Friday, September 04, 2015

La hipocresía humana



No voy a poner la foto del niño de 3 años sirio que aparece ahogado en la playa. Es una de esas imágenes que puede estremecer a cualquiera sin duda. Desde la publicación de la foto en las redes sociales han salido las más diversas voces a pedir que los países le den asilo a los refugiados. Vamos, hasta una propuesta en Change.org por parte de algún mexicano pidiendo que nuestro país abra las puertas a los que están en esta problemática.

La realidad sin embargo, es otra. Los usuarios de las redes sociales -ya lo he dicho antes- son los mejores activistas de sillón y se indignan con justa razón por este tipo de acontecimientos, pero no hacen nada. Veamos: supongamos que el gobierno de México acepta a los refugiados. ¿Dónde los va a meter? ¿Quién se encargará de sus necesidades básicas: comida, higiene, servicios de salud, educación? De eso nadie dice nada. Nomás apelan a que "recibamos a los refugiados y ya, porque es cierto, son personas que la están pasando verdaderamente mal. Pero la petición no involucra a quienes la hacen. Es muy fácil decir: "¡Hágase A, B o C! ¡Y hágase ya! Y si se les ignora entonces podrán decir que el gobierno es criminal, que no tiene corazón, que hay que hermanarse con los que están en tragedia, etcétera.

Pero ¿qué hacen estos peticionarios? Nada real. Puras palabritas en las redes sociales indignándose y exigiendo solución a problemas de otros países cuando en el propio tenemos dificultades que si las tomáramos en cuenta, no tendríamos siquiera tiempo para ver qué pasa fuera del país. Así pues, se me ocurre pedirles a todos estos que piden que México acoja a los refugiados, que hagan algo en favor no de esa pobre gente, sino de la nuestra, en donde más del 50% de la población mexicana vive en la miseria. ¿Qué tal acoger a una familia de cuatro personas, de nuestro país, y les demos refugio en nuestras casas? ¿qué tal darles alimento, servicios de higiene, un lugar para dormir y si se puede hasta educación? ¿qué tal tenerlos en nuestras casas un mes y así los ayudamos? ¿No sería mejor ver la viga en el ojo propio en vez de ver la paja en el ojo ajeno?

Y sí, el mundo es muy complejo y problemático. Lo que viven estos refugiados es terrible, pero es igual de terrible lo que viven muchos de los mexicanos y ni quien se acuerde de ellos. Estos activistas de sillón, si no quieren caer en la hipocresía absoluta, deberían actuar en consecuencia. Y si pido estas acciones es porque pedirles que donen a esta causa de los refugiados es inútil considerando que nunca sabemos si nuestros donativos de verdad llegan a los afectados. Entonces tomar el toro por los cuernos me parece más razonable. Vivamos esta indignación e intentemos ayudar no aun refugiado sirio, sino a un compatriota que está igual o más amolado que el de otro país. ¿Quién se apunta? ¿Quién dice yo?

3 comments:

ahmedalexandro said...

tienes toda la razón morsa.
se te extraña
sube mas videos a youtube

Saludos.

Don Miguel said...

Una pregunta amigo, ¿como(sic) se llama su canal?

Morsa said...

No tengo un canal: busca la morsa, unocero...