Sunday, November 25, 2018

Del como nos manipulan constantemente



El mundo moderno es complejo y para lidiar con él nos informamos, leemos, usamos Internet ahora, revisamos periódicos y revistas, vemos la televisión, "chismeamos" con terceros, etcétera, y todos estos datos nos hacen tener al menos una opinión sobre una serie de temas sensibles. Así, podemos saber que Javier Duarte, el exgobernador de Veracruz, se le está imponiendo una pena relativamente mínima, a pesar de las cantidades ingentes de dinero que robó, o bien, que la "maestra" Elba Esther Gordillo, líder del sindicato de maestros, ya salió libre y que está más fuerte que nunca. Podemos pues hacernos juicios de valor de lo que ocurre en nuestro entorno y más allá.

Quienes estudian mercadotecnia saben perfectamente del poder de los medios y evidentemente esta es la razón por la cual están estos llenos de publicidad. "Quien no enseña no vende" y es por eso que muchas compañías muestran sus productos en anuncios en donde solamente nos hablan de las virtudes de los mismos. Y desde luego, con la llegada de Internet tenemos también que muchos sitios se llenan de anuncios y en donde -aparentemente- muchas empresas -medianas y pequeñas- subsisten con banners, por ejemplo. Las redes sociales, por su parte, hacen muy buen trabajo de mercadotecnia e incluso han sido las depositarias de muchas noticias falsas, "fake news", pues se conoce el poder e influencia de estas plataformas.

Y así, buscan manipularnos constantemente. Las modas, por ejemplo, son para mí uno de los fenómenos más interesantes que existen y que, además, son producto de las empresas que quieren vender sus productos de alguna manera con más frecuencia. Por ejemplo, las compañías que hacen lentes buscan denodadamente de cambiar los estilos de los anteojos. Hoy pueden ser al mejor estilo RayBan, para en unos meses ser los más populares si el estilo es más "millenial" (sea lo que signifique esto). Y no se hable de la ropa, que cambia de acuerdo al momento o el calzado -particularmente en mujeres- en donde hoy un tipo de zapato es favorecido por las personas y después aparece otro, más estilizado, con un tacón más o menos ancho, abierto o cerrado, etcétera, que hace que nuestros gustos ahora cambien para acomodarnos a la moda. Y ese dicho de dice: "de la moda lo que te acomoda" es más que falso, porque en realidad es "de la moda lo que se te imponga".

Pero toda esta reflexión viene a cuento porque hace un par de semanas apareció en cartelera la película Bohemian Rhapsody, que narra la vida del vocalista del grupo Queen, Freddy Mercury, quien falleciera hace unos 27 años a causa del SIDA. La película -que aún no he visto- habla de la historia de la vida del mencionado músico y evidentemente las canciones de Queen aparecen en el transcurso del filme. Hasta ahí todo bien. Lo curioso es entonces como de pronto la mercadotecnia nos vuelve a hacer consumir a Queen. El siguiente ejemplo me parece notable: voy caminando por la calle y en un local donde hacen análisis clínicos (de sangre, mastografías, etcétera), hay una bocina que toca ¿qué cosa? La música de alguno de los discos de Queen. No sé quién decidió sacar la bocina pero probablemente esta persona vio la película e influenciado por la misma, decidió recordar las canciones de la mencionada banda.

Y mi punto es este: no ignoremos o hagamos menos el poder de la mercadotecnia. La realidad de las cosas nos venden todo lo que se les antoja, desde posturas políticas hasta artículos por demás inútiles, pasando por modas musicales, de actividades como digamos salir a correr o ir al gimnasio, entre muchas otras. Y así nos venden coches, viajes de avión, visitas a ciertos lugares, etcétera. Tengo la impresión que nos manipulan más de la cuenta. Y el primer punto para luchar contra eso es el darse cuenta de ello.

1 comment:

Carlos SR said...

Medio año tuve que soportar las fiestas de los vecinos con canciones de Luis Miguel cada fin de semana. Ahora empiezan con Queen a todo volumen como su nuevo y "espontáneo" hallazgo musical.