Tuesday, December 25, 2018

Del accidente de la pareja Moreno Valle


Martha Erika Alonso, gobernadora de Puebla, y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, fallecieron en el desplome del helicóptero en el que viajaban. El accidente ocurrió a los 10 minutos de despegar el aparato y dejaron sin duda en el país, un sentimiento de una "amarga navidad".

Cada vez que muere algún político de esta manera trágica, salen a relucir toda clase de teorías: atentado, sabotaje, etcétera. De la nada también salen los "expertos" que indican que casi casi el helicóptero que se estrelló era una nave flotante imposible de caer a tierra por accidente. Haciendo una simple búsqueda en Internet hallé que, desde luego, esos helicópteros, como muchos otros, se han caído. Pueden visitar esta liga aunque hay muchas otras con reportes específicos de lo que falló en la nave siniestrada, etcétera.

Suponer un sabotaje o un atentado requiere de pruebas, de dictámenes periciales y del trabajo de verdaderos expertos y no de todo aquel que en Facebook o Twitter cree que sabe del tema, en este caso de los helicópteros. Y creo que en cualquier caso, quien acusa debe demostrar sus dichos y si no puede, callarse. Porque plantear un escenario ea 25 días del nuevo gobierno, no ayuda a nadie, polariza de manera ridícula posiciones y entonces no falta quien cree que fue el Peje y su nueva mafia del poder quien decidió eliminar a Moreno Valle y a su mujer, la nueva gobernadora de Puebla (sustituyéndolo a él).

Pero hagamos un recuento de algunas cosas que sabemos ya: ¿Por qué se subieron a un helicóptero los ahora fallecidos? ¿Acaso fueron a un evento político o a analizar lo que ocurría en alguna zona de Puebla con cierto tipo de problemas? Pues bien, la realidad es que Moreno Valle y su mujer se subieron al artefacto volador porque iban a la ciudad de México, a una comida con el padre del ex-gobernador fallecido. No tomaron, cabe decirlo, un helicóptero del gobierno poblano, sino que usaron uno privado. Otra cosa que se sabe es que la pareja no tenía hijos (al menos un problema menos en estas horribles circunstancias).

Pero fíjense: ¿qué hacen los políticos de hoy? viajan en helicóptero porque ir por automóvil en carretera es ridículo. Y no sé decirles si pagaron ese trayecto mortal o si fue alguna prebenda porque iba la actual gobernadora de Puebla y el ex-gobernador. Lo que me queda claro es que estos personajes, que visten siempre elegantemente, se dan una auténtica vida de reyes.

De acuerdo con este sitio, el alquilar un helicóptero privado pequeño por alrededor de una hora, puede costar unos 200 dólares, pero si se trata de helicópteros más grandes, vuelos más prolongados, que requieren mayor logística, etcétera, el costo por hora puede ser mayor a los 1000 dólares por hora.

Los precios de una empresa llamada Voom, son estos:

Aeropuerto Ciudad de México → Interlomas
Desde MX$2.899
Tiempo promedio: 12 minutos

Aeropuerto de Toluca → Interlomas
Desde MX$5.249
Tiempo promedio: 16 minutos

Montes Urales → Santa Fe
Desde MX$2.349
Tiempo promedio: 5 minutos

Así pues, es claro que son transportes para los pudientes.

Un caso de uso de helicópteros públicos para cuestiones privadas fue el de David Korenfeld, exdirector de Conagua, que fue sorprendido por las fotos de un ciudadano que las ventiló en las redes sociales cuando el funcionario se subía al aparato con sus hijos para ir al aeropuerto. Era claro que el señor no quería padecer el tráfico citadino. Lo bueno es que lo ventanearon y tuvo que renunciar, pero claramente se mostró de nuevo la impunidad con la que actúan cuando tienen poder.

Yo lamento el accidente de la familia de Moreno Valle,  pero la imagen del político, que se dice, hizo toda clase de trucos para que su mujer ganara la elección en Puebla, es de un tipo nefasto. Y como está en el gran poder, se cree impune. Pero en esta ocasión parece que el destino le jugó una mala pasada. En términos humanos un asunto terrible. En términos políticos un asunto que como todos los que pasan en el país, nunca se sabrá lo que verdaderamente pasó.

Wednesday, December 05, 2018

Un bonito corto de "stop motion" de Abraham Dueñas



El canal de ajedrez en youtube (buscar "manuel morsa"), ya acumula unos 124 mil suscriptores al momento de escribir esto. Me sorprende un poco pues nunca esperé tener tanta gente suscrita interesada en el arte de las 64 casillas.

Normalmente recibo decenas de correos de personas que me saludan, me piden consejos, clases, jugar conmigo, etcétera y en la medida de lo posible, contesto a todo aquel que se molesta en escribirme a mi correo electrónico.

También recibo peticiones y comentarios tanto en Facebook como en Twitter y en esta última red social recibí el siguiente mensaje:


El video al que hace referencia es el siguiente:


Fue una interesante y linda idea, la cual agradezco. Me siento halagado y sé que Pontón (con quien grabamos el canal de ajedrez), también lo considera un video estupendo. Agradezco a Abraham su esfuerzo y esperemos que la gente lo siga y haga más de estas joyitas.

Tuesday, December 04, 2018

La identificación más inútil en nuestro país





México se cuece aparte. En este país ocurren las cosas más extrañas y por ello quizás se dice que Kafka debía haber nacido aquí, y que las costumbres, que rayan en lo kafkiano serían básicamente "costumbristas". He aquí un ejemplo cotidiano: yo tengo una licencia de conducir, la cual se usó por muchos años como una manera de identificarse, pues viene mi fotografía, mis datos personales básicos, etcétera. Pero he aquí que al gobierno se le ocurre crear la "credencial de elector con fotografía", con un sinfín de candados para que sea infalsificable  y entonces, para que el respetable se haga de ella, se decide decirle a las instituciones oficiales, a los bancos, a todo lugar donde los ciudadanos deben identificarse, que no acepten ya la licencia de conducir.

Y esto fue hace años, pero la orden parece que se toma a pie juntillas. De hecho, el otro día fui a Telcel porque el teléfono de Pilar no reconocía el chip. Nos comentaron que el cambio de chip costaba unos cincuenta pesos. Accedimos al pago y entonces la que nos atendía nos pidió una identificación. Pilar sacó su licencia de manejo... ¡Mala idea! porque de inmediato la señorita nos indicó que ya no estaban aceptando esta identificación. Entonces protesté. Le dije que la licencia de manejo no se saca en un estanquillo o en la tienda Soriana, sino que la otorga la autoridad, la policía. Pilar interrumpió mi perorata diciéndole a la encargada que la ayudara, que no podía quedarse sin teléfono. Yo me callé y la que nos atendía le fue a preguntar a sus superiores que aceptaron que se identificara con la licencia de manejo. Finalmente nos dieron el chip, el cual funcionó correctamente y asunto solucionado. Quizás, y como me dijo Pilar después, si no me hubiese interrumpido y hablado ella, habríamos salido del centro de Atención sin chip ni teléfono funcionando.

Pero no entiendo, ¿qué criterios son los que hacen una identificación aceptable? ¿Quién decide qué documento es válido y cuál no? Misterio. Una vez en un banco pregunté si llegaba el hermano de Salinas de Gortari con un pasaporte falso, le pagarían un cheque a ese nombre. El empleado me dijo: "si eso dice el documento, aunque yo supiese que ese señor tiene un pasaporte falso, le pagaría el cheque". 

Así las cosas, en cualquier lugar del mundo civilizado la policía es "la autoridad" y los documentos de identificación que generan son más que aceptables y suficientemente fieles a la verdad para sustentar que la persona que porta una identificación es quien dice que es, pero en México no...