Sunday, November 18, 2018

Sobre el periodismo



Siempre he pensado que la profesión (¿u oficio?) de periodista supone estar detrás de la noticia y además, tener que ser objetivo cuando manda la nota al medio para que el que trabaja. Y sí, ese tipo de periodismo es muy complicado porque en ocasiones, a pesar de todas las facilidades que puede dar la tecnología actualmente, quizás no es fácil enviar el reporte al periódico o bien, el evento que se está reportando aún no ha concluido y hay que esperar hasta que esto ocurra. El problema finalmente con este tipo de periodismo es que es "para ayer". Y esto obliga a entregar muchas veces una nota mal redactada, mal fundamentada, sin la suficiente prolijidad. Aquí quizás -como me dijo Guil Russek una vez- "el periodismo es un género menor".

Hay, desde luego, otro tipo de periodismo, que es el de investigación, en donde el periodista decide ir a buscar las fuentes de algún conflicto para hacer su nota. Entrevista a los involucrados y eventualmente hace un artículo en donde se plantean una serie de situaciones, además de las posibles conclusiones. Quien trabaja en este tipo de notas tiene tiempo de redactar y de corregir lo que se necesario para que el resultado final sea mejor.

Pero hoy en día el periodismo que impera es el de la nota exagerada, el de la nota que se hace para vender. Así, si por ejemplo, las ventas de autos bajan, se reporta así: "se desploma el mercado automotriz". ¿Se desploma? ¿En serio? Los periodistas que están en este tres de acción son expertos en adjetivos calificativos con los que llenan sus notas, pero que llevan en el fondo un afán de vender a como dé lugar la noticia. Regresando al ejemplo, quizás sí, bajaron las ventas de autos pero ¿se desplomó el mercado? ¿Por qué la exageración? Y en ese mismo tenor, si el peso se devalúa 20 centavos no faltará el periodista que pone: "el peso en caída libre", etcétera.

Hace unos días, para no ir más lejos, apareció la siguiente nota: "Un misterioso huracán de materia oscura se acerca al sistema solar". ¿Debería preocuparme? Obviamente no, porque por más huracán universal que sea, está a millones de años luz... Pero claro, hay que vender la nota. Y si no me creen lean solamente el primer párrafo: "Diez mil millones de masas solares de materia oscura se están moviendo a lo largo de los restos de una pequeña galaxia enana, devorada por la Vía Láctea hace millones de años, y vienen directamente hacia nuestro sistema solar, ha descubierto una investigación liderada por Ciaran A.J. O’Hare, de la Universidad de Zaragoza (España), y publicada en la revista Physical Review D.". Cabe decir que no se sabe aún qué es la materia oscura, nadie la ha visto y en el mejor de los casos es una especulación que no ha sido probada. Pero ya la "Redacción" de ese pasquín electrónico (porque no se atreven a poner los nombres de quienes redactan semejante nota, ya habla de la materia oscura como una realidad).

Va otro ejemplo: dice la BBC "Adiós al kilo, larga vida al kilogramo: cómo funciona el nuevo sistema que redefine el peso tal y como lo conocíamos". Y aunque la nota es más mesurada, lean las primeras líneas:

 "El Gran Kilo, el prototipo utilizado durante 129 años para calcular el peso, pasó este viernes a la historia. 

Los científicos alertaron hace algunos años de que el kilogramo original, el gran referente para todas las mediciones de masa, había cambiado y pesaba menos de un kilo.

Por qué en 2019 un kilo ya no pesará un kilo

Concretamente, unos 50 microgramos menos, el equivalente a un pequeño grano de arena, imperceptible para la vida cotidiana pero problemático para el mundo de la ciencia.

El Comité Internacional de Pesos y Medidas decidió este viernes que el estándar del peso ya no será un objeto físico sino que se redefinirá mediante una constante matemática altamente precisa".

¿Y que pese 50 microgramos menos es noticia? ¿Sabe alguno de mis cuatro lectores cuánto es esta cantidad? Para no errarle, consulté la Wikipedia, la cual dice: "El microgramo es una unidad de masa del Sistema Internacional de Unidades que equivale a la milmillonésima parte de un kilogramo (10-9 kg) o a la millonésima parte de un gramo (10-6 g); su símbolo es µg.". Voy a ponerlo en negritas: un microgramo es una milmillonésima parte de un kilogramo o la millonésima parte de un  gramo. ¿Cambia algo esto? ¿No es querer vender una noticia que en términos cotidianos no tiene relevancia? A todo esto, que la medida del kilogramo sea ahora medida no a través de un objeto que se guarda celosamente en una oficina de pesas y medidas, creo en París, hay una serie de medidas que ya son la longitud de onda de no sé qué material incandescente a una cantidad de grados, etcétera. Es decir, no es la primera vez que la ciencia busca mediciones más certeras, pero hacer una nota de esto como si nos afectara a los seres humanos, raya en la estupidez.

Mi conclusión es que finalmente el periodismo lo hacen los periodistas y claramente estas manifestaciones de notas que tienen como objetivo alarmar innecesariamente, escandalizar colocando adjetivos calificativos aquí y allá, les hace un pobre favor a todos los que se dedican a este oficio (¿o profesión?). ¿Así quieren credibilidad? ¿Así se supone que registran el paso de la historia? Ahí lo dejo a la reflexión.

No comments: