Wednesday, September 26, 2018

De la envidia



Dice la Wikipedia (2012): La envidia (del latín invidia) es aquel sentimiento o estado mental en el cual existe dolor o desdicha por no poseer uno mismo lo que tiene el otro, sea en bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas. Y si hablo de esto es porque estoy notando que por alguna razón, ahora parece que hay mucha gente que me es hostil, que me insulta, que busca difamarme incluso. Me explico.

Estoy en Facebook y recibo el mensaje del usuario Armando Castro, que vive en Mérida aparentemente. A eso de las 12 de la noche, quizás un poco más tarde, me dice: "Hola", para continuar con un "eres un fanfarrón". Me sorprendo un poco y le pregunto por qué me dice eso. Me contesta con un mensaje poco claro sobre que he jugado varias veces en el Carlos Torre, un torneo de ajedrez que se hace en diciembre cada año y que se llena de grandes maestros. Le indico que siempre he jugado el Torre mal y que, efectivamente, nunca he sacado premio. Le aclaro que no soy un profesional del ajedrez y que juego y estudio porque me gusta, pero que no me dedico a eso (claro, si me dedicara y nunca sacara un premio pues sería poco menos que lamentable y tal vez hasta criticable). Y entonces el Sr. Castro me dice: "Todos en Mérida saben que eres un fanfarrón" y remata: "todos en la República lo saben". Vaya, parece que el Sr. Castro ha hecho una encuesta a nivel nacional para saber si soy o no un fanfarrón. Le pregunto qué le molesta, si le he hecho algo. Me contesta que no, pero eso no me quita lo fanfarrón. Decido entonces bloquearlo. No puedo creer que alguien se haya molestado en querer platicar conmigo por Facebook para insultarme. Le digo que voy a bloquearlo y me contesta con un "fanfarrón".

Y esto lo achaco al canal de YouTube que ha empezado a tener éxito. Estamos acercándonos a los 100 mil suscriptores, una meta que hace un tiempo parecía imposible para un canal de ajedrez pero sorprendentemente, parece que ha caído bien en el gusto de los amantes del juego ciencia. José Antonio Pontón, con quien grabo, hace mucho trabajo de edición y apoya para que todo esto empiece a funcionar, pero parece que la envidia de algunos es inevitable y entonces expresan su molestia como el siguiente mensaje que me llegó a uno de los videos:


Este mensaje no lo entiendo. Si yo veo un contenido pésimo no sigo más ese canal. ¿Por qué alguien se molesta en escribirme eso? La respuesta es simple: por alguna razón le da envidia. Y les diré algo, quizás sea justificable envidiar algo queuno no puede tener, por ejemplo, imaginemos que yo quisiera un Lambourghini (cosa que no quiero en el mundo real). Claramente no puedo hacerme en esta vida de un coche de ese precio porque quizás ni siquiera lograse juntar ese dinero en mi vida. Pero envidiarme porque tengo un canal en YouTube cuando cualquiera puede hacer lo mismo, me parece sorprendentemente raro.

Cuando veo estas muestras de molestia y enojo me doy cuenta que si yo, que tengo un canal con apenas 100 mil suscriptores, soy blanco de toda clase de insultos, no sé qué sentirán los "influencers" o los "youtubers" con millones de suscriptores, ya sea el Werevertomorro, Yosstop o Luisito Comunica, entre otros.

Creo que la envidia es uno de los peores sentimientos de los seres humanos. Envidiamos lo que no podemos ser porque no queremos hacer el mínimo esfuerzo para hacerlo. Si hablamos de ajedrez, apuntamos las fallas de los grandes maestros en sus partidas porque eso nos da un sentimiento de superioridad tal vez, mostrando los fatídicos errores de los que nadie se salva y que -desde luego- los "engines" de ajedrez muestran casi al instante. Pero eso nos hace feliz, disminuye a lo mejor nuestra envidia que es de pena ajena.

En fin, no quería dejar pasar esta reflexión. Así las cosas en este mundo de la comunicación instantánea y del Internet.

1 comment:

Jose Guadalupe Sanchez Lopez said...

Creo que la reflexión también podría ser, haz lo que te gusta, crea el contenido que te apasiona y y si a alguien no le gusta, pues el problema de ellos que no lo consuman


Saludos