Saturday, September 22, 2018

Cosas que no entiendo (II)



Este país es kafkiano en un sinfín de situaciones y me parece que la mayoría de los que vivimos en México ya asumimos muchos comportamientos y no nos preguntamos nada, aceptando incluso injusticias evidentes.

Por ejemplo, acabo de ir a Playa del Carmen, el cual es un sitio con unas playas paradisiacas, con el tradicional azul del mar de Cancún y una arena blanquecina fina e impresionante. Sin embargo, debido al sargazo las playas están llenas en la costa por esta alga y nadar incluso en el mar así no parece ser una buena idea. Sin embargo, se tienen kilómetros de playa y bien que mal uno puede tomar el Sol cual lagartija por algún tiempo (bloqueador incluido).

El problema es que al llegar a la playa, encontramos que sí, hay kilómetros de ésta, pero está concesionada a los hoteles de la zona. En la mayoría de ellos tienen camastros y sombrillas, las cuales son para uso de los clientes de dichos hoteles. Si usted osa acostarse en alguno de esos camastros notará que no pasa mucho tiempo hasta que llega un empleado y les indica que ahí es propiedad del hotel y por ende, no puede uno estar ahí. La única solución es alquilar una sombrilla, por unos 300 pesos (todo el día), y acostarse en la arena (o encima de la toalla que un lleve).

Y la realidad es que esto es un comportamiento por demás injusto para cualquier turista. Si las playas son de México y no pueden ser propiedad privada, entonces el gobierno da permiso (y seguro cobra por ello), para que los hoteles puedan disponer de esos espacios en beneficio de sus negocios. Muy bien, pero ¿por qué el gobierno no exige a estos hoteles que aparten una zona para los turistas aunque no sean del hotel y desde luego, provean de camastros y sombrillas? Misterio. Porque en el régimen de las cosas, las playas no son de los mexicanos, sino de los hoteles que han logrado que el gobierno en turno les concesione esos espacios. Así, la única manera de usar esos espacios es -hoy por hoy- el alojarse en esos hoteles que tienen la concesión de las playas.

La pregunta obligada es: ¿Qué se puede hacer ante esto que es un abuso en contra de los turistas en general?

2 comments:

Andrea said...

En efecto los hoteles pagan una cuota para tener una concesión que les permita hacer uso de las playas para sus actividades, pero la playa no es de su propiedad ni te pueden impedir pasar por la zona concesionada. Si lo intentan, pueden ser sancionados. Están en su derecho de rentar camastros, pero nada te impide estar en la arena sin pagarles un peso. Recuerdo que un abogado nos platicó que alguna vez fue a la playa concesionada de un hotel y cuando le dijeron que se fuera, citó las leyes relevantes y no sólo lo dejaron quedarse, sino que también le regalaron un coctel (bien que saben...). Puedes denunciar a algún hotel en donde te dijeron que no podías pasar ante la Profepa, si no me equivoco.

El Reglamento para el uso y aprovechamiento del mar territorial, vías navegables, playas, zona federal marítimo terrestre y terrenos ganados al mar dice:

Artículo 17.- Los propietarios de los terrenos colindantes con la zona federal marítimo terrestre, terrenos ganados al mar o a cualquier otro depósito de aguas marítimas, deberán permitir, cuando no existan vías públicas u otros accesos para ello, el libre acceso a dichos bienes de propiedad nacional, por lugares que para tal efecto convenga la Secretaría con los propietarios, teniendo derecho al pago de la compensación que fije la Secretaría con base en la justipreciación que formule la Comisión de Avalúos de Bienes Nacionales.

En caso de negativa por parte del propietario colindante, la Secretaría solicitará la intervención de la Procuraduría General de la República, para que por su conducto, se inicie el juicio respectivo tendiente a obtener la declaratoria de servidumbre de paso.

Artículo 74. Son causas de revocación de las concesiones o permisos otorgados, las siguientes: (...) VI. Obstruir o impedir el libre acceso o tránsito a las playas marítimas en contravención a lo dispuesto en el presente Reglamento.

Morsa said...

Gracias por las aclaracionea, Andrea. Aún así, el gobierno debería exigir una zona en donde el, hotel, al que se le hace el favor de concesionar la playa, preste un servicio a la gente al menos con camastros y sombrillas. Creo que es lo mínimo justo.