Monday, May 27, 2019

De cuando exhibimos nuestra ignorancia



Sí, todos somos ignorantes en algo y si decidimos hablar de un tema que desconocemos, es fácil ser blanco de burlas o de correcciones por tocar algún tema del cual no tenemos mucha idea. Y evidentemente no podemos saber de todo pero bien podríamos tener algo que le denominamos "cultura general", la cual nos da incluso criterios para no cometer feos errores cuando tocamos el tema que sea.

Y si viene a cuento esta reflexión es porque el presidente de México, en los últimos días, ha salido con un par de pifias poco más que lamentables. Por ejemplo, dijo que en México ya había imprenta y universidades desde hace 10 mil años. Lamento informarle que es un aserto ridículo. De hecho, se consigna la universidad más antigua que inició en el año 1088 D.C. Así que oficialmente lo que dijo el peje es un dislate. Cabe mencionar que de acuerdo con los libros de historia oficial, la fundación de Tenochtitlan (hoy México) ocurrió el 13 de marzo de 1325, hace 693 años; y fue hasta el 8 de marzo de 1535 cuando España funda el virreinato de la Nueva España, situada en lo que hoy abarca el gran territorio de México.



Pero ante la ola de comentarios desatados, el Peje salió a meter la pata más profundo en el fango:



Lamentable por donde se le vea. Demuestra una ignorancia absoluta y termina uno pensando que si Peña y su respuesta sobre los tres libros que nunca leyó es de pena ajena, pues López Obrador lo ha superado y con creces. Vamos, ser presidente de este país no le da licencia a decir estupideces.

Pero podemos ir más lejos y ya es esto preocupante. Alex Lora, el cantante del TRI, famoso por frases como: "¡Canten, putos!", fue contratado para cantar el himno nacional mexicano en la final del Tazón México. No sé a quién se le ocurrió esa brillante idea y ni si cobró el cantante por ello. Pero primero, como cantante deja mucho que desear y el señor vive de las composiciones que canta desde hace años y que son coreadas por un grupo de seguidores. Pero más allá de eso, no hay más que decir del cantante en cuestión. Así, echen un ojo al video de ese acto:



Triste asunto, totalmente Lora fuera de contexto y una pobreza educativa que ya es preocupante.

Y sí, todo esto no es privativo de México, pues en Estados Unidos tienen las sandeces cotidianas de Trump, por ejemplo, pero la verdad, me parece que en este país no nos merecemos que pasen estas cosas, por decir lo menos.

Saturday, May 25, 2019

Receta para vivir mejor



El mundo es en realidad un lugar hostil para vivir. De hecho, la vida no es fácil y la supervivencia en ocasiones es muy complicada. En regímenes políticos como el nuestro, donde supuestamente el capitalismo es lo que impera, hay que hacerse de recursos para poder salir adelante. Y desde luego, tenemos que luchar cotidianamente contra el aumento de precios en todos los rubros, por ejemplo, cosa que hace la vida más difícil, porque en general los egresos alcanzan a los ingresos y no hay nunca suficiente compensación. En los últimos 40 años en México, por no decir más, la lucha constante es la de evitar que los gobiernos nos quiten el poder adquisitivo, cosa que hacen mediante un sinfín de trucos: inflación y devaluación, son dos de ellos. Cuando estos eventos ocurren, los que vivimos en este país perdemos valor a nuestro trabajo porque sí, nominalmente ganamos lo de siempre, nada más que ahora ya no alcanza para pagar lo que antes pagábamos con nuestro sueldo.

Pero yo creo que aparte de los malos gobiernos, que por años se han servido con la cuchara grande, como por ejemplo Peña, que claramente vivía como un emperador. Y la prueba está en las listas de vinos y licores que se sirvieron en el avión presidencial en sus viajes, o bien, en lo que hicieron cuando el Peje abrió los Pinos y quitó a este inmueble el status de residencia oficial. Vamos, que antes de abrir las puertas de la casa del presidente en turno, se llevaron todo, hasta los cuadros. Dejaron el cascarón. ¿Por qué? Porque no hubiesen podido justificar la ostentación y lujo con el que vivían. Y para muestra un botón: en el mandato de Fox, hubo el "toallagate", porque se aceptó dotar de toallas por unas cantidades bárbaras. Si no lo recuerda, vea aquí.

Pero todo esto es mera consecuencia de un capitalismo brutal, que no piensa más que en el beneficio propio. Y entonces, el capitalismo tiende sus reglas del juego y obviamente impide o hace difícil el compartir las cosas con los demás, que sería una posibilidad razonablemente buena para no vivir tan mal en muchas ocasiones.

Lo que quiero decir es que en el capitalismo el compartir es literalmente ilegal. Si yo me compro un programa de computadora, está prohibido que se lo pase a mis amigos. Si me compro un libro electrónico, no puedo compartir con nadie este contenido. Y entonces, o lo hacen muy difícil de compartir o bien lo hacen ilegal. Y esto pasa con la música y en general con prácticamente todos los contenidos digitales. Pero esta prohibición (real o aparente), para hacer complicado o ilegal el compartir, va en contra de algo natural: nosotros queremos compartir con amigos y familiares lo que sabemos y por qué no, lo que tenemos.  Y el capitalismo nos quiere prohibir esta actitud elemental.

¿Qué hacer? La realidad es que no es tan difícil brincarse esta prohibición. Por ejemplo, el software libre y de código abierto, permite que todo aquel que quiera pueda compartir con propios y extraños el trabajo de software de otros. Esto también puede verse en algunos artistas y escritores, que permiten que sus contenidos se difundan de manera libre y gratuita. Y déjenme ponerles un ejemplo que viene directamente de los Estados Unidos: Embarcadero es quien hace Delphi, un lenguaje de programación para Windows. Hoy en día el lenguaje está más que maduro y permite crear aplicaciones para iOS, Android, Windows y Mac OS (y ya incursionan en Linux de nuevo). Pues bien, en los últimos años Embarcadero vendía muy caro su software y probablemente siempre ha tenido sus clientes que le comprarán todo porque satisface sus necesidades. Pues bien, hace un par de meses anunciaron su "community edition", la cual es casi idéntica aue la versión comercial (que cuesta más de 2 mil dólares), con la restricción que no puede usarse para hacer software comercial que exceda en total unos 5 mil dólares anuales (unos 100 mil pesos al cambio actual).

Y Embarcadero parece haberse dado cuenta que si "regala" parte de su trabajo, poniendo una restricción que no es tan grave y que permite a muchos usar Delphi, probablemente la base instalada de programadores en esta plataforma pueda crecer. Y lo mismo ha hecho Microsoft con su Visual Studio. De acuerdo a una entrevista que hice a un programador de la empresa, cuyo nombre no me acuerdo en este momento, Visual Studio "community edition" es más que suficiente para la mayoría de los programadores.

Pero todo esto no tiene porqué mantenerse en el ámbito del cómputo. Curiosamente Donald Knuth, una "vaca sagrada" del mundo de las ciencias de la computación, nos dice: "Lo que es importante, una vez que uno tiene suficiente para comer y una linda casa, es qué puedes hacer por los demás, que es lo que puedes hacer para contribuir con la comunidad en la que vives" [*].

Así pues, si todos damos y ponemos de nuestra parte, podemos hacer este mundo hostil en muchos sentidos, un poco mejor. Pongo ejemplos: ¿Qué tal que los médicos den una tarde, un par de horas, a la semana, para atender a personas que muchas veces no pueden pagar una consulta con un especialista? ¿Qué tal donar un poco del tiempo libre a enseñar a otros lo que uno sabe? Por ejemplo, cuando he organizado unos cursillos de programación, por cuestiones de espacio sólo hay cinco lugares. Se cobra a cuatro y se da un lugar para un "becario", lo cual es una forma de ayudar, quizás no exageradamente buena, pero seguro ayuda a alguien.

La receta es fácil, pues, y Knuth no lo pudo haber dicho mejor.

_______

[*] Jack Woehr. An interview with Donald Knuth. Dr. Dobb's Journal, pages 16-22 (April 1996).

Sunday, May 19, 2019

La actuación del Peje en estos pocos meses



La nueva administración del gobierno, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, lleva unos seis meses en funciones. Y en este tiempo muchas decisiones han sido muy polémicas. Por ejemplo, decidió que el Nuevo Aeropuerto, que se estaba ya construyendo en Texcoco, se suspendería, a pesar de llevar un 30% de avance y que a cambio, se haría uno en Santa Lucía. Habiendo no sé cuantos contratistas, la decisión del ejecutivo es de dudarse pues hay que indemnizar a todos los que fueron contratados para la obra de Texcoco, pero eso no impidió que el Peje tomase esa decisión.

Otras decisiones como quitar el apoyo a guarderías para darles directamente a los padres de familia el apoyo, fueron malinterpretadas por aquellos que sólo buscan desprestigiar al nuevo gobierno. Y en muchos casos, temas en donde nadie hablaba ahora todos son expertos y evidentemente ninguna decisión de López Obrador les gusta.

Yo les diré qué pienso: que no los entiendo. ¿Querían seguir como cuando estaba el PRI con Peña, en donde éste vivía en los Pinos como un verdadero rey? ¿Querían que todo cambiara mientras a ese grupo que no está ahora contento con el Peje no les afectara en nada? ¿Qué esperaban que pasara? ¿Y en términos reales, cuánto les afecta las decisiones del Peje directamente?

Porque miren, el mexicano es aquel que quiere que haya reglas, orden, regulaciones, leyes, siempre y cuando no le afecten a él. Así, quiere policías honrados, pero no se tentará el corazón si dando una mordida les perdonan una infracción, por ejemplo. Y es por eso que las cosas están así y hay esta absurda polarización. Además, ahora mucha gente ha visto en las redes sociales una forma de sacar toda su frustración, una válvula de escape, y en su desesperación de tener que aguantar al Peje los siguientes seis años, ponen cualquier nota que lo desacredite, aunque ésta sea reciclada o manipulada evidentemente.

En mi opinión, hay que esperar a ver qué pasa. Si el Peje dice: "Me canso ganso" o "lo que diga mi dedito" en sus "homilías mañaneras", me da lo mismo. Pero si empezamos a ver que la economía empieza a verse afectada, lo que inmediatamente notaremos en nuestros bolsillos, entonces habrá que hacer las reconsideraciones del caso.

El asunto es que los memes, los videos falsos, las fake news, las notas y fotos recicladas, como aquella de una marcha fifí contra AMLO en donde en realidad era una foto de la marcha contra la inseguridad de hace unos años, no les hace un favor a nadie y enturbia más el ambiente. Es claro que quien pone una foto reciclada o pone una nota en contra del Peje lo hace por diversos motivos, algunos personales, para sacar su frustración, etcétera, pero habría que revisar qué publicamos y ver las razones por las que así actuamos.

Cabe decir que no me interesa defender al Peje. Tuvimos años y años con personajes de terror en la silla presidencial y ahora el Peje, el que era el Mesías de este país, ahora es más malo que la carne de puerco. ¿Y Peña, apá? ¿Y Fox, apá? par de tipos tontos y nefastos que gobernaron este país y demostraron una gran ineptitud, pero ya los olvidamos, ya no están. Uno es un bocón que habla desde su rancho porque no lo han  medicado y el otro no dice nada porque está más ocupado con su nueva novia en España. Al menos eso dicen en las redes sociales, ¿verdad?

Así pues, ¿qué es falso y qué no? ¿a quién le vamos? ¿por qué no actuamos de forma más inteligente? ¿por qué no actuamos así hace unos años (donde cabe decirlo, ya había redes sociales)? ¿De verdad alguien quiere regresar a los tiempos en donde los ciudadanos de este país son clientes cautivos de una sarta de ladrones que se llevaron miles de millones (y que nadie los atrapa para juzgarlos)? Ahí se los dejo de tarea.