Saturday, June 30, 2018

Para convertirse en un verdadero jugador de ajedrez



Todos los aficionados al ajedrez nos asombramos de las partidas de los grandes maestros. En ellas suelen fluir una variedad de ideas que los "mortales" simplemente no aparecen. Y esto quizás pueda ser explicado.

Por una parte, hay que entender que el ajedrez es como un lenguaje, y no es idea mía. Ya Bent Larsen decía que el ajedrez es un lenguaje marcado por la agresión, es decir, quien discute mejor gana. Y no le falta razón al desaparecido gran maestro danés. Pero si se quieren tener más bases al respecto, en un documental sobre Susan Polgar, (https://youtu.be/6PZgGXIaepQ, https://youtu.be/31R1AFEPETk y https://youtu.be/iWK69yfDwUs), de National Geographic, se le hizo un estudio de tomografía a la gran maestra y ex-campeona mundial, hallando que cuando ella veía posiciones de ajedrez, había respuesta en el área del cerebro donde se estima, se encuentra la capacidad del lenguaje. Así, es claro que los que jugamos ajedrez "queremos hablar ese lenguaje", y esto, como en cualquier lenguaje que queramos aprender, lleva tiempo.

Hagamos pues una analogía con los lenguajes humanos. Un niño aprende a hablar poco a poco y le lleva unos cuatro años quizás el empezar a decir frases completas, a expresar ideas, las cuales probablemente sean básicas en esa etapa: "tengo hambre", "quiero a mi mamá", "no me quiero bañar", "no me gusta esto", etcétera. Pero con el tiempo (años desde luego), ese niño empieza a expresar ideas más complejas. Sin embargo, resulta claro que la complejidad de las ideas empieza a desarrollarse con la expansión del vocabulario. Mientras más vocabulario posee una persona, más ideas puede expresar. Y esto hace que los grandes escritores sean capaces de describir situaciones, por ejemplo, de manera que sean tan vívidas que los lectores queden asombrados. Vamos, un gran escritor es algo así como un gran maestro pero en la literatura.

Y si seguimos con el símil del ajedrez, notaremos que nuestros primeros pasos en el juego consisten en entender las tácticas más burdas, lo que los maestros llaman "rutinario" pero que para el principiante le resulta asombroso como por ejemplo, el mate de Greco, que me parece mucha gente conoce como el mate de la coz (https://es.wikipedia.org/wiki/Mate_de_la_coz). Y en la sintaxis y semántica del lenguaje ajedrecístico, esta combinación es una frase muy hecha, muy conocida, que bien se equipara tal vez a una frase célebre en algún idioma humano. Ejemplos hay muchos.

El tiempo, el estudio, la práctica del juego, es equivalente a leer mucho, a ver cómo otros se expresan, cómo dan estos giros idiomáticos que en ajedrez son realmente las jugadas que se hacen. Y este es el punto, en la medida que trabajamos en nuestro ajedrez, intentando "hablar mejor", dejamos de ver jugadas para ver ideas. Y es aquí donde me quiero detener. El aficionado se convierte en ajedrecista en el momento que ya no ve jugadas, sino ideas. Y esto es un avance que podría considerarse del cielo a la tierra.

Pero veamos un ejemplo.


Esta posición se dio en la partida entre Donner vs Smyslov, del Capablanca in memoriam 1967, en la Habana, Cuba, después de las siguientes jugadas: 1. d4 Nf6 2. c4 g6 3. g3 Bg7 4. Bg2 d5 5. cxd5 Nxd5 6. e4 Nb6 7. Ne2 O-O 8. O-O e6 9. a4 a5 10. Na3 Qe7 11. Bf4 Rd8 12. Qc1 Na6 13. Nc4 Nxc4 14. Qxc4 e5 15. dxe5 Bxe5 16. Bxe5 Qxe5 17. Nc3. Juegan las negras... ¿Quién está mejor? ¿Cómo se debe proceder? El análisis va más o menos así: la estructura de los peones del flanco dama del blanco es muy débil y las casillas b3 y b4 son particularmente vulnerables. Esto promete a las negras un buen juego de piezas porque además, controla momentáneamente la columna d. Las blancas quisieran jugar f4 seguido de e5 o f5, dependiendo de las circunstancias, pero no parecen tener tiempo. Su primer tarea es luchar por la columna d.

El plan del negro debiese ser jugar Ae6 y en algún momento Ab3, de forma tal que la casilla d1 sea inaccesible a las blancas y el dominio de la columna sería entonces del negro. Con esto en mente, Smyslov continuó: 17. ... c6! quitándole la casilla b5 a la dama blanca. 18. Rfd1 Be6 19. Qe2 Bb3! 20. Rd2 Rd4 21. Rxd4 Qxd4 22. e5 Nc5 23. Ne4 Qxe5 y las blancas abandonaron 0-1.

Obsérvese el nivel de un jugador de la talla de Smyslov. Su valoración implicó no las jugadas en sí, sino el detectar las casillas débiles del blanco y del cómo podría explotarlas. De ahí que el plan de meter el alfil a b3 en algún momento -sabía Smyslov- le daría clara ventaja. Y por eso Smyslov fue uno de los grandes exponentes de nuestro juego: "Ya hablaba con maestría el lenguaje del ajedrez". Dicho en este símil, el gran maestro soviético podía construir una serie de frases notables en el entorno de la partida ajedrecística, en el entorno de la discusión que tenía con Donner en ese momento.

Por ello, y en este orden de ideas, si quiere progresar, "lea muchas posiciones de ajedrez" (vea táctica y resuelva problemas de juegan blancas/negras y ganan), "practique el idioma si quiere perfeccionarse" (juegue en torneos). Eventualmente empezará a notar que su nivel de discusión mejora. Se eleva el intercambio de argumentos. Se dejan los lugares comunes y entonces, créame, ya podrá decirse jugador de ajedrez.

Y llegan las elecciones... ¿Quién ganará?


El 1 de julio se terminarán todas las campañas políticas de los posibles candidatos a la silla presidencial. Con ello terminarán las campañas de desprestigio de los fanáticos de los candidatos que, respectivamente, en las redes sociales, se han dicho lo indecible. También se acabarán las pugnas verbales entre los diferentes candidatos, que lucieron lo peor de ellos mismos en los debates correspondientes. Y finalmente habrá un ganador. ¿Quién será?

Está claro que por intención de voto, López Obrador es el posible ganador de la contienda y por mucho. Y el problema es que las encuestas lo ponen con ya más del 50% del electorado a su favor. Anaya y Meade están, en sus mejores encuestas, a al menos 15 puntos porcentuales del Peje y como dijo el hermano de Margarita Zavala en la televisión, en uno de los tantos programas de discusión política, "esta elección ya valió madres", haciendo ver que el Peje es ya inalcanzable.

Cabe señalar que las encuestas -desde luego- no indican un resultado absoluto, y quienes afirman en esto con vehemencia son los que apoyan tanto a Meade como a Anaya. Y para ello citan lo que pasó en Estados Unidos, que a pesar de las preferencias iniciales a Hillary Clinton, terminó ésta perdiendo. Lo que no dicen es que la Clinton tuvo más votos que Trump, pero el sistema electoral de los estados Unidos no es por quien tenga más votos de los ciudadanos, sino quién tenga más votos de un país con áreas políticas específicas.

Pero regresemos a México. Cuando fueron las elecciones donde el Sr. Madrazo, un  tramposo a todo lo que da, quiso ser presidente por parte del PRI, estuvo todo el tiempo en las encuestas en el tercer sitio y ahí se quedó. Las propias encuestas así lo mostraron y nunca pudo el señor "levantar cabeza". Y en esa misma situación está Meade. Por ello, difícil pensar que pueda remontar esos números en su contra.

Pero hay que pensar en los mecanismos del partido tricolor. Ya se han denunciado robo de actas, esquemas de dar dinero por las credenciales y el voto, el dar tarjetas de 1500 pesos que se convertirán en ese dinero mensualmente si se apoya a Anaya, aunque antes es nada más un pedazo de plástico sin valor, etcétera. Se han dicho un sinfín de mentiras con respecto a que las papeletas pueden borrarse porque los lápices para votar tienen esa propiedad. Esquemas de defraudación en casillas como "el carrusel", entre muchos otros, se supone se están orquestando, principalmente por el PRI, se llevarán a cabo y sorprendentemente Meade habrá sido el ganador para la noche del 1 de julio.

Pero eso es poco probable, porque nadie en este país creerá que no hubo fraude. Después de que las encuestadoras y los medios ya han dado al ganador, vamos a ver con qué argumentos van a convencer al respetable que "esta vez no hubo fraude... Esta vez ganó Meade (o Anaya) a buena ley". Ese escenario es simplemente imposible y las posibilidades de un país desestabilizado por una acción así no le conviene a nadie, y menos al presidente saliente.

Hay que decir que sí, hubo una campaña para tratar de generar miedo si ganaba el Peje. Los empresarios poderosos empezaron a decir que sacarían su dinero pero en un giro curioso, a los pocos días se reunieron con los candidatos y de pronto salieron muy contentos, indicando que ganase quien ganese lo iban a apoyar. Muy extraño y sospechoso, pero claramente mostrando que sus amenazas de papel no funcionaron porque es simple: que esos empresarios saquen su dinero de este país tampoco les conviene, porque no es tan fácil, porque perderían dinero. Fue un albur que se jugaron pensando que lograrían desencantar a la población en base al miedo. No lo lograban y entonces tuvieron que ceder.

Ahora bien, si gana López Obrador, que es lo que parece casi inminente, ¿se convertirá en un dictador que convertirá al país en la nueva Venezuela? Difícil que eso pase, porque en primera instancia, México es un país mucho más grande y más diverso. Su PIB es cuatro veces el de Venezuela y además, su sistema político tiene separación de poderes, lo que hace que muchas decisiones no las pueda tomar el ejecutivo por sus pistolas.

Pero vamos a suponer que el Peje gana y dice: "cerraremos el nuevo aeropuerto y construiremos otro en Santa Lucía". Más allá de si la propuesta es adecuada o no, le lloverán las demandas y habría que compensar a todas esas empresas que han trabajado en ese proyecto, así como a los inversionistas que ya han puesto muchos millones. Esa decisión dictatorial sería una estupidez. Pero vayamos al pasado cuando López Portillo nacionalizó la banca. Tuvo que indemnizar a los dueños de los bancos. No se trató nada más de decirles: ahora los bancos son nuestros, háganle como quieran. Vamos, que lo dictatorial no es tan fácil de hacer en ninguna parte. Y les pongo otro ejemplo: Llegó Trump y quiso limitar la llegada de ciudadanos de ciertos países con los que Estados Unidos tienen problemas. Hizo decreto tras decreto pero la Suprema Corte gringa echó para atrás esos ridículos documentos. Y sí, causó dificultades internamente al principio, pero hoy ya Trump no hace decretos diarios, porque ya entendió que no es tan fácil.

Así pues y concluyendo, el Peje ganará y en la transición de gobierno se pondrán de acuerdo con el partido en el poder hoy para hacérsela fácil salir a Peña y compinches. Vamos, se negociará el asunto, si es que no se ha hecho ya, para que no pase nada porque francamente, el día 2 de julio no va a cambiar nada en general. Ya verán.

Tuesday, June 19, 2018

Para eliminar el vulgar grito de "¡Eeeh puto!"



La competencia deportiva -según siempre he entendido- es algo que debiese enaltecer a los que practican algún deporte competitivo. Entre otras cosas, se aprende a ganar y a perder. Se aprende además que no siempre se gana y que en ocasiones -muchas- los contrarios son mejores que uno. Y uno acepta la derrota con inteligencia y respeto al mejor esfuerzo del contrario. A nadie le gusta perder, pero hay muchos ejemplos de comportamientos por demás caballerosos por parte del vencido y eso debería ser la norma. No hay nada más lamentable que un mal perdedor.

En ajedrez, por ejemplo, Kasparov narra en el segundo tomo de "Mis Grandes Predecesores" (página 56 de la versión española), cuando Euwe le quita el título mundial a Alekhine. Escribe Kasparov: "Había lágrimas en los ojos de Alekhine, pero, para deleite de los emocionados espectadores, encontró la fuerza de ánimo necesaria para pronunciar en voz alta: '¡Hurra por el nuevo campeón! ¡Larga vida para el ajedrez holandés!'". Para que vean a un gran deportista cuando justamente perdía el título mundial

Pues si nos trasladamos al fútbol, los aficionados de todos los equipos, en el campeonato que sean, cuando ganan o pierden, hacen la victoria o la derrota parte de ellos mismos y sí, cuando ganan festejan a lo grande, y cuando pierden hay quien llora lágrimas de dolor, y es en serio.

Pero en la cancha, las multitudes que apoyan a un equipo en general buscan denostar al rival. El "¡ole!" cuando un equipo comienza a dominar al adversario y no le presta la pelota o bien, el grito de "¡Eeeeh puto!", el cual es invento mexica para alterar al portero que hace un saque de meta y que la FIFA no ha visto con buenos ojos. De hecho, ya la FIFA había mencionado en algún otro torneo de fútbol que de seguir esa actitud vendrían represalias y ahora, en el partido de México vs. Alemania, volvió a ocurrir el lamentable grito de los aficionados. ¿Qué hizo la FIFA? Ya multó con medio millón de dólares a la Federación Mexicana de Fútbol.

¿Pero qué puede hacer la federación local para evitar que la gente insulte al portero con semejante arenga? Poco. Sin embargo, la FIFA puede hacer algo más contundente: descalificar al equipo seleccionado de México si sus aficionados siguen incurriendo en esta falta.

Así que imaginen el siguiente escenario: México califica en el primer lugar de su grupo y la FIFA decide descalificarlo. Así, simple y llanamente. ¿Qué pasaría entonces? Más allá de las críticas a la FIFA, más allá de que al respetable le parezca injusto, fuera de lugar, excesivo, o algo de unos verdaderos "hijos de puta", se acabaría el problema.

Vamos a ver qué pasa. Por lo pronto creo que la FIFA ya ha hecho algunas recomendaciones a la Federación Mexicana de Fútbol, además de advertir que no se tolerará este comportamiento. De hecho, ya en el 2014 puso el dedo en el asunto. Y no faltará quien quiera ignorarlo y se sienta con el derecho de gritar lo que se le antoje en la tribuna. Lo que puede finalmente pasar sería penoso pero sin embargo, podría considerarse una medida de rajatabla para terminar de una vez con el problema.

Friday, June 15, 2018

Del experimento "pague lo que quieras (o lo que puedas)"



A principios de mayo puse en el esquema de "pague lo que quieras (o lo que puedas) un libro que escribí sobre Aron Nimzowitsch (sí, se escribe "Aron"). Lo anuncié en diversos canales, en mi blog, en mi canal de YouTube y en las redes sociales. ¿Cuál fue el resultado? ¿Funciona este esquema?

El libro, que contiene una centena de ejercicios de táctica sacados de las partidas de nuestro héroe, más de una decena de partidas en el formato de ajedrez solitario, para que el lector practique su ajedrez y valore su nivel real, un breve análisis de las aperturas y defensas que el vejo maestro jugaba, además de una breve biografía y algunas de sus anécdotas, creo que resume el esfuerzo que hice. Cabe decir que ante la negativa para conseguir editorial, decidí que sería una opción este esquema para que la obra deje de soñar el sueño de los justos.

El canal de YouTube que tengo de ajedrez (busquen "Manuel Morsa"), tiene ya unos 73 mil suscriptores. Después del anuncio y en los siguientes treinta días, aproximadamente, el libro se descargó unas 4500 veces, aproximadamente, monedas más monedas menos.  



Hagamos algunas cuentas: si tengo unos 70 mil suscriptores y considero que el 10% de los que entran al canal descargaran el libro, serían unos 7 mil suscriptores. Como se descargó la mitad de esto, aproximadamente, pensemos que hablamos de un 5% de personas que decidieron bajarlo. De esos 4500 personas que se hicieron del libro, ¿cuántas apoyaron? Menos de 20 personas. Hubo quien me pidió mis datos bancarios y depositó lo que quiso o pudo. Otros nunca depositaron y 12 donaron vía PayPal y se logró un acumulado de unos 76 dólares en total. Yo pedía unos 100 pesos de apoyo y hubo quien depositó más de tres veces esa cantidad. Si consideráramos que del total depositado se dividiera en 100 pesos, entonces estaríamos hablando de 15.2 personas que apoyaron. En los que apoyaron vía PayPal, hubo quien me depositó 5 centavos, sí, 5 centavos y hubo quien donó 356 pesos (ya quitando la comisión de PayPal).

Cabe decir que hubo gente de Colombia, España, Estados Unidos y de algún país más que se me escapa, que donaron.

En resumen, de los 4500 que descargaron el libro, sólo el 0.44% donó.

El experimento lleva a una conclusión es sencilla. Este esquema parece no funcionar. Y el asunto es que no encontré el apoyo que esperaba por parte de los que descargaron el libro.

Y ojo, no le reclamo nada a nadie pues en el experimento no había ninguna obligación. Estos son los datos fríos del asunto y quizás el esquema no funciona por muchas razones. Creo que tal vez haya que hacer algunas modificaciones, refinarlo y ver asi los autores pudiesen tener una posibilidad -ya no de vivir de sus libros- sino de al menos, tener un apoyo razonable para seguir produciendo contenidos.

En cualquier caso agradezco a los que donaron a la causa.

Monday, June 11, 2018

Para revivir a Delphi


Borland fue una empresa de software que en su momento sus políticas revolucionaron el cómputo y la programación. Su compilador original, Turbo Pascal, fue un éxito instantáneo al venderlo en 50 dólares. El sistema venía en un diskette y traía compilador y editor (¡en sólo 12K bytes!) y un buen número de ejemplos. Fue el estándar del lenguaje Pascal por muchos años. Microsoft incluso decidió dejar de vender su propio compilador de Pascal porque simplemente no podían competir.

Con el tiempo y el éxito de este compilador, empezaron a salir una serie de bibliotecas de desarrollo: Turbo Editor ToolBox, Graphix ToolBox, Turbo Lightning, entre otros, Turbo Pascal se convirtió en una estupenda herramienta. Borland entonces sacó su versión 4, 5, 5.5, 6 y 7, la cual ya era mucho más pulida que la original, pero conservaba la filosofía de compilar a toda velocidad, haciendo que el programar fuese mucho más fácil y atractivo para los desarrolladores.

Entonces Borland inició la aventura de crear los "turbo lenguajes", y sacó Turbo C, Turbo Basic e incluso Turbo Prolog. Hay que señalar que al menos los dos últimos de esos lenguajes fue creación de Borland, sino que se encargaron a diferentes empresas. Y con ello probablemente la empresa creció y se hizo de muchos más adeptos. Borland incluso sacó a la venta el Turbo Prolog Toolbox, que contenía muchísimas herramientas para los que programábamos en turbo Prolog, una versión no muy estándar de Prolog, pero sí mucho más atractiva incluso para ciertas aplicaciones del mundo real.

Pero algo pasó. Tal vez la moda terminó. Quizás muchos programadores, particularmente de Turbo Basic y Turbo Prolog, migraron -los primeros- a Visual Basic, Los números deben haber dado con la decisión de regresar a sus fabricantes originales Turbo Prolog y Turbo Basic. Por ejemplo, El compilador de Turbo Basic fue creado por Bob Zale, a quien Borland compró los derechos. Cuando Borland decidió abandonar la línea de Turbo BASIC, Zale compró nuevamente los derechos para continuarlo mejorando y comercializarlo bajo el nombre de PowerBASIC a partir de 1989.

De Turbo Prolog podemos decir que PDC Prolog / Visual Prolog fue quien creó este sistema, pero la licencia del programa fue vendida por Borland a la división de la empresa que se había encargado de su desarrollo, la cual había creado en 1984 la compañía PDC (Prolog Development Center) y se hizo cargo del producto; pasó a comercializarlo con el nombre de PDC Prolog (para primero para los sistemas operativos MS-DOS y OS/2, y posteriormente para Windows 3.1) y en 1996 renombró el software a Visual Prolog, actualizando y manteniendo el producto en el mercado hasta la actualidad. A partir de la versión 6.0 (lanzada en 2002) el lenguaje era completamente orientado a objetos.

Sin embargo, Borland parecía haberse establecido como una empresa de software exitosa. En algún momento compró DBase y de pronto, por alguna razón, separaron sus sistemas de bases de datos, Dbase e Interbase, con los de desarrollo, Turbo C y Turbo Pascal. Para ese entonces (1995), Borland ya estaba anunciando Delphi 1.0, que fue la primera herramienta RAD que pensaba competir no contra Visual Basic, que se consideraba en muchos sentidos solamente para hacer prototipos, sino contra Power Builder, que de acuerdo al CEO de Borland, Phillipe Kahn, era a quien había que desbancar.

Delphi se fue desarrollando a toda velocidad y la acogida de los programadores fue estupenda. En los siguientes años los programadores tuvieron un número enorme de bibliotecas, rutinas, documentación, etcétera, tanto en las páginas web como por parte de Borland. La empresa entonces sacó, año con año, nuevas versiones del compilador de Delphi y de C++ Builder y todo parecía ir sobre ruedas.

Pero de nuevo, algo pasó y de pronto Borland se vendió. He aquí un resumen de estos eventos:
  • En 1991, Borland adquirió la compañía Ashton-Tate, de la que siguió comercializando sus productos estrella, dBase e Interbase.
  • Hacia 1993-94 hubo acuerdos con WordPerfect de cara a la cooperación en ofimática, comercializándose conjuntamente sus productos.
  • Tras la compra de Visigenic (empresa especializada en CORBA y creadora de VisiBroker) en 1997, cambió su nombre a Inprise.
  • En 1999 Microsoft hace una inversión en la compañía, 2 meses después de haber ocasionado la salida de los principales directivos de Inprise.
  • En 2000 hubo un intento fallido de fusión con Corel.
  • En 2001, Inprise retomó su afamado nombre, denominándose desde entonces Borland Software Corporation.
  • El 14 de noviembre de 2006 el departamento de IDEs y compiladores (Borland Developer Tools Group) se separó de Borland formando una nueva filial (cuyo único accionista era Borland), llamada CodeGear. La casa matriz, Borland Software Corporation, se centrará en herramientas de análisis, diseño y "gestión del ciclo de vida de la aplicación" (Application Lifecycle Management, ALM).
  • En mayo de 2008 Borland Software Corporation llegó a un acuerdo para la venta de CodeGear a Embarcadero Technologies por 23 millones de dólares.
  • En mayo de 2009, el desarrollador de software Micro Focus compra Borland Software Corporation por 75 millones de dólares.
Hoy Embarcadero es quien comercializa los productos de lo que fuera Borland. y los programadores siguen trabajando intensamente sobre sus compiladores, haciendo que estos puedan compilar para Android, iOS y Mac, inclusive. pero esto conlleva un gran costo y las herramientas de Embarcadero son muy costosas para la mayoría de los programadores y más si vivimos en países donde las devaluaciones están siempre al acecho. Pero incluso, para los estadounidenses, Embarcadero no vende software barato y por ello quizás, además de que hay muchos sistemas con versiones gratuitas (como Visual Studio para la comunidad), Delphi no C++ Builder han podido llegar a ser lo que fueron en su mejor tiempo. Y es una pena, porque son herramientas estupendas. De hecho, Embarcadero ahora está pensando en versiones de sus productos para Linux por lo que, podemos decir, siguen trabajando fuertemente y con la pasión de siempre.

¿Cómo poder recuperar el lustre del pasado? ¿Cómo hacer que los programadores puedan regresar a las nuevas versiones de Delphi y C++ Builder? No es sencillo, pro probablemente una buena alternativa es bajar los precios y hacer sus productos muchos más accesibles. La pregunta de ¿qué es más fácil, vender mil de a peso o 1 de a mil? resuelve esto. Probablemente sea difícil vender un producto de a 1000, pero vender mil de a peso quizás no sea tan sencillo. Tal vez puedan venderse unos 800 u 850. ¿No sería mejor política?

Como en todo, el precio es fundamental en la decisión de lo que decidimos adquirir. Si Embarcadero fuese menos costoso para quienes usan herramientas de desarrollo, las comunidades de programadores crecerán (como lo hicieron en el pasado) y por ende, todo mejorará para esta herramientas. En el fondo, el problema quizás es hacer gráficas en donde se vea cuánta gente compra herramientas de desarrollo, a qué precio, y en dónde se maximizan las ganancias con respecto a la cantidad de usuarios y no al total de lo vendido.

Y si hago toda esta reflexión es porque me parece que Delphi y C++ Builder merecerían regresar al gusto de los programadores. Las herramientas han madurado y ahora hacen muchas cosas que antes era complicado. Pero los mejores sistemas de programación no sólo depende de los compiladores y del desarrollo de los creadores de los mismos, sino del volumen de clientes que pueden tener. Ahí lo dejo a las reflexión mientras me voy silenciosamente.

Sunday, June 10, 2018

Mi pronóstico para la selección mexicana en el mundial



A mí no me cabe duda que el fútbol es un negocio, lo cual tampoco es una conclusión sorprendente. Vamos, es claro que la FIFA, organismo rector del balompié, es una de las tres federaciones con más países agremiados a ella en el planeta. Y claramente el fútbol es una pasión en muchos países. El Campeonato Mundial, que se celebra cada cuatro años es un evento que se ve en cientos de países y que lo siguen millones de personas. Todo esto lo hace un asunto muy lucrativo.

La federación mexicana de fútbol es el organismo que se encarga de que el deporte correspondiente sea el negocio que es. Hay campeonatos de copa, de liga, entre áreas geográficas, interclubes, "champions", etcétera. Y vamos, "siempre hay fútbol", como mi madre acuñó alguna vez esta frase.

Por ello, el participar en la Copa del Mundo es una obligación para este país, porque eso implica mucho dinero en patrocinios, anuncios, transmisiones exclusivas, etcétera. Y por ello, la federación local paga una buena cantidad de millones para traer a un director técnico que garantice que se llegará al mundial. La realidad es que la zona geográfica en la que nos encontramos es relativamente sencilla y si mal no recuerdo, van tres países de esta zona, así que calificar no parece demasiado complicado.

El director técnico traído para cumplir con este cometido, de apellido Osorio, pasó a la selección a la Copa del Mundo casi caminando, pero ahora es el momento de ver de qué están hechos los jugadores y todo el "tri".

Como puede observarse, las empresas que se anuncian apelando a los futuros resultados de la selección mexicana indican que no es cuestión de suerte, sino de creérsela. Vamos, no somos buenos porque no creemos en nosotros mismos. Dejemos la suerte a un lado y juguemos como hombres y no pedazos, que entonces ganaremos. Pensemos en esa lamentable frase del "sí se puede" y mostremos al mundo de la potencia futbolera que somos.

Desafortunadamente todo esto es mera propaganda barata. Los alemanes, por ejemplo, no son campeones del mundo porque se la creyeron, sino porque trabajan duramente por ese objetivo, porque están muy preparados y porque son profesionales. Y entonces, como se esfuerzan mucho en los entrenamientos, los partidos resultan muchas veces algo sencillo, y en ocasiones mucho más de lo esperado. Sino, ¿cómo explicar meterle 7 goles a los brasileños en su propio mundial?

Pero hablemos de los mexicanos: terminan su partido contra Escocia y se van de pachanga. Sale a la luz que contrataron a unas 30 "escorts" y que se aventaron una noche de locos. ¿Resultado? ¡Qué bonito desmadre! ¡Qué gran fiesta! Aunque la imagen de la selección y de sus seleccionados quede por los suelos.

Y miren, antes de que empiecen, por mí que hagan de su vida un papalote, pero hay que reconocer que se está poniendo la esperanza de millones de aficionados que siguen a la selección, además de que estos deportistas deberían ser ejemplo de las futuras generaciones. Así, de ejemplo no tienen nada y de disciplinados menos. Vamos, que no creo que haya este tipo de escándalos en selecciones como la de Alemania, ¿verdad?

Pues bien, si sumamos estas actitudes indisciplinadas como los resultados de la selección en partidos previos, es evidente que ningún libro de auto-ayuda nos hará ganar una copa mundial. Así, mi pronóstico es que México no pasará a la siguiente ronda. Los alemanes nos pasarán por encima con una facilidad impresionante y con esa derrota no podremos recuperarnos para ganarle a Suecia y a Corea. Así que llegar al cuarto partido será literalmente una suerte maravillosa si las cosas salen bien contra los suecos y los coreanos, pero la realidad es que no hay equipo, no hay disciplina, no hay trabajo serio, no hay compromiso, no hay nada.

Ojalá y me equivoque, pero me queda claro que de potencia futbolística México no tiene nada, más que "ganas de triunfar", que parece que puede sustituir a lo que hay que hacer verdaderamente: trabajar para obtener resultados.

Thursday, June 07, 2018

Cuando se tiene idea pero no talento


En 1976 fui a Argentina a pasar una temporada con mis abuelos maternos. Aprovechando que para entrar a la universidad tenían que pasar varios meses pues los calendarios escolares de las preparatorias y de la UNAM no coincidían, era una buena oportunidad para viajar a la tierra de mis padres. Además, mi papá estaba promoviendo mi interés por el ajedrez y en Argentina ya había tradición de años. Así, en los tres meses que estuve por allá, jugue un par de torneos, estudié mucho ajedrez y enfrenté a algunos buenos jugadores.

En un torneo que se hacía en el Club San Lorenzo de Almagro (todos los clubes de futbol tienen sus contrapartes en otros deportes, lo que promueve campeonatos  de liga de ajedrez, copas interclubes, etcétera), a siete rondas, abierto, me tocó enfrentar a jugadores de no muy alto nivel. por ejemplo, contra Horacio Lerman, en la ronda cuatro, pasó lo siguiente:

Abierto Invierno (Bs As)
1976.07.12
Lerman, Horacio - López, Manuel

1. d4 Cf6 2. Cc3 d5 3. e4 dxe4 4. Ag5 Af5 5. Axf6 exf6 6. g4 Ag6 7. De2 Cc6 8.
O-O-O Dd7 9. Cxe4 O-O-O 10. Ag2 Cxd4 y aquí las blancas cometieron un espantoso error:


Lerman, H. - López, Manuel
Juegan las blancas

11. Dc4?? Cb3+ 0-1

El asunto es que ese torneo lo jugué bien, iba motivado y el torneo estaba siendo muy  favorable. De hecho, gané las seis primeras parridas y aseguré el primer lugar. En la última ronda me tocó un chico, Fernando Hermo, que no sé si dejó el ajedrez porque lo busqué en el rating de la FIDE y no lo encontré. En cualquier caso jugamos una movida partida en la que tal vez me excedí y perdí, aunque ya con los motores de ajedrez se demostró que pude haber ganado brillantemente. La partida me gusta por el doble sacrificio de torre, que no puede aceptar el negro y el hecho de que mi rival se portó a la altura de la táctica. Para el momento histórico de ese encuentro, creo que jugué con mucha idea, pero faltó talento.

Como sea, la partida fue interesante y eventualmente mi rival aguantó mi ataque y me venció:

Abierto Invierno (Bs As)
1976.08.02
López, Manuel - Hermo , Fernando

1. e4 e6 2. d4 d5 3. e5 c5 4. c3 Cc6 5. Cf3 Dc7 No es la más común. Quizás la idea es que cuando las blancas saquen el alfil de dama, entonces Db6 sea más fuerte 6. Ad3 f6 7. Af4 cxd4 8. cxd4 Db6 9. Cc3 fxe5 10. Cxe5 Cxe5 11. Axe5 Dxb2


López, Manuel - Hermo, Fernando
Juegan las blancas


12. Dh5+  Re7 No 12... g6? 13. Axg6+ hxg6 14. Dxg6+ Rd8 15. O-O Dxc3 16. Axh8 ganando. 13. Cb5?? un exceso... Ganaba 13. Cxd5+! exd5 14. O-O Ad7 15. Ad6+ Rxd6 16. De5+ y mate en 5, de acuerdo a fritz 9. 13... Dxa1+ 14. Re2 Dxa2+! Fernando se da cuenta que la captura de la otra torre es imposible, por ejemplo 14... Dxh1? 15. Cd6 Cf6 16. Df7+ Rd8 17. Cxb7+ Axb7 18. Dc7+ Re8 19. Ab5+ Ac6 20. Axc6+ Cd7 21. Dxd7#. Y aunque mi rival calculó muy bien, me da gusto haber jugado sin temor, jugándome el todo por el todo. 15. Re3 Cf6 16. Ad6+ Rd8 17. Ac7+ Rd7 18. Df7+ Ae7 19. h3 Tf8 20. Dxg7 Tg8 21. Dh6 Cg4+ 22. hxg4 Ag5+ 23. Dxg5 Txg5 24. Txh7+ Re8 25. Cd6+ Rf8 26. Tf7+ Rg8 27. Ah7+ Rh8 28. Ad8 Da3+ 29. Ad3 Txg4  Si 29... Dxd6 30. Axg5.  30.
Tf8+ Rg7 31. Ae7 Te4+ 32. Rd2 Db2+ 33. Rd1 Da1+ 34. Rd2 Da5+ 35. Rd1 Te1+ 36. Rc2 Da2+ 37. Rc3 Tc1+ 0-1.

Así, puedo considerar esta partida como una de esas donde hay idea, pero faltó talento.

Tuesday, June 05, 2018

Cuando todo sale mal



En este último mes de campaña estamos viendo un número indeterminado de ataque contra el puntero, Andrés Manuel López Obrador, que ya en las encuestas lo posicionan -en muchas- con más del 50% de la preferencia de los votantes. Para Televisa, por ejemplo, " este arroz ya se coció" y es claro que ya tratan con deferencia al Peje, cosa que antes de esta elección seguían siendo simplemente un personaje de la política anti-sistema, el cual ni siquiera aceptaba entrevistas de la cadena televisiva.

Si sumamos la preferencia del voto de Anaya (segundo lugar) y de Meade (tercero), ni siquiera les alcanza para acercarse lo suficiente a AMLO. Parece pues claro que la elección presidencial está decidida.

Sin embargo, "la mafia del poder" saca sus últimos recursos y hace anuncios denostando a López Obrador. Por ejemplo, veamos este "bonito" anuncio, factura del PRI:


Otros anuncios más son de la misma naturaleza:


Uno más, que me parece absolutamente ofensivo:



Aparte de esto, iniciaron una campaña sucia, una auténtica guerra, buscando sembrar el miedo. El lamebotas de López-Dóriga dio una nota hace unos pocos días indicando que unos empresarios ya habían sacado 8 mil millones de dólares de nuestro país por el temor de que AMLO llegase a la silla presidencial. Y si creen que pre-juzgo a López-Dóriga, esa es una nota reciclada de enero.

Casi al mismo tiempo una serie de empresarios empezaron a presionar a sus empleados para que no votaran por AMLO, pues sus fuentes de trabajo podrían estar en riesgo. Uno de ellos fue Alberto Baillères, entre otros, empresario que tiene entre sus negocios el Palacio de Hierro, quien -de acuerdo a una nota de Forbes: "Alberto Baillères se sumó a la lista de empresarios que buscan orientar el voto de los empleados de sus empresas. Ayer fue Germán Larrea, de Grupo México; hoy, el presidente de Grupo Bal –que incluye El Palacio de Hierro, la minera Peñoles y las financieras GNP Seguros y Profuturo– y el tercer hombre más rico de México, según la lista de billonarios Forbes 2018, es señalado por pedir a sus empleados votar, en este caso, abiertamente en contra del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador".

Aparte de que esta actitud empresarial podría configurar un delito electoral (que no sirve para mucho realmente), lo que si tuvo eco fue la reacción de los medios, indicando muchos de ellos lo absurdo de la petición y además, fueron vilipendiados porque si gana AMLO sus "negocitos" dejarían de ser tan rentables. Debe haber sido suficiente la crítica a estos personajes que entonces recularon, y dijeron que hablarían con los candidatos, uno por uno.

Hace un par de días fue "el Bronco", personaje lamentable de la política mexicana, pero que se ve disfruta el show mediático porque sabe que no hay manera de que gane. Al siguiente día apareció entonces AMLO y las declaraciones (en Excélsior), fueron las siguientes después de hablar con el candidato de Morena: " Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y quien acudió a la reunión como invitado especial, coincidió en que se trató de un encuentro cordial donde se abordaron coincidencias y diferencias. Un acuerdo muy importante, subrayó, fue el que, independientemente de quién sea el próximo presidente de México, los empresarios trabajarán en beneficio del país. De acuerdo con Castañón, todos los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios acudieron a la cita con López Obrador, entre ellos Claudio X. González, Germán Larrea, Eduardo Trucio y Alejandro Ramírez, titular de este organismo".

Así pues, de un día para otro las amenazas de cerrar empresas, de llevarse los capitales, de generar esta incertidumbre si el Peje gana, se han diluido. Parece ser finalmente que es mejor un mal trato a un buen pleito y además, los empresarios han invertido mucho dinero y lo último que harán es cerrar sus empresas, perder su infraestructura porque el Peje será el siguiente presidente. Probablemente, como pasa en este país -como en todos- de muchos intereses creados, se pondrán de acuerdo gobierno y empresarios para seguir trabajando.

En términos reales, da la impresión que los empresarios dieron su brazo a torcer y que no hay quien pueda quitarle la presidencia al Peje, y a sabiendas de esto, mejor conciliar a pelearse. Los  más perjudicados serían los empresarios que simplemente piensan en sus ganancias y en nada más. Vale la pena leer el artículo de Proceso al respecto.

En los viejos tiempos del PRIísmo, había un término que se denominaba "la caballada", indicando cómo se movían los intereses, los cuales se iban todos al candidato del PRI que ganaba siempre por mayoría absoluta. Si por alguna razón las mayorías se iban por otro candidato, el argumento era de que "la caballada está flaca". En el caso de AMLO, le ha costado muchos años finalmente estar en los cuernos de la Luna. Su triunfo parece inminente y la caballada se está cada vez pegando más a él.

Así pues, todas las estrategias anti-AMLO salieron mal, todo falló. Sólo un milagro o un megafraude podría cambiar el estado de las cosas.

12 años sin mi papá


Hoy mi papá cumple doce años de haber dejado este mundo. Me acuerdo como si fuese ayer todo lo que pasó, desde su ataque al corazón, el cual fue lo suficientemente benévolo para que pudiese llegar a la ciudad y ser atendido (esataba en la carretera de Veracruz a México cuando le ocurrió y además, venía con mi mamá y un alumno, que condujo hasta la casa). De ahí las cosas se complicaron. Le puysieron un marcapasos pero le encontraron un tumor en el colon y de ahí todo fue una espiral hacia abajo. Sus útimos 15 días los pasó en terapia intensiva y murió sin dolor. Fue muy triste todo esto y ahora mismo me dan una ganas terribles de llorar.

Mi papá fue un hombre bueno que además, hizo una gran familia. Tuvo seis hijos y además, pudo dedicarse al arte de la guitarra clásica. Estuvo en su momento entre los cinco mejores guitarristas del mundo y jamás siquiera hubo un dejo de presunción en él por ello.

Yo siempre quiero creer que mi papá sigue conmigo, porque en la manera en como me educó, me dicta finalmente cómo me debo comportar. Puede que no esté físicamente pero está ahí, presente, en cada acto de mi vida, en como actúo, en como me comporto. Y esta educación lo hace que esté presente.

Lo extraño mucho y ahora me gustaría más que nunca hablar con él. En fin, así es la vida, que no tiene piedad con el dolor humano. La herida se abre y se cierra un poco a veces, pero jamás desaparece. Le mando un beso a mi papá, donde quiera que esté.