Tuesday, June 20, 2017

El gobierno espía mexicano



El aparato de "inteligencia" gubernamental siempre me ha parecido un contrasentido. Si hay alguien tonto en lo que se refiere a procesos de inteligencia es el gobierno mexicano, que -acostumbrado a mentir y pensar que todos les creemos- salen con argumentos francamente fuera de lugar. Pondré un caso: la muerte de una pequeña en el estado de México, en donde la familia decía que se habían robado a su hija, la cual apareció muerta en su cama, en el borde de la misma, en donde nadie -repito, nadie- la vio a pesar de que se buscó en todos los cuartos del departamento de lujo donde vivía. Las explicaciones oficiales son burdas, totalmente increíble pero aún así, todo -dicen las autoridades- fue un penoso accidente y la pequeña se ahogó cuando se cayó al borde de la cama. Ajá.

Pues bien, ahora ha empezado el siguiente escándalo en el gobierno de Peña, que ahora involucra, de acuerdo a una noticia del New York Times, el espiar a periodistas, activistas de derechos humanos, entre otros personajes. Incluso se dice en el mencionado artículo que se espió al hijo de Carmen Aristegui, que es menor de edad.

Yo no sé quién fue el inteligente personaje del gobierno que decidió esta acción, en particular, la de espiar lo que el hijo de Aristegui decía cuando hablaba por su iPhone porque, seamos francos, ¿de qué puede hablar un adolescente desde su iPhone? (Y aún siendo el espiado alguien políticamente para temer, estaría en su derecho de decir lo que se le pegue en gana en su teléfono en las comunicaciones personales que tenga. Pero el caso es que parece ser que un programa israelí, creado específicamente para estas tareas y que además, sólo lo pueden comprar los gobiernos para supuestamente espiar a malosos, terroristas o criminales, se había insertado en los teléfonos de Loret de Mola, la Aristegui, el hijo de ella, entre otros.

Ese software, cuyo nombre es "Pegasus", parece violar las medidas de seguridad de los teléfonos modernos y colocarse y ejecutarse dentro de ellos, tomando control del micrófono y la cámara de video, sin que el usuario del teléfono lo sepa. Con ello, presumiblemente, se puede espiar todas las actividades que las personas hacen en sus teléfonos.

Pero toda esta historia, de por sí grave, me parece que tiene todos estos visos de una narración periodística para vender más. En mi opinión, el gobierno podría pedirle a los carrier de la telefonía celular, por ejemplo, que les diera los datos de personas, de sus llamadas, desde donde se hicieron, cuanto tardaron, etcétera. Y no habría necesidad de software israelí, ni de este juego baboso de espías y ladrones. Estos mecanismos se realizan desde hace muchos años en muchos lados del mundo, inclusive los Estados Unidos. Snowden es un ejemplo de que en el país vecino el gobierno espía a miles de sus ciudadanos además de personajes de la política internacional, presidentes de otros países, etcétera.

Y la verdad es que de qué se asombran. Los gobiernos no quieren perder el control y en México, que desde hace rato se vive con un malestar constante por cómo actúa el gobierno en todos los frentes, pudiese ser un catalizador y los futuros gobernantes de los partidos en el poder, quieren evitar a toda costa que lleguen los indeseables como López Obrador, por ejemplo. Y entonces espiarán a quien haya que espiar, qué más da.

Si el gobierno y su aparato de "inteligencia" se metió a investigar a periodistas, pues hace mal, porque para colmo, es un gremio que no se va a dejar y que precisamente tiene acceso a los medios. Y a nadie le gusta ser espiado, aunque no deba nada a nadie. No se vale, no se puede hacer, es ilegal y es una canallada que el gobierno federal mexicano use recursos públicos para estar tratando de ver qué acciones tienen los ciudadanos que todos los días quieren poner los puntos sobre las íes.

Todo el numerito me sigue pareciendo mediático y eso significa que seguirá hablándose de ello en estos días, pero finalmente se olvidará todo, porque así somos, con una memoria de "teflón" bastante patética.

2 comments:

AA said...

Pues si son unos tontos con herramientas de primera, ya se había evidenciado hace tiempo, cuando sucedió lo de hackingteam, que gastan millones en esto, ya sabemos a donde va a parar parte de nuestros impuestos.

Lo peor del caso que ni siquiera es para seguridad nacional (que aun si fuese así, tal como lo mencionas no justifica ser espiado), es solo para estupideces políticas y pa no dejar que el AMLO y otros independientes les ganen el mandado.

http://www.animalpolitico.com/2015/07/empresa-de-hackers-exhibida-por-venta-de-software-espia-a-paises-represores-y-mexico-resulta-su-principal-cliente/

reyna sonia cardenas pimentel said...

Bueno, de autoridades que mienten y se convencen de que les creemos estamos llenos, me recuerda cuando en rueda de prensa le preguntaron a nuestro ex comisionado para la seguridad nacional Monte Alejandro Rubido, si los 33 de Ayotzinapa estaban desaparecidos 6 meses después del incidente y contestó -No es que estén desaparecidos lo que pasa es que no les hemos encontrado- já, y digo yo ¿Entonces no es que estén muertos lo que pasa es que no están vivos? Gracias por la info y saludos.