos jugadores a seguir. Muchos que son Maestros FIDE quisieran ser Maestros Internacionales y estos, a su vez, les gustaría ser Grandes Maestros.

¿Pero qué piensan mis cuatro lectores?