Saturday, September 26, 2015

¿La caída de López-Dóriga?



Joaquín López-Dóriga es el locutor oficial del Noticiero del Canal 2 de Televisa, en su horario más importante (10:30 pm). Es un periodista que siempre me ha parecido nefasto y que finalmente, siendo la cabeza de dicho noticiero tiene al menos injerencia en las noticias que presenta y cómo las presenta, vamos, en la línea editorial del noticiero que conduce.

Desde hace unas semanas, López-Dóriga parece que ha entrado en el ojo del huracán. Todo porque María Asunción Aramburuzabala, propietaria de la inmobiliaria Abilia (y además, heredera de una gran fortuna porque hasta donde entiendo su abuelo fue quien fundó la exitosa empresa Cervecería Modelo), se enfrascó en un pleito con Teresa Adriana Pérez Romo y su esposo, Joaquín López-Dóriga. De acuerdo a los dichos de la señora Aramburuzabala, la pareja mencionada la querían extorsionar y le pedían no sé si cinco o diez millones de dólares para permitirle que continuara la construcción de un edificio de departamentos.

Cabe señalar que la revista Proceso dice que López-Dóriga tiene al menos seis departamentos de lujo en el Club de Golf Bosques, siete en la colonia Polanco, su lujoso yate valuado en 40 millones de pesos, una suite en residencial Villa Alejandra de Acapulco, más millonarios ingresos a través de dos empresas, Akron y Ancla, que han recibido más de 237 millones en contratos por menciones, campañas y entrevistas de dependencias federales entre 2001 y 2015.

Aparentemente la influencia y poder económico de la Sra. Aramburuzabala ha sido suficiente para detener esta supuesta extorsión. Pero más allá de eso, a partir de este evento, muchos sitios web de poca credibilidad realmente, han estado esparciendo el rumor de que López-Dóriga podría salir del noticiero nocturno porque su imagen se ha debilitado. Curiosamente, la revista Proceso, que mantiene cierto status de rigor periodístico, plantea también ahora esta posibilidad y de hecho, para mi sorpresa al menos, pone al susodicho periodista en la portada que circulará el próximo domingo (es decir, mañana).

No es la primera vez que López-Dóriga se halla en el ojo del huracán. En algún momento creo recordar que fue director de noticieros dee ImeVisión, lo que ahora es TV Azteca, y que en un movimiento político, fue "derrocado"  y expulsado de su puesto. Me acuerdo que en esos años entonces López-Dóriga sacó un periodicucho llamado "Respuesta", en donde al menos en su primera edición, dijo que no se dejaría intimidar, más un largo bla bla bla que probablemente nadie le creyó.

Por otra parte, López-Dóriga ya dejó de ser un joven periodista. Ya aprendió a lidiar con el poder político de este país y no tuvo empacho, a cambio de jugosos sueldos, hablar bien del gobierno en turno. En mi opinión, no tarda mucho para que Televisa al menos, lo jubile. Quizás este asunto con la heredera del Grupo Modelo sea el catalizador que finalmente haga que retiren de cuadro a uno de los periodistas más lamentables de este país.

Yo me preguntó ¿por qué se metió en este asunto López-Dóriga y esposa? ¿Es que no tienen suficiente dinero ya? Tal vez aquí el asunto sea de poder y no estrictamente de dinero. En cualquiera de los casos me parece que después de la portada de Proceso, que tiene finalmente cierta influencia en el imaginario colectivo, el periodista de marras deberá andarse con pies de plomo. Su puesto -creo que ahora sí- corre peligro.

Y si sale de Televisa, quizás también salga de la Radio y de pronto sea un "apestado" como Guillermo Ochoa, el cual fue corrido por Azcárraga cuando presentó sin su autorización, una entrevista con la Quina, justo cuando Salinas lo encarceló fincándole no sé cuantos delitos y buscando así tomar el control de Pemex, todo esto en 1988. Después de su atrevimiento de publicar la entrevista con el ya fallecido líder de los petroleros, Ochoa fue despedido y desapareció de los medios por muchísimo tiempo. Hoy -me parece- Ochoa es un hombre mayor, enfermo, que tiene por ahí una columnita de opinión en la radio que alguna vez oí y que no sé si siga al aire.

Veremos el desenlace de esta historia pronto. Tal vez Televisa espere unas semanas para que las aguas regresen a su nivel y entonces le den a López-Dóriga una salida decorosa indicando él mismo que ha decidido pasar la estafeta a -probablemente- su sucesor, Loret de Mola.

8 comments:

Elías said...

Pasar la estafeta a otro igual de nefasto que él.

Morsa said...

En cualquier caso, quien entre en su lugar, no será recibido de buena manera.

Luis Montiel Arias said...

Adela Micha, por muchas razones, para mi humildisima opinión. Es la siguiemte.

José María Leyva Cajeme said...

A mi me parece que todos los medios, estan sujetos a controles externos, sobre todo el gubernamental, pero seguro meten su cuchara otros diversos poderes fácticos ajenos. Y eso no solamente, en la tele comercial: me parece que igualmente, en la tele “cultural”. Ansí por ejemplo recientemente, se acaba de “canonizar”, a un tal fray Junipero Serra, un misionero español que el señorío de los reyezuelos católicos ayudó a dilatar, e por ejemplo en el documental, nunca se menciona como tal, al verdadero valedor de Serra que logró que unas de sus misiones en la Sierra Gorda se pudiesen fundar: se trató de un militar de nombre Joseph De Escandón, que a los “indios” jonaces prácticamente esclavizó e mató por 15 años sin compasión, y “redujo” a los pames para que Junipero Serra llegase a las misiones a mandar: el documental lo vide en canal veintidós, e haceme preguntarme ¿de qué modo atróz, el contenido de cualquier televisora se viene a homogenizar, con lo que veo en programas de fascistas ultraderechistas católicos, como uno que se llama Roberto O’farrill que además en la tele estatal del edo de México uno de sus programas suelen pasar?. Considerando otros pormenores: como que el papa influye hasta en legislativas decisiones, como cuando se dijo que una llamada de él decidió sobre una votación sobre leyes que a cabo se venía a llevar, me parece que la “iglesia católica” en decisiones de Estado, su cuchara mete hasta donde menos se lo puede uno imaginar, ansí que hasta podría ser “normal” que al tal López Doriga, por pisarle los callos a alguien poderoso lo puedan echar, como a Ochoa le costó su chamba lo de “La quina”, a quien “El pelón” Salinas dicen que tanto odiaría; y por cierto que si al director del canal 22 oyí que le van a cambiar, aunque quizá sesen los abusos que al tal Cremoux le imputaban, non creo que los contenidos que transmiten en esa emisora vayan muncho a cambiar, porque entre quien entre, siempre tendrá encima la censura de otros más arriba y la “libertad de expresión” usualmente relativa se viene a conceptuar. Si no verbi gratia ¿vsted por qué en otra entrada de este el su blog censuró un comentari mío?: ¿qué no le calaría a vuestra merced que al grupo que dicen apoya a Pena Nieto, a los famosos “atlacomulcos” como una mafia y “atracomulcos” les osé denominar?, quizá su chambita con su amigo el Gordon, crea usted que puede peligrar, ¿qué no?.

Morsa said...

YO no censuro ningún comentario. Si no lo he puesto será porque se me ha pasado, porque estoy en otras cosas, pero no censuro nada, a menos que sean insultos a mi persona (que no faltan).

Por otra parte, yo no vivo de mi chambita con Pepe Gordon. Me da gusto que exista el espacio pero estoy consciente que mañana puede acabarse. No publico o dejo de publicar por estas cosas que asumes, José María, desde tu siempre peculiar perspectiva.

José María Leyva Cajeme said...

Si mis comentarios no fueron censurados: ¿por qué no los había querido publicar?: e uno qur todavía no publica fue el primero mío en su última entrada sobre “La señorita Laura”, donde se lo hube de enviar. E pueden haber otras causas, más allá de su chambita en el 22 conservar: como mantener el discurso legitimador de la supremacía blanca que también critiqué acá en otro mi comentario, una supremacía que no sólo es base de los medios masivos sino también del mundillo académico donde se suele desarrollar. Y por cierto hablando de “realitys shows” los problemas de los trabajadores del canal 22, contra el Raúl Cremoux atroz muy fácil se han calmado, porque ya los trabajadores despedidos alguno su chamba ha recuperado, y al ogro lo han echado e ¿non será que un show de esos quisieron armar, para hacer pasar por “magnánimo” a “El gavioto”, y un gobernante “justo” porque hasta al Cremoux decidió echar?, y es que no ha sido el único cambio, también a la directora del Canal Once han renovado, y a otros de sus achichincles o sea que hay un patrón de cambios que a todo o parte de su gabinete de por sí pensaba quizá aplicar.

Morsa said...

Desafortunadamente no estoy todo el día escribiendo en el blog y no puedo hacerle el caso que merece. Por eso muchas veces dejo de publicar comentarios porque espero tener el tiempo para leerlos y publicarlos. Y en general, si no son comentarios insultándome, los publico. Prácticamente, de hecho, los publico todos.

En serio, creo que tu actitud no funciona y no ayuda. Todos somos malos partiendo por el color de pie. Eso no contribuye a una discusión seria.

José María Leyva Cajeme said...

No es sólo el color de la piel: es la estratificación social estamentaria también, y es la economía y el poder que unos cuantos blancos sólo para sí quieren acaparar. Dice vsted que no es censura, pero mi comentario en la entrada sobre “La señorita Laura” non ha querido publicar: ¿non será que le molesta, que con los Atracomulcos a ella la he querido ligar, con eso de que viajó en un transporte aéreo del gobierno “mexiquense”?, y tal vez esté dejando notar que es vsted mesmo partidario de tal mafia política e de Pena Nieto, aunque parece que lo contrario ha querido aparentar.