Friday, October 20, 2017

El festival Aleph de la UNAM


Entre las actividades del Festival Aleph de Ciencia y Arte, en la UNAM, en el Centro Cultural Universitario, fui invitado a compartir una plática con el Monero Bef, con el que hablaremos de la física de los superhéroes. Bef además de monero e un estupendo escritor y novelista.

Así pues, el 21 de octubre del 2017 (sábado), estaremos a las 11 am en el Centro Cultural Universitario, para platicar de este tema, que quiero suponer, será interesante a partir de que Bef sabe de Comics un montón y un poco más.


Monday, October 16, 2017

Programación lúdica: ecualización del histograma de una imagen



El proceso digital de imágenes tiene una serie de técnicas para poder manipular los pixeles de una imagen. En un artículo pasado vimos la manera de ajustar el contraste a partir de estirar el histograma de frecuencias de valores de los pixeles en una imagen de tonos de gris. Cabe señalar que en una imagen de grises solamente puede haber 256 tonos diferentes, cuyas componentes de color son: (0,0,0) que es el negro; (1,1,1) que es menos negro... y así hasta (255,255,255), que es blanco.

Desafortunadamente el estirar el histograma no sirve cuando la diferencia entre el contraste mínimo y máximo es de 255, porque la fórmula para cada nuevo pixel sería: (TonoDeGris / 255) * 255, lo cual sería dividir entre 255 y multiplicar entre 255, lo que dejaría el resultado como el pixel original. Por ello, es necesaria otra técnica y ésta es lo que se llama la "ecualización de un histograma".

Cuando uno "ecualiza" algo, por ejemplo, una señal de audio, lo que hacemos es que los bajos y los altos se igualen. En lo que se refiere a gráficas, cuando hay muchos pixeles oscuros entonces se reduce esa cantidad y si hay pocos pixeles claros, se incrementan estos.

Para "ecualizar" (o igualar) los valores del histograma, lo que tenemos que hacer es simplemente crear algo que se llama CDF (Cumulative Distribution Frequency), lo cual es simplemente un arreglo de 256 bytes que contienen la suma de los valores de las frecuencias de los valores previos. Por ejemplo, si tenemos valores de frecuencias para los tones de grises: 52 tenemos 1, 53 tenemos 3, 58 tenemos 2 y 59 tenemos 3, entonces el CDF será 1, 4, 6, 9, etcétera, para el CFD[52], CDF[58] y CDF[59]. Simplemente sumamos el valor actual con el anterior y listo. Teniendo este valor, solamente nos falta calcular la ecualización de cada pixel, la cual es una función como ésta, para cada pixel en la imagen: NuevoPixel = round(((CDF[R]-1) / CDF[255]) * 255).

Para ver si esto funciona, tomemos la siguiente imagen de Lena:



Y procesemos de acuerdo a lo que hemos dicho:



Puede observarse que la imagen se ecualizó y el contraste cambió significativamente. Nótese cómo el histograma se "estiró" de alguna manera.

Cabe señalar que esta técnica puede no ser necesariamente la mejor pero todo dependerá de qué queremos hacer y por qué queremos ecualizar una imagen.

A quien le interese este tema, escríbame a morsa@la-morsa.com y le enviaré el software ejecutable y el código fuente escrito en Delphi.

Saturday, October 14, 2017

Cómo realizar el contraste de una imagen


En el curso que doy en la Facultad de Ciencias de la UNAM, de Proceso Digital de Imágenes, enseño cómo hacer una serie de filtros, muchos de ellos se pueden ver directamente en Photoshop, aunque otros, sobre todo los artísticos, no parecen ser fáciles de saber cómo están hechos, porque no hay documentación al respecto y en el oráculo que es Internet no he encontrado referencias sobre los mismos.

De todas maneras en este blog ya he descrito muchos de los filtros que enseño y otros que incluso no están disponibles en Photoshop o que hacerlos mediante esta herramienta pudiese resultar muy problemático de simular.

Uno de los filtros más comunes es el del contraste, y existen un par de algoritmos para realizarlos. Cuando uno aplica este filtro lo que hace es mover normalmente un valor el cual modifica pixel a pixel la imagen con la que estamos trabajando. Sin embargo, el resultado final muchas veces se hace a "ojímetro", es decir, midiendo visualmente cómo se ve la imagen al aplicarle cierto contraste.

Hay, sin embargo, una idea interesante para contrastar imágenes de manera automática. Esto se hace a través del ajuste del histograma de una imagen, el cual se basa en diferentes pasos (primero hablaremos de imágenes en tonos de gris):

  1.  cargar la imagen a procesar
  2.  calcular el histograma de frecuencias de tonos de gris de la imagen
  3.  Localizar los valores máximo y mínimo de los pixeles y hacer la resta de forma absoluta, es decir, nos dará el máximo contraste en términos positivos
  4. Aplicar la siguiente fórmula: NuevoPixel = (TonoDeGris / MaximoContraste) * 255
  5. Colocar el tono de gris nuevo en los tres componentes del pixel procesado (RGB).


Cabe decir que si tomamos el máximo contraste (MaximoContraste) como 255, la fórmula simplemente no hace nada, pues tendríamos: NuevoPixel = (TonoDeGris / 255) * 255, lo cual da que el valor es simplemente NuevoPixel = TonoDeGris, o lo que es lo mismo, multiplicamos y dividimos por 255.

Por ejemplo, la siguiente imagen de Einstein (ver siguiente figura), muestra su histograma que, como puede verse, tiende a estar más oscura que clara. Si tomamos la diferencia de contrastes como 225, entonces podemos aplicar la fórmula mencionada y ver cómo mejora la imagen.



Obsérvese (siguiente imagen), el resultado de esto. Nótese cómo cambia el histograma también.



Este procedimiento, como se mencionó, falla si tomamos 255 como el máximo contraste porque entonces no le estamos haciendo nada a la imagen. Sin embargo, se me ocurrió que bien podría yo decirle el valor máximo de contraste y debería funcionar. Como no estaba seguro de esto, hice el programa en cuestión y ¡ay! hallé que en principio sirve, pero deja "artefactos", es decir, puntos indeseables que no deberían quedar en la imagen procesada (véase la siguiente imagen)



Este proceso puede hacerse para imágenes en color también (no lo he hecho aún), pero en los documentos y páginas web que he leído, aparentemente funciona. Ya hablaré de los resultados de este proceso usando color, pero pienso que igual que en el caso anterior de tonos de gris, en algunos casos el procedimiento también dejará artefactos.

La solución es hacer una ecualización del histograma, pero esto es más complejo y lo abordaremos en otro artículo. Mientras tanto, dejo accesible el código fuente y ejecutable en Delphi de este programa. Basta con pedírmelo a mi correo morsa@la-morsa.com y lo encontrará a la brevedad en su buzón.

Monday, October 09, 2017

¿Es el ser humano bueno?



Hoy, como muchos otros días, recibo correos en donde se me indica que se ha bloqueado mi cuenta en el banco X y para desbloquearla debo ir a una página web en donde me pedirán mis datos y mis contraseñas. La página a la que me remiten, en su URL no dice por ejemplo, www.santander.com, sino www.satander.com, en un afán de que lea mal y que crea que estoy en la página oficial del banco en cuestión. A todo esto, lo que veo es una página idéntica al del banco, nada más que con los enlaces a sitios que desde luego, no corresponden a la institución financiera.

Y hoy me llega un correo diciendo que mi cuenta de Netflix tiene problemas. Y sí, debo tenerlos porque ni cuenta de Netflix tengo. O bien, me indican que Amazon me da por ser un gran cliente un bono de 50 dólares, lo cual, al entrar en los enlaces correspondientes, es fácil darse cuenta que esto no tiene nada que ver con la tienda de libros en línea. Es otro sitio falso que quiere que conteste preguntas personales, que le dé datos confidenciales, etcétera...

Pero por si fuera poco, desde hace unos días he empezado a recibir una andanada de correos de hermosas damas rusas que quieren todo conmigo. Algunas incluso me dicen que no saben por qué ya no les contesté. Es raro que pregunten eso porque simplemente nunca les escribí.

No falta, evidentemente la señora en África, que tiene muchos millones, un marido muerto, ella enferma terminal de cáncer, que quiere donarme toda su fortuna a mí, un absoluto desconocido, para que entonces le cumpla su última voluntad y haga un centro para niños pobres además de quedarme con un estupendo bono de muchos millones por mi gran obra. Pero claro, todo esto no puede ser verdad y no lo es.

Y podría seguir en esta lista absurda de mentiras por correo que recibo constantemente. En todos los casos hay un afán de defraudarme de alguna manera. La red Internet está llena de sitios en donde se reportan todos estos fraudes pero la ingenuidad humana parece siempre sobrepasar todas las advertencias. Y no importa que les diga que no, no hay nadie en el mundo que le va a regalar millones de dólares por su linda cara o bien, no, no existe una escultural mujer de ojos azules y sonrisa de dientes blancos, perfectos, con medidas asombrosas de modelo, que quiera ser tu esposa.

Quienes escriben esos correos saben que sus mentiras y sus maquiavélicas ideas para defraudar a los remitentes nunca recibirán castigo. Y por eso son capaces de mentir, de poner fotos falsas, de hacer alusión a sitios web para dar credibilidad a sus falsedades o mandar fotos de alguna anciana en un hospital para supuestamente hacer creíble su trampa (http://la-morsa.blogspot.mx/2017/03/la-tecnologia-contra-el-fraude-nigeriano.html). Y confían en los seres humanos ingenuos, que ante la posibilidad de ganar dinero sin hacer nada, se les nubla el mínimo razonamiento y caen en la trampa.

Pero fuera de todo esto, en este cotidiano acto de borrar a todos estos tramposos (porque nada m's se puede hacer realmente), me pregunto algo: ¿es acaso el hombre un ser bueno? ¿y si la respuesta es afirmativa, por qué hay tanto tramposo que se muestra por Internet? ¿No será finalmente que la naturaleza humana tiene más que ver con la maldad?

Tuesday, October 03, 2017

El país de los pedinches (parte II)



México, como ya mencioné aquí, se ha instalado como un país en donde todo mundo te pide dinero para todo género de causas. Y entiendo que muchas organizaciones que buscan hacer el bien muchas veces no tienen los suficientes recursos y entonces apelan a los donativos, a la "cooperacha", para hacerse de fondos, pero lo que pasa en este país ya es ridículo.

Una vez estaba en una comida y alguien, que trabaja en una ONG, decía que había que hacer donativos porque el dinero no alcanzaba. Le respondí con un "ni alcanzará". Es decir, no importa cuánto dinero se dé a estas organizaciones. Siempre las necesidades las rebasarán. Pero no importa eso, el chiste es pedir y que todos den, como en la pirinola, donde "todos ponen" (menos el gobierno, desde luego).

Con los sismos, un fenómeno que aparece de inmediato, como de generación espontánea, son los centros de acopio. Y la verdad es que habrá muchos centros que trabajarán de manera tal que todo lo que reciban se entregue a las personas en desgracia. El problema es que nadie puede estar seguro. Por ejemplo, por donde vive mi madre una casa puso una buena pancarta, colgada en todo lo ancho de la calle, en donde dice ser centro de acopio. Pasé por ahí a pie y vi cajas, papel de baño, bolsas de arroz, etcétera, apiladas. ¿Qué hacían ahí? ¿Se mandarán a los damnificados? ¿Cómo sé? ¿Por qué debo confiar que eso pasará? Y pensemos en el número enorme de centros de acopio en donde, por ejemplo, en los últimos días quedaron algunos "sobrantes" porque recién les llegaron esos donativos en especie. ¿Se entregarán? ¿A quién le rinden cuentas? Finalmente si deciden por ejemplo, quedarse con unas bolsas de frijol, ¿quién las va a extrañar? ¿O quién les va a reclamar algo? Y si consideramos que la mitad del país vive en la pobreza, entonces estos centros de acopio pueden servir para ayudarse a sí mismos, cosa que está mal, porque no habría sido la idea original de dichos centros.

Pero si esto fuera poco, voy caminando por la calle y veo a un tipo con una alcancía pidiendo para el Teletón, indicando que lo que se recaude es para los damnificados de los sismos. ¿Es neta? Y entonces empiezo a pensar que ¿cuál teletón? es un vivales más. Y poco después veo a otro con otra alcancía que dice algo así como "México de pie", y también pide dinero a los automóviles en los altos. Vamos, pedir siempre resulta fácil y lo es más que el ponerse a trabajar. Y toda esa gente que sale con sus alcancías, ¿Por qué mejor no trabaja y dona sus salarios? ¿Por qué hay que pedirle a los demas? ¿Por qué no pedirle, perdón, exigirle al estado que cumpla con sus obligaciones? Misterio.

Yo dejé de dar dinero en la calle cuando en una ocasión, que fui a la Delegación Benito Juárez a hacer mi pasaporte, y estaba esperando que me lo entregaran, platiqué con una señora que vestida como enfermera, con una alcancía en forma de pequeña maletita de cuero, pedía dinero en la calle. Ella me contó que el dinero que juntaba lo llevaba a no sé qué lugar en donde abren la dichosa maletita y le dan la mitad de lo recaudado. Así de simple es el asunto.

En suma, creo que de verdad, dejémonos de más teletones, aunque el cretino de Fernando Landeros llore porque la gente ya no quiere cooperar debido a la propaganda en contra que se ha difundido ya por años en las redes sociales. Por ejemplo, con los damnificados del sismo, ¿por qué no pedirle al gobierno que use los 9 mil millones de pesos, más todos los donativos de empresas y personajes públicos, para aliviar la situación? ¿Por qué esa insistencia de que la ciudadanía se siga "mochando"?

Saturday, September 30, 2017

De sismos y ciudadanía



Dentro de un par de días habrán pasado dos semanas desde el espantoso sismo del 19 de septiembre del 2017. Como pasó en 1985, la ciudadanía se volcó para ayudar a mucha gente que quedó atrapada en edificios y construcciones colapsadas. Como hace 32 años, el gobierno resultó casi de adorno y hoy, gracias a las redes sociales, hubo una comunicación que no se pudo tener en el 85.

Ahora los ciudadanos tienen voz y opinan -muchas veces sin bases- de cuanto tema se les ocurre. Las redes sociales guardan todos esos bytes de las infinitas discusiones e intercambios de opiniones y esto enriquece nuestro entorno muchas veces.

Sin embargo, cuando ocurren los sismos y pasa gradualmente la emergencia, entonces no faltan los personajes que en el sitio de videos más famoso del mundo, YouTube, expresan sus opiniones sobre lo que se debe seguir haciendo o bien, sobre lo vivido y lo que se espera que ocurra con la ciudadanía.

Y así tenemos a varios actores y actrices, como Eugenio Derbez, que siempre tiene que promoverse en cuanto lugar puede, a decir que él no esperaba ver que la ciudadanía hubiese actuado como actuó después de la sacudida que nos dio el sismo. Y supone que ya México cambió y que ganamos un nuevo México en donde la corrupción y el egoísmo se quedan atrás. Pero la realidad es que todo su discurso son palabras huecas porque hay algo que rebasa todas las buenas intenciones, el sobrevivir día a día.

Y sí, quisiéramos pensar que México cambió, pero no lo veo realmente. Por ejemplo, ¿se va a reconstruir la ciudad? Suponemos que sí por lo que sí por lo que dijo Peña Nieto. ¿Y los fondos apá? ¿Y la transparencia? Bien gracias. ¿Por qué nadie levanta la voz para que se dé una relación de donativos y del cómo se usará, del cómo acceder a ellos? De eso nada.

Lo grave es que todo eso los políticos lo saben y no dirán nada porque entienden perfectamente que con el correr del tiempo regresaremos a lo que es México, este país desorganizado, mal hecho, que no sirve (dixit Russek), en donde el que no tranza no avanza y en el que eventualmente los del poder decidirán sobre el futuro de todos nosotros pero siempre a favor de ellos.

Nada va a cambiar porque simplemente no hay líder moral en este sentido. Ya más de uno dirá que está López Obrador, y aunque no tiene cola que le pisen, es claro que con este país de tramposos y en donde jamás se respeta la decisión en las urnas, que llegue a la presidencia será imposible y por ende, terminará el Peje mandando al diablo a las instituciones y vivirá hasta su último respiro gracias a su partido, Morena.

Y lo peor es que si este escenario se cumple no pasará nada. Todo seguirá igual. El sismo cimbró 50 segundos a esta ciudad y quizás a este país por entero, pero será como esas catástrofes que habremos de apechugar porque la vida sigue. Yo dudo que algo cambie sin un líder verdadero, uno que ponga a temblar de verdad a la farsa institucional, uno que de verdad termine ganando las elecciones y juzgando a todos estos ladrones de cuello blanco que cada seis años llevan a este país a la quiebra. Mientras no exista algo así, todo habrá de pasar como si nada.

Y si alguien cree que las redes sociales, sus críticas, sus memes, sus videos, todo lo que se ve en ellas, incide para que las cosas cambien, pues les tengo noticias. No es así. Los políticos lo saben, los del gobierno lo saben. Son válvulas de escape de la ciudadanía en donde podemos mentar madres y decirle al presidente que chingue su madre, pero eso no cambia un ápice a este país, aunque quizás le da más calma a quien insulta al mandatario, el cual -cabe decir- ni nos ve y ni nos escucha.

Así pues, todo quedará en esas buenas intenciones, aunque de buenas intenciones esté empedrado el infierno.

Sunday, September 24, 2017

32 años después y seguimos sin aprender nada



México es un país en donde la simulación es cotidiana. Nos hablan de que hay leyes para todo, pero en el fondo todo termina en la corrupción en todos los órdenes de la vida. Y así como hay corruptelas para otorgar proyectos millonarios, también las vivimos cuando el policía nos detiene por una falta de tránsito, sea real o ficticia, que se arregla normalmente con una mordida. A eso mi hermano le dice "simplificación administrativa", en una de sus ironía.

Pero con el sismo del pasado 19 de septiembre regresamos a lo que ocurrió hace 32 años. Hubo un simulacro de sismo a las 11 am en todo el país, pero eso y nada es lo mismo, porque no hay compromiso, porque nadie se lo toma en serio, porque en dicho simulacro no se da nada parecido a lo que pasa en un sismo. Me explico: yo estaba en la sala de cómputo de la biblioteca de la Facultad de Ciencias, y me informaron que diez minutos antes de las 11 cerrarían la misma "para que todos fuesen al simulacro y nadie se quedara trabajando". Entonces, 10 minutos antes salimos todos de la sala de cómputo, con nuestras pertenencias.

Pero dos horas y 15 minutos después ocurrió el movimiento telúrico y ahí vi salir a gente corriendo, cosa que en principio debería de evitarse. Ahora el laboratorio donde daba clases se quedó vació en menos de un par de minutos y muchos alumnos no sacaron sus pertenencias. Simplemente dejaron todo en el salón (y así hice yo).

Y entonces comenzó una errática organización al respecto. Los ingenieros, coordinadores, y demás personajes académicos de la Facultad de Ingeniería, comenzaron a organizarse y lograron en menos de una hora tomar decisiones importantes. Cerraron la Facultad y hallé que toda Ciudad Universitaria sería desalojada.

Como no había transporte público, caminé desde la Universidad a casa de mi madre y no parecía haber daños en los edificios por el trayecto en el que estaba. Ya comenté que llegué a casa de mi madre y no había luz, la cual llegó a las  5 de la tarde y entonces enfrentamos las mismas escenas que se vivieron hace 32 años, y el mismo caos, y los mismos voluntarios espontáneos y la supuesta coordinación del gobierno en el desastre.

Con el paso de las horas y los días, ahora con Internet y las redes sociales, hemos leído sinfín de peticiones de ayuda, de material, de comida, de materiales como picos y palas. Y entonces se apela a la sociedad civil a que lleve generadores de electricidad, materiales como los mencionados, comida, agua, etcétera. Y no es que eso por definición esté mal, pero yo me pregunto: ¿Y el fondo para los desastres nacionales que tiene unos 9 mil millones de pesos, dónde está? No he visto que se haya comprado una sola pala, un solo pico, con dicho fondo. Y además de eso, tenemos empresas como Google y Facebook, en donde cada una ha donado un millón de dólares para ayudar en la tragedia. Salma Hayek donó 300 mil dólares y el Vaticano sólo 150 mil dólares, que me parece casi una grosería siendo el propio Vaticano, pero en fin. El asunto es que ¿a qué cuenta depositaron? ¿Cómo se puede acceder a ese dinero? ¿Por qué en este sentido nada se transparenta? ¿Cómo podemos saber los mexicanos que ese dinero se ha usado para lo que fue donado y no para embolsárselo?

La realidad es que de nuevo, estamos actuando como hace 32 años, pero con el agravante de que no aprendimos nada. Nuestra cultura de la prevención es otro mito del gobierno y además, a la hora de apoyar, el gobierno se hace "pato", como se dice coloquialmente, es decir, no se ve que realmente el gobierno federal haga su tarea. De nuevo, en su mayoría las cosas se están haciendo gracias al esfuerzo ciudadano.

Y me pregunto ¿por qué no hemos hecho nada en serio en estos 32 años? Tenemos a las fuerzas armadas que no entran ninguna guerra des de hace muchos más años y que cuesta al Estado mucho dinero. ¿Por qué no se organiza de verdad algo entre los militares y la ciudadanía para que en el momento de que ocurra el sismo estemos ya con un plan de trabajo? Sí, no podemos saber qué edificio se caerá y dónde habrá que acudir, pero si de verdad hubiese organización, bien podríamos tener de inmediato los fondos listos para ser usados en el desastre. Y si he pensado en las fuerzas armadas es porque ahí están, porque supuestamente tienen ya disciplina castrense y bien que mal, podrían organizar efectivamente las operaciones de rescate con un liderazgo claro, como por ejemplo, en lo que se refiere a suministros de agua, comida, materiales, motosierras, elementos de higiene, vendas, medicinas, etcétera.  Quizás, para evitar que con el tiempo esta organización se maleara o se corrompiera, debería haber un contrapeso ciudadano. Y tener un seguimiento constante porque creo que tampoco hemos aprendido que vivimos en una zona sísmica.

Yo no quiero pensar que de pronto un país nos invadiera porque si así fuera, no habría la mínima organización para repeler cualquier amenaza a la nación. En la Segunda Guerra Mundial, los Aliados trabajaron con disciplina y todo el desarrollo fue para apoyar el esfuerzo de la guerra. Hoy, que no estamos en guerra con nadie, no podemos lidiar con estas catástrofes naturales porque nunca nos hemos organizado de verdad, porque nos han vendido la mentira de la protección civil y de la cultura de la prevención. Nada de eso sirve.

Vamos, que lo más lamentable es que no veo ninguna iniciativa al respecto y con el tiempo olvidaremos todo esto que está pasando y nos acordaremos de nuevo cuando nos llegue el siguiente sismo. Parece que al mexicano le gusta improvisar y nunca se piensa preparar de verdad. Triste realidad que vivimos.

Tuesday, September 19, 2017

Se repite la historia 32 años después



Hoy hubo un simulacro de sismo en todo el país. Yo estaba en la Facultad de Ciencias y me dijeron que cerrarían laboratorios de cómputo para que nadie se quedara en ellos y participara en el simulacro. A las 11 sonó la alarma y la gente se arremolinó en los lugares destinados para un evento de estos. Pasaron quizás 10 minutos y todo terminó.

Regresamos todos a nuestras actividades. A la 1 pm fui a Ingeniería a dar mi clase y cuando explicaba las bondades de Linux de pronto vi que todos los alumnos se paraban... Y entonces noté que estaba temblando. Salimos todos con prisa y en la salida del edificio vimos cómo parecían romperse algunos cristales. Es una situación pavorosa. Yo ni siquiera me fijé en mis cosas, simplemente salí al sitio oficial de reunión para estos desastres naturales. Un par de segundos dentro de las instalaciones podrían ser claves para salvarse.

Cuando salimos todavía vi un poste de luz que se mecía. Pienso que fue un sismo muy corto, no lo sé, pero tengo la impresión que si acaso duró 40 segundos, los cuales finalmente son suficientes para hacer mucho daño. Estuvimos en el punto de reunión una hora más, hasta que se nos permitió entrar a los laboratorios. Mis alumnos pasaron ordenadamente, recogieron sus cosas. Yo hice lo propio y salí. Desde luego la UNAM cerraría para ver los posibles daños.

Como todos salimos prácticamente a la misma hora, los PUMAbuses no eran suficientes. Me fui caminando a la estación Ciudad Universitaria del MetroBús. Vi enormes filas que se arremolinaban y además, no pasaban los autobuses. Decidí entonces regresar a pie.

Habré caminado 20 o 25 minutos y llegué a Periférico con la esperanza de tomar algún transporte. El tránsito desquiciado. Decidí irme caminando a casa de mi madre. Había mucha gente caminando como yo. No vi ningún edificio colapsado y pensé que nada más había sido el susto. No había acceso a Internet en el teléfono y no podía saber el estado de las cosas.

Llegué a casa de mi madre, que estaba bien, aunque también se había asustado y comimos. No había luz, la cual llegó a eso de las 5 pm. Y entonces las escenas del sismo del 85 regresaron. Gente apoyando en los edificios colapsados, peticiones de ayuda, peticiones para hallar personas desaparecidas. Los primeros reportes de personas fallecidas. El caos en pleno y los medios tratando de hacer su tarea, a excepción de López-Dóriga, que se tenía que colar en la transmisión de Televisa porque su vanidad lo puede todo. Y decía frases que me hacían hasta doler del coraje, como la de que era un "nuevo alumbramiento", cuando se veía en las escenas que sacaban a una persona de los escombros. vaya pseudo-periodista que quiere hacer una gran crónica en estos momentos donde no se tiene más que informar y ayudar. Pero así es este México. Siempre habrá cretinos.

Curiosamente hoy fue el simulacro y un par de horas después el sismo. Esto pasó hace 32 años, también un 19 de septiembre y lo que se vivió en ese momento no puede olvidarse, como tampoco puede olvidarse lo que ahora vivimos. Quizás en términos estadísticos este sismo fue menos, mucho menos grave que el de 1985, pero es claro que la ciudad y el país mismo está convulsionado y tratando de rehacerse en esta situación tan fuerte.

Hoy, como hace 32 años, viví como muchos otros mexicanos, una espantosa tragedia provocada por causas naturales. No se puede hacer nada ante la fuerza de un sismo (que en algún otro mensaje de este blog buscaré calcular). Sólo resta tomar las precauciones del caso y esperar que la suerte esté de nuestro lado.

Sólo queda, por hoy, reinventarse.

____
Foto que ilustra el artículo, cortesía de Fernando Romo.

Wednesday, September 13, 2017

Reto lúdico: Números palindrómicos, el problema del número 196


Un nuevo reto de la programación lúdica: Sabemos que el número 196 no se ha podido demostrar que es palindrómico. Hállese la mayor cantidad de iteraciones y el mayor número al que se pueda llegar sin que el programa falle. Ése es el reto.

Aún en esta era de la computación masiva, no se ha hallado que la conjetura sobre los números capicúas, que fue el reto de programación lúdica pasado, funcione para el número 196, la cual sigue siendo un problema matemático sin resolver. Se sabe que los números, entre el 100 a 999, 13 no llevan a ningún palíndromo. Estos son: 196, 295, 394, 493, 592, 689, 691, 788, 790, 879, 887, 978, 986. El 196 es el primero de ellos y evidentemente su retrógrado el 691 tampoco llega a ser capicúa.

Podemos entonces considerar dos grupos, el primero, conteniendo 196, 295, 394, 493, 592, 689, 691, 788, 790, 887 y el 986, y un segundo grupo compuesto por el 879 y el 978. A los números 196 y 879 se les llama “números generadores” o “semillas”. La razón de esto es que el 691 es el retrógrado del 196 por lo que son parte del mismo grupo: 196 + 691 = 691 + 196 = 887. El número 295 y el 592 llevan al mismo número, 887, después de una primera iteración, por lo que se consideran parte del mismo grupo.

En abril de 1984 apareció en la columna de Scientific American “Computer Recreations”, un artículo sobre estos patrones matemáticos   y los esfuerzos para probar la conjetura han sido extraordinarios. Por ejemplo, John Walker indica que el 12 de agosto de 1987 puso su estación de trabajo Sun 3/260 para tratar de resolver si el 196 era un número palindrómico. El programa tenía algunos controles, que se guardaban en un archivo cada dos horas y en caso necesario el sistema reiniciaba la tarea desde los últimos datos hallados en dicho archivo. Así, si algo fallaba (por ejemplo, se cortaba la energía eléctrica), podía reanudarse el proceso sin problemas. Entonces el programa corría día y noche sin intervención humana.

Dice Walker que finalmente, casi cuando se cumplían tres años de ejecución ininterrumpida del software, cinco minutos antes de la media noche, el programa mandó el siguiente mensaje:

Stop point reached on pass 2415836.
Number contains 1000000 digits.

(El número contiene 1000000 de dígitos)
(Punto de detención en la iteración 2415836)

Así entonces, el número 196 había crecido hasta un millón de cifras sin que fuese palindrómico.

Esto podría quizás considerarse el final de la historia, pero sorpresivamente en 1995, Tim Irvin retomó el trabajo de Walker usando una supercomputadora, empezando en el número de un millón de cifras y cuando el sistema llegó a un número con dos millones de cifras, encontró también que no había sido localizado ningún número palindrómico.

Irvin inició su búsqueda el 5 de julio de 1995 y después de una semana de pruebas y corrección de errores, el programa trabajó casi ininterrumpidamente, a excepción de las horas de respaldo diario del sistema. En la mañana del 22 de agosto de ese mismo año, el programa se detuvo en los dos millones de cifras, de nuevo, sin encontrar el ansiado número capicúa.

Irvin terminó su búsqueda y aunque ha jugado con la idea de seguirla, considerando que el sistema de súper cómputo se ha renovado, parece decidido a no continuar por diversas razones. Por una parte, el tiempo de súper cómputo no es barato y por otra parte, hay muchos problemas más importantes que atacar que el resolver la conjetura. No obstante esto, Irvin pone a la disposición el programa y los controles para que el sistema se detenga cuando se llegue a 3 millones de cifras.

Pero Jason Doucette, en 1999 decidió retomar el trabajo de Irvin y usando una computadora casera, entró a esta gran búsqueda. En este caso, el programador desarrolló software en ensamblador (buscando optimizar los recursos), y en 1999, el 9 de agosto, se inicio la ejecución del software, en una máquina Pentium II, a 266 Mhz. El sistema alcanzó la marca de un millón de cifras en 1 día y 18 horas, lo cual es notable si consideramos que Walker tardó 3 años casi en llegar a esa cantidad de cifras.  5 días y 10 horas después, Doucette llegó a la marca de los 2 millones de cifras. Se compararon los resultados y no se hallaron divergencias, por lo que se asume que el software no tiene errores.

La marca de los tres millones de cifras se alcanzó 8 días y 7 horas después. Desde luego, mientras mayor es el número más sumas tendrá que hacer. 13 días y 8 horas después se alcanzó la cifra de 5 millones de dígitos. Al llegar a este resultado, Doucette cambio de hardware y el programa reinició su búsqueda en una máquina Celeron, con un procesador de 400 Mhz (lejos, muy lejos, del estándar actual).

Eventualmente Doucette llegó a más de 13 millones de cifras y ahí decidió detenerse aparentemente  . Sin embargo, Ian Peter logró la cifra de 10 millones de dígitos en poco más de cinco horas. Esto lo hizo en una máquina de 500 Mhz Athlon.

El trabajo de Ian Peter es además interesante porque encontró algunos números palindrómicos que tardan más que las 24 iteraciones que la mayoría de los números necesita. En la siguiente tabla se observan estos números palindrómicos, con sus respectivas iteraciones y el palíndroma generado:

Finalmente Wade van Landingham entró a la búsqueda y a partir de casi 14 millones de cifras de Doucette, llegó a un número de 300 millones de dígitos, lo cual son casi 725 millones de iteraciones y de nuevo, parece no encontrarse el capicúa que se inicia con 196. Sin embargo, hay que hacer énfasis en que hasta el momento lo único que podemos concluir es que no se sabe si el 196 es número palindrómico. Esto sigue siendo indecidible  .
El hecho de que no todos los números sean capicúas podría hacernos pensar que existe una asimetría en la conjetura, aunque en términos reales, no es el único número que no cumple con ello. Los matemáticos se preguntan, sin embargo, ¿Qué tiene de especial el número 196?

Todo lo anterior es simplemente el preludio del nuevo reto de programación lúdica. Se trata de procesar el número 196 para ver si es palindrómico (lo cual no sabemos a pesar de que se han hecho millones de iteraciones) y entregar el número más grande al que el programa del concursante pueda llegar. Por ejemplo, si pusiésemos a trabajar el 89 y llegásemos a la iteración 24 que da 8813200023188, éste sería el valor más grande que podríamos encontrar del número con el que partimos. Pero en el caso del 196 no parece haber un límite de iteraciones y de lo que se trata es que el concursante entregue el mayor número con la mayor cantidad de iteraciones.

Cabe señalar que si hay más de un programa que llega al máximo valor, ganará quien lo haya enviado primero. El resultado es inapelable.


Al ganador (si es de la Ciudad de México), le daré una taza con el logotipo de la Morsa. Si es de otro país o de provincia, le mandaré un USB de al menos 8 GB. La razón de esto es que mandar una taza por mensajería es estúpidamente caro.

Las soluciones me las pueden mandar a morsa@la-morsa.com.

Cabe señalar que este concurso busca simplemente alentar el trabajo de la programación y mostrar que puede ser lúdica. Es un concurso de buena fe. Si hay, por ejemplo, dos o más respuestas que den el mismo tiempo al procesar la lista de 10 mil números, ganará quien la haya mandado primero. El ganador cede su código fuente a la comunidad. Es decir, se promueve el código abierto.

En este caso no hay restricción en qué lenguaje usar. El concursante tiene que mandar su código fuente, el ejecutable (si aplica) y los resultados obtenidos. El concurso tendrá una vigencia de unas tres semanas, aproximadamente. Así que manos a la obra, digo, dedos al teclado…

Ps. El concurso anterior (sobre la conjetura palindrómica) se ha cerrado y en unos días pondré quién fue el ganador. Estén atentos.

Sunday, September 03, 2017

Cómo usar las nuevas tecnologías para mejorar en ajedrez



En el 2013 estuve trabajando con Carlitos Sandoval en su ajedrez. Carlos es un joven talentoso y muy estudioso. En el tiempo que compartimos analizamos el Gambito de Rey y el Gambito Benko, aperturas que son muy dinámicas y que en algunos casos generan posiciones muy agudas. Estudiamos la teoría y llegamos a definir las posiciones claves desde donde entonces, empezábamos a jugar.

Pero esto fue sólo una parte del trabajo. Una segunda idea fue usar algún programa de computadora para jugar estas posiciones en contra del mismo y ver qué jugadas hallaba. Un problema con este enfoque es que los módulos de ajedrez hoy en día, en cualquier computadora casera, resultan demasiado fuertes para la gran mayoría de los jugadores y tan es así, que simplemente los encuentros hombres-máquina se han dejado de hacer desde hace muchos años.

Sin embargo, hay una solución, usar -como hicimos con Carlitos- una vieja Palm Tungsten, la cual tiene menos memoria, un procesador más limitado en velocidad y en pocas palabras, "recursos limitados", comparados con los que ofrece cualquier computadora de escritorio. En este sentido, hay más chances de competir contra estos ingenios y hacerles una partida decorosa al menos.

Con Carlos probamos esta idea un par de veces, una de ellas puede verse aquí. En esta particular partida del Benko, Carlitos jugó bastante bien y poco a poco llegó a una posición ganadora. La experiencia de jugar contra la Palm sin duda mereció ser repetido.

Pero hay quien me ha dicho que ya las Palm son obsoletas. Es cierto, aunque aún pueden encontrarse algunas usadas a relativamente bajos precios en Mercado Libre, por ejemplo. Pero desde luego, tenemos hoy en día programas que pueden jugar en los teléfonos inteligentes, los cuales pueden dar mucha batalla a los ajedrecistas.

Cabe decir que el programa de ajedrez en el teléfono es hoy casi un gran maestro de bolsillo, listo para jugar a la hora que sea, desde la posición que se defina y con los tiempos de reflexión que uno quiera. Por ello, es la herramienta más formidable la cual -tengo la impresión- no se ha valorado en su justa proporción.

Hay en las plataformas iOS y Android muchos programas de ajedrez, aunque claramente hay los grandes nombres como Hiarcs, StockFish, Komodo, etcétera. No obstante esto, hay mucho software gratuito que puede hacer la vida difícil a los mejores jugadores y entonces, el plan es sacar ventaja de esto para mejorar en ajedrez.

La idea es pues trabajar en una apertura, en un sistema. Ver las partidas más significativas. Decidir cuáles son las posiciones más emblemáticas, es decir, aquellas que más veces se producen y empezar a jugar a partir de ellas. Esto normalmente ocurre como en la jugada 10 o 12, aproximadamente (a veces antes, a veces después). Una vez que se tiene la posición de interés, hay que colocarla en un tablero de ajedrez y simular las condiciones de torneo. Apuntar las jugadas en la papeleta, seguir las reglas de torneo, es decir, "pieza tocada, pieza jugada", por ejemplo. Vale la pena ponerse el ritmo de juego más común, por ejemplo, 1:30 hrs con 30 segundos de incremento por movimiento (desde la 1a jugada).

Una vez estas condiciones, se pone la posición en el módulo y se juega contra éste. Déle menos tiempo, quizás 1 hora para la máquina y un poco más de tiempo para usted.Cabe señalar que si usted comete un error y queda perdido no debe regresar la jugada y hacer otra. Eso no lo puede hacer en un torneo y aquí tampoco se vale. Si usted hace una mala jugada, apechugue y si pierde, pues tómelo en cuenta para que no le vuelva a ocurrir. Es importante decirle que nadie más tiene que saber de estas partidas. Digamos que son de entrenamiento "secreto" y la máquina no irá a decirle a nadie que usted perdió una o dos, o varias partidas por errores que la máquina no esperaba que hiciese. Vamos, repito, hablamos de entrenamiento y en éste uno puede equivocarse las veces que sea necesario y más.

Una sugerencia es ver los diferentes programas y jugar con ellos informalmente para ver qué tal juegan. Si usted encuentra algún software que parece jugar con cuidado y sin descuidos, quizás sea una buena idea para tomarlo de "sparring". Juegue una o dos partidas con este método con dicho programa y vea si le funciona o no. Si resulta lo suficientemente fuerte, pues tendrá a la mano un buen sparring. Si le gana con frecuencia es momento de cambiar a un programa más fuerte.

Por otra parte, hay que decir que muchos de los programas que se consiguen en las tiendas de apps tienen la posibilidad de graduar la fuerza y en ocasiones uno puede definir el nivel del rival. Pruebe con un nivel parecido al suyo y vea cómo le va en las partidas contra el módulo. De ahí podrá sacar las conclusiones correspondientes.

Por ejemplo, yo me compré un iPod Touch hace unos años y de nuevo, lo hice porque estos dispositivos tienen memoria y velocidad limitada, aunque eso no signifique que no haya programas que jueguen muy, pero muy bien. Por ejemplo, descargué ChessGenius, Hiarcs y Chess Tiger, siendo el segundo de estos el más fuerte. Digamos que estos programas juegan 2200, 2500 y 2100, respectivamente. En cualquiera de los casos se tiene un rival con un buen nivel como para entrenarse.

Por otra parte, es importante que este trabajo se haga con constancia y debe ser independientemente si uno gana o no partidas al módulo de ajedrez. Lo que importa es el entrenamiento, la experiencia de jugar contra un rival que en general juega con un nivel constante y que no se deja. Así, planeé de ser posible, un par de partidas por semana, lo que implica un par de horas al menos para que el ejercicio tenga sentido.

En resumen: hoy tenemos acceso a un gran maestro y éste se encuentra guardado en nuestro teléfono. ¡Qué habrían dado algunos ajedrecistas del pasado si hubiesen tenido los recursos con los que contamos ahora!

Monday, August 28, 2017

Nuevo reto de la programación lúdica: Números palindrómicos



Ya hemos hablado alguna vez de palíndromas, que son frases que se leen al derecho y al revés igual, por ejemplo, "Anita lava la tina", "Somos o no somos" (creación mía) o muchos otros como los estupendos palíndromas de Merlina Acevedo, del cual ponemos un solo ejemplo: "¿Anita lava lo ajeno como coneja o lava la tina?". De hecho, hay una manera de definir un palíndroma usando un palíndroma: "sé verlas al revés", lo cual sin duda es muy ingenioso.

Pero así como hay palíndromas en los idiomas humanos, también lo hay en las matemáticas. Existen los llamados palíndromas numéricos, también llamados "números capicúa". Hay una clásica conjetura de origen desconocido), que dice lo siguiente: "Se toma un número entero positivo cualquiera. El número se escribe entonces en orden inverso; los dos números se suman. El proceso se repite con el número suma, obteniéndose entonces una segunda suma, y se prosigue de igual forma hasta lograr un capicúa. La conjetura afirma que tras número finito de adiciones terminará por obtenerse un capicúa".

Por ejemplo, consideremos el número 68:

68 + 86 = 154
154 + 451 = 605
605 + 506 = 1111

Se sabe que si el número es de dos dígitos y la suma de sus cifras suman menos de 100, en el primer paso se obtendrá un palíndromo o capicúa. Por ejemplo:

34 + 43 = 77

La conjetura parece un divertimento tan simpático como el de los números maravillosos.  En 1967, dice Martin Gardner, en su libro "Circo Matemático", Charles W. Trigg descubrió que entre los números menores a 10 mil había nada menos que 249 números que no generaban palíndromos después de ejecutar 100 veces el proceso. El menor número en esas condiciones es el 196. En 1975, Harry J. Saal, realizó 237,310 iteraciones a partir de este número sin presentarse nunca sumas palindrómicas.  Trigg opina de hecho que la conjetura es falsa, aunque nadie ha podido demostrarla. Se conoce también que todos los enteros menores de 10 mil, a excepción de 249 números, producen palíndromas en no más de 24 iteraciones. Tan sólo el 89 y 98 requieren las 24. De los capicúas encontrados, el mayor es 16,668,488,486,661, generado por el 6,999 (y su retrógrado), o por 7,998 (y su retrógrado) en 20 pasos.

Con esta información entonces, el reto consiste en escribir un programa, en el lenguaje que mejor conozca el lector/concursante, y haga los cálculos para precisamente los 10 mil primeros números, entregando en los resultados la cantidad de iteraciones que se hizo en cada uno de ellos. Si el número de iteraciones es mayor de 100 entonces debe considerarse como un número que no cumple con la conjetura, al menos en principio. Es decir, no hay que hacer más de 100 iteraciones con cada número.

El software que genere estos resultados en menor tiempo posible, "impreso" en un archivo de texto, será el vencedor.


Al ganador (si es de la Ciudad de México), le daré una taza con el logotipo de la Morsa. Si es de otro país o de provincia, le mandaré un USB de al menos 8 GB. La razón de esto es que mandar una taza por mensajería es estúpidamente caro.

Las soluciones me las pueden mandar a morsa@la-morsa.com.

Cabe señalar que este concurso busca simplemente alentar el trabajo de la programación y mostrar que puede ser lúdica. Es un concurso de buena fe. Si hay, por ejemplo, dos o más respuestas que den el mismo tiempo al procesar la lista de 10 mil números, ganará quien la haya mandado primero. El ganador cede su código fuente a la comunidad. Es decir, se promueve el código abierto.

En este caso no hay restricción en qué lenguaje usar. El concursante tiene que mandar su código fuente, el ejecutable (si aplica) y los resultados obtenidos. El concurso tendrá una vigencia de unas tres semanas, aproximadamente.


Sunday, August 27, 2017

Jugando ajedrez contra los que ven mis videos



Hace unas semanas empecé a re-realizar una serie de videos de ajedrez (ver mi canal Manuel Morsa en youtube), los cuales son grabados por José Antonio Pontón, de unocero.com, estupendo para este tipo de grabaciones pero mejor amigo. En uno de los videos quedamos en retar a quienes los ven a que se apersonaran en el Parque México, en la col. Condesa, el viernes 25 de agosto del 2017 a las 5 de la tarde, para jugar contra quien quisiese medir sus fuerzas con las mías.


Llegué casi las 6 pm porque llovía, porque el tránsito estaba a vuelta de rueda pero finalmente ahí estaban al pie del cañón los nuevos amigos que me tocaría conocer ese día. Hubo unos 35 competidores. De alguna manera se organizaron y empezamos con partidas de 5 minutos por jugador. Me tocaron jugadores principiantes y no tan principiantes, quienes eventualmente perdieron. El tiempo pasaba y entonces a Pontón se le ocurrió la idea de que jugase contra tres a la vez. Dispusimos dos tableros normales y uno pequeño más (sólo llevábamos una mesa). Y así, jugué algunas partidas contra jugadores de más o menor conocimiento. Hubo algunos de los ajedrecistas que me dieron más batalla pero era claro que no jugaban en torneos y que son aficionados ocasionales, pero esto podría ser un buen inicio para ellos para después, apuntarse en algún torneo y jugar ya formalmente el ajedrez competitivo.


Hubo un jovencito de unos 12 años, Emilio, se llamaba, que tiene idea aunque claro, necesita trabajar mucho más en su ajedrez, pero como sea, da gusto tener a jugadores jóvenes que se vayan introduciendo a este maravilloso juego.

Gané las 24 partidas que jugué y solamente en una partida quizás tuve algún riesgo de perder. He aquí la posición que recuerdo:


Aficionado - Manuel López
Juegan las blancas

Aquí yo llevaba negras y tengo probablemente una posición ganada, pero entonces me encontré con la dificultad de que si el blanco jugaba 1. Tb1!? podía quizás ponerme en problemas. Mi rival no jugó esto y eventualmente perdió, pues llevé mi rey a f8 y cuando jugase Tb1 podría responder con Re7 y no habría ninguna chance para las blancas.

Sin embargo, pensemos qué habría que jugar después de 1. Tb1!? A esto hay que jugar 1. ... Rf8 2. Tb8+ Re7 3. Txa8 d1=D 4. Te8+ Rxe8 5. a8=D+ Rd7 y se llega a un final de Dama vs Dama y Alfil en donde las negras deben ganar.

Por lo demás, fue una simpática experiencia, en donde los ajedrecistas que hicieron acto de presencia lucharon en buena lid, en un estupendo ambiente amigable. Muchos me pidieron fotos, otros que les firmara sus tableros, etcétera. Fue una buena tarde que repetiremos pronto sin duda.


Agradezco a Pontón y a quienes se presentaron en el Parque México para jugar, aguantando la posible lluvia y mi llegada tarde a la cita. Fue sensacional conocer a muchos internautas que me siguen y a la banda del ajedrez que ve mis videos, que comenta, que finalmente son personas que pocas veces tiene uno la fortuna de conocer, pero que con esta experiencia llegamos finalmente a saber un poco más de todos nosotros. Gracias mil.

Wednesday, August 16, 2017

Calcular las pelotas que están en un Honda HRv



La Farmacia San Pablo inició una promoción, que terminó el 15 de agosto, en donde al comprar una cantidad de medicinas, por un valor mínimo de 700 pesos, se podíaapostar cuántas pelotas caben en una camioneta Honda HRv.  En la medida que el cliente gaste más,  se podían apostar hasta 5 boletos. La empresa que organiza ha tomado sus previsiones contra los caza premios, lo cual puede ser interesante para tener más posibilidades de sacarse un premio.

Hay tres camionetas en el concurso, una se dará a los que compren vía electrónica y las otras dos a los que acudan a las farmacias y llenen sus boletos. Vamos a ver cómo nos va.

De concursos anteriores ya sabemos algunas cosas: el poner pelotas aunque sea muy ordenadamente, dentro de un espacio como el de un coche, resta entre el 44% y 47% del espacio. Por ello, hay que tomar en cuenta este importante detalle.

Por otra parte, tenemos los valores de la cantidad de pelotas de concursos pasados, como el que hizo Cinemex, en donde hubo 7234 pelotas. En ese caso se trataba de una camioneta Grand Vitara. Hoy hablamos de una SUV Honda, que es un poco más chica. En el caso del concurso de Cinemex, me equivoqué por 16 pelotas (me pasé) y me acerqué a 58 pelotas del resultado. Nada mal pero aún así, no es suficiente para ganar.



De las especificaciones del coche Honda donde están las pelotas tenemos:

largo total 4294 mm
altura total 1605 mm
ancho total 1772 mm

El volumen total del coche (como si fuese una caja será):
429.4 cms x 160.5 cms x 177.2 cms = 12,212,393.64 cm3

Pero desde luego, este no es el volumen del espacio que ocupan las pelotas.

-----
Volumen de la esfera:

la fórmula del volumen de una esfera es V = (4/3)(pi)(radio^3)

¿cuánto mide una esfera dentro del coche?

radio de la esfera: 4 cms...

V = (4/3)(3.1415926535)(4^3)

V = (1.333)(3.1415926535)(64) V = 268.08 cms3 por esfera...

----

Espacio interior (volumen). Aunque no hay medidas exactas, considerando el cálculo hecho sobre una camioneta Grand Vitara, la Honda debe tener aproximadamente 120 pies3:

Interior volumen: 120 ft3, que es 3,398,022 cms3

----

Total de esferas = Volumen interior / Vol esfera = 3,398,022 / 268.08 = 12675 esferas.

Pero se desperdicia una buena parte en el espacio que hay entre las pelotas,
esto es algo así como del 44% al 47%, por lo que tomemos un valor de 47%
(el auto no se ve lleno en la parte superior realmente). Entonces tenemos:

3,398,022 * 0.53 = 1,800,951.66 espacio ocupado por las pelotas en cms3

Entonces 1,800,951.66 / 268.08 = 6717 pelotas.

Por este valor debe estar el resultado final.

En conclusión, hay que apostar a los siguientes valores: 6697 6707 6717 6727

Ya avisaré la precisión del cálculo. Crucen sus dedos.

Saturday, August 12, 2017

¿Influyen los medios en las acciones de las personas?


La pregunta que da título a este artículo me la he hecho durante mucho tiempo. Cuando vemos que muchas empresas gastan millones de pesos por aparecer en un espectáculo masivo (por ejemplo, la cerveza Tecate se anuncia incluso en las cuerdas del cuadrilátero de Box cuando hay una pelea importante), nos hace pensar que -efectivamente- los anuncios en los medios tienen su impacto.

Si hablamos de medios electrónicos, muchas páginas hacen dinero gracias a los clicks que dan los usuarios que entran en las mismas. Hay "banners" con anuncios, que aunque dejan poco dinero, van dejando algo siempre. Y desde luego, el número de personas que visitan una página es un modelo de negocios para algunas compañías en Internet, que venden su publicidad a otras empresas partiendo del hecho de que tienen muchos visitantes por día.

Un ejemplo de esto es lo que se ve con los "youtubers", los cuales a cada rato organizan "dinámicas" para regalar premios: un teléfono celular, una tablet, boletos para algún espectáculo, etcétera. Y las compañías que se dedican a la producción y venta de casi cualquier bien buscan posicionar sus productos lo mejor que se pueda.

Y es claro que todos buscan en algún momento sacar ventaja de este posicionamiento. Por ejemplo, se supone que las compañías pagan a los supermercados por poner sus productos en los anaqueles que se encuentren a la altura de los ojos del comprador promedio. No me consta que sea así, pero es algo que se ha dicho con frecuencia.

Y si los medios impactan con su propaganda, entonces podemos entender las modas. Si una actriz de moda usa cierto modelo de lentes oscuros, pudiese ser que se pusiesen de moda, es decir, la gente empezara a usarlos, en un afán de "sentirse" como la actriz que los porta. Y más de uno pensará que eso es ridículo, pero quienes recuerden la película "10, la Mujer Perfecta", recordará a Bo Derek con sus trencitas, las cuales generó que muchísimas mujeres le entraran a ponerse el cabello de esa manera.

Y si vamos a temas más allá de la publicidad de objetos, la televisión particularmente, sigue siendo uno de los intermediarios de contenidos de todo tipo. Hoy en día tenemos que cadenas de televisión de paga tienen las populares "narconovelas", las cuales giran todas en el tema principal de precisamente el narcotráfico. Y el otro día que hacía "zapping" con el control remoto de la TV, cambiando de canal cada 5 segundos, me detuve en Telemundo y su novela "El Señor de los Cielos", en donde se habla de este mundillo de dinero a raudales, de contactos ilegales al más alto nivel político de los países y de, evidentemente, muertes entre los diferentes cárteles de la droga.

Otra serie del mismo corte fue la de la "Reina del Sur", protagonizada por Kate del Castillo, en donde la actricita de pronto confundió la realidad con la ficción y de alguna forma consiguió entrevistar al Chapo Guzmán, el cual se había fugado de una cárcel de máxima seguridad. Y obviamente la tonta actriz jamás pensó que se iba a poner a platicar con un tipo que ha matado a decenas de otras personas (o mandado matar). Y que la realidad no es la ficción de su serie pinchurrienta.

Y el punto es que estas series pueden llamar la atención a los que las ven, y las tramas pueden estar bien hechas y hacer que quienes las observan, se vuelvan de alguna manera "adictivas". Y entonces se hace la apología del delito, como si las tramas de esos personajes pudiesen ponerlos en dos planos: asesinos terribles pero amantes de su familia, por ejemplo, y esto los "humaniza", aunque en el mundo real maten sin piedad y además, porque lo saben, son las reglas de este tipo de negocios.

Estamos acostumbrados a ver como las películas de policías y ladrones del país del norte, muestran a buenos y malos matándose de todas las maneras posibles. Los malos jamás tienen un mínimo sentimiento de compasión y los buenos, cuando acaban con los malos, se les justifica plenamente, como si los muertos no hubiesen sido personas. Y sí, son "churros gringos", sin duda, pero si regresamos a la pregunta original que he hecho al inicio de este artículo, también esto impacta en los comportamientos de las personas.

Promover este tipo de novelas, en el medio que sea, es mala idea, porque parecen decirnos: "el crimen sí paga, si eres el mejor narcotraficante, o la narcomujer más mortífera", etcétera. Se crean valores totalmente absurdos como el amor al dinero cueste lo que cueste. Y eso no puede ser bueno para la sociedad.

Y sí, me dirán que es ficción, pero incide e impacta. Después no nos quejemos de la criminalidad.

Saturday, August 05, 2017

El secreto del éxito en ajedrez



Todos los ajedrecistas queremos jugar mejor, triunfar en nuestras partidas, ganar premios, ser reconocidos en el arte del ajedrez, etcétera. Pero la realidad es que la mayoría no llega a cumplir sus sueños. ¿Cuál es la razón? ¿Falta de talento? ¿De motivación? ¿De un entorno adecuado? Puede ser que haya una serie de elementos para llegar a jugar un gran ajedrez, pero finalmente parece ser una cuestión de esfuerzo personal. Tal vez todo tenga que ver con un trabajo contínuo, sistemático, disciplinado. Es difícil llegar a hacer algo bien si uno no pone todo su empeño para lograrlo. Y el ajedrez tiene -como muchos otros artes y ciencias- esta dificultad. La Diosa del ajedrez, Caissa, es muy celosa, y no permite distracciones ni desinterés, el cual se paga con la derrota.

Tenemos el caso de grandes ajedrecistas que empezaron muy jóvenes y que alcanzaron el títulode gran maestro siendo quinceañeros. Podríamos hablar de talento en extremo porque la meta está muy alta, pero pudiese ser que no lo estuviese tanto si se hace un trabajo cuidadoso. Un ejemplo de ello lo tenemos en las hermanas Polgar, quienes las tres, llegaron a los grandes niveles de ajedrez. Una de las razones es que su padre, Laszlo Polgar, decidió educarlas desde pequeñas bajo la teoría que trabajando sobre un tema, las chicas podrían llegar a ser excelentes en ese tema. El papá Polgar demostró sus asertos no con una de sus hijas, sino con las tres. Y por ahí se dice que está el libro llamado “Educando genios”, del propio Laszlo Polgar, aunque parece eludir todos los intentos de encontrarlo por Internet para adquirirlo.

Susan Polgar, la mayor de las hijas, logró ser gran maestra y campeona mundial. He aquí sus palabras sobre el secreto de su éxito en ajedrez: “Se me pregunta con frecuencia ¿cuál es el secreto para el éxito en ajedrez? ¿La respuesta? Trabajar más duro e inteligentemente que los otros competidores. Cuando yo jugaba, mientras otros dormían, yo entrenaba. Mientras otros iban al cine, yo entrenaba. Mientras otros se iban de vacaciones, yo entrenaba. Mientras otros iban a conciertos, yo entrenaba. Mientras otros salían con amigos, yo entrenaba. Mientras otros iban a clubes nocturnos y discotecas, yo entrenaba... No sólo entrenaba en el tablero de ajedrez. Hacía todo lo posible para mejorar mi capacidad física. No fumo, no bebo, no tomo drogas. Trato de comer sanamente y hago diligentemente ejercicio.

¿Los resultados? Me convertí en la mujer #1 en el ranking mundial a la edad de 15 años y me mantuve entre las tres primeras por 25 años. Fui la primera mujer en hacer el título de gran maestro (entre los hombres). Primer jugador, hombre o mujer, que gana la triple corona (el mundial de rápidas, de blitz y el campoenato clásico). Gané al menos dos medallas en cada olimpiada, totalizando 5 de oro, 4 de plata y 1 de bronce y tuve 56 partidas sin perder.

¿Tenía yo talento “natural” para el ajedrez? No realmente. Pero lo logré gracias a mis hábitos para trabajar, enfocarme en lo que quería y en la disciplina. Y ahora yo repito el mismo proceso como entrenadora. “Es fácil. ¡Cualquiera puede hacerlo!”

Notables las palabras de Susan Polgar. Muhammad Alí, Cassius Clay, lo habría puesto más brevemente: “Entrena cuando ellos duermen. Estudia cuando ellos se divierten. Persevera cuando ellos descansan. Entonces vive lo que ellos sueñan”.

Que quede para la reflexión.

Tuesday, August 01, 2017

Nueva versión del Editor de Ajedrez



Hace unos meses escribí un editor para ayudarme a la creación de artículos y libros de ajedrez. La problemática es simple: un procesador de palabras normal no tiene manera fácil de hacer diagramas o de desplegar la notación ajedrecística que en general aparece en los libros y artículos de ajedrez.

Así, la primera versión del editor permite cargar una base de partidas en formato PGN (Portable Game Notation), que es el estándar internacional para describir las partidas de ajedrez en formato electrónico. Una vez teniendo la base de partidas, se puede cargar alguna partida y mover las piezas con los controles de atrás y adelante. Una vez que se tiene la posición de interés, se puede pasar el diagrama de la misma al editor de forma automática. Igualmente, se puede pasar la partida (en formato PGN) con los figurines correspondientes como se usa actualmente en los libros especializados.

El editor permite marcar texto y ponerlo en negritas, cursivas o subrayado. Se puede formatear el texto a la izquierda, a la derecha, centrado y justificado en ambos bordes. El editor también puede corregir el texto usando un diccionario de palabras que viene de Linux, pero que hace la labor de corrección algo más sencillo.

Lo nuevo del editor es que se han incluido dos nuevos botones, uno etiquetado como "Txt", el cual pone al editor en formato de escribir texto normal. El botón que tiene una figurita de rey cambia el tipo de botón al de figurines, que es el de la notación de ajedrez. Anteriormente si se quería hacer eso, había que ir a la opción "Formato" y de ahí a "Fuente". De esta manera el cambio se hace de forma mucho más rápida y directamente.

También se le han añadido los símbolos más usados en la notación usada en los Informadores ajedrecísticos, publicación yugoslava, referente de esta manera moderna de anotar partidas de ajedrez. Se añaden los símbolos para "las blancas están mejor", "las blancas están ganadas", "la partida está igualada", "zugzwang", "apuro de tiempo", "novedad teórica", "nota de la redacción", etcétera. También se agregaron los símbolos de las piezas (figurines), que muchas veces se usan cuando por ejemplo, se quiere poner que hay un peón débil en la casilla a4, por mencionar un simple ejemplo. Finalmente se agregó una etiqueta que muestra qué tipo de letra (font), está activo.

Por lo demás, el editor se comporta como el anterior. Los archivos se guardan en formato RTF y se pueden entonces leer a MsWord, por ejemplo, si se le quiere dar un formato más sofisticado, por ejemplo, poner el documento en dos columnas, cosa que mi programa aún no puede hacer (y que conste, he estado investigando esta posibilidad).

Así pues, quien le interese el editor, he aquí lo que tiene que hacer (ver más abajo). Cabe decir que si ya el lector usaba la versión inicial, puede descargar solamente el enlace del programa, sin tener que volver a instalar los tipos de letra o los diccionarios. Cualquier sugerencia es bienvenida...

Este es el mensaje que mando a quienes me piden el editor:

Instala primero los diccionarios para la corrección de los artículos:
http://www.mediafire.com/download/bdyc1yyrz3ev8ls/ISpelIns+%281%29.exe

Pienso añadir más tipos de diagramas pero por el momento solamente trabaja con "zurichdiagram cbwin" que es un tipo de letra para hacer diagramas y que puedes instalar con el programa que puedes bajar de aquí:

http://www.mediafire.com/download/li5p53qzghgldph/font_setup.exe

que instalará varios tipos de letras pero ojo, no funcionará para otro tipo de diagramas por el momento. En las publicaciones, los diagramas de 20 puntos son los más adecuados, pero claro, los puedes poner del tamaño que quieras.  Por otra parte, espero que haya actualizaciones más o menos continuas, pero dependerá de mi tiempo libre, porque ando un poco liado con mi trabajo académico, pero ya me daré tiempo.  Por lo demás, si dejé algo en el tintero (debería decir, en el teclado),vuelvo a escribirte. Las
actualizaciones las comentaré en mi blog. Si no te mando alguna por favor, pídemela.

El editor lo puedes descargar de aquí:

https://www.mediafire.com/file/6il180lnm1ikest/setup_editor_ajedrez.exe

Avísame cualquier problema.

Friday, July 28, 2017

De las buenas intenciones a la realidad



Hoy, gracias quizás a Internet y las redes sociales, se puede publicitar cualquier cosa, aunque sea "chafa" o inútil. Hace muchos años unos vivales consiguieron que la UNAM les diese cabida con su página sobre supuestos temas biológicos, pero en realidad se trataba de pseudo-ciencia. Por azares del destino hallé la página en cuestión y cuando vi de lo que hablaba, la denuncié a las autoridades de cómputo de la UNAM, que la quitaron de inmediato. Y ojo, no es que la pseudo-ciencia no tenga cabida en este mundo, simplemente que la UNAM no es el sitio para hacerse eco de esas patrañas que ya cada quien creará o no.

Y como decía, las redes sociales ahora publicitan cualquier cosa. En ajedrez, por ejemplo, se anuncian los "grandes logros" de los niños ajedrecistas, aunque estos sean en el mejor de los casos magros. Se aplaude todo lo que hacen estos geniecillos pos-modernos, de acuerdo a quien publica estas notas, que en general son los padres de dichos niños, y nos hacen creer que tenemos montones de Magnus Carlsen aún no descubiertos.

La realidad es otra. Son niños que juegan un ajedrez como aficionados. La mayoría tiene un rating de segunda o tercera fuerza pero en Internet nos los presentan como maestros, por decir lo menos. Y como estos niños viajan a torneos y festivales internacionales (casi siempre pagado por los respectivos papás), entonces se les hace un show mediático como si ellos estuviesen jugando el Mundial de Ajedrez, cuando en realidad juegan un ajedrez de 3a fuerza.

Y ojo, no creo que esté mal que los niños compitan, sino que os salgamos de la realidad sobre el mérito de sus triunfos. Niños y jóvenes que fueron en su momento a los festivales mundiales en Grecia o España, prácticamente ya ninguno juega. Sus resultados en esas competencias fue desastroso. Nuestros enviados a jugar el sub18 quedaron en los últimos lugares y no es para sorprenderse si se tiene en cuenta que había grandes maestros y maestros internacionales, con ratings de 2500 y casi 2600 en algunos casos. Así no hay fogueo ni competencia, es una simple masacre.

Y si hablo de esto es porque en Coahuila un jovencito de 16 años aparece en una entrevista, en donde el autor de la misma dice que este muchachito ganó una beca para estudiar en Rusia, y que se la ganó gracias a sus buenas artes en el ajedrez. La realidad es que probablemente no es así, porque el jovencito en cuestión tiene 2014 Elo y con eso, como una vez el GM Silvino García le dijo a una ajedrecista mexicana que quería jugar el Capablanca, que al decirle su rating le comentó: "hija, con ese Elo no cocinas ni un huevo frito".

Y entonces esto que estoy escribiendo lo puse, con otras palabras, en la página de Facebook en donde se anunciaba el asunto. Y no me faltaron quienes no les gustara lo que les dije. Alguno de ellos me dijo que estaba demeritando al chico becado, pero la realidad, de nuevo, no es así.

Digamos que ya es importante poner las cosas en claro y en su justa proporción. El chico ajedrecista tiene 16 años y 2041 de Elo. En Rusia -creo- hay unos 5 millones de ajedrecistas registrados en dicha federación (podría estar equivocado en la cifra exacta), y claramente 2041 puntos no cocina ni un huevo, como diría el GM García. Entonces ¿qué aplaudimos? No lo sé.

Pero además, el artículo dice que el chico ha jugado varias veces en Cuba, aunque no se indica en qué lugar quedó. Y yo sé la razón: los torneos abiertos de ese país son durísimos. El Capablanca in memoriam tiene siempre unos 20 GM y otros tantos MIs que participan. Nuestros jugadores mexicanos titulados no han podido ganar ese torneo y no es una queja ni un reclamo, es una realidad. Hay mucho más nivel en Cuba que en nuestro país. Por ello, nuestro pequeño héroe becado simplemente habrá jugado y si le fue bien, habrá hecho la mitad de los puntos en disputa. No veo que se pueda hacer mucho más con 2041 puntos Elo.

Y de nuevo, todo esto es para ubicarnos en la realidad de nuestro ajedrez. De todos los niños que fueron a ese torneo juvenil e infantil en Costa Rica, el panamericano, solamente Sión Galaviz sacó medalla de plata por desempate. Los demás si acaso, quedaron entre los 10 primeros. Pero después, algunos de esos niños se apersonaron en un torneo similar en EEUU y todos quedaron en las últimas mesas. Pero de eso no hablamos, no decimos nada, porque no es políticamente correcto, porque no queremos que los chicos se desanimen quizás.

El asunto es que hay una curiosa doble moral en este país nuestro. No hablamos de discapacitados porque es mejor decirle personas con capacidades diferentes. Como si discapacitados no hablara de esta realidad que siempre queremos tapar. El mexicano y sus eufemismos continuos, para mostrar que somos sensibles, pero eso no necesariamente ayuda. Para mejorar hay que enfrentar la problemática y esto claramente no se quiere hacer porque la realidad no nos gusta. Por eso nos andamos una y otra vez con eufemismos.

Y solamente he tocado el ajedrez, pero en otros campos se dicen cosas públicamente. Por ejemplo, en un video que circula por las redes, seis locutores, especialistas de futbol (entre ellos Hugo Sánchez), discuten los pormenores de nuestra fallida selección. Un comentarista dice que México no está preparado para ganar ninguna copa del mundo y entonces se le echan encima. Le dicen que tiene una "mente chiquita", que "hay que tener sueños", que "con esa mentalidad no vamos a ninguna parte", etcétera. Pero es cierto lo que decía el comentarista criticado: estamos lejos, muy lejos de ser potencia en futbol. Si jugamos con los brasileños pues decimos que finalmente es una potencia por tradición, muchas veces campeón mundial. Si nos tocan los teutones entonces decimos que son más fuertes. Si nos tocan los de Jamaica tememos que sean más rápidos. Vamos, todos tienen atributos que nuestra selección no tiene. Y entonces no se quiere enfrentar la realidad, sino el seguir soñando con ganar cuando no hacemos nada para ello.

Soñamos con el triunfo, pero no hay preparación realmente. No trabajamos sobre nuestras limitaciones y pensamos que vendrá el Chicharito o Carlos Vela a resolver la eterna crisis de una selección que es un negocio y que, calificar al mundial, simplemente sirve para que la afición desembolse cuanto dinero tenga en apoyar a estos buenos para nada. Y es por ello que, probablemente, hay tanto enojo por los últimos resultados, pero es por una cuestión sencilla: viven en las buenas intenciones y no en la realidad. Y de buenas intenciones está empedrado el infierno.

Monday, July 24, 2017

El futbol mexicano como reflejo de este país



México es un país futbolero. En relativamente pocos años ha organizado dos campeonatos mundiales (1970 y 1986). Tiene una infraestructura de estadios enormes. Una liga que prácticamente juega todo el tiempo y una selección que está obligada a calificar al Mundial que sigue porque eso representa muchos millones de pesos.

La FIFA, para ponérsela más fácil, ha puesto a México en un grupo geográfico que lo hace el "gigante de la Concacaf", y aún así hace unos años casi no va al mundial, teniendo que jugar un par de partidos de "repechaje" contra el equipo más triste de Nueva Zelanda, con el cual logró su pase al mundial.

Hoy, con un director técnico de Colombia, alguien que se apellida Osorio, parece haber encaminado a la selección mexicana al pase, casi caminando, al mundial del 2018 en Rusia. Y la Federación Mexicana de Futbol no podría estar más de plácemes, pues esta calificación, como ya dije, es equivalente a muchos millones de dólares para este negocio particular que es el futbol.

Pero obviamente, hay otras competencias. La selección verde fue a Rusia a la Copa Confederaciones y fue eliminada de la final. Ahora una selección B juega en Estados Unidos la Copa de Oro, contra equipos poco menos que lamentables, y no califica a la final, perdiendo 1-0 contra Jamaica, país bananero que no tiene ni el dinero, ni la infraestructura, ni los años ni experiencia del equipo mexicano.

Y después de esta triste eliminación, en un torneo que estaba casi armado para que México ganara fácilmente, han salido todos los medios deportivos a mostrar su gran enfado. En mi opinión, sin embargo, no sé de qué se quejan. Somos un país tercermundista que no tiene visos de jugar contra los equipos grandes con aspiraciones de triunfo. Si nos toca Alemania en una competencia relativamente fuerte, nos aplasta. Si nos toca Brasil, nos saca a patadas. Vamos, que efectivamente tenemos un futbol de mierda, como dirían unos cronistas argentinos, y aunque no le haya gustado a nadie ese comentario, no falta a la verdad.

El futbol mexicano es el reflejo, el espejo de lo que somos como país: mal hecho, mal preparados, cubriendo solamente las apariencias a través de la publicidad, de la manipulación mediática sobre la dizque gran selección que tenemos. Y esto pasa en muchos ámbitos. Queremos sentirnos país del primer mundo, pero tenemos políticos ladrones, que jamás son encarcelados, que son intocables. Tenemos las mejores leyes del mundo que se violan si se tiene la suficiente cantidad de dinero para que no se apliquen, ya sea a nivel cotidiano o a los altos niveles de los gobiernos. Le tapamos el ojo al macho diciendo que somos un país de leyes, de instituciones, en donde aparentemente el narco ya se ha infiltrado.

¿Qué esperamos ser entonces? ¿Campeones del mundo en futbol? ¿Con este nivel paupérrimo? ¿Con futbolistas que no se entregan (y aunque se entregaran), que prefieren hacer un anuncio de Seguros que dedicarse a trabajar en su área? Somos una sarta de mediocres y con la propaganda quieren que nos creamos primermundistas, con posibilidades de ser campeones de lo que sea. No lo somos ni lo seremos nunca. Pueden todos seguir criticando a la selección, a su director técnico, a quien quieran, que nada va a cambiar mientras el aficionado siga yendo a los estadios, comprando la nueva playera, apoyando al "tri" aunque para estos 11 jugadores no sea más que un negocio.

Yo la verdad ya llegué a la conclusión que aunque ya no espere nada de ellos, siempre tiene la selección la capacidad de desilusionarme aún más.

Monday, July 17, 2017

MI más reciente queja al Banco Santander



Defensor del cliente Santander

Le escribo por los siguientes motivos:

1. Fui a fin del mes pasado a depositar unos cheques a la sucursal Santander de San Jerónimo Lídice, en la Ciudad de México. Hice los respectivos depósitos y después le pedí al cajero que me cambiara un billete de 50 pesos por monedas de 5 o 10 pesos. No tenía. Me dijo que era quincena y que por eso no había cambio. Pase pues.

2. La siguiente semana voy a pagar unas cuentas a Santander, sucursal de la calle de Cráter, en el Pedregal de San Angel, también de la Ciudad de México. Hago los trámites y le pido que me cambie un billete de 50 pesos por monedas de diez. Me dice la cajera que no tiene. Le recuerdo que estoy en un banco, no una miscelánea o estanquillo. Entonces lo único que logra hacer es darme monedas de cinco pesos y todavía me dice que no es su culpa, etcétera. Entonces decido poner una queja. La "subdirectora" (o al menos estaba en ese escritorio), Gabriela López, a mi reclamo me dice que la cajera me dio opciones. Le explico que no me dio opciones, porque cuando hay opciones es que hay alternativas. No hubo tales alternativas. Gabriela López no entiende lo que significa la palabra opciones. Pido que me comunique con quien sea responsable para levantar mi queja. Finalmente levanto la misma, cuyo folio es Q17-XXXXXXX. Me indican que en un máximo de 48 horas se comunicarán conmigo, ya sea por correo o a mi celular. Nada de eso pasa.

3. Mando un tuit a @bancosantander, quien después de un rato me contestan:

Hola Manuel, te pediremos llamar a Superlínea: 01 800 501 0000 y 51 69 43 00 en CDMX, para revisar esta situación. Saludos.

Le contesto -ahora a @santandermx:

No, ya hablé a la superlínea y entre decenas de opciones ya me cansé. Quedaron en comunicarse conmigo. Hagan bien su trabajo, por favor.

Entonces no me contestan más. No me hacen el mínimo caso a pesar de seguir mandado tuits quejándome de que no hacen caso a mi cuestionamiento. Hasta ahí las cosas.

Así pues, quisiera saber cuándo van a dar cauce a mi queja.

Pero ya que no me han contestado, tengo más asuntos por los cuales quejarme y que ya me tienen cansado:

a. Unilateralmente Santander decidió ya no mandarme en papel mis estados de cuenta. En lugar de eso, un día antes de la fecha de corte, si bien me va, me mandan dichos estados de cuenta. Sin embargo, no los puedo abrir porque los archivos están cifrados con alguna clave que desconozco. Yo no pedí que me dejaran de mandar mis estados de cuenta en papel, así que regresen a ese estado las cosas.

b. Si yo no pago a tiempo mis tarjetas de crédito, me hacen un cargo por el rubro. Quedemos en algo, si me van a seguir mandando mis estados de cuenta y no me los mandan con una semana de anticipación, entonces ustedes me deducen ese cargo por no pagar, porque yo cuento con la información del banco sobre mis cuentas que me llegue a tiempo, y como hacen lo que se les pega su gana, pues simplemente no puede ser. Seamos justos y hagamos las cosas bien. Ustedes no las hacen bien, no me pueden exigir que pague a tiempo. ¿Les quedó claro?

c. La sucursal de Santander en la calle de Cráter tiene unas puertas de cristal que, a las 4 pm, cierran religiosamente para que nadie más entre. Los clientes que hubiésemos estado antes en dicha sucursal hacemos nuestros trámites y para salir tenemos que decirle a algún empleado que quite la cerradura para poder salir. Les he indicado que esa política es peligrosa. Si ocurre un incendio o un temblor y estamos encerrados nos morimos todos. Se los he hecho ver a los empleados de dicha sucursal y hacen caso omiso. No puede ser, es un peligro constante y potencial que nadie ve porque nunca piensan que a ellos les puede pasar.

d. Sobre su sistema de filas, en donde ponen fila para no clientes, para clientes y para clientes premium, es discriminatoria, vejatoria y ofensiva. Si me formo en la fila de clientes (no premier - y que conste tengo cuenta premier pero no uso esa "facilidad" porque es discriminatoria), y llega alguien a la fila premier después que yo, lo atienden a él primero. ¿Por qué? ¿Vale más su dinero que el mío? ¿Vale más él porque tiene más saldo en su cuenta? so es un insulto a las personas. Tomen ejemplo de otros bancos como Banamex, para que vean un sistema eficiente y no vejatorio y grosero con sus clientes.

Así pues, espero respuesta. Ya me cansé de sus burlas y su sistema de respuestas de vergüenza como el que tienen en twitter que, cuando uno se queja y no les gusta, entonces deciden ignorar a esa persona.

Wednesday, July 12, 2017

De la neutralidad en la red y la discriminación en otros ámbitos



Internet se convirtió en relativamente pocos años en un servicio tan fundamental como podría ser el teléfono o la televisión. Hoy cualquiera que tenga un teléfono inteligente usa cotidianamente la red de redes y entiende que este servicio es muy importante para muchísimas cosas de la vida cotidiana.

La virtud de la red es su libertad de acceder en principio a cualquier contenido, a poder ver una página web hecha en un servidor gratuito o bien en uno de paga a la misma velocidad. La posibilidad de acceder a cualquier información sin que alguien verifique por qué estamos entrando en un sitio particular es parte de lo que hacemos todos los días al entrar a Internet y lo consideramos como una obviedad.

Pero no lo es y ya alguien está proponiendo que los proveedores de Internet puedan decidir qué sitios te pueden bloquear o bien, a cuáles darles prioridad y mayor velocidad de bajada, cuáles hacerlos lentos para cargar e incluso, por qué no, cobrar por entrar a ciertos sitios. Y esto es precisamente lo que se llama "la neutralidad de la red", la cual una vez más se está poniendo en riesgo porque no falta el vivales que quiere hacer negocio para sacarle agua, si se puede, a las piedras.

Y entonces ya hay voces que se están levantando para impedir que esto ocurra. La gran virtud de la red de redes, de Internet, que de pronto se volvió importante y que los gobiernos ya no ven con tan buenos ojos, es que es incontrolable. La llegada de las redes sociales como Facebook y Twitter, que incide en muchas ocasiones en el ámbito local, no es del agrado de los actores políticos y de hecho, muchos están enojados, porque no hay límites a lo que la gente escribe en dichas redes sociales y hasta los lambiscones de estos personajes han salido proponiendo leyes para controlar Internet.

Por ello, esto de la neutralidad de la red permitiría discriminar por diversos motivos. Y ya estamos llenos de esquemas discriminatorios. Por ejemplo, el Banco Santander tiene en sus sucursales tres filas: la de clientes, la de clientes con tarjeta "premium" y aquellos que no son cuentahabientes, que probablemente van simplemente a cambiar un cheque, o a pedir cambio de algún billete, etcétera. Y entonces, para este banco -que da un pésimo servicio- el dinero de algunos vale más que de otros. Por ejemplo, llego, me formo en la fila de clientes, pero como no soy premium, entonces no tiene importancia en qué lugar de las fila esté, porque antes van a atender al que es premium, porque tiene más dinero que yo, y eso es absolutamente injusto y discriminatorio. Para colmo, se da a manejos discrecionales de los cajeros a quién llama cuando se desocupa la caja. De nuevo, un esquema que busca preferenciar a los cuentahabientes con mucho dinero en ese banco y despreciar a los que tienen menos dinero. ¿A quién se le habrá ocurrido semejante idea tan fuera de lugar?

Porque miren, discriminamos en muchísimas cosas, para bien o para mal. Hay quien le gusta mejor ir a Starbucks que a una cafetería en donde haya mesas y sillas y no sillones como si fuese un "set" de la serie televisa "Friends". Somos productos manipulables y hay quien le hace feliz que le pidan su nombre para ponerlo en el vaso de cartón donde le entregarán su bebida. Y podemos discriminar y probablemente está en nuestra genética, para elegir lugares o situaciones en donde nos sintamos cómodos. Pero discriminar porque otro tiene la piel más oscura, o porque es un obrero, o porque nos sentimos superiores, es ahí es donde esto ya no cabe.

Y regresando al problema de la neutralidad en la red, pues simplemente no va a pasar. Y no ocurrirá porque la red Internet es en conjunto mucho más fuerte que estas propuestas. Recuerdo en estos momentos la iniciativa de ley SOPA (Stop Online Piracy Act), que era una idea para de nuevo, que los gobiernos controlaran a Internet. Tampoco prosperó.

Asumo que cuando las cosas se vayan a poner peor, los sitios más importantes tomarán acciones. Cambiar la inercia de Internet es -en mi opinión- imposible. Y no es por no cambiar, sino porque así funcionan bien las cosas. Esta es otra iniciativa que terminará por desecharse, como las N iniciativas que se han presentado, particularmente la del gobernador de Hidalgo, que es una de las más absurdas y ridículas que se han presentado en nuestro país.