Wednesday, January 29, 2020

De las calamidades cotidianas



La ética periodística parece no existir. La razón es que los periódicos tienen que venderse y por ende, deben poner notas que llamen la atención de los potenciales lectores para que, finalmente, compren las publicaciones. Pero esa razón contribuye a empezar a no tomar en serio las notas y en muchas ocasiones son finalmente "fake news" o al menos, se parecen mucho.

Los medios de información, ya sean en papel o electrónicos, toman una nota de moda y entonces la engrandecen o la olvidan, dependiendo de como sus auditorios las perciban. Por ejemplo, hace unos meses Denise Maerker, en el noticiero de la noche por el canal de las estrellas, decía que la caravana de migrantes que quería llegar a los Estados Unidos, era "la peor crisis humanitaria de los últimos tiempos" (o algo así). ¿Y qué pasó? Ya se olvidaron de esta "peor crisis". ¿Entonces fue tan terrible? Parece que no.

Hoy, por ejemplo,se habla del coronavirus, que parece estar afectando a China, y entonces las noticias son aparentemente terribles. Empiezan a reportarse decenas de muertos por este virus, aunque nunca salga un solo familiar en los medios, lamentando la muerte de su pariente. Pareciera que todos estos muertos son anónimos. Y además de esto, se nos "salpica" con notas como la del descubridor del virus, en China, que ya murió -dicen- de esta enfermedad. Y no sólo eso, hay ya escritos en los medios que indican que "el virus puede ser más contagioso de lo que se pensaba" o que "se teme, en un 70%,  que llegue el virus a nuestro país". Y la cosa es alarmar tanto como se pueda, porque sin duda eso vende.

Y como ya he dicho antes, las peores calamidades son aquellas a las cuales no podemos enfrentar y hay que esperar que simplemente no nos toque. Por ejemplo, ¿cómo podemos protegernos de este nuevo virus? Misterio. ¿Cómo sabemos si hay alguien infectado? Más misterio. Y si todo esto fuera poco, el Presidente de México ya dijo que estamos preparados si es que llega el virus al país. ¿Cómo nos hemos preparado? Nadie parece saberlo.

A mí me cansa tanta estupidez periodística. No colabora a informarnos y simplemente quiere mantenernos asustados. ¿Cuándo se harán adultos y responsables en sus escritos? Ese sí que es un gran misterio.

No comments: